Visitar los templos de Angkor en Siem Reap, Camboya



Hemos pasado 7 días completos en Siem Reap. Y qué hemos hecho en estos días? Porque 7 días pueden parecer muchos para Siem Reap, pero a nosotros se nos han quedado cortos. Hemos dedicado 4 días completos a ver los templos, uno a visitar ONGs y dos a no hacer absolutamente nada y planear cómo podemos hacer para venirnos a vivir a Siem Reap jeje. Os parece bien? Porque a mi me parece fantástico, hemos tenido nuestra ración de todo y la verdad es que los cuatro formamos un buen equipo. Porque con Edu y Loli nos lo hemos pasado de muerte. Y aunque para nosotros era nuestra segunda vez en Angkor (la primera fue en 2009), lo hemos disfrutado como si fuera la primera, aunque con bastante más gente.
Pablo Troncoso Web Developer

Casa de acogida, ONG y orfanato en Siem Reap, Camboya


Siem Reap está llena de orfanatos. En general, tienen muy mala fama y se dice de ellos que hacen negocios con los niños ya que, gracias a ellos, los encargados de los orfanatos se quedan con mucho dinero. Unicef recomienda no visitar ni apoyar este tipo de centros y en Internet se pueden encontrar muchas malas experiencias con ellos. Nosotros vinimos hace 6 años a Siem Reap y visitamos el orfanato ACODO. En aquél entonces los niños realizaban cada tarde un espectáculo de danza Khmer para recaudar fondos de los turistas que acudieran y así autofinanciarse. Las condiciones de los niños eran muy precarias, dormían en el suelo del escenario donde bailaban, y ayudamos a recaudar dinero para construir un dormitorio para ellos. Muchos os acordaréis porque ya nos seguíais o porque contribuisteis económicamente. Pues nosotros hemos seguido teniendo contacto con ellos, que periódicamente nos han enviado fotos e información sobre los niños. Hace algo así como un año, les propuse que hicieran un cambio en su web. Me pareció que la web no “vendía”, no invitaba a visitarlos o a colaborar con ellos. Era muy compleja, con demasiada información que en algunos caso no era clara o incluso era contradictoria. Les propuse reescribir los textos en inglés y traducirla al español, francés y alemán, para que de esa forma pudieran llegar a más gente y conseguir más ayuda. Ellos me dijeron que sí y empecé, con la ayuda de algún amigo, la ardua tarea de traducir ingente cantidad de información. Pero a medida que traducía e intentaba clarificarlo todo, menos claro lo veía. En el apartado de contabilidad en el que se detallaban los ingresos y gastos pasados, sólo había datos hasta 2010 y estos datos no eran claros. Además tienen un apartado de proyectos futuros y lo que necesitan recaudar para llevarlos a cabo son cantidades desorbitadas para 50 niños. Les escribí contándoles mis dudas y las respuestas que me dieron fueron poco claras. Justificaban las cifras infladas, tanto pasadas como futuras, y había preguntas a las que directamente no respondían. Inmediatamente abandoné la idea de ayudarlos con la web porque no quiero contribuir a un fraude. Buscando información por Internet, encontré escritos de Españoles que habían visitado el orfanato y que no les había gustado demasiado. En inglés encontramos cosas más concretas, como un grupo de periodistas que habían estado investigando sobre orfanatos en Siem Reap y decían que ACODO era el que más dinero recaudaba al año, unos 250,000 dólares, y el más visitado por los turistas. Y todo eso para alimentar y dar salud, educación y un techo a unos 50 niños. Un poco sospechoso todo, no? Cortamos la relación con ellos y decidimos visitarlos cuando estuviéramos aquí. Y como aquí estamos, hemos ido a visitarlos para ver qué impresión nos daban 6 años después. Y la impresión que nos ha dado ha sido la peor. El orfanato está viejo, sucio y descuidado, la impresión es deprimente. Había sólo unos 5 niños allí aunque, según el cuidador, ahora hay en el centro 16 niños. No hay trabajadores más que el coordinador con el que nosotros hablamos por email. Nos encontramos allí a una voluntaria española con la que estuvimos charlando y que nos contó que allí no había muchos más trabajadores ni niños, la vecina los alimenta y es la cocinera. Poco más. Nos llevamos una impresión muy mala y la sospecha de que el dinero y las ayudas se están yendo por algún sitio. Nos quedamos en contacto con la chica española que intentará averiguar qué está pasando. Y nosotros acordamos con el encargado que hasta que no actualizaran la información y nos mandaran datos fiables no seguiríamos trabajando en la web. Veremos qué pasa.

