Visitar Cochabamba y la Paz


Tras nuestros relajados días en Potosí y Sucre, tocaba moverse. El siguiente destino era Cochabamba, una ciudad a medio camino entre Sucre y La Paz. No teníamos muchas expectativas con esa ciudad, ya que no es muy turística para nosotros los “guiris”, pero no había otra para llegar a la capital. El problema era el transporte: o hacíamos mogollón de horas en bus nocturno (y estos no son como los de Argentina, os lo aseguro) o cogíamos un avión. La decisión no fue fácil, porque la diferencia de precios era considerable... Bueno, considerable para los precios de aquí. El planteamiento fue el siguiente: Si el bus tarda 11 horas, es por la noche, por carreteras de montaña sin asfaltar, el asiento casi ni se reclina, al día siguiente vamos a estar hechos polvo... El precio eran unos 70-80 bolivianos (7-8€). Por otra parte, el avión tardaba muy muy poco, salia a las 11 de la mañana, con lo que no teníamos ni que levantarnos muy temprano, y el precio era 28€.

Resolución del conflicto: “Elena, yo por 20€ no me pego la paliza de toda la noche sin dormir y el riesgo de las carreteras de montaña sin asfaltar por la noche... NOS VAMOS EN AVIÓN!”
Y así fue, nos compramos los billetes con BOA (que no es una bicha, sino Boliviana de Aviación), y el día del vuelo estábamos en el aeropuerto con nuestra WIFI gratis mientras esperábamos que anunciaran la salida. El vuelo fue el más corto que hemos hecho jamás: duró 20 minutos!! Pero 20 minutos literal, de puerta a puerta como quien dice. Pero incluso así, a los azafatos les dio tiempo de repartir un snack y de recoger la basura, jejeje. La verdad es que quedamos muy contentos con la compañía y, sobre todo, con la diferencia entre 11 horas y los 20 minutos que tardamos en llegar a Cochabamba.
ANTES DE MONTARNOS EN EL AVIÓN DE BOA
VISTAS DEL ALTIPLANO BOLIVIANO DESDE EL AVIÓN
Desde el aeropuerto tomamos un bus de linea que nos iba a dejar en la plaza central para que buscáramos alojamiento, pero al colega del bus se le olvidó avisarnos de dónde nos teníamos que bajar, así que tras una hora le preguntamos si faltaba mucho y el tío nos dice que ya hace rato que nos hemos pasado. Así que nada, nos bajamos allí mismo y tomamos un bus de vuelta al centro, pero bueno, por 15 céntimos cada pasaje tampoco era pa mosquearse mucho.
Una vez en el centro comenzamos a buscar, esta vez íbamos los dos con las maletas y yo entraba en cada hotel que veíamos mientras Elena esperaba en la puerta con las maletas. La puñeta fue que había una feria internacional de “nosequé” en la ciudad y todos los alojamientos estaban a full, así que de Hostels, nada de nada, y los hoteles eran supercaros!! Al final y tras mucho buscar, nos quedamos en el Hotel Ideal (el nombrecito tiene tela), en una suite, si, si, una suite! Nos la dejaron al precio de la doble, 25€ con baño, WIFI y desayuno buffet, carísimo para lo que veníamos pagando en este país, pero bueno, no hubo otra opción, y total, sólo eran 2 noches.
LA SUITE DEL HOTEL IDEAL
Cochabamba no da para mucho, en un día la puedes ver entera. Como visita turística están la plaza de armas, rodeada de edificios coloniales y, como no, con su catedral, su ayuntamiento, etc. La plaza está llena de gente vendiendo de todo, y nosotros no pudimos resistirnos al olor de una bolsa de palomitas (o crispetas, Jordi, jeje) recién hechas... Ummmmm, que buenas estaban!!
LA CATEDRAL DE COCHABAMBA
COMPRANDO LAS PALOMITAS
Otra de las visitas de la ciudad es el Cristo de la Concordia, supuestamente la imagen de Cristo más grande del mundo, con unos 34,20 metros... Vaya, acabo de leer en la web que ya no lo es, han hecho una de 36 metros que está en Polonia, pero bueno, por poco, no? Para subir al mirador donde se encuentra la imagen hay dos opciones: subir 1399 escalones (paso) o subir en teleférico (mola). Tardamos una hora en hacer la cola para subir, que aguante, en?? Pues si, por 80 céntimos cada uno teníamos el billete de ida y vuelta, porque lo de los escalones, con el lorenzo pegando de lleno, como que no nos apetecía mucho. Las vistas desde arriba de la ciudad eran muy bonitas, no porque la ciudad en si lo sea, sino porque esta toda rodeada de montañas y se ve bonita.
EL CRISTO DE LA CONDORDIA CONCORDIANDOSE CONMIGO
LAS VISTAS DESDE EL MIRADOR
Al bajar paramos a comer en una “broastisería”, donde ponen pollo “al espiedo” (que, como decía Marichu, parece pollo con un gorro de speedo de nadador, jeje) o pollo “al broaster”. Ummm, que indecisión! ¿Qué me pido, al espiedo o al broaster?? Al final fue al espiedo, que es asado (broaster es frito) y es como más sano. Un plato de cuarto de pollo con patatas, plátano frito y arroz costaba 1,60€. Allí hicimos una foto que nos encantó, porque vendían todos los tamaños habidos y por haber de refrescos, si no, mirad:
