Feliz Navidad 2012-2013


Día 23 de Diciembre y el mundo no se acabado. Yo estaba a la expectativa porque con los alemanes nunca se sabe. Pero no, al final no pasó nada el 21, ni el 22... bueno, el 22 sí, que fue la Loteria de Navidad y cayó un quinto premio en mi pueblo, y eso siempre es motivo para alegrarse. Este año estamos viviendo una Navidad muy diferente a la del año pasado. Parecida en cuanto a que estamos lejos de casa. Pero diferente porque el año pasado estábamos en África, rodeados de palmeras, y este estamos rodeados de nieve en el centro de Europa. Vaya cambio no? Y aunque en Guinea pasamos algunas penas, no os creáis que no echamos de menos estar allí con nuestros compañeros. Pero este año ha tocado la Navidad más opuesta, vivirla desde el “otro mundo”. Y está bien para comparar, dos Navidades seguidas, una en lo que se considera el mal llamado “Tercer mundo” y otra en el puritito centro del capitalismo. Y las diferencias son tantas... me ha servido para reflexionar.

Pero no nos pongamos profundos, que sólo quería escribir este post para desearos Feliz Navidad a todos!! porque hay algunos que nos seguís desde hace ya mas de 4 años, y otros que se han ido incorporando por el camino. Y a todos tenemos que estaros agradecidos. Porque cada vez que escribimos un post recibimos algún mail diciendo: ya estaba yo extrañada, la próxima vez no tardéis tanto en escribir. O dando algún consejo, unas palabras de ánimo. Para todos va dedicado este post, y a todos os deseamos que el 2013 sea muyyy feliz.

Por aquí va todo bien aunque es un tiempo de despedidas. Despedidas porque todos nuestros amigos que conocemos aquí, se han marchado a sus países de origen a pasar la Navidad. Así que ha habido muchas despedidas. El curso de alemán se ha terminado, ya nos despedimos todos el último día, ya todos se marchaban. Y nos dio mucha pena, porque han sido dos meses muyy divertidos, conociendo mucha gente nueva, sintiéndonos de nuevo como en el cole.
AQUÍ TENEMOS UNA FOTO DEL “RECREO” DEL ÚLTIMO DÍA, CON NUESTROS AMIGOS MALLORIQUINES, UN TURCO Y UNA RUMANA
Pablo Troncoso Web Developer

Oh blanca Alemania


Hola a todos!

Uff, que de tiempo sin escribir, sobre todo yo (Pablo), no tenemos perdón de Dios. Pero es que esto de estudiar Alemán parece que no, que en un pispas tiene uno esto aprendio juntando muchas palabras y acabando los verbos en “-en”, pero no señores, no, esto lleva su tiempo.
Y es que el idioma Alemán tiene guasa de verdad. Yo lo primero que descubrí cuando llegamos aquí, a los 2 o 3 días, es que Yoda era Alemán. Si, si, el mismísimo Yoda, el maestro Jedi, ahí donde lo veíais, bajito, calvo y jorobadito, tiene más que ver con los alemanes que simplemente por el aspecto físico (jejeje).
Pablo Troncoso Web Developer

4 días en Berlin


Uyyyyy casi casi no? Pues así es el alemán, que te ponen el no al final y hasta el último momento no sabe uno si si o si no. Pero en este caso es que no, que no ha aprobado vamos, ha estado a puntito pero al final ha sido que no. El examen fue en Düsseldorf, en el Goethe Institute. Se presentaron los 5 médicos y la mujer del letón, que los letones vinieron sabiendo bastante alemán así que tenían un nivel muy alto. Yo no me presenté por varios motivos. El primero es que aún no estoy preparada, no tengo un nivel B2 de ninguna manera, y el segundo es que a mi creo que sólo me van a pagar un examen. La verdad es que no me lo han dicho directamente pero claro, no van a estar pagándome examen tras examen hasta que apruebe. Como yo no soy médico sino “mujer de”, imagino que el hospital sólo me lo pagará una vez. Y como el examen en cuestión cuesta nada menos que 200 euritos, no quiero desaprovechar mi oportunidad cuando se que no voy a aprobarlo, prefiero esperar a tenerlo más seguro y entonces presentarme, cuando tenga alguna posibilidad. Así que mientras que los 6 restantes hacían el examen de 3,5 horitas, la menda se fue a desayunar y a pasear por el centro de Dusseldorf. No salieron muy contentos y todos muy cansados del estrés y los nervios. Así que Pablo y yo decidimos quedarnos a pasar el día allí y pegarnos un homenaje de Sushi siguiendo nuestra teoría de “un disgusto, un gusto”. Esta foto da fe:
Pablo Troncoso Web Developer

Pasito a paso...


Aquí seguimos, si si, no nos hemos olvidado de blog, lo que pasa es que estamos tan metidos en el estudio que no tenemos tiempo para nada. Seguimos estudiando las mismas horas al día, es decir, muchas. Y yo lo que no veo es que cundan, que con tanto estudio ya tenía que estar yo más sueltecita. Pero el otro día fui a preguntar los precios de las lavadoras en una tienda y el empleado tuvo que pensar que yo era robocop o algo así. De todas formas vamos haciendo exámenes y ya tenemos aprobado hasta el B1, que no es mucho pero que es algo, al menos anima a pensar que poco a poco uno consigue algo. Lo que pasa es que yo lo tengo raspado y Pablo con casi la máxima nota. Tampoco es que el nivel B1 sea una cosa para tirar cohetes, pero ahí estamos. A finales de octubre se examina Pablo del B2. La verdad es que yo lo veo chungo porque es muy difícil. Nuestro amigo Miguel, el sevillano, se presentó una vez y suspendió, y eso que habla Alemán que te quedas flipado, pero es que el nivel es muy alto. Así que yo lo veo chungo, yo creo que la mitad de la clase no va a aprobar pero bueno, siempre queda la posibilidad de un soborno al tribunal, que nunca se sabe. Yo si hay que poner algún billetito por ahí lo pongo eh? Que por méritos propios de momento no va a ser posible. Pero no tengo prisa, creo que aunque Pablo apruebe yo puedo seguir asistiendo a las clases de los médicos, así que seguiré dando caña.

