Casa de acogida, ONG y orfanato en Siem Reap, Camboya


Siem Reap está llena de orfanatos. En general, tienen muy mala fama y se dice de ellos que hacen negocios con los niños ya que, gracias a ellos, los encargados de los orfanatos se quedan con mucho dinero. Unicef recomienda no visitar ni apoyar este tipo de centros y en Internet se pueden encontrar muchas malas experiencias con ellos. Nosotros vinimos hace 6 años a Siem Reap y visitamos el orfanato ACODO. En aquél entonces los niños realizaban cada tarde un espectáculo de danza Khmer para recaudar fondos de los turistas que acudieran y así autofinanciarse. Las condiciones de los niños eran muy precarias, dormían en el suelo del escenario donde bailaban, y ayudamos a recaudar dinero para construir un dormitorio para ellos. Muchos os acordaréis porque ya nos seguíais o porque contribuisteis económicamente. Pues nosotros hemos seguido teniendo contacto con ellos, que periódicamente nos han enviado fotos e información sobre los niños. Hace algo así como un año, les propuse que hicieran un cambio en su web. Me pareció que la web no “vendía”, no invitaba a visitarlos o a colaborar con ellos. Era muy compleja, con demasiada información que en algunos caso no era clara o incluso era contradictoria. Les propuse reescribir los textos en inglés y traducirla al español, francés y alemán, para que de esa forma pudieran llegar a más gente y conseguir más ayuda. Ellos me dijeron que sí y empecé, con la ayuda de algún amigo, la ardua tarea de traducir ingente cantidad de información. Pero a medida que traducía e intentaba clarificarlo todo, menos claro lo veía. En el apartado de contabilidad en el que se detallaban los ingresos y gastos pasados, sólo había datos hasta 2010 y estos datos no eran claros. Además tienen un apartado de proyectos futuros y lo que necesitan recaudar para llevarlos a cabo son cantidades desorbitadas para 50 niños. Les escribí contándoles mis dudas y las respuestas que me dieron fueron poco claras. Justificaban las cifras infladas, tanto pasadas como futuras, y había preguntas a las que directamente no respondían. Inmediatamente abandoné la idea de ayudarlos con la web porque no quiero contribuir a un fraude. Buscando información por Internet, encontré escritos de Españoles que habían visitado el orfanato y que no les había gustado demasiado. En inglés encontramos cosas más concretas, como un grupo de periodistas que habían estado investigando sobre orfanatos en Siem Reap y decían que ACODO era el que más dinero recaudaba al año, unos 250,000 dólares, y el más visitado por los turistas. Y todo eso para alimentar y dar salud, educación y un techo a unos 50 niños. Un poco sospechoso todo, no? Cortamos la relación con ellos y decidimos visitarlos cuando estuviéramos aquí. Y como aquí estamos, hemos ido a visitarlos para ver qué impresión nos daban 6 años después. Y la impresión que nos ha dado ha sido la peor. El orfanato está viejo, sucio y descuidado, la impresión es deprimente. Había sólo unos 5 niños allí aunque, según el cuidador, ahora hay en el centro 16 niños. No hay trabajadores más que el coordinador con el que nosotros hablamos por email. Nos encontramos allí a una voluntaria española con la que estuvimos charlando y que nos contó que allí no había muchos más trabajadores ni niños, la vecina los alimenta y es la cocinera. Poco más. Nos llevamos una impresión muy mala y la sospecha de que el dinero y las ayudas se están yendo por algún sitio. Nos quedamos en contacto con la chica española que intentará averiguar qué está pasando. Y nosotros acordamos con el encargado que hasta que no actualizaran la información y nos mandaran datos fiables no seguiríamos trabajando en la web. Veremos qué pasa.

 
EN LA PUERTA DE ACODO
 EL DORMITORIO DE LAS NIÑAS CON LA PLACA EN LA QUE SALIMOS, NOSOTROS Y VOSOTROS

Ese mismo día quedamos con Lidia, una española que dirige una casa de acogida en Siem Reap llamada “Juntos por Camboya”. Nos avisó antes de ir de que no tendríamos ningún contacto con los niños, ellos estarían en la casa pero no los veríamos. Es muy celosa con la intimidad de los niños, los protege hasta las últimas consecuencias y nos pareció perfecto. Nos hizo la comparativa diciendonos “tu dejarías que unos extraños vinieran a jugar con tus hijos sin conocerlos de nada?”, y nos hizo entender que en efecto, no era normal poder ver a los niños así si más. Nos recibió en el centro en el que viven ahora, una gran casa en la que viven los niños, una pequeña casita donde reciben a las visitas y otra de dos plantas con las oficinas abajo y salas para las actividades extraescolares arriba.  


