Qué ver en Kunming


Si si, ya lo se, que la otra vez que estuvimos en China pusimos a los chinos a parir, que Pablo juró y perjuró que no volvería a China, bla bla bla... pues aquí estamos. Si es que no se puede hablar. Y todo debido a la unión de un billete muy barato desde Kuala Lumpur (60 euros) con la posibilidad de visitar el Tibet, algo de lo que siempre hemos tenido muchas ganas, en verano que no hace tanto frío. Y hemos dicho: quién dijo miedo? Esta vez ganamos nosotros la batalla! Y tras 4 horas de vuelo aquí estamos, en Yunnan, una provincia del suroeste de China. Reconozco que nos bajamos del avión con la escopeta cargada, y también tengo que reconocer que el país nos ha recibido con una grata sorpresa: no todos los chinos son desagradables, los chinos amables existen! Estaban todos aquí!! aleluya!!. De hecho, en esta parte del gigante asiático se puede decir incluso que hasta sonríen. Y eso hace que hasta lo más difícil pueda volverse un poquito más fácil.

Nos vinimos en el autobús de línea hasta el centro y allí andamos hasta el hostel. Se llama Cloudland y tengo que decir que la sorpresa al abrir la habitación fue tremenda. Son habitaciones completamente nuevas, bien cuidadas y decoradas, con una iluminación acogedora y sábanas y edredones impecables. Todo eso por 25 euros, lo que nos parece un poco caro para esta zona, pero tengo que decir que ha merecido la pena alojarse aquí. Además de una ubicación inmejorable.
NUESTRA HABITACION EN EL CLOUDLAND HOSTEL
DESAYUNANDO EN LA TERRAZA COMUNITARIA
De todas formas reconozco que viajar por una zona como ésta tiene una dificultad añadida. El hecho de que nadie hable ni una sola palabra de inglés lo complica todo bastante. Vamos, que el otro día fui al supermercado a comprar leche y ningún empleado fue capaz de entender milk, mira tu que básico milk, de primero de inglés, no? Pues nada, ni milk. Y claro, con todo escrito en chino no éramos capaces de encontrarla. Hemos intentado también comprar una tarjeta para el móvil pero ha sido imposible: no entienden ni la palabra internet!!! internet! No es obvio? Pues aquí parece que no, y aunque le enseñes el móvil y digas “internet” cincuenta veces no consigues que te entiendan. Uno cogía el móvil y lo miraba fijamente y muy de cerca, como para que le viniera una iluminación divina o yo que se!!! otro incluso nos puso una aplicación en el móvil a la que le hablábamos en inglés y le hablaba a él en Chino y viceversa, pero un desastre porque no tenía sentido nada de lo que la tal “SILI” (la SIRI china) decía y fue una de las situaciones más absurdas que uno pueda vivir. Pero claro, te montas en un autobús y... donde te bajas? Hay dos pociones: una es que la del hotel te escriba en chino el nombre de la parada y se la enseñas al conductor, normalmente él asiente y llega un momento en que te hace señas con la mano para que te bajes. Perfecto. Pero si te surge coger un autobús sin pasar por el hotel la cosa se complica. Así que buscamos el nombre de la parada en chino y ponemos nombres a los caracteres: fantasmita, trineo al revés, chino contento, diablo. Y vamos mirando en todas las paradas hasta que vemos un nombre que se parece a todo eso. Y funciona!!!! y lo mejor es ponerles nombre, la verdad es que nos estamos partiendo con eso.
MIRAD UN BILLETE DE AUTOBÚS. PARA CAMBIAR DE CIUDAD O LLEVAS ESCRITO EL NOMBRE DE LA CIUDAD DE DESTINO O NO VIAJAS. Y CUANDO TE DAN EL TICKET... AVERIGUA A DÓNDE TIENES QUE IR Y A QUÉ HORA...