NOSOTROS NOS PEDIMOS LA DE “LITRICUARTO”
Tras comer intentamos ir a ver el Palacio Portales, una casona colonial de un ricachón Español que importó desde Europa casi todo lo que hay en su palacio, pero como era lunes, pues claro, como todo buen museo pues estaba cerrado. Solo lo vimos por fuera y pintaba bien, pero bueno, otra vez será.
Por la noche nos fuimos a ver un espectáculo de danza que había en un teatro cercano al hotel. Danza de todo tipo, desde clásica, contemporánea, jazz, hip-hop y... flamenco!!! Si, si, como fin de fiesta un grupo flamenco de Bolivia, que la verdad es que los pobres tenían muy poco arte, pero con las ganitas de feria que teníamos los dos, nos supo a gloria!! Fandango, bulerías, alegrias, y, por supuesto, sevillanas! Casi casi nos arrancamos los dos en medio del teatro a bailarlas, pero nos resistimos. Ahora, que en cuantito llegamos al hotel y pusimos el telediario internacional y lo despidieron con imágenes de la feria de Sevilla al compás de unas sevillanas de los cantores de híspalis, ahí si! Ahí nos arrancamos los dos como dos posesos a bailar la primera con unas ganas y una energía que deberíais habernos visto, jjejeje. Y todo eso en nuestra maravillosa suite!
Al día siguiente otro bus, esta vez camino de la capital, La Paz. El bus tardaba 7 horas que se nos hicieron eternas por varios motivos. El primero y principal era que allí dentro olía a choto! Había un olor reconcentrao a sudor de 7 días que no se podía aguantar, Elena casi echa la primera papilla. Éramos los únicos guiris, el bus iba lleno de cholitas y bolivianos con todo tipo de bultos. Otro de los motivos era la cuestión espacial, y no me refiero a Pedro Duque ni nada de eso, sino del espacio que había entre mis rodillas y el asiento de alante, casi nulo.
Ir en autobús resulta muy cansado, pero tiene algo de especial que lo hace muy interesante. Y es que desde el autobús se ven muchas cosas que uno normalmente no ve. Normalmente nos movemos por ciudades pero desde el autobús se pasan los pueblos. Y los pueblos aquí son auténticos, porque las casas son de barro con el techo de paja, la mayoría tiene un cercado con animales y un horno de barro, la ropa tendida... Los indígenas están con sus ropas rodeados de llamas, trabajan en los campos... es donde se ve la auténtica Bolivia, y no la que vemos los turistas en las grandes ciudades.
UN PUEBLO CUALQUIERA DESDE EL BUS, SON TODOS HECHOS DE ADOBE DEL MISMO COLOR QUE EL SUELO Y LAS CASAS SON MUY PEQUEÑAS
En fin, que tras las 7 horas de rigor llegamos a La Paz, y desde la terminal al centro para buscar de nuevo hostel. Esta vez recalamos en el Lion Palace, un hostel bastante nuevo (de hecho, todavía no está acabado el 3er piso), y en el que por 11€ teníamos una doble con baño, WIFI y desayuno incluido, y en pleno centro.
EN LA PUERTA DEL HOSTEL
El primer día de estar allí coincidimos con una manifestación de indígenas que pedían que no subiera el precio de la canasta familiar. La verdad es que es un pueblo que lucha mucho, ya hemos visto varias manifestaciones por varios motivos, pero siempre relacionado con la subida de sueldos o la bajada de los precios. Nos gusta y nos sorprende. Habiendo un alto indice de analfabetismo la gente sabe que tiene derechos y los defiende, las cholitas salen a la calle a gritar sus peticiones, en ese sentido creo que tenemos mucho que aprender de ellos.
CHOLITAS” (COMO LLAMAN A LAS INDÍGENAS QUE VISTEN ASÍ) EN PLENA MANIFESTACIÓN POR LA AVENIDA PRINCIPAL
MÁS CHOLITAS EN LA MANIFESTACIÓN
COMPRANDO UN JUGUITO DE NARANJA RECIÉN EXPRIMIDO POR 30 CÉNTIMOS
Y bueno, La Paz nos ha sorprendido. Siempre hemos oído a la gente hablar muy mal de esta ciudad, que si es muy peligrosa, que si es muy fea, tiene muy mala fama. Y la verdad es que no nos ha resultado peligrosa (de nuevo decimos que somos muuuuy precavidos) y, no siendo una ciudad especialmente bonita, la verdad es que nos ha dado buen feeling, nos hemos sentido muy bien aquí. Tiene una plaza central bonita y animada, un monasterio de Franciscanos de la época colonial que ahora es museo e iglesia, un par de miradores desde los que se ve toda la ciudad rodeada de montañas nevadas, con las casas colgadas de las faldas de las montañas, gente amable y sonriente, muchos restaurantitos bonitos para comer, mercados donde perderte durante horas, cafeterías... En fin, que nos ha gustado. Puede que por esperarnosla peor, nos haya resultado mejor, eso siempre pasa.