LA CASA EN LA QUE VIVEN EN ESTE MOMENTO Y, EN EL CENTRO, LIDIA

Nos estuvo contando todo sobre su proyecto, sobre su vida que es ahora este proyecto de sacar adelante a estos y otros niños contra viento y marea. Y lo que nos contó nos dejó con la boca abierta. Lo que esta mujer ha sido capaz de conseguir y hacer por esos niños no se puede explicar con palabras. Estos niños tienen todo lo que pueden necesitar gracias a ella y a su lucha continua para conseguir los recursos que lo hacen posible. Nos llevó a visitar su gran proyecto, su gran logro: un nuevo centro al que se mudan en una semana. Un complejo en el que hay edificios con dormitorios y cocina para los niños, una escuela, edificio de oficinas y otro para extraescolares, canchas de futbol, baloncesto y voley... un sitio precioso y bien pensado para que los niños vivan felices. Los que hay ahora (casi 50) y los que vendrán, porque el centro tiene capacidad para 120 niños. Además de que en un futuro el centro ofrecerá servicios a los niños de la comunidad. Un proyecto precioso, bien gestionado, con claras prioridades y donde el niño es lo primero en todo momento. 
 
LOS DORMITORIOS DEL NUEVO CENTRO
A LA IZQUIERDA LA COCINA Y A LA DERECHA UN EDIFICIO DE USOS MULTIPLES
LA ESCUELA Y A LA IZQUIERDA, SIN TERMINAR, EL EDIFICIO ADMINISTRATIVO

Luego nos llevó a visitar su taller, un lugar en el que trabajan varias mujeres cosiendo bolsos a cambio de un salario muy digno, bolsos artesanos que se venden al turista o se mandan a Australia para venderlos allí. A cambio, los niños de estas mujeres tienen que ir a la escuela.

MUJERES COSTURERAS EN EL TALLER DE BOLSOS

Nos fascinó Lidia, con su personalidad arrolladora, y su proyecto. Una azafata de vuelo catalana que lo dejó todo para entregar su vida a los niños. Un 10 para ella. Aquí os dejo el link a su web. Si alguien puede ayudarla de alguna forma ella recibirá feliz la ayuda. www.juntosporcamboya.org
Quedamos con Lidia para cenar aquella noche y se nos unió Rebeca, la española que está haciendo un voluntariado en ACODO. Lidia nos llevó a un restaurante de comida camboyana en la que probamos platos típicos deliciosos de verdad, una pasada la comida Khmer, nos quedamos flipados. Si venís por aquí,no dejéis de probar el Amok de pescado y el curry Khmer, uummmmm!!

CENANDO COMIDA KHMER

Y después de la cena fuimos a tomarnos un helado a otro sitio que es un proyecto social. Se trata de un sitio de Frozen Yogurt, de esos en los que te echas tu el yogurt helado en un vasito y luego le añades los toppings que quieras y pagas al peso. Esta heladería la ha montado una ONG y absolutamente el 100% de los beneficios va para un grupo de 50 niños de familias sin recursos que han venido a Siem Reap para estudiar en la universidad. Ellos son los que trabajan en la heladería, cada uno tiene que estar allí tres tardes a la semana para aprender a llevar un negocio. Además deben dedicar una tarde a la semana a hacer trabajos para la comunidad. A cambio les pagan todo lo que conlleva vivir en Siem Reap y estudiar en la universidad. Y de este proyecto no se escapa nada, todo el dinero va para ellos. Así que si alguno pasa por esta ciudad que no dude en ir a comerse un yogurt a “PROYECT Y” y colaborará con una buena causa. Además los chicos están allí deseando practicar su inglés y explicarte cómo funciona su proyecto.

EN LA PUERTA DEL PROYECT Y CON LOS CHICOS, LIDIA, REBECA Y NOSOTROS 4

Fue un día precioso y muy enriquecedor. Nos quedamos contentos y con la cabeza llena de buenas intenciones. Hasta la próxima!!




Pablo Troncoso Web Developer

2 comentarios:

  1. Muy interesante.
    Pablo, el enlace es www.juntosporcamboya.org, lo acabo de visitar
    Un saludo y que sigais igual de bien,
    Carmen Jiménez Herrera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Upps, gracias Carmen, tienes razón. Ya lo hemos corregido. Un saludo!!

      Eliminar