 
EN LA PUERTA DE ACODO
 EL DORMITORIO DE LAS NIÑAS CON LA PLACA EN LA QUE SALIMOS, NOSOTROS Y VOSOTROS

Ese mismo día quedamos con Lidia, una española que dirige una casa de acogida en Siem Reap llamada “Juntos por Camboya”. Nos avisó antes de ir de que no tendríamos ningún contacto con los niños, ellos estarían en la casa pero no los veríamos. Es muy celosa con la intimidad de los niños, los protege hasta las últimas consecuencias y nos pareció perfecto. Nos hizo la comparativa diciendonos “tu dejarías que unos extraños vinieran a jugar con tus hijos sin conocerlos de nada?”, y nos hizo entender que en efecto, no era normal poder ver a los niños así si más. Nos recibió en el centro en el que viven ahora, una gran casa en la que viven los niños, una pequeña casita donde reciben a las visitas y otra de dos plantas con las oficinas abajo y salas para las actividades extraescolares arriba.  


LA CASA EN LA QUE VIVEN EN ESTE MOMENTO Y, EN EL CENTRO, LIDIA

Nos estuvo contando todo sobre su proyecto, sobre su vida que es ahora este proyecto de sacar adelante a estos y otros niños contra viento y marea. Y lo que nos contó nos dejó con la boca abierta. Lo que esta mujer ha sido capaz de conseguir y hacer por esos niños no se puede explicar con palabras. Estos niños tienen todo lo que pueden necesitar gracias a ella y a su lucha continua para conseguir los recursos que lo hacen posible. Nos llevó a visitar su gran proyecto, su gran logro: un nuevo centro al que se mudan en una semana. Un complejo en el que hay edificios con dormitorios y cocina para los niños, una escuela, edificio de oficinas y otro para extraescolares, canchas de futbol, baloncesto y voley... un sitio precioso y bien pensado para que los niños vivan felices. Los que hay ahora (casi 50) y los que vendrán, porque el centro tiene capacidad para 120 niños. Además de que en un futuro el centro ofrecerá servicios a los niños de la comunidad. Un proyecto precioso, bien gestionado, con claras prioridades y donde el niño es lo primero en todo momento. 
 
LOS DORMITORIOS DEL NUEVO CENTRO
A LA IZQUIERDA LA COCINA Y A LA DERECHA UN EDIFICIO DE USOS MULTIPLES
LA ESCUELA Y A LA IZQUIERDA, SIN TERMINAR, EL EDIFICIO ADMINISTRATIVO

Luego nos llevó a visitar su taller, un lugar en el que trabajan varias mujeres cosiendo bolsos a cambio de un salario muy digno, bolsos artesanos que se venden al turista o se mandan a Australia para venderlos allí. A cambio, los niños de estas mujeres tienen que ir a la escuela.

MUJERES COSTURERAS EN EL TALLER DE BOLSOS

Nos fascinó Lidia, con su personalidad arrolladora, y su proyecto. Una azafata de vuelo catalana que lo dejó todo para entregar su vida a los niños. Un 10 para ella. Aquí os dejo el link a su web. Si alguien puede ayudarla de alguna forma ella recibirá feliz la ayuda. www.juntosporcamboya.org
Quedamos con Lidia para cenar aquella noche y se nos unió Rebeca, la española que está haciendo un voluntariado en ACODO. Lidia nos llevó a un restaurante de comida camboyana en la que probamos platos típicos deliciosos de verdad, una pasada la comida Khmer, nos quedamos flipados. Si venís por aquí,no dejéis de probar el Amok de pescado y el curry Khmer, uummmmm!!

CENANDO COMIDA KHMER

Y después de la cena fuimos a tomarnos un helado a otro sitio que es un proyecto social. Se trata de un sitio de Frozen Yogurt, de esos en los que te echas tu el yogurt helado en un vasito y luego le añades los toppings que quieras y pagas al peso. Esta heladería la ha montado una ONG y absolutamente el 100% de los beneficios va para un grupo de 50 niños de familias sin recursos que han venido a Siem Reap para estudiar en la universidad. Ellos son los que trabajan en la heladería, cada uno tiene que estar allí tres tardes a la semana para aprender a llevar un negocio. Además deben dedicar una tarde a la semana a hacer trabajos para la comunidad. A cambio les pagan todo lo que conlleva vivir en Siem Reap y estudiar en la universidad. Y de este proyecto no se escapa nada, todo el dinero va para ellos. Así que si alguno pasa por esta ciudad que no dude en ir a comerse un yogurt a “PROYECT Y” y colaborará con una buena causa. Además los chicos están allí deseando practicar su inglés y explicarte cómo funciona su proyecto.