De momento lo mejor que nos ha podido pasar aquí es que nos hayamos encontrado con Miguel, Teresa y Miguelito, el bebe de 1 añito. La verdad es que nos da la vida tenerlos por aquí y quedar los fines de semana para poner el mundo del revés. Y nos reímos tanto tanto que acabo con dolor de barriga y mandíbula, en serio, es genial que nos riamos tanto. Pero es que Pablo y Miguel se ponen a decir burradas y no paran. La pena es que son enemigos íntimos de los medios internautas, así que no tienen facebook y nos han prohibido totalmente que les saquemos en el blog. Pero hemos estado en su casa un par de domingos, uno para ayudarlos a pintar la casa y otra para hacer una barbacoa, que no todo va a ser trabajar... y este finde que hemos ido por el centro de Lüdenscheid a dar un paseito y a comer. En fin que son nuestra vida social y estamos encantadísimos.
Por otro lado tengo que hablar de los panes alemanes. Madre mía los panes que hay por aquí... y que conste que yo vengo de un pueblo famoso por el pan al que llaman Alcalá de los Panaderos, así que mi listón está bastante alto. Pero tengo que reconocer que los panes de aquí están para morirse. Eso si, no encuentro ni bollos (de los andaluces, no de los del norte que llamais bollos a los pasteles), ni picaitos, ni roscos. Pero probando los cientos de tipos de panes que hay por aquí voy encontrando los que más me gustan. De momento para desayunar en clase nos llevamos uno que tiene por dentro pipas de calabaza, por debajo pegada una capa de pipas de girasol y por arriba semilla de amapola y sésamo. Y para almorzar depende de lo que le apetezca a Pablo: pan de patata, pan negro, con pipas de esto o semillas de lo otro. En fin un gustazo. Pero el gustazo mayor del reino es la máquina cortadora de panes del Lidl, eso sí que me gusta. Tu coges el pan de un expositor gigante lleno de cestos con panes. Como algunos panes son gigantes pues lo metes en el cortador y te lo corta a rodajitas. Es una cagada pero siempre nos peleamos por colocar el pan y darle al botón jejeje. El caso es que estoy rellena de pipas, que se que está feo que lo diga pero que el otro día... bueno mejor no lo digo que luego me dice mi madre que soy muy escatológica y doy muchos detalles.
También hemos organizado en la clase un encuentro culinario multicultural. Que aunque suene muy rimbombante se trata de quedar un día para cenar todos en casa de uno y que cada uno lleve algo típico de su país para comer. Nosotros, claro está, llevamos el gran tortillón de papas. Muy típico pero preguntamos y nadie lo conocía. El griego una ensalada griega, los letones una ensalada de pescado y col roja que fue la delicia más deliciosa, los búlgaros llevaron musaka, la peruana llevó papas a la Huancaina y las profes alemanas llevaron... salchichas de paquete directamente en el plato, vamos que ni puestas al microondas, que eso no lo he hecho yo ni en la época adolescente vamos, vaya fatiga. Ese era el menú y nos pusimos púos. También hubo dos tartas, una de nutella y crema de vainilla y otra de fresas. Deliciosas las dos. Fuimos todos, con mujeres y niños incluidos. Y las cosas que pasan cuando se une gente de tantas culturas diferentes. Que le pregunto a la búlgara si quiere cocacola y me dice que si con la cabeza, me voy para la botella y me grita diciendo que si, empiezo a echarla y me sigue gritando diciendo que si... que yo pensaba que a la mujer le estaba dando un ataquito o algo porque no era normal, hasta que llego a la conclusión de que en Bulgaria que no se dice que si y al revés, que la mujer movía la cabeza de arriba abajo y quería decir que no. Y como cada uno habla un idioma y tampoco nos entendemos porque algunos no hablan inglés y alemán de momento cortito... pues ahí que estaba yo echándole la cocacola y preguntándome qué le pasaba a la mujer que me estaba gritando. Al final no reímos un montón.

Pablo Troncoso Web Developer

Una vueltita por Bélgica (Bruselas, Gante y Brujas), Nuremberg y Wurzburg


O lo que viene siendo mi alemán no es muy bueno. Se supone que un mes después de escribir el post anterior debería abrir este contando lo feliz que estoy de hablar mucho más alemán. Porque un mes de clases diarias debe dar para mucho. Pero lo cierto es que no. Yo no se si yo soy muy torpe para los idiomas, que lo soy, si el alemán es muy difícil, que lo es, o una mezcla de todo. Pero el caso es que tras dos meses de clases veo que avanzo en la lectura porque cada día puedo leer más cosas, pero que no avanzo en lo demás. Y es que yo para hablar soy muy mala. Que como buena andaluza hablo rápido y me como la mitad de las letras. Pero claro, eso cuando una tiene que pronunciar 3 consonantes seguidas y terminar una palabra con -chts es realmente complicado. Y para colmo soy durilla de oído y sigo sin diferenciar palabras cuando la gente habla, escucho una especie de sonido extraño continuo. Y hombre, yo me preparo mi frase, voy a la panadería y lo pido todo pero claro, la panadera me pregunta, o creo yo que me pregunta: que tipo de pan? Y con pipas de calabaza o semilla de amapola? Entero o medio? … y claro, ahí viene el problema porque de lo que me pregunta la señora no entiendo nada y entonces quedo fatal porque parecía que hablaba alemán y todo, pero termina sabiéndose que me se sólo esa frase. Y entonces la miro con cara de tonta y le digo la frase mas repetida por el momento: lo siento, mi alemán no es muy bueno. Y acabamos entendiéndonos por señas. Porque eso sí, aquí inglés no sabe nadie, al menos en el tiempo que llevamos aquí sólo un 20% de la gente con la que hemos hablado sabe inglés, pero en general la gente no sabe.

Por cierto que aprovecho para decir que el mito alemán se me está cayendo a velocidad de vértigo. Con esto no quiero generalizar ni que nadie se sienta ofendido, pero la idea que tenemos todos de Alemania no se ajusta al 100% a la realidad. En primer lugar lo de la puntualidad alemana. Lo siento pero hemos quedado con varias personas para visitar pisos de alquiler y en muchos casos han llegado tarde. Y hasta 20 minutos tarde vamos, y ni se han disculpado. Vamos, que ya se que no todo el mundo es así, porsupuestísimo, pero que tampoco pensemos que todo el mundo es de la misma manera. Tampoco respetan las reglas tanto como pensamos, que aquí mucha gente cruza el semáforo cuando está en rojo y ven que no viene nadie. Y además he visto a gente tirar papeles al suelo e incluso por la ventanilla del coche. Que si, que ya se que en España se ven esas cosas pero se suponía que los alemanes no las hacían no? Que el otro día vamos en el coche con la de la empresa de aquí intermediaria y se iba comiendo un melocotón. Y cuando se lo acaba le da a Pablo el hueso y le dice: puedes tirarlo por la ventana? Y pablo indignadísimo le dice: que???? por la ventana del coche? Estás loca? Y dice ella: pues si eso es orgánico... Claro, orgánico, pero si todo el mundo echara lo orgánico por la ventana estarían las calles llenas de cáscaras de plátanos, de pipas, de huesos de melocotón.... vamos yo es que flipo. Y además la crisis llega también aquí, aunque nos intenten vender la moto de que no. Según nuestro profesor las cosas están cambiando mucho. Su mujer, por ejemplo, está desempleada y hay muchos contratos basura. El otro día vi un cartel en una panadería que se buscaba empleado para 4 horas diarias por 400 euros al mes. Y por las calles se ve mucha gente pidiendo e indigentes durmiendo en cualquier parte. Vamos, no es que quiera hablar mal de Alemania ni mucho menos, además llevo aquí sólo dos meses que no es nada. Y a mi me encanta Alemania, es un país precioso, de gente muy amable, me encanta estar aquí. Pero una ve y reflexiona y quería compartirlo, que uno imagina cosas o le venden una imagen y luego ve que no es para tanto.
Eso si, la gente mayor se ve que es de otra época. Por ejemplo nuestro profesor, de algo más de 60 creo yo. El hombre es meticuloso hasta límites insospechados. Ordena una y mil veces sus papeles sobre la mesa y si te da un papel te pide que no lo arrugues ni pintes y que luego lo pongas exactamente en el mismo lugar. Los rotuladores tienen que estar en el lapicero boca abajo, para que la tinta esté siempre a punto. Y que no se te ocurra ponerlo boca arriba que al hombre le da un disgusto... Y siempre que le preguntamos por alguna frase que hemos oído en la calle (yo estas cosas no las pregunto claro, porque yo en la calle no oigo frases sino sonidos inteligibles) dice que eso lo dice la gente joven que no sabe nada, pero que correctamente se dice de esa otra forma porque la palabra tal que viene del latín... bla bla bla bla... vamos que el hombre es de la vieja escuela pero a mi me encanta porque es casi tan maniático como yo, que ya es algo. Y no se queja, porque eso si lo tienen los alemanes, que aunque a los alumnos les suene mil veces el movil en clase el pone mala cara pero jamás dirá que por favor lo silenciemos. Igual que si vas en el coche, nunca nadie te pitará, esperan pacientemente a que te quites, en eso son muyyy educados.