Y no os miento, una cosa que llevo fatal es el rumbo que toman aquí todas las secreciones corporales. Que yo puedo ser muy guarra, es verdad, y tengo gran tolerancia a las guarradas, pero hay ciertas cosas que me hacen dar arcadas. Ni que decir tienen las rascadas que vienen de lo más profundo de su garganta y que acaban con el lanzamiento de un gapo espeso a distancias considerables. Así que ve siempre pendiente para que no te pille alguno en su camino. Me muero vamos, me pilla alguno y vomito allí mismo fijo. Otra cosa es que hay gran cantidad de gente que se suena los mocos sin pañuelo, es decir, tapan un agujero y soplan con todas sus fuerzas por el otro lanzando la mocarrada directa al suelo. Con eso es que vomito doble, que asco!!! y no se ve ni uno ni dos, se ven muchos, todo el día por la calle. Otro regalito del cielo son los palillitos de dientes. Os juro que el inventor debería estar encarcelado. Ves a los chinos todo el rato con su palillito de diente escarbando, que en una de esas se pinchan una amigdala. Y luego sacan el paluego, a veces lo mastican directamente pero otras lo miran antes. Diossssss no puedo con eso!!! y por último los peos. Que se ve que eso aquí va por libre. Que ayer estábamos en la parada esperando el bus y había tres adultos charlando. De pronto uno se tiró un peo tipo trueno en el apocalipsis y los otros dos ni se inmutaron, siguieron hablando como si se diera por hecho que la vida es así y esas cosas pasan. Bueno pues nada, dicen que a donde fueres haz lo que vieres, no? Pues ahí estamos, jejeje.
En todos los blog de viajeros que han pasado por aquí, que por cierto no son muchos, leímos que Kunming no merecía la pena, y que era una ciudad de paso para llegar y marcharse al día siguiente. Discrepo totalmente. Hemos estado 3 días y medio y a mi se me han quedado cortos. Hay mil cosas que hacer en una megaurbe como ésta y no hemos tenido tiempo de verlo todo. Que aunque desde España suene a que estamos en el culo del mundo, esto es una ciudad con 7 millones de habitantes, sus rascacielos, sus centros comerciales, sus HyM y Zaras... y sus edificios preciosos.
EDIFICIOS DE KUNMING ILUMINADOS POR LA NOCHE
LA CONSULTA DE UN DENTISTA. MEJOR SI NO ME DA UN DOLOR DE MUELAS
El primer día fuimos a visitar el bosque de piedra, una de las cosas más famosas de esta zona. Es un bosque de rocas de piedra caliza tan altas que puedes andar entre ellas. Habíamos visto fotos y nos apetecía ir así que en la recepción nos apuntaron los buses y las paradas. El primer bus debía llevarnos a la estación de autobuses y le enseñamos nuestro destino al conductor. Una hora más tarde le habíamos enseñado el nombre de la parada al hombre ya tres veces y seguía diciendo que si con la cabeza. Os juro que creíamos que íbamos a llegar casi a Matalascañas cuando por fin nos avisó de que habíamos llegado. Y en el mapa parecía cerca! Ese era el tramo corto!!! que ciudad más grande por dios!!! Comprar el billete no fue difícil porque llevábamos escrito “bosque de piedra” en un papel. La chica extendió el ticket, puso un número 3 con los dedos y escribió en el papel: time: right now. Hombreeeee sabía una palabra!!! el bus salía en ese momento así que nos fuimos a la puerta 3 y nos montamos. 2 horas después llegamos a lo que nosotros creíamos que iba a ser una jornada campestre tipo trekking. Pero había inmensos edificios de cemento con palitos puestos para ordenar las colas más que en Eurodisney y grandes pantallas luminosas. Nos quedamos flipados y no sabíamos ni hacia dónde ir. Ni un solo cartel en inglés, ni uno solo. Todo escrito en chino. Claro que si al día reciben 1000 chinos y 2 guiris, para qué molestarse? La verdad es que lo entiendo, su turismo es nacional, por aquí lo extrañísimo es encontrarse a algún europeo. Tras varias vueltas (por eso os digo que viajar por un país así requiere un poco de más esfuerzo) dimos con las taquillas y entramos en el parque. Y he de reconocer que era muy bonito, pero está bastante adulterado, todo lleno de caminos y edificios de cemento, ha perdido la esencia, está bastante desnaturalizado. Y tuvimos la suerte de verlo sin mucha gente, porque cuando nos íbamos entraban hordas y hordas de chinos acompañados de guías con micrófono y banderita en mano. Menos mal que llegamos antes que todos ellos.