EN LA PUERTA DEL PROYECT Y CON LOS CHICOS, LIDIA, REBECA Y NOSOTROS 4

Fue un día precioso y muy enriquecedor. Nos quedamos contentos y con la cabeza llena de buenas intenciones. Hasta la próxima!!




Pablo Troncoso Web Developer

Cómo ir de Laos a Camboya por tierra pasando por el puesto fronterizo más corrupto de toda Asia


Cuando estás en el sur de Laos tienes dos opciones para entrar en Camboya. Una es volar desde Pakse y la otra hacerlo por tierra. El vuelo hasta Siem Reap, en Camboya, costaba algo más de 100 euros por lo que decidimos hacerlo por tierra. Cuando buscamos información en internet fue bastante desalentador: todo el mundo hablaba de un trayecto interminable y del paso de la frontera más corrupta de toda Asia en la que tienes que sobornar al policía para que te den el visado. Algunos hablaban de salir a las 8 de la mañana y llegar al destino más de las 12 de la noche. “Haz éste camino por tierra sólo si estás muy desesperado, si tienes pasta vuela” habíamos leído. Ante toda esta información decidimos hacer lo más consecuente: irnos por tierra. Ahí, echándole valor a la cosa, luchando contra los elementos para vivir en nuestras carnes una pesadilla de día. Quién dijo miedo? Corruptos a mi, que soy capaz de pelear hasta las últimas consecuencias si pienso que me están cobrando de más en un tuk tuk. Pues ahí que fuimos los cuatro en la isla de Don Det a comprar nuestros billetes hasta Siem Reap. De momento empiezas con el timo del precio: en la isla todos venden este trayecto a 30 euros. Es una pasada absoluta, un robo, pero como todos lo venden a eso y estás en una isla no te queda otra que tragar. Aunque luego descubrimos que había otra opción más barata que os la cuento en un ratito. Le especificamos que queríamos hacer el trayecto en autobús y no en minivan ni minibus y el tipo nos dijo que perfecto, que nuestros billetes eran para autobús, que en nuestra opinión es mucho más cómodo.
A las 8 de la mañana estábamos en el embarcadero, junto a otro puñado de guiris, para salir de la isla y llegar a tierra firme. Esto ya está incluído en el precio que has pagado. El trayecto en barco es cortito, en unos 20 minutos estás en tierra y andas unos 5-10 minutos hasta la estación de autobuses. Allí llegó un tipo que nos dijo que teníamos que esperar a las 9,30 para salir pero que mientras repartiría los papeles para la visa para que los rellenáramos y se lo entregáramos. Pero claro, después de todo lo que habíamos leído yo iba con las uñas fuera y dispuesta a pelear cualquier cosa. El tipo te pedía el pasaporte, los papeles rellenos, una foto y 40 dólares, cuando yo sabía que el precio legal del visado para Camboya era de 30. Le dije que no, que yo no quería que me lo arreglara él, que lo haría yo misma en la frontera. Alguna gente dijo lo mismo pero el tipo empezó a meter miedo, a decir que allí hay muchas colas y que si no te da tiempo el autobús no te espera y se va sin ti... el caso es que todo el mundo le creyó y le pagó religiosamente los 40 dólares. Juegan con eso, con el miedo de la gente para sacarle la pasta. Nosotros 4 no le dimos nada y decidimos hacerlo nosotros. A las 9,30 salieron dos minivans con todos los guiris hacia la frontera. Y cuando llegamos empezó lo divertido. Fuimos hasta el puesto fronterizo de Laos donde debes sellar la salida del país. Allí el tipo te pide 2 dólares por sellarte el pasaporte de salida. No es la tasa, es dinero para su bolsillo, o le pagas o no mueve su santa mano para estampar el sello, así de simple. Y os aseguro que después de 54 países visitados es la primera vez en la historia que nos piden que paguemos para poner el sello de salida. Le decimos que no vamos a pagar los dos euros, que no nos importa que no nos ponga el sello porque nunca volveremos a Laos y nos vamos con aire despechado. El puesto fronterizo de Laos está separado del de Camboya por unos 100 metros en medio de la nada en los que no hay nada ni nadie, ni un policía si quiera. Pero justo antes de llegar al puesto de Camboya hay una mesa con 4 personas vestidas de blanco que te dicen que son de la oficina de control de la malaria y que tienes que pagarles un dólar por que te tomen la temperatura en la oreja con un termómetro que tiene vida propia de la cantidad de orejas que ha visitado. Habiendo leído sobre ésto pasamos muy rápidos y les dijimos que no, que teníamos nuestras cartillas de vacunación en regla y que no lo necesitábamos. Pasamos rápido y con decisión, sin darles mucha opción a réplica. Pero a los que venían atrás los pararon y pagaron el dólar por que les tomaran la temperatura, otro timo más.
En el lado fronterizo hay un edificio nuevo inmenso y precioso que está completamente vacío. Sorprendentemente la oficina se encuentra en una casucha de madera súper cutre en la que hay un policía con cara de perro. Y de nuevo, por primera vez en la historia, nos miró si habíamos sellado la salida de Laos. Cuando entras en un país no miran si has sellado la salida del anterior, a ellos eso no les importa, eso es tu problema con el otro país. Pero aquí son todos unos corruptos y están compinchados unos con otros. Miró el pasaporte y dijo: no tienen el sello de salida a Laos, no puedo darles el visado de entrada en Camboya. Así de simple, tienes que pagar al corrupto porque si no se nos acaba el chiringuito, y yo controlo que le pagues a él así como el controla que me pagues a mi y todos contentos. Así que nos tocó andar de nuevo los 100 metros y volver al puesto de Laos con la cabeza gacha para pagar los dos dólares por persona y pedir que nos pusieran el sello. Con lo despechada que me había ido yo de allí y me tocó tragarme mis palabras. Ya con el sello nos fuimos al lado camboyano para sacar la visa. Recordáis que os dije que la visa para Camboya cuesta 30 dólares? Pues el tipo nos dice directamente: tenéis que pagar 35 dolares por la visa y el sello. Y eso qué significa? Que tienes que pagar 30 dólares por la visa y 5 para que el corrupto de turno se digne a poner la pegatina de entrada en tu pasaporte. Vamos que se lleva 5 dólares para su bolsillito limpios de polvo y paja. Y no hay discusión que valga eh? Que el tío tiene una cara de mala leche como para discutirle nada. Uf, yo estaba envenenadita de la muerte, con un cabreo monumental pero... no queda otra, si quieres entrar en Camboya por allí tienes que sucumbir a los encantos de los que custodian la entrada. Al menos pagamos en total 37 dólares y no los 40 que quería cobrarnos el del autobús. El tipo se gana 3 dólares por turista por gestionarlo. Vamos un sacadinero en el que todos ganan. Imaginad la cantidad de gente que pasa por allí al día, estos tipos deben estar forrados. Y en internet hay muchísimas denuncias de que esto pasa pero claro, si son ellos mismos, la misma policía, que puede pasarles?