Bueno que me voy por las ramas. El caso es que a Pablo si que se le está dando muy bien el Alemán. Lo han felicitado porque ha avanzado mucho, entiende muchas cosas e intenta decirlo todo. Evidentemente es pronto, tiene poco vocabulario y le falta mucho camino por recorrer, pero creo que va muy bien. El otro día nos dieron un texto con huecos y había que rellenarlos oyendo el texto en un CD. Yo, claro está, no es que no pusiera ni una palabra, es que no era capaz ni de saber por dónde iba el tío leyendo. Pero Pablo puso muchas y algunas de ellas estaban bien. Que aún no es suficiente para aprobar el examen del B2 pero que está bastante bien. Yo con leer muchas cositas ya me conformo de momento. Que no todo el mundo tiene el mismo ritmo y el mío con los idiomas es más lento, así que iré poco a poco.

Luego tenemos los problemas de cualquier inmigrante y es que claro, ven las noticias por la tele, que tu país está hecho una mierda y piensan que vienes aquí desesperado y que aceptarás cualquier cosa. Y que no es que nos quejemos, que venimos con todo buscado y pagado, nos están dando el curso, un piso y Pablo tendrá un contrato que te cagas. Pero a la hora de negociar algunas cosas con la empresa intermediaria entre el hospital y nosotros, vemos que nos tratan como pobrecitos inmigrantes y que aquí tenemos que flipar porque nos dan trabajo. Y verás, que si, que muy bien, pero nosotros intentamos venderle la moto de que aquello no está tan mal (aunque eso es difícil de defender, la verdad) y que no estamos dispuestos a admitir cualquier cosa. En fin, es difícil de explicar porque es un sentimiento, cosas que tu percibes. Pero los 6 médicos con sus familias que estamos aquí dando el curso tenemos la misma sensación. Aunque bien es verdad que también pienso que no es lo mismo ser inmigrante de España que de Rumanía o Bulgaria por poner un ejemplo. Es como que te miran un poco mejor. Ya se que es terrible, pero es la sensación que nos da compartiendo experiencias con el resto de los médicos inmigrantes. Por poneros un ejemplo: el primer día que pablo llegó al hospital se lo enseñaron y le miraban todo el rato y le preguntaban: que? Que te parece? Es magnífico no???? Pero Pablo dice (yo no he estado en el hospital por dentro) que es un hospital como cualquiera de España. Evidentemente hay cosas mejores y otras peores. Por ejemplo, parece que en los quirófanos la tecnología es un flipe. Pero luego en el resto no hay tanta diferencia: en las habitaciones hay hasta 4 camas, no hay cortinitas separando a los enfermos... vamos que no es tan diferente de un hospital español, que tampoco es que vayamos a flipar de la muerte al entrar allí como si viniéramos de Guinea Ecuatorial.
Por cierto que aquí sólo hay hospitales públicos, no los hay privados. Pero en el hospital público hay habitaciones públicas y privadas (individuales para ti solo). Así si contratas un seguro privado irás al mismo hospital y serás atendido por los mismos médicos y con las mismas tecnologías, pero tendrás una habitación para ti solo con todas las comodidades.
Pero repito, todo esto que cuento no se refiere a la generalidad de la población. Mi opinión es que en general es gente muy amable que te intenta ayudar, aunque, como en todas partes, haya de todo. Es que me parece que estoy quedando un poco negativa pero no es así, estamos muy contentos de estar aquí y en general todo está muy bien, solo que cuando uno se pone a hablar de estas cosas parece que todo es malo pero bueno, es que también me gusta compartir esas cosas, no sólo lo bien que me lo paso por ahí los fines de semana.

Que por cierto nos lo pasamos muy bien los fines de semana porque no paramos jejeje. Nos estamos pegando la gran vidorra. Un fin de semana nos fuimos a un pueblo que hay a 15 minutos con un castillo muy bonito: Altena. Eran las fiestas medievales del pueblo y pallá que nos fuimos. La calle que va paralela al río la habían llenado de puestos de artesanía, todo el pueblo iba vestido de la Edad Media y había espectáculos por todas partes. Claro que, como todo aquí, era pagando: para acceder a la calle había que pagar 9 euros por persona. Sólo para acceder a la calle a pasear. Entre que todo es pagando y que aquí te retienen al mes entre el 20 y el 45% entiendo por qué la Merkel tiene tanta pasta jejee. En fin que estuvimos paseando por allí con una pareja de Rumanos muy amable que hemos conocido. Tienen 25 añitos, se acaban de casar hace dos meses y se han venido para acá a que él haga aquí la residencia en el hospital. Nos fuimos juntos y pasamos un buen día aunque de pronto salió diluviando y nos calamos hasta las bragas y nos tuvimos que volver a casa a pesar de haber pagado los 9 euros por persona.
EL PUEBLO CON EL CASTILLO ARRIBA
Pablo Troncoso Web Developer

Nos vamos a bélgica! Visitamos Bruselas y gante



Hola a todos!
Me ha tocado por sorteo ante notario escribir este post (soy Pablo, ese que sale en las fotos con Elena). Pues si, resulta que mi querida esposa dice que estas semanas yo tengo más que contar que ella, porque esta ultima semana la he pasado en el Hospital haciendo la parte “práctica” del curso de idiomas, es decir, ir detrás de unos y otros por los pasillos del hospital sin enterarte de nada. Y es que llevamos sólo 3 semanas de clase de Alemán, y habiendo partido del cero absoluto (si si, el de la escala Kelvin) en Alemán, pues que digo yo que si pretenden que con 3 semanas de clase yo entienda algo es como decirle al cojo del Paraíso (padescanse) que corra los 100 metros lisos contra Usaín Bolt, Ben Johnson y Carl Lewis y pretenda que les gane (que aunque bien pensao, igual a Carl Lewis hasta le ganaba). De todas formas, he de decir que he tenido mucha suerte con los residentes que hay en el servicio de Medicina Interna I, que es en el que me ha tocado. Hay un griego y una griega, un chino nacido en Canadá y un búlgaro. Resultado: hablamos en inglés y no aprendo na de Alemán, jejeje. 

Que no, que sí que hablamos en Alemán, pero de vez en cuando me explican las cosas en inglés, porque si no, lo único que podría decir tras escuchar una gran parrafada en alemán sería: “Ja!”, que es como aquella vez en la que mi hermano Carlos, estando de vacaciones toda la familia en Portugal, le dijo al camarero después de que éste soltara una parrafada enorme en portugués: “Cherto cherto”, jejeje, que grande!! Un beso brother!!
Pues eso, en el hospital me paso el día con uno de los resis para escuchar cómo hablan con los pacientes y así irme acostumbrando a pasar consulta en Alemán, y todos los días a las 12 tenemos reunión con el jefe de servicio para comentar los casos difíciles, y el tío desde el 2º día me pregunta a mi porque quiere que me acostumbre a hablar en Alemán, y yo ni corto ni perezoso le suelto las cuatro cosas que me se y lo dejo impresionao.
A lo que no se si me voy a acostumbrar en la vida es a almorzar a las 12:30, ¿eso que es? ¿Eso es hora de almorzar ni na, home ya? Cualquiera se mete a esas horas entre pecho y espalda un filete empanao con papas fritas, carajo! Y es que lo malo es que acabo a las 4 de la tarde, y entre que llego a casa y no son las 4:30, y tampoco es hora de comer esa, no? Satan! Que mal lo voy a pasar!
Elena mientras pues se queda en casita y se pega unos lotes de estudiar que pa ella se quedan, que cuando llego del trabajo está todavía estudiando desde las 8 de la mañana que empieza la mu burra. Y es que dice que que está en modo “sobreescribir”, es decir, lo que va aprendiendo de Alemán lo va olvidando de Inglés e incluso de Español! Y lo malo es que dice que no sabe donde se le da para quitar ese modo, así que imaginaros a la pobre Elena oyendo cosas como:

