Las playas de Zanzíbar


Zanzíbar es la isla más famosa de Tanzania y a donde viene todo el mundo para descansar después de un safari. Pues nosotros no íbamos a ser menos no? Que para eso estamos de honeymoon. Así que después de pasar unos días en el Lago Victoria decidimos venirnos para acá. El único vuelo directo a la isla era muy caro, así que la opción más barata sin contar las 14 horas de autobús era volar a Dar es Salaam y de ahí coger un ferry. Ir del aeropuerto al puerto nos costó un largo regateo, porque el precio para los turistas es el doble que para los locales. Al final, por 10 euros conseguimos que nos llevaran, pero costó incluso salir del aeropuerto a patas perseguidos por los taxistas. Y el puerto es también un poco locura.

La guia te avisa de que sólo compres los tickets para el ferry en la ventanilla oficial, pero cuando llegas hay varios edificios, mucha gente y todo el mundo te dice que vayas con el que te va a llevar a la oficina “oficial”. En fin que conseguimos encontrar el sitio correcto y comprar cuatro tickets para el siguiente ferry. Los tickets costaron 27 euros cada uno y el ferry tardaba una hora y media. Yo iba preparada para la guerra, con mi bolsita anti-pota lista para emergencias, porque en los barcos es algo inevitable en mi. Pero esta vez me porte muy pero que muy bien. Desde que el barco empezó a andar cerré los ojos religiosamente, y no los volví a abrir hasta que Zanzibar estuvo a la vista. Y llegar en barco a la isla es algo muy bonito porque se ve la vegetación, las playas y la ciudad principal, Stone Town, que ya desde lejos promete lo que luego encuentras al desembarcar: una ciudad fascinante, una mezcla de culturas árabe, hindú, católica... más podría parecer una ciudad de Marruecos que una del África Subsahariana.

Pablo Troncoso Web Developer

El Lago Victoria


Como ya os conté la ultima vez, nuestro safari, en vez de volver a Arusha, terminó en el Lago Victoria. Yo siempre había querido conocer el lago y ahora que lo conozco tengo una opinión personal muy clara: no merece la pena visitar el lago Victoria por esta zona. Yo he visto fotos del lago en otros países como Uganda y me pareció precioso. Pero cuando veníamos en el 4x4 del safari y entramos en la ciudad ya sospechamos lo que nos encontramos al llegar al centro de Mwanza: una ciudad horrible y caótica. Según la guía Lonely Planet, que hay que filtrar bastante, la segunda ciudad más bonita de África.

Según yo, una ciudad que no merece la pena en absoluto visitar. Claro que esas cosas dependen siempre de la persona, pero para mi, ningún interés. Hemos pasado aquí tres días y hemos ido a los mercados, hemos visto los atardeceres y hemos dado un paseo en barco en un ferry local que cruza a otro punto de la zona. El paseo en ferry ha sido lo mejor, ver el lago desde dentro, ver las orillas, los paisajes. Pero tampoco resulta nada espectacular. Esta zona no es turística y no está preparado, hay muy pocas opciones para hacer cosas y tampoco ofrece el encanto de lo local y auténtico. Sé que habrá quien se me eche encima para decir que si que merece la pena pero hijos que le voy a hacer, es mi opinión personal.  

 

Pablo Troncoso Web Developer

Hacer un safari en Tanzania por 500 euros por persona




Los últimos 10 días han sido grandiosos. Pero grandiosos de los de verdad, de los que no se olvidan. Primero por el bodorrio de nuestros amigos Sonsoles y Javi, que como sabéis no sólo son nuestros compañeros de viajes sino que son muy importante para nosotros. Y segundo porque para celebrar el bodorrio nos hemos venido con ellos a hacer un safari que no olvidaremos nunca.
Pablo Troncoso Web Developer

Tras un duro examen: nos vamos de vacaciones!!


Por fin he vuelto a ser yo. Tras un par de meses en los que satán, o por decirlo de otro modo “el espíritu del alemán”, se había apoderado de mi cuerpo, he vuelto a ser poseída por mi misma y vuelvo a ser Elena, la de siempre. Y es que sabéis que yo lo de los nervios es algo que aún no he aprendido a gestionar ni después de 37 añitos lidiando con ellos a diario. Me pueden, a mi los nervios me pueden. Y ante la llegada inminente de mi examen de B2 de alemán me convertí en un ser irritable capaz de morder a cualquiera que me hablara un poquito fuera de tono. Y el problema es que estoy en Alemania, y aquí que alguien te saque de quicio no es algo muy complicado. En fin, que los últimos dos meses han sido un poco de pesadilla centrados en mi estudio a niveles obsesivos.