PUESTO FRONTERIZO DE LAOS
Pablo Troncoso Web Developer

Pakse y Si Phan Don, las 4000 islas del Mekong



Os meteríais en una cama de un metro de ancho con un desconocido durante 12 horas? Si el muchacho es guapo y huele bien si, verdad? Pero y si es un laosiano con una camisa que anda sola, un olor un poco sospechoso, la uña del dedo chico de unos 5 cm de largo y las plantas de los pies encalladas? Cambia la cosa, eh? Pues esa situación podría darse si viajarais a Laos. Así que, si os gusta la aventura, venirse pacá!!!
Porque, os acordáis que estábamos en Vientiane esperando nuestro visado a la India y que por fin lo conseguimos? Pues aquella misma noche cogimos un autobús nocturno hasta Pakse, nuestra siguiente parada ya en el sur del país. El autobús costaba 17,5 euros y tardó 12 horas en llegar a su destino. La suerte es que era un autobús cama, y aunque las camas no eran demasiado grandes, pudimos ir en posición horizontal.
Pablo Troncoso Web Developer

Que ver y hacer en Vientiane y el visado de la India


Vientiane, la capital de Laos, es una capital atípica. No resulta caótica, ruidosa o sofocante. Muy al contrario es tranquila, con sus edificios bajos, poco tráfico, un paseo agradable a la orilla del río y unas noches relativamente frescas. Pero a pesar de todo eso tampoco resulta muy interesante. Tiene poca cosa que ver y un mercado nocturno que se parece más al mercadillo de los domingos que a un mercado de artesanía. Si pasas aquí un día o dos te va perfecto, ocupas tus días entre una cosa y otra y te vas pensando que no estaba tan mal como te la pintaron. Pero si pasas aquí 6 días acabarás como un león en una jaula. Si, el león soy yo, no sólo por mis pelos encrespados por la humedad sino por mis ganas de seguir con la ruta.Después de dar muchas vueltas encontramos el hotel Mixok, una habitación doble con baño y desayuno por 15,5 euros y un restaurante muy agradable y con muy buenos precios. Si pasáis por Vientiane una muy buena opción.