Que me querrán decir???
Pablo Troncoso Web Developer

El alemán y yo... un amor imposible



Que cómo nos va por aquí? Pues bien, bueno mal, bueno bien... yo no se ni qué contestar a esa pregunta. Porque esto está resultando ser mas chungo de lo que me pensaba. Digo lo de aprender alemán, porque por lo demás la verdad es que todo bien. Pero lo del alemán... madre mía, no tengo palabras. Como ya os dije las clases son de 8,15 a 3,15 del medio día. Eso significa 7 horas de alemán explicado en inglés y traducido por mi cabeza al español. Y yo veo que a medida que pasan las horas mi cabeza empieza a echar humo, que me empiezo a sentir como con fiebre, vamos que me pongo mala como un perro.
El ritmo de las clases es frenético. Está programado para que dentro de 4 meses, es decir, a finales de octubre, hayamos alcanzado un nivel B2. Sabéis lo que es aprender un idioma del que no sabes decir ni hola en 4 meses? Yo lo veo imposible de los imposibles. Pero el ritmo es fuerte, el profe explica y explica, y sigue explicando, y yo no me acuerdo ni de lo que dijo hace 10 minutos. Y el hombre habla en inglés y en alemán, y os juro que llega un momento que yo no se si el profe está hablando en inglés o en alemán, en serio, sólo escucho una especie de “guau-guau, guau-guau, guau-guau” algo así como el perro de los Simpson. 

Y el hombre me pregunta algo en alemán para que le responda y yo le miro con los ojitos del gato de Shreck durante un ratito y no se si al cabo de unos segundos me voy a caer desmayada al suelo o voy a salir llorando como un dibujito animado japonés. El caso es que como puedo entono una respuesta con voz débil que casi que no me sale del cuerpo y el profe, benevolente el hombre, me va corrigiendo con paciencia y pasa al siguiente. Y yo doy un suspiro que creo que voy a acabar con el aire del mundo. Y así se van desarrollando las clases cada día, que chupan toda mi energía y llego a casa a las 3,30 que entre la mala leche que me entra a mi cuando tengo hambre y el desgaste energético no soy persona.
Y es que el alemán es chungo tela. Lo primero y peor de todo es que los géneros de las palabras no son como los nuestros, de forma que tengo que interiorizar que es “el cuchara”, “la tenedor” o “lo libro”. Luego el artículo de cada género se escribe de una forma distinta según el sustantivo sea sujeto, objeto directo, indirecto o genitivo. Vamos que yo de eso no me acuerdo ni en español. Y cuando digo una frase tengo que pensar con cada palabra: esta palabra es masculina o femenina? Y está en el sujeto, o en el complemento directo? Vamos que si voy a pedir pan en la panadería cuando termine de pedirlo la señora ha cerrado y se ha ido. Y luego el orden, vosotros veis normal tener que decir: yo he en mi casa un libro leído? Vamos que es que ni Yoda el de la Guerra de las Galaxias habla así!!!! De forma que voy a tener que cambiar toda la estructura mental que me subyace y asimilar otra que no entiendo ni a la de tres. De verdad, esto es como los martirios chinos, y a estas alturas preferiría que me clavaran palitos por debajo de las uñas a tener que ir a clase un día mas.
Lo bueno es que los viernes no hay clase, es día para estudiar en casa. Y la última semana de cada mes tampoco, por que los médicos van al hospital a ir aprendiendo cosas de su futuro puesto de trabajo. A mi me viene de muerte porque aprovecho para estudiar a saco. Y os aseguro que estudiamos los 7 días de la semana, es la muerte a pellizquitos. Yo siento mucha presión porque veo que el grupo avanza y yo no. Y es que a mi nunca se me dieron bien los idiomas. Y hay días que lo llevo fatal. Con deciros que el otro día salí llorando y todo como una tonta en el descanso. Pero es que no me veo capaz. Estoy intentando relajarme, tomármelo con más calma y pensar que yo no me tengo que sacar un B2 en 4 meses, que puedo tardar un año, que puedo ir a mi ritmo. La verdad es que esto es una oportunidad muy grande. Estos cursos tan intensivos son muy caros y a nosotros no sólo nos lo dan gratis sino que nos dan piso y 800 euros al mes, que más se puede pedir? Así que me siento afortunada y voy a aprovechar al máximo. Lo demás ya se verá.

PABLO EN LA PUERTA DE LA CLASE CON SERGIO Y GLORIA. ES ESE LOCAL COMERCIAL QUE SE VE DETRÁS.
Pablo Troncoso Web Developer

Atravesamos Francia: Carcassone, Aviñon y Dijon, y llegamos a nuestra nueva casa en Alemania


Atravesar Francia camino de Alemania ha sido una experiencia muy bonita, lo que pasa es que nada más cruzar la frontera nos llevamos un primer disgusto: el litro de gasoil en este país cuesta 1,44 €. Esto sumado a que cada metro de autopista lo cobran a precio de oro suponía que atravesar el país nos iba a costar un dineral. La suerte es que a las afueras de cada ciudad puedes encontrar un hotel Fórmula 1, que pertenecen a la cadena Accor y cuestan a 29 euros la noche. La habitación está impecable y tiene un lavabo, pero el váter y la ducha están en el pasillo, son comunitarios. La suerte es que a mi, desde que tengo mi go-girl, eso no me afecta, que yo cojo mi botellita de agua vacía y le planto encima mi cono de silicona y me hago un váter en medio minuto.

Hasta Pablo se ha aficionado al susodicho, que al principio era algo reacio por eso de que a los tíos les cuesta apuntar, pero ha sucumbido a la escupidera de última generación. El caso es que esos hoteles están muy bien y cuestan baratos, lo que pasa es que están a las afueras y tienes que disponer de coche. Básicamente hemos hecho tres paradas por el camino: El primer día paramos en Carcassone, y tengo que decir que su fama es mas que merecida. Sin duda, es la ciudad medieval amurallada más bonita que haya visto nunca. Mira que había leído yo libros en los que el protagonista intenta tomar la ciudad, la asedian... pero lo cierto que es nunca fue tomada, y viéndola se comprende rápidamente por qué. Tanto la muralla como la fortaleza se mantienen intactas y algunas casas del interior también. Claro que la mayoría han sido restauradas en siglos posteriores, pero conservan la personalidad de la ciudad. Yo flipé allí vamos, porque se respira la historia. Lo único negativo es que se ha convertido en un punto turístico y todos los comercios de la ciudad amurallada son tiendas de souvenirs o restaurantes para guiris. Pero si te fijas descubres que allí vive gente y los ves entrar en los portales de sus casas maravillosas, por antiguas o típicas no por lujosas, con las bolsas de la compra. Siempre que paso por una casa de esas digo: mira, ahí vive alguien. Pues me he prometido a mi misma que alguna vez seré yo la que viva en un sitio en el que la gente diga: en esa casa tan bonita de ahí vive alguien. No se cuando ni en qué lugar, ya os lo contaré el día que lo consiga. Bueno pues eso, Carcassone merece sin duda una visita, es uno de esos regalitos que hay que abrir. Os pongo algunas fotos a ver si os hacéis una idea.
Pablo Troncoso Web Developer

Alemania 2012: Vente pa Alemania Pablo!!!!