EN EL CAMPANARIO DE LA IGLESIA DE SAN FRANCISCO
LA PLAZA CENTRAL CON LA CATEDRAL AL FONDO. HAY MILES DE PALOMAS COMO EN EL PARQUE DE Mª LUISA CUANDO ÉRAMOS CHICOS, AHORA NO HAY TANTAS
LA PORTADA DE OTRA IGLESIA EN LA QUE SE OBSERVA UN SINCRETISMO RELIGIOSO BRUTAL
EN UN MERCADO DE PESCADO
PANORÁMICA DE LA PAZ DESDE EL MIRADOR DE KILLI KILLI
Y como dije antes, en La Paz también hay muchos restaurantes donde comer muy variado, desde hindúes, mexicanos, marroquies, italianos... Nosotros comimos un par de veces en un thailandés-japonés-hindú, yo comí sushi (obvio) y Elena un plato thai, todo buenísimo pero con precios guiris total (8€ por todo, jejeje). También comimos un par de veces en el restaurante que está en los bajos del hostel. Se llama Madre Tierra y lo recomendamos al 100%, porque tienen menú de almuerzo por 2,5€ por persona con la bebida incluida, y de verdad que ha sido el mejor menú de almuerzo que hemos comido desde que hemos llegado a Bolivia. Y otra cosa, que nadie que venga a Bolivia deje de probar las “salteñas”, unas empanadas con masa dulzona rellena de pollo y verduras que están para chuparse los dedos!!!
EN EL THAI-JAPO-HINDI DISPUESTOS A DEVORAR EL SUSHI!!
EN EL RESTAURANTE MADRE TIERRA DELANTE DE NUESTRO MENÚ
POR CIERTO, CAYÓ UNA GRANIZADA BRUTAL QUE TIÑÓ DE BLANCO EL ASFALTO
PROBANDO EL API MORADO, UNA BEBIDA A BASE DE MAÍZ QUE ESTÁ BUENIIIIIIIIIIIISIMA!!!
Y bueno, eso es lo que hemos hecho estos días. Queríamos hablaros de un par de cosas. Una de ellas es que aquí la gente agrupa sus negocios como en la edad media en Europa, por gremios, es decir, pasas por una calle de ferreterías y están todas juntas, igualmente las tiendas de ropa, las zapaterías, etc. Es muy curioso. Otra cosa es que la gente aquí montan puestecitos de todo, desde puestos con teléfonos en plan cabina pero en la calle, como puestos de venta de frutos secos, venta de refrescos caseros, venta de muñequitos de plástico, empanadas, de todo, y todo el mundo muy digno con sus puestecitos. La verdad es que en España si no tienes un trabajo importante es como que te avergüenzas, aquí ves a un padre de familia vendiendo muñequitos en la calle con una gran sonrisa en la cara, es genial.
Otra cosa de la que creo que no hemos hablado es el tema de la altitud: es agotador subir una escalera o una cuesta estando a 4000 metros sobre el nivel del mar, te falta el aire y por mucho que des una “boqueá” grande sigues teniendo la sensación de que te falta el aire. Y la verdad es que notamos diferencia por encima de 3500 y por debajo, creo que ahí está nuestro límite, jejeje.
Por otro lado nos llama la atención en todas las ciudades de Bolivia es lo bien cuidados que tienen los jardines y los parques, es increíble porque siempre hay flores formando figuras y siempre todo tan verde y las flores tan bien cuidadas... Un 10 para los jardineros de Bolivia.
Otra cosa llamativa es que no hay apenas carritos de bebé, las mujeres llevan a los niños colgados de telas enormes y muy coloridas a la espalda, que muchas veces pensamos que cómo no le dan golpes porque se suben a los buses con los niños a la espalda y es pa flipar verlas como se manejan. Llevan ahí a los niños hasta que son bien grandes, deben tener la espalda destrozada.
Y algo que nos encantan son los supermercados. Hay pocos aquí porque la ente compra en los mercados. Pero cuando vemos uno siempre entramos, igual que en los mercados. Porque allí puedes ver muchas cosas interesantes que reflejan muchas cosas de la vida boliviana. Aquí hay todo tipo de cereales secos. Y hay refrescos naturales para que los prepares tu mezclándolos con agua fresquita, algo así como el tang, pero con polvos de plantas naturales. Hay muchas cosas diferentes a las que tenemos en España, algunas no sabemos ni cómo las preparan. Aquí no hemos encontrado bote de gel, todo el mundo usa pastillas. Y tampoco tampones para la regla, sólo venden los OB sin aplicador, como antiguamente en España. Al final hemos encontrado tampones con aplicador venidos directamente de EEUU y a precio turista.
Pues eso, que Bolivia sigue sorprendiéndonos para bien. De momento es un destino a recomendar, pero creemos que en 15-20 días se ve de sobra lo más importante, aunque nosotros vamos a estar un mes y aún así nos vamos a dejar muchas cosas por conocer. Ahora nos falta una parte que tenemos muchas ganas de conocer: La selva Boliviana. Pero eso ya lo contaremos en el siguiente post. Besos a todos!!
Pablo Troncoso Web Developer