LA PAGODA DORADA SÍMBOLO DE LA CIUDAD

JUNTO A ELLA HAY UN BUDA TUMBADO DE DIMENSIONES GIGANTESCAS

Los primeros días fueron divertidos. Con Edu y Loli dando vueltas con bicis alquiladas a 1 euro el día o en motitos a 7,5 euros, hemos visitado los lugares importantes. Y es que además de la pagoda dorada puedes visitar el Arco de la Victoria, el Wat Si Saket (el templo más antiguo de la ciudad, cuya entrada cuesta 0,55 €) o dar un paseo de varios kilómetros hasta el Buda Park. Este parque es obra de otro pirado, que se ve que por Asia hay muchos de esos que les da un día el levante y se ponen a construir sitios extraños. Pues en este caso le dio por construir un parque lleno de estatuas de buda y distintos personajes del hinduísmo y budismo hechas de cemento armado. Que horrible suena verdad? Pues si, suena horrible, pero como estaba entre mucha vegetación verde y bien cuidado se veía bonito, o curioso cuanto menos. Pero Edu y Loli se marcharon hace un par de días y nos están esperando en la siguiente ciudad, así que nos hemos quedado más aburridos sin ellos.

EL ARCO DE LA VICTORIA 
WAT SI SAKET, EL TEMPLO MÁS ANTIGUO DE LA CIUDAD

DENTRO DE ESTE TEMPLO HAY 7000 ESTATUAS DE BUDA, QUE LAS CONTAMOS UNA A UNA, Y ALGUNOS FRESCOS BASTANTE INTERESANTES.

EL BUDA PARK

NOSOTROS SALTANDO DE FELICIDAD POR HABER ENCONTRADO LA ILUMINACIÓN

MERENDANDO CON EDU Y LOLI, DÁNDONOS UN HOMENAJE AL QUE INVITÓ EDU PORQUE HABÍA RECIBIDO BUENAS NOTICIAS LABORALES

Y por qué nos hemos quedado aquí tantos días? Pues porque hemos decidido sacar el visado para India aquí. El problema es que conseguir este visado no es algo fácil en Asia. Cuando entras en el país te dan una visa gratuita de 30 días, pero si quieres pasar allí varios meses necesitas tramitar una visa por ese periodo. Y no es fácil que te la concedan en Asia, conocemos a otros viajeros que lo han intentado y les ha costado. Y como en Bagkok y Kuala Lumpur ponen muchas pegas y tardan más de una semana en emitirla, decidimos intentarlo en Vientane, donde hay una embajada de la India seguro que mucho más tranquila que en otras capitales. Nada más llegar llevamos los papeles y empezó la odisea. Encontrar la embajada fue la primera, porque la dirección estaba mal en internet y pasamos literalmente hora y media dando vueltas con las bicis a toda carrera para llegar antes de que la cerraran. Fue muy complicado encontrarla porque nadie sabía donde estaba. Entre eso y que no teníamos ni un mal mapita nos costó la vida. Llegamos con el formulario que tienes que rellenar previamente por internet impreso con su foto escaneada y todo. Pero el tipo nos dice que la de Pablo no sirve, que no se le ve en la foto media oreja izquierda porque su cara está inclinada levemente y que la foto debe ser completamente de frente. Que? Estará bromeando, no? ¿Me dice que si Pablo comete un delito en India lo van a saber identificar por el lóbulo izquierdo? Mire usted necesito este visado antes del viernes porque me marcho de la ciudad el sábado y no puedo volver mañana. Nos manda a hacernos nuevas fotos a una tienda que está a dos calles y nos dice que en 5 minutos cierra, que tenemos que estar de vuelta antes y que quiere las fotos con el fondo blanco. El colega de la tienda nos hace las fotos delante de una tela azul y las abre en el ordenador para borrar el azul y convertirlo al blanco con sus santos huevazos y su photoshop pirata. Pero el colega amplia mi foto hasta que soy un conjunto de cuadraditos y se dispone a quitar el azul de detrás de mi pelo!!! Mire señor son las 10:58, quedan dos minutos para que cierre la embajada y necesito esa foto así que ponga el fondo blanco con un barrido general y déjeme el pelo a lo afro. Como no nos entendía llamó al vecino para que nos tradujera, yo casi muero de un infarto os lo juro, vaya estrés. Cuando por fin lo entendió lo hizo así, y tendríais que ver la foto, casi me muero de la risa, Bob Marley a mi lado tiene el pelo lacio. Volvimos a la embajada casi a las 11,05 pero nos dejaron entrar. El tipo nos dijo que si eran válidas, pero que necesitábamos llevar un certificado de nuestra cuenta bancaria que pruebe que tenemos dinero, no vaya a ser que queramos quedarnos a vivir en la India de manera ilegal (no se me ocurre una mejor forma de vida). Y además un billete de entrada y otro de salida a la India. ¿Pero como voy a comprar un billete, si no tengo visado aún? Pues prereservas uno y lo imprimes. Quedamos en que le enviaríamos todo eso por email y que empezaría a tramitarlo. Era martes y el día de recogida era el siguiente lunes, 5 días laborables después. Le dijimos que necesitábamos que estuvieran para el viernes porque el sábado nos íbamos de la ciudad y nos dijo que no nos prometía nada porque dependen de que España les mande nuestros certificados de penales, que volviéramos el viernes para ver si los habían enviado. Y rezándole a la Macarena volvimos el viernes por la mañana y por la tarde. Pero se ve que la macarena está muy ocupada ahora con tantos parados y no obró el milagro. Los pasaportes no estaban. Maldición!!! que hacemos ahora??? pues como la hindú que trabajaba en la embajada era un cielo de mujer, nos dijo que el sábado por la mañana, que ya habrían llegado los certificados por el desfase horario, iría a la embajada para hacerlos y dárnoslos. Increíble no? Pues así es la India y por eso su eslogan es Incredible India. Que ganitas tenemos de estar allí!! así que en cuatro días hemos conseguido un visado válido para 6 meses con doble entrada, toma ya!!! felices de la vida.