Al igual que muchas mujeres cuando cumplen cierta edad escuchan la voz interior que les dice: “pélate cortita”, nosotros hemos oído la voz que nos dice: “vente pa Alemania”. Y pallá vamos, caminito de Lüdenscheid, un pueblo a una hora de Colonia que no conocen ni los alemanes, a pesar de tener sus 80,000 habitantes. Los últimos días en Sevilla han sido de recoger, limpiar, despedir y jugar al tetris en el maletero. Porque ya dije que me llevaba la thermomix y la olla express de 10 litros y he cumplido mi promesa. Aunque eso sumado a las 4 garrafas de 5 litros de aceite andaluz, la impresora, el edredón nórdico, una maleta con ropa, otra con libros, toda la tecnología etc... ha sido una misión imposible. Y ha facilitado las cosas el hecho de que hayamos preparado 4 cajas de cartón de casi 20 kg cada una que nos va a mandar mi padre por compañía de transporte cuando tengamos dirección en la ciudad de destino...

Porque si no, habría sido imposible, completamente imposible. Y es que Pablo es muy grande y claro, te pones a doblar abrigos gordos de invierno, chalecos de lana, pantalones de pana... y la montaña no habría cabido ni en un camión. Así que, entre una cosa y otra, llevamos hasta los patines. Que no se yo si los tendré que llevar a Decathlon a cambiarlos por unos esquíes, pero de momento veremos qué podemos hacer con ellos. Y el día 20 por la mañana cerramos la casa, nos metimos en el coche y cogimos la carretera caminito de Alemania. No es fácil. A pesar de que estamos muy felices e ilusionados, os aseguro que no es fácil, que cuesta, que da mucho miedo, que me he tenido que tomar algún tranxilium para poder dormir las últimas noches, que Pablito está con el estómago malo... porque tomar una decisión así y dejarlo todo no es fácil. Sobre todo cuando le das el abracito de despedida a tu madre, que es el momento más duro. Pero hemos puesto mucha ilusión en esta nueva aventura y vamos a intentar que salga bien. Así que no será por ilusión y ganas que le vamos a poner. Y esperamos que la gente venga a visitarnos, porque nos encanta recibir gente y para nosotros será una inyección de energía, además hay billetes de avión muy baratos a Dusseldorf o a Colonia, a cualquiera de las dos, así que a quien quiera venir, os esperamos allí.
De momento la ruta está siendo de lo mejor. Hemos decidido ir muyyy despacito, haciendo tramitos cortos y parando a visitar amigos que no podíamos dejar de ver. Así que tanto en Madrid como en Barcelona hemos tenido la agenda más apretada que la de los ministros. Bueno, tampoco es que hagan mucho pero bueno, una agenda muy apretada. Llegamos a Madrid a las 6, justo para merendar con Jose Tomás y Maria, dos amigos que estaban con nosotros en Guinea trabajando también para FRS y que teníamos muchas ganas de ver. Nos sentamos en una terracita y nos pusimos al día de la gente de Guinea y de nuestras vidas. Muy bien la verdad, nos dio muuuucha alegría verlos, y fuera de Bata más aún, jejeje.
CON JOSE TOMAS Y MARIA
Pablo Troncoso Web Developer

Nuestro libro: Ya sólo nos falta tener un hijo...



Dicen que en esta vida hay que hacer tres cosas: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. La primera la hemos cumplido, mi terraza y el riego automático que Pablo ha instalado no sin más de una maldición, dan prueba de ello. De la de tener el hijo, después de haber visto que Ana Rosa Quintana tuvo a los suyos a los 42 años nos hemos relajado, que si las famosas pueden ¿por qué no voy a poder yo?. Y nosotros hacemos cuentas: tenemos 35, por lo que aún tenemos 7 años por delante, si es que finalmente decidimos tenerlos. Así que lo que teníamos más a mano ahora era lo de escribir el libro.

Y como me encontré con que escribiendo post a post había rellenado ya 500 páginas de word, pues hemos decidido que era la hora de cumplir con ese segundo “deber vital”. En principio hemos decidido convertir todo nuestro blog en un libro porque queremos tenerlo para siempre en nuestra estantería. Pero si alguien está interesado en comprarlo puede acceder a él en este link:
Lo hemos llamado 825 días de vuelta al mundo porque 825 son los días que hemos estado en ruta sin contar con los descansos en los que hemos vuelto a España. Con tapa dura cuesta 25 euros.
También lo hemos editado en formato ebook, en pdf, porque muchos lectores nos han dicho que han usado nuestros post como guía de viaje, así que si alguien está interesado puede bajarlo en PDF, por 5 euros, e imprimirlo para llevarlo en sus vacaciones. Esta es la portada:


Pablo Troncoso Web Developer

Alemania 2012: Será posible que otra vez nos vayamos?


Nos vamos otra vez. Pero cómo que os vais? Que si, que nos vamos. Que hace dos meses que volvimos y ya tenemos maletas a medio hacer en la habitación. Y cómo es eso? Pues que nos liamos, que nos quema el culo, que nada mas llegar, y aunque estemos muy agustito, ya estamos dándole vueltas al coco sobre cómo seguir moviéndonos por el mundo. Bueno mira, para ser sincera todo empezó un tiempo antes de volver, cuando aún estábamos en Guinea.

Viendo cómo estaba el tema de la cooperación, que nos largaban a todos de allí pronto y que España está hecha una pena, comenzamos a plantearnos el futuro inmediato. A estas alturas no tenemos mucha pasta ahorrada, así que la opción seguía siendo buscar trabajo fuera, pero dónde? A mi lo que más me apetecía era de cooperante. Pero el tema está muyyy chungo. Han recortado un 70% el presupuesto de cooperación, mucha gente está teniendo que volver y los pocos puestos que quedan se los dan a gente con muuuucha experiencia que ahora se ha quedado en el paro. Mi gozo en un pozo. Pablo prefería la opción Europa, más tranquila después de 3 años dando bandazos por el mundo y que nos permite ahorrar más rápido para volver a marcharnos otra larga temporada de viaje. Por una vez dejé que ganara él, que de vez en cuando hay que darle una de arena. Aunque ciertamente en este momento es lo que más nos conviene para hacer pasta.