7 comentarios:

  1. Que tal chicos?
    nosotros no tocaremos la selva boliviana pero sabeis que seguiremos pendientes de todo.
    El hostel esta bastante centrico? tiene muchas cuestas La Paz?
    Bueno un abrazo y estamos deseando probar la gastronomia boliviana.
    Javier y Deborah.

    ResponderEliminar
  2. Hola pareja, ya veo que estais bien.
    Me hace gracia las cholitas, con sus largas trenzas, y sombreros, ellas no se modernizan,no?.
    El Cristo es mas grande que el de Rio de Janeiro?.
    Blo no me digas que to esos sushi, te los comiste tu solo?.
    Ya se os nota que teneis ganas de feria, me hubiese gustado veros bailando sevillanas en la habitacion, jejeje.
    Bueno queridos hasta el proximo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Yo también me he hecho la misma pregunta que la Reu sobre la estatua.

    Espero impaciente las aventuras en la selva, a ver si veis una BOA de las de verdad :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que os dirijís hacia Coroico, no? pasaoslo genial por todos nosotros y que descanseis!

    PD. si os han gustado las salteñas, teneis que probar los cuñapés (empanada rellena de queso).

    lapatri00

    ResponderEliminar
  5. Jo, es la primera vez que leo vuestro post en tres días diferentes, chicos es que aquí hay que pedir número para que te toque usar el pc. Me alegro de que os esté gustando tanto Bolivia, ami me agobiaría el tema de la altitud, arggggg. Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola chicos he leído vuestro viaje por Bolivia y la verdad es que sabéis contar las cosas muy reales. Yo he ido a Bolivia 2 veces a visitar Potosí que tenemos un comedor para 40 ñiños y estamos encantados con las atenciones recibidas lo bonito que es, la gente encantadora y sobre todo el precio muy económico, siempre hemos entrado por san Pedro de Atacama allí estamos odias para aclimatarnos a la altura el viaje es espectacular y lo repetiremos a finales de noviembre del 2012. Si alguien esta interesado puede escribir a jbaleisan@telefonica.net. Asociación Ibiza al desarrollo. Estamos en facebook . Les agradezco nuestra pagina es muy entretenida y real

    ResponderEliminar
  7. Uffsss... sabes que he leido toda la aventura que pasaron en Bolivia, y nos parece estupendo que la relates como lo has hecho, mi