Ahora se nos plantea otro problema: me queda una única hoja libre en mi pasaporte. ¿Y por qué es un problema? Pues porque en muchos países te piden como requisito un pasaporte con 6 meses mínimo hasta la fecha de caducidad y dos hojas en blanco. Y no puedo buscar una capital con embajada española para sacar un pasaporte nuevo porque perdería el visado de la India que tengo en este. La única hoja que me queda libre es la que van a utilizar al cruzar a Camboya para poner su visa que es también de pegatina. A partir de ese momento sólo puedo ir a países con visado gratuito de entrada que sea un sello que puedan poner en algún huequito que haya libre en las páginas. Todos los que requieran visado anterior o sea de pegatina quedan descartados de nuestro trayecto a partir de este momento. Pero por ahora, seguimos en Laos!!!


Pablo Troncoso Web Developer

Que ver y que hacer en Luang Prabang y Vang Vieng


Llevamos sólo 9 días en Laos, lo suficiente para habernos dado cuenta de que los laosianos están en un paso intermedio entre los tailandeses y los vietnamitas. Y parecerá broma, pero la verdad es que, en nuestra opinión, cuanto más al este nos vamos, más desagradables y maleducados nos parecen. Empezando por la gente de Myanmar, que son lo mejor que nos hayamos encontrado, hasta terminar en el este de China con los más maleducados que hemos visto nunca. Dentro de China creemos que se da el mismo fenómeno. El caso es que notamos que ya no estamos en Tailandia. Siguen siendo amables, y mucho, pero puede que si no les compras ya no te sonrían y llevan la uña del dedo chico larga hasta alcanzar dimensiones imposibles, que eso te lo metes en el oído y te hace un agujero en la masa gris. Claro que aquí aún no se dejan crecer los pelos de los lunares, lo que es de agradecer. De cualquier forma hemos pasado una semanita fantástica. Os acordáis de que tras dos días en un barco por el Mekong, llegamos a una ciudad llamada Luang Prabang? Pues de esta ciudad habíamos leído opiniones para todos los gustos: para unos es la ciudad más bonita de todo el sudeste asiático y para otros una ciudad turística que parece un decorado. Mi opinión? Que ni tanto ni tan calvo. La verdad es que nos ha gustado muchísimo: es una ciudad muy tranquila, de edificios coloniales de dos plantas muy bien conservados, llena de monjes y con unos templos maravillosos. A mi lo de que parece un decorado me hace gracia: son edificios coloniales auténticos, que están bien conservados y pintados. Para que al guiri le parezcan auténticos deben dejar que se caigan a cachos? En fin... que es una ciudad perfecta para pasar tranquilamente un par de días de relax visitando la ciudad y las cataratas de los alrededores. Y encima tiene un mercado nocturno fantástico en el que comerte unos bocadillos para chuparse los dedos. Que eso de que esto fuera colonia francesa ha dejado una herencia de baguettes rellenas de todo lo posible que nos ha vuelto locos de verdad. Los precios tampoco estaba tan mal: hemos dormido por 11 euros la noche en doble con baño, la baguette cuesta entre 1 y 2 euros dependiendo del relleno, y los batidos 1 euro. Lo más caro fue alquilar una moto, que mientras que en Tailandia la alquilas por unos 3-5 euros al día, aquí te la cobran a 11.