Con esta idea en la cabeza pensamos en qué opciones teníamos en Europa, o nos apetecían. Y ahí nos encontramos con el límite del idioma. Necesitábamos un país de habla inglesa u otro en el que te pagaran un curso de idiomas antes de empezar a trabajar. Nos apetecía mucho Holanda pero allí piden holandés y no ofrecen un curso de idioma. Así nuestras posibilidades se reducían a Inglaterra, donde ya contábamos con el inglés y sólo había que registrarse en el colegio de médicos y buscar un trabajo, que no es complicado, y los países Nórdicos o Alemania, donde te pagan el curso de idiomas. Buscamos por internet y encontramos agencias de empleo para médicos que se dedican a buscar trabajo para ellos en estos países. En los países nórdicos en ese momento se encontraban reclutando especialistas, nos dijeron que el proceso para médicos de familia se abriría más tarde, pero que no se sabía cuando. En Alemania contactamos con una agencia que en ese momento buscaban médicos de familia para un hospital y les dijimos que estábamos interesados. Después de un tira y afloja con el tío quedamos en que cuando volviéramos a España nos organizaría un viaje al hospital para hacer una entrevista con el director. Sinceramente el intermediario este nos pareció un ruina. No nos daba ninguna buena impresión, todo nos lo pintaba de color de rosa pero no respondía a preguntas directas, nos daba largas cuando le pedíamos una entrevista por skype... en fin que aceptamos viajar a Alemania porque nos lo pagaban todo y no perdíamos nada, así que una semana después de aterrizar volvimos a coger un vuelo rumbo a Dusseldorf.
Allí nos habían reservado un hotel y a la mañana siguiente este tipo nos recogió y nos llevó al hospital para la entrevista. El hospital es privado, gigante y con muyyyy buena pinta, en un pueblo llamado Lüdenscheid, a una hora de Dusseldorf. El director era un antiguo alto cargo militar que hablaba un inglés regulón, pero que entrevistó a Pablo durante un par de horas en presencia de Claus, el intermediario impresentable, la jefa de Recursos Humanos del hospital, y mi propia persona. El hombre era extremadamente serio y profesional, nos dio muy buena impresión, y dejó claros todos los términos del contrato, además de responder a todas nuestra preguntas. La verdad es que se trata de una oportunidad muy buena que os cuento: en principio, durante los 6 primeros meses, viviríamos en un piso cedido por el hospital para nosotros dos solos, nos darían 800 euros para los gastos de comida de ambos y un curso de alemán para los dos de 8 horas diarias. Un proceso bastante duro creo yo, pero una oportunidad de oro para recibir un curso de idiomas y que encima te paguen. Una vez que Pablo haya aprobado el exámen B2 de alemán (tiene un máximo de 6 meses, pero se lo puede sacar antes si es más rápido) comienza a trabajar en el hospital, nos alquilamos ya un piso propio, y tiene 6 meses de contrato de prueba y luego indefinido con un buen sueldo y 6 semanas de vacaciones al año. Esas son las condiciones del hospital.
Pablo Troncoso Web Developer

Marcharse de Bata: El final de otra etapa y la vuelta a casa



Hola de nuevo!!! Si, ya se que tardamos mucho en escribir pero es que las últimas dos semanas han sido de no parar hasta llegar a donde estamos ahora: en mi sofá de mi casa de Sevilla, España jeje. Los últimos 10 días en Guinea han pasado rápidos y moviditos. En primer lugar porque nos tuvimos que volver a vivir a la sede, donde vivimos la primera semana, os acordáis? Un dormitorio muy grande y lleno de ventanas y de luz pero sin agua corriente. Dejar nuestra casa nos costó pero al final casi que nos alegramos, salvo por tener que ducharnos a cubazos con agua del pozo que traía gusanitos, de esos de larvas de mosquitos que se mueven sin parar.