Parecía que el 2 de junio no iba a llegar nunca. Y os juro que lo he dudado, que pensaba que vivía en un eterno día de la marmota y que el examen se me había cronificado. Pero no, el día 2 de junio por fin llegó. Y no voy a ocultar que la noche antes, en la soledad de mi piso y ante miles de folios, temblando como una hojita y solita porque pablo andaba de guardia, me salió la vena drogata y eché mano de un tranxilium 10 de esos que tiene Pablo por ahí para situaciones extremas como ésta. Porque os aseguro que esta lo era. Voy a tener que hacer un curso de aprender a gestionar las emociones, lo se. Pero mientras tanto los tranxilium no están mal, os lo aseguro. Aunque tampoco os creáis que a mi un tranxilium 10 me deja caos, que yo necesitaría un tranquilizante para caballos. Porque ni aún así conseguí dormir más de 5 horas. Un desastre.  
El examen fue agotador, de 8 de la mañana a 2 de la tarde con un nivel de estrés superior al que mi cuerpo es capaz de tolerar. Varias horas de examen escrito, otra parte de oír y el colmo de los colmos: el examen oral. Menos mal que el tema me gustaba y soy capaz hasta de sofocarme con él: qué opinas sobre los uniformes en los colegios. Así que ahí me lié a hablar como una loca, que a saber lo que dije. Los examinadores me sonreían, al menos de vez en cuando, aunque no se si a modo de “estoy de acuerdo” o de “tremendo lo que acabas de largar por tu boca”. Sea como sea hecho está. Y más o menos transcurrió sin incidentes, salvo que al examinador se le ocurrió sentarse a mi lado para mirar lo que escribía y me puso de un histérico que lo mire con ojos de odio, esos que yo se poner muy pero que muy bien, y le dije: le importa dejar de mirarme que me está usted poniendo de los nervios?. El hombre debió entender que se encontraba en peligro porque se marchó inmediatamente. 
Y si, se que no debería contarlo por aquí, pero acumulé tantos nervios que salieron de mi cuerpo en forma de diarrea al llegar a casa. Y os juro que al tirar de la cisterna sentí que todas las horas de estudio se iban por la cañería. Que alivio, que losa más grande me había quitado de encima. Y es que llevo 2 añitos, que se dicen pronto, en los que mi vida está centrada en su mayoría en aprender alemán. Así que ya necesito pasar página y aprobar ese examen para tener el maldito certificado en mis manos. Si he aprobado o no, no lo sabré hasta dentro de 3 o 4 semanas, así que de momento lo mejor es olvidarme y cuando vuelva de vacaciones ya veremos.  
Porque si, ha llegado el momento, y como premio a mi esfuerzo me merezco unas vacaciones como Dios manda. Y Pablo también la verdad, aunque sólo sea porque el pobre me ha echado una paciencia infinita y al volver del examen me había llenado el salón de serpentinas y una cartita de amor, que es muy romántico el. Así que el viernes nos vamos de viaje, por fin. Con lo que me gusta a mi una maleta, un avión y estar 24 horas al día con mi Pablito al lao. El viernes volamos a Madrid porque el sábado tenemos el bodorrio de nuestros amiguísimos Sonsoles y Javi. Y el lunes volaremos los cuatro rumbo a Tanzania. Si, vamos a arruinarles su luna de miel pero no pasa nada, juntos hasta el infinito y más allá. A ver si no nos come un león. Bueno más bien a ver si conseguimos ver, aunque sea de lejos, un león. De momento no tenemos nada, sólo los billetes de avión y la primera noche porque llegamos a las 2 de la mañana al aeropuerto de kilimanjaro. Así que hemos buscado dónde dormir la primera noche y ellos nos vendrán a buscar, una familia que tiene una ong y que alquila habitaciones en su casa. La próxima vez os escribiré desde Arusha, o eso espero si la conexión me lo permite. Comienza una nueva aventura!!!! besos a todos  
AQUÍ, POR SUERTE, SIGUEN LLEGANDO ESPAÑOLES, CADA VEZ SOMOS MÁS!

Pablo Troncoso Web Developer