Pablo Troncoso Web Developer

Cual es el mejor seguro de viajes?


Cuando uno sale de viaje para un tiempo largo, una de las cosas que más le agobia es el tema sanitario. Es verdad que curar cosas sin importancia no suele resultar caro: si vas al médico por una diarrea, un esguince en el pié o una rodilla raspada por caerte de una moto, vas a poder afrontar el gasto sin que te resulte un descalabro económico demasiado grande. Por poner un ejemplo, os cuento que cuando me hice un esguince de tobillo en Chile me hice una radiografía y una eco doppler para asegurar que no hubiera nada raro porque se me puso la pierna muy morada. Todos los gastos que supuso mi pierna sumaron 120 euros en un hospital de Chile en el que me atendió un médico maravilloso con el que aún guardo amistad. Pablo se hizo un esguince en el brazo en China y el coste de la radiografía para comprobar que no estuviera roto y el vendaje costó 14 euros en total. Son sólo ejemplos para ilustrar mi teoría de que problemas sanitarios leves no requieren de un gran desembolso económico.


El problema vendría si tuviéramos algún problema grave de salud: una apendicitis, una piedra en el riñón, una fractura o cualquier otra circunstancia que requiera hospitalización y recurrir a la cirugía. Y ya se que eso es ponerse en lo peor, pero si esa circunstancia se diera os aseguro que, a no ser que tuviérais mucha pasta, íbais a necesitar pedir un crédito para poder afrontarlo. Y más cuando si a uno le pasa algo grave en algún país perdido del mundo, no se va a conformar con cualquier hospital, va a querer que le atiendan en el mejor hospital del país, que normalmente son hospitales internacionales y carísimos. No se vuestra opinión, pero os aseguro que si me encuentro en Camboya y a Pablo le pasa algo grave, lo llevo al mejor hospital que haya en el país así tenga que pasarme el resto de mi vida devolviendo un crédito.

Son cosas que uno no se plantea cuando tiene 20 años. Pero a nosotros nos pasa que, acercándonos a la cuarentena, todos los escenarios posibles pasan por nuestras cabezas. Y a lo largo de todos estos años hemos conocido a muchos viajeros, algunos que han tenido problemas graves, y los seguros de viajes que llevaban. Aquí os doy algunos consejos a la hora de buscar un seguro de salud para un viaje con cobertura en el mundo entero, de la opción más económica a la más cara. Tened en cuenta que han sido calculados en octubre de 2015 con un seguro anual para una persona de 38 años:

- En primer lugar revisa tu póliza de decesos. Casi todas las personas pagan una póliza de decesos que es la que cubrirá todos los gastos de su entierro el día de su  muerte (si no la pagas tú, pregúntale a tus padres, que seguro que la pagan por ti). A eso lo llamamos en Sevilla "el seguro de los muertos". Pues aseguraos de mirar bien vuestra póliza antes de viajar, porque muchas de ellas incluyen un seguro de viajes. Nuestra póliza, por ejemplo, incluye un seguro de viajes que está bastante bien. Cubre hasta un viaje de máximo 90 días, es decir, que los primeros 3 meses de viaje no necesitamos contratar un seguro extra porque ya estamos cubiertos por el seguro de "los muertos". Las coberturas no son muy altas pero están bien, te aseguras de que si tienes un problema estarás cubierto hasta 12.021 euros. Evidentemente habrá mil compañías y mil coberturas, ésta es sólo la nuestra.

- Con un coste bastante económico podéis sacar un seguro de viajes de hasta un año de duración en Ocaso Oro Plus. Un seguro para un año os costará unos 120 euros, eso si, las coberturas son muy limitadas. Cubre hasta 20,000 euros de gastos médicos, lo que no es mucho en una situación de gravedad. Pero por poco dinero os aseguráis de que estáis cubiertos de base, y a confiar en que no pase nada especialmente grave. Eso si, incluye la repatriación del enfermo en caso necesario, desplazamiento de un familiar para hospitalizaciones de más de 3 días e incluso repatriación del cadáver si ya nos ponemos en la peor de las situaciones.