Que yo para ducharme echaba el agua que iba a necesitar del cubo grande a una cacerola para inspeccionar bien de cerca y sacar los posibles habitantes no deseados. Y tengo que decir que hemos calentado un poquito el agua en el fuego para ducharnos, que los últimos días por la noche ya no hacía tantísimo calor y no apetecía echarse el agua helada por la espalda. Qué le vamos a hacer, nos hemos vuelto delicaditos. Y de curro hemos estado a tope, que la jefa quería que dejáramos terminadas algunas cosas antes de irnos y nos ha esclavizado un poquito. Es lo que hay, que casualidad que justo el día que nos íbamos era la fecha límite para entregar un montón de cosas en la AECID... que casualidad tan grande...
Pero también hemos hecho otras cosas, como una excursión a las islas Elobey. Son dos islas que están justo en el estuario del río que separa Guinea de Gabón. Para ir allí tienes que pedir un permiso de turismo a la policía que tarda 2 semanas y requiere la voluntad del poli de turno, que si le falta voluntad ni vas a Elobey ni nada, te quedas en casita y punto. Una vez conseguido requiere 2 horas y media de coche encajarte en kogo, la última ciudad ya al sur, en la frontera con Gabón, justo en la desembocadura del río. Allí nos estaba esperando un tío con una barca a motor que nos llevó, a los 10que íbamos, hasta las islas en una hora y media, y luego el mismo recorrido de vuelta. Vamos que en las islas al final estuvimos 3 horas pero mereció la pena porque son preciosas, sobre todo muyyy salvajes, pura selva. Sólo en la más grande hay un pequeño poblado, pero pequeño pequeño, algo así como dos casas y una escuelita. Pero el resto es pura selva virgen intransitable, así que te tienes que quedar en la playa. Ohhhhh que mala suerte,tirados en la playa, con nuestros bocatas, bañándonos... que mala vida. Además el grupo que nos juntamos fue divertido: del consulado iban el consul y la consal, el policía y el canciller, del centro cultural la directora, Andrea con su “J” guineano y un consultor español que vino a dar un curso por 3 semanas, y luego Pablo y yo, 10 en total. Así que pasamos un día genial, nos reímos mogollón con Eduardo, el policía, que es gaditano y tiene mas arte que nadie. En fin, de esas cosas que salen sin esperar y luego te alegras de haberte levantado un domingo a las 7,30 de la mañana, aunque cuando sonó el despertador juré que ya no hacía más excursiones los fines de semana. Bueno, os dejo unas fotitos:
EN EL BARCO SALIENDO DE KOGO
LLEGAMOS A LA ISLA GRANDE Y TUVIMOS QUE PRESENTARNOS AL JEFE DEL POBLADO PARA INFORMARLE DE QUE ESTÁBAMOS ALLÍ
CAMINO ADENTRO HACIA EL POBLADO
LA ESCUELITA ES ALUCINANTE, NO OS PARECE?
ESTA ES LA ISLA CHICA
DIMOS UN PASEO POR LA PLAYA
Y LUEGO NOS PARAMOS PARA COMER Y BAÑARNOS
AL BARCO Y DE VUELTA A KOGO
Y EL COCHE DE VUELTA A BATA
El día fue genial y también que Eduardo, al día siguiente, nos sorprendió con un video que había editado personal para nosotros, con los videos que grabó en la excursión, de despedida. Que se me saltaron las lágrimas y todo!!! y es que el hombre tiene todo el arte. Es algo largo, como 7 minutos, es de esos que sólo ve tu madre (oma, tienes que verlo, no me dejes por embustera) y tu doscientas veces para acordarte de lo bien que te lo pasaste. Gracias Eduardo!!! si lo queréis ver lo tenéis aquí VER VIDEO
De las peores cosas que teníamos que hacer estos días era despedirnos de las monjitas de Ayene. Ahora que estoy en mi casa y mi madre no se preocupa lo puedo contar: no habíamos podido ir a verlas en el último mes porque una noche, la semana siguiente de la última que estuvimos allí, entraron por la noche a robarles 7 hombres armados. Les robaron de todo y ellas pasaron un susto tan horrible que aún les dura y no pueden dormir. El caso es que los tipos preguntaron por nosotros 3, Mercé Pablo y yo. Como habían estado vigilando la casa para ver el movimiento y nosotros 3 habíamos pasado allí un par de semanas, los tipejos preguntaron que dónde estaban las otras 2 monjas (se creían que Mercé y yo éramos monjas) y el blanco extranjero. Desde aquel horrible suceso las monjas no nos dejaron ir más a verlas y dormir allí porque temían que los tipos volvieran y no querían que pasáramos por eso. Tengo que decir que desde la Navidad hasta marzo les han entrado a todas las monjas del país, las de Ayene fueron las últimas a las que les tocó y ellas creen que pueden volver. Las pobres han enrejado toda la casa por fuera y por dentro, pero aún así siguen con el susto en el cuerpo. Bueno, todo esto para contar que no podíamos ir a despedirnos de ellas allí, así que aprovechamos que un fin de semana bajaron a Bata para recibir a Don Bosco. Si, de nuevo Don Bosco en nuestro blog. Definitivamente Don Bosco anda siguiendo a pablo, o será al contrario? Yo creo que no porque el caso es que las reliquias de Don Bosco han salido de Turín, Italia, para recorrer el mundo entero en una gira de 2 años. Es una figura de cera del santo a tamaño natural en cuyo interior se encuentran las reliquias, metida en una urna de cristal. Pues ahora se encuentran recorriendo África y iban a pasar por Bata un par de días. Las monjas nos dijeron que tenían que adornar la iglesia de los salesianos y que necesitaban ayuda de alguien alto para colgar las palmas en las ventanas. Así que les dijimos que si y aprovechamos para pasar un rato con ellas y para comer y merendar juntos. Fue el último día que las vimos, nos despedimos con mucha pena y esperando volver a verlas en algún momento, aunque creo que será bastante complicado. Aquí están las fotos que nos hicimos con ellas:
EN LA PUERTA DE LOS SALESIANOS
DECORANDO LA IGLESIA
Y el último evento especial fue el 8 de marzo, el día de la mujer. Por lo visto allí se celebra a lo grande, las mujeres no van a trabajar, todas se hacen un vestido especial con una tela del día de la mujer y se echan a la calle a bailar y beber. A nuestra oficina vinieron Tina, la administrativa, y Pepita, la limpiadora, con unos vestidos preciosos que no pude resistir la tentación de fotografiar. Pero era increíble porque pasabas por la calle y absolutamente todas las mujeres iban vestidas con esas telas en alguno de los colores de la bandera: rojo, blanco, verde o azul.
PEPITA Y TINA VESTIDAS EN EL DÍA DE LA MUJER
Y llegó el día de las despedidas, que como siempre, son tristes. En la oficina, el último día de trabajo, nos despidieron con un almuerzo sorpresa, una carpeta con fotos y dedicatorias de todos los trabajadores, y un regalito para nosotros que les habían hecho llegar las hermanas de Ayene: dos telas africanas pintadas a mano. Por su parte Miriam, la farmacéutica, con la que convivimos en la sede los últimos días y con la que hicimos muy buenas migas, me hizo un collar de semillas a mi y un pescadito de tela relleno de algodón para Pablo. Así que muchas emociones. Luego por la noche quedamos para cenar en el centro Francés y nos fuimos juntado gente hasta llegar a 18 personas!!! cenamos todos juntos y también despedidas, más despedidas. Al día siguiente nos íbamos por la mañana para Malabo y Andrea, Miriam, Rosa y David nos llevaron al aeropuerto y almorzaron allí con nosotros mientras esperábamos que saliera nuestro vuelo. Y sin más nos montamos en un avión que en media hora nos sacó de Bata y nos dejó en Malabo. Muchas veces habíamos pensado que el día que cogiéramos ese avión estaríamos felices de dejar una ciudad tan horrible detrás. Pero cuando llega el momento tienes la pena de que, además de dejar atrás la ciudad, dejas atrás mucha gente con la que has compartido momentos muy buenos. Así que es un momento agridulce, a mi las despedidas nunca se me dieron bien.
EN LA SEDE ANTES DE ALMORZAR EL ULTIMO DÍA
TODOS COMIENDO
AQUI CON MIRIAM Y ALICIA
CON NUESTROS REGALOS, SÚPER CONTENTOS!
El último día lo pasamos en Malabo, con la esperanza de que fuera una ciudad más bonita que Bata. Pero todo lo que hay para ver en la capital puedo resumirlo en tres fotos:
LA CATEDRAL
EL UNICO EDIFICIO COLONIAL QUE QUEDA EN PIE EN TODA LA CIUDAD
LA PLAZA DE DELANTE DE LA CATEDRAL CON EL HOTEL SOFITEL DETRÁS (EN EL QUE NOS CLAVARON 4,5 EUROS POR UNA BOTELLA PEQUEÑA DE AGUA, TOMA YA!)
Así que puedo decir que Malabo se puede visitar algo así como en media hora, el resto del día te sobra. Si es que me reafirmo en que Guinea es un país precioso que merece la pena visitar. Por la noche cogimos un vuelo eterno para llegar a casa. Un Malabo-Madrid directo se hace en 6 horas, pero nosotros volamos a Nigeria, luego Alemania y luego Madrid, para terminar con 2,5 horas de AVE. En total 24 horas de viaje matador que salvamos gracias a nuestra mejor compañera de viajes: la dormidina. Y llegamos a Sevilla por sorpresa, porque a todos les dijimos que llegábamos el viernes cuando el realidad era el lunes. Y a media hora de llegar llamé a mi padre para preguntarle si quería almorzar con nosotros. Se sorprendió muchísimo claro está, pero nos recogió y nos llevó a casa. Y luego llegaron las visitas: a mi madre, la madre de Pablo y su padre, a todos por sorpresa: Din Don!!!! quien es? SORPRESA!!!! y claro, todos se quedaron con la boca abierta.
Lo mejor de todo: nuestra casa!!! es tan bonita, tan luminosa, tan limpia, tan cómoda.... no tengo palabras para describirla!! he dormido como una bendita, he visto la tele en mi sofá con la estufa y ya me he cocinado un pucherito delicioso. Vamos, que no nos ha costado mucho integrarnos de nuevo. Y la verdad que tenemos ganas de disfrutar de nuestra casa, porque la última vez pasamos 3 semanas por aquí que fueron de locura, en las que no tuvimos tiempo ni de sentarnos en el sofá. Pero ahora afrontamos otra tarea difícil: buscar trabajo!!! tal y como está la cosa es toda una hazaña. Pero claro, nosotros, culos de mal asiento, no queremos quedarnos en España, así que empezamos ya a buscar trabajo fuera, en algún otro sitio. Pero no os preocupéis, os haremos partícipes de la búsqueda y os contaremos dónde acabamos.
Os dejo con una foto del cielo de Bata cada atardecer: todos los puntos negros no son manchas, son murciélagos gigantes!!! un beso a todos y gracias por acompañarnos en nuestra aventura guineana.

PD: Por cierto, que siempre leemos los comentarios que nos dejáis y nos encantan. Incluso voy a leerme un libro que nos recomendó un lector, Vicente: el sueño de África, que me han hablado muy bien de ese libro en alguna otra ocasión. Besos!!!
Pablo Troncoso Web Developer

Vivir en Bata: Con mas vida social que la Presley



Aquí estamos de vuelta, con el ánimo muy cambiado respecto al último post. Es verdad que la marcha de Mercé nos dejó bastante pochos y que habíamos pasado un par de semanas algo duras, pero lo cierto es que las últimas 3 semanas la cosa se ha animado bastante y que ahora nos volvemos a sentir tranquilos y contentos de estar aquí. Y es que a nosotros la vida social nos encanta, pero claro, la vida social de nuestro rollo. Lo que pasa es que los españoles aquí nos dividimos en dos grupos: los más jóvenes que quieren mucha marcha, salir a bailar y a beber, y los que nos podemos autodenominar puretas, que todos hemos pasado de los 30 y que nos va un plan algo más tranquilo con cenita y charla en alguna terracita al fresquito. Nosotros, claro está, nos encontramos dentro de este segundo grupo, que por desgracia, somos los menos.