IMÁGENES DEL BOSQUE DE PIEDRA
UNO PUEDE VENIR A UN BOSQUE VESTIDA DE DIVINA...
O DE... NO SÉ NI QUÉ NOMBRE PONERLE
UN LAGO A LA ENTRADA DEL PARQUE

Otro día se lo hemos dedicado al Templo Dorado. Para llegar fue la misma odisea, dejamos atrás la ciudad y empezaba a haber más verde que gris y yo estaba de lo más escamada. Pero os aseguro que la hora de autobús mereció la pena con creces. Es un jardín botánico con un maravilloso templo formado por varios edificios. Tanto los edificios como los jardines cuidadísimos y los bonsais eran tannn bonitos, que no queríamos irnos de allí y le dedicamos varias horas.










DIFERENTES ZONAS DEL TEMPLO Y LOS JARDINES
ENCUENTRA AL QUE NO TIENE RABO...
PUEDES DISFRAZARTE DE ÉPOCA PARA VISITAR LOS EDIFICIOS Y HACERTE FOTOS, ESTOS ERAN VISITANTES DEL TEMPLO
Y el tercer día lo hemos dedicado a pasear por la ciudad, que tiene un lago precioso, calles con antiguas casas restauradas, tiendas de tés muy interesantes, mercados callejeros y grandes avenidas de centros comerciales. Además conocimos a Ivo, un español que vive desde hace 20 años aquí y que tuvo la amabilidad de dedicarnos varias horas a enseñarnos la ciudad e invitarnos a comer. Un encanto de hombre con una historia de lo más interesante que hizo que fuera un día muy especial.
COMIENDO CON IVO
NOS COMIMOS UNA PALOMA QUE ESTABA PARA MORIRSE DE RICA
ANTIGUAS PUERTAS DE LA CIUDAD
UNA DE LAS DOS PAGODAS
EL LAGO
PARTE DE LA MURALLA QUE HAN RESTAURADO

EL MERCADO DE ANIMALES ERA UN HORROR, CON CIENTOS DE ANIMALES ENCERRADOS EN UNA JAULA: CERDOS, PUERCOESPINES, PERROS, GATOS, SERPIENTES, PECES, CONEJOS... AQUÍ VEMOS RANAS DE COLORES Y PECES QUE LES HABRÁN INYECTADO ALGO PARA QUE TENGAN DIBUJADA UNA FLOR EN EL CUERPO. UN HORROR LA VERDAD.
POR LAS NOCHES TODO SE LLENA DE PUESTOS QUE HACEN PINCHITOS A LA PARRILLA. PINCHITOS DE TODO, DESDE PATITAS DE POLLO O CERDO A GUSANOS O GRILLOS, SI PINCHAIS EN LA FOTO PARA AMPLIARLA LO VERÉIS MEJOR
CENANDO SOPA DE NOODLES
Así que encantados con la ciudad nos marchamos a la siguiente en nuestra ruta hacia la zona tibetana: Dali. Tanto facebook como google están capados aquí, pero como siempre, existen formas de saltarse las reglas y subir un post. Muchos besos a todos y nos vemos en el siguiente!!!
ALGUIEN SABE QUÉ FRUTA ES ÉSTA? ES LA PRIMERA VEZ QUE LA VEMOS
Pablo Troncoso Web Developer

2 comentarios:

  1. Qué bonito todo. Tenemos un amigo que ha vivido en Kunming un año aprendiendo chino, pero no habíamos visto muchas fotos de aquello.

    ResponderEliminar