- True travellers es una opción intermedia. Por 280 euros por persona al año (opción básica) tienes un seguro con una cobertura bastante alta. El problema es que es un seguro con franquicia, es decir, que los primeros 170 euros los pagas tu cada vez que te pongas enfermo. De esta forma, todas las veces que te enfermes o necesites un médico por cosas leves lo tendrás que pagar tu. Pero si te pasa algo grave estás más que cubierto y no te costará ni un euro más (hasta un límite de 3 millones). Este precio excluye EEUU y Canadá. La ventaja es que si no te pasa nada durante el viaje pagarás menos por tu seguro con una amplia cobertura. Tienen diferentes tipos de seguro, algunos específicos para los que ya están en ruta, además se pueden personalizar, o sea, puedes añadir o quitar cosas que necesites o no y abaratar costes. Pincha en el banner para calcular los costes de tu seguro.


- IATI seguros: muy usada por los viajeros de largo recorrido. El seguro de un año cuesta 665 euros por persona pero cuidado, que cubre sólo hasta 30,000 euros de gastos médicos en el extranjero. Eso sí, incluye cobertura en EEUU. Si quieres una cobertura de hasta 100,000 euros tienes que pagar 1050 euros.
Pincha en el banner para calcular los costes de tu seguro y llévate un 5% de descuento contratando a través de nuestro blog.

- La última opción es la más cara y a la vez la más completa. En esta vida no hay nada gratuito amigos, lo barato tiene peros y lo bueno sale caro. Se trata de World Nomads. El seguro estándar por un año incluyendo EEUU cuesta 1000 euros por persona. Eso si, no tiene franquicias y cubre hasta 3,5 Millones de euros de gastos médicos. Es decir, que te pase lo que te pase estás cubierto siempre y en el mejor hospital del país, sea algo tonto o algo grave. Conocemos a gente que viajaba con este seguro y que ha tenido problemas sanitarios y cuentan que se han hecho cargo de todo, hasta el más mínimo detalle.
Pincha en el banner para calcular los costes de tu seguro.
Pues con los datos sobre la mesa ya podéis sentaros a pensar vuestra mejor opción. Claro que habrá otras, seguro! pero estas son las que más se oyen entre los viajeros, y que hemos conocido hablando con unos y con otros. Simplemente queríamos compartir la información que hemos ido aprendiendo a lo largo de estos años con vosotros. Y suerte para que no tengáis que usarlos!


Pablo Troncoso Web Developer

Como cruzar de Tailandia a Laos por Chiang Kong y como llegar a Luang Prabang en barco por el Mekong


Para cruzar a Laos por el norte de Tailandia cogimos un cutrebus en Chiang Rai que por 1,5€ (65 Bath) nos llevaría hasta el pueblo fronterizo de Chiang Kong. Los autobuses salen cada media hora, así que no hay problema, te vas a la estación y esperas al siguiente. El trayecto dura 2 horas en las que vas pasando por pobladitos y campos de arroz muy bonitos. Y es poco antes de llegar a Chiang Kong donde tienes que decidir en qué forma puedes cruzar la frontera. Hay dos opciones:

1. El autobús te lleva hasta la estación de autobuses de Chiang Kong, desde donde puedes ir al muelle en Tuk-Tuk o dando un paseito de 20 minutos, y un barquito te cruza el Mekong hasta Houai Xai (Laos) por 1€ (40 Bath), previo paso eso sí por el puesto fronterizo de Chiang Kong para que os sellen la salida de Tailandia (si no lo haceis, podéis tener problemas para volver a entrar). Una vez en Laos pasas también por el puesto de frontera y con una foto de carnet y 35$ o 320.000 Kip (la moneda de Laos, al cambio 10.000 es 1€) te dan el visado para 30 días.

2. El autobús te para en el desvío hacia el paso de frontera de tierra a unos 4 km antes de llegar a Chiang Kong. Ahí tienes que coger un Tuk-Tuk para recorrer los 5 kms. Que te separan de la frontera (te piden 100 Bath por persona, pero al final lo sacamos por 100 los dos, unos 2,5€). Una vez en la frontera, lo mismo, sellas la salida de Tailandia y coges un bus que te lleva por 0,5€ te llevan a puesto laosiano, donde otra vez con una foto y 35$ te dan el visado. De ahí hay unos 10kms hasta Houai Xai, así que toca coger un Tuk-Tuk que por unos 2€ (75 Bath o 20.000 Kip) por persona te llevan al centro de la ciudad.

EL AUTOBUS DE CHIANG RAI A CHIANG KONG
Pablo Troncoso Web Developer