La marcha de Mercé mermó el equipo, pero ahora nos hemos encontrado con Andrea, una trabajadora del centro cultural con la que hemos conectado bastante bien por tener las mismas llamémoslas “peculiaridades” que nosotros. Es muy graciosa y nos reímos mucho con ella, que viene siempre con su inseparable “J”, si si, se llama así, como la letra del abecedario, su novio Guineano. 
 
ANDREA Y SU NOVIO “J”
Pablo Troncoso Web Developer

Vivir en Bata: El monstruo de Guinea se llevó a Mercé



Hola a todos. Si, si, lo sé. Hemos estado perdidos de la mano de Dios, pero hijo, es que en este bendito país nadie mueve un dedo por nada. Resulta que hemos estado casi 2 semanas sin internet, y eso aquí se nota y mucho. El problema parece ser la rotura de un cable o algo así. Y cada vez que preguntamos que cuando lo van a arreglar nos dan largas y nos dicen que ya enviarán a alguien. Si hacemos una comparativa entenderéis por qué nos desesperamos tanto:

Pides de comer en un bar en España: Tardan unos 25-30 minutos de media.
Pides de comer en un bar de Guinea: Tardan de 1,5 a 2 horas de media.
Llamas en España porque tienes una avería telefónica: Tardan unos 4-5 días en arreglarlo (si es un problema de cable tardan menos, porque si no, les cae la del pulpo)
Llamas en Guinea para que te arreglen el teléfono y el internet: A ver, hagamos cuentas, si en ponerte de comer tardan de 3 a 4 veces más, eso multiplicado por los 5 días de España en arreglarte el teléfono son… 20 días! Y eso como poco. Pues bueno, Tras 15 días ahora lo que tenemos es: No hay teléfono e internet va y viene en intervalos de 10 minutos sí, 2 horas no. Alguien que entienda de teléfono que me lo explique, como puede ser que no haya línea y sí internet??? NO ZE ZABE!!!
Y claro, como este es un barrio bastante pobre, pues aquí nadie protesta, porque solo nosotros tenemos internet y teléfono, así que a esperar. Que si aquí viviera un ministro o un pez gordo lo habrían arreglado al día siguiente, pero no tenemos esa suerte. Y de verdad os digo que estando aquí, uno necesita “conexión” con el mundo exterior para no caer en la locura. Porque al menos eso nos da tema de conversación (que si Paquirrín se divorcia, que si la Duquesa de Alba se casa, que si Mariano sube los impuestos…), pero sin saber nada de eso de lo único que se puede hablar es del tiempo, y aquí es muy fácil: “Ofú que caló, shiquillo!!” Y se acabó el tema. La parte buena es que gracias a esto estamos leyendo más que nunca. Elena en estos 3 meses y medio se ha leído ya: “Los ojos amarillos de los cocodrilos”, “Si tú me dices ven lo dejo todo, pero dime ven”, “Criadas y señoras”, “Maldito Karma”, “La tristeza del samurái” y “ El jardín Secreto”. Yo, por mi parte, me he leído “Choque de Reyes”, “El temor de un hombre sabio”, “Ginko, la primera doctora” y ahora estoy con “Tormenta de espadas”. Os los recomiendo todos, excepto Ginko, que me resultó de lo más pesado. Así que ya veis, es lo bueno de no tener tele ni internet, jejeje. Bueno y tambien hemos visto pelis, muuuuchas pelis, pelis pencas totales, de las de “la boda de mi novia” y ese tipo que es lo único que nos entra aquí. Y la serie “Cómo conocí a vuestra madre”, que vamos por la temporada 5 y no nos hemos perdido ni un capitulo.
Bueno, en estos días no hemos hecho gran cosa. La verdad es que aquí los días son como “el día de la marmota”, todos los días hacemos lo mismo, porque tampoco hay mucho para hacer. Nos levantamos, nos vamos a currar, desayunamos a eso de las 10, acabamos a las 3, nos vamos a casa a comer, luego una siestecita y luego paseíto por el paseo marítimo hasta las 8:30 o así, si hay suerte y te encuentras a alguien socializas un poco, y luego de vuelta a casa, cena, partidita de cartas (nos estamos viciando con el “continental”), peliculita penca en el ordenata y a sobar. Y así un día tras otro. Y el fin de semana, desayuno, un poco de perreo en el sofá megaincómodo que tenemos, luego un par de horitas a la playa, comer por ahí (hay básicamente 3 sitios donde comer decentemente, el chino, el villa chelotti y el Francés), paseito y a casa (porque meterte en un bareto guineano es toda una hazaña, soportar esa música martilleante en los oídos durante horas mientras intentas oír lo que te dice el que tienes a 30 centímetros de tu oreja, la verdad, no se aguanta mucho tiempo).
Así que esos son nuestros días marmotiles. Menos mal que de vez en cuando nos pegamos una escapada para hacer cosas diferentes. Por ejemplo, estuvimos en casa de Almudena, famosa ya por su aparición en el programa “Españoles por el mundo”, que lleva muchos años aquí en Guinea y tiene una casita preciosa en una zona muy tranquila. Como Mercé y ella tienen un amigo común en Barcelona, nos invitó a tomar una cervecita en su casa. Tiene un niño de 8 y una niña de 10 que son pa comérselos. Además, los dos están en un grupo de baile juvenil del cual son los protagonistas. Un día fuimos a un concierto de una tal “Jordana Mba”, una tipeja de ascendencia Guineana, que vive en Londres y que iba de diva total con su peinado “modenno”, pero que hizo un espectáculo como los de la velá del colegio Cervantes de mi pueblo. Y de telonero llevaba a “Toni Mari”, que tenía labia en el escenario pero con ese nombre está condenado al fracaso. Pues resulta que el grupo de los hijos de Almu la eclipsó totalmente. Y la gente les tiraba billetes, porque aquí es normal que si estás en un espectáculo que te gusta, te subas al escenario y le metas un billete al colega en el bolsillo o donde puedas. Así que a estos niños que tienen todo el arte le llovían los billetes y las monedas, no veáis las caritas de todos recogiendo billetes al final de la actuación, jejeje.
EN EL JARDÍN DE ALMUDENA PASANDO UNA TARDE DE CHARLA
Pablo Troncoso Web Developer

Vivir en Bata: El elefante blanco



Lo mejor de estos días ha sido, sin duda, pasar un par de días en Ayene con las hermanas mexicanas. Ya os contamos que fuimos a pasar un día con ellas en Noche Buena y que nos invitaron a volver y ayudarlas a preparar pastelitos. Y así lo hicimos, Pablo se pidió un día de vacaciones y el 2 y el 3 los pasamos allí con ellas. Y fue lo mejor de la Navidad. Son tan alegres, nos han mimado tantos y hemos comido tan bien... que hemos estado a puntito de quedarnos allí con ellas a vivir para siempre.
EN LA MESA TRAS EL ALMUERZO, AL QUE SE UNIÓ EL PARROCO DE AYENE

En estos días hemos hecho pocas cosas más que comer, cantar, comer, hacer pasteles, comer, y ver Gente en TV1 internacional. Porque ellas tienen tele y cogen la primera cadena y nosotros nos volvimos locos y nos pasamos 3 horas pegados a la pantalla viendo todos los cotilleos primero y el telediario después. Nos moríamos de la risa comentándolo todo con ellas. Porque además están enamoradas todas de alguien: la mayoría de Águila Roja, que tienen todos los capítulos en el ordenador y a veces se acuestan a las 5 de la mañana viendo un capítulo detrás de otro, otras de Ricky Martin, de Superman el de Smallville... que se llevaron un disgusto viendo que Ricky se casa...
DESAYUNANDO POR LA MAÑANA RECIÉN LEVANTADAS
Pablo Troncoso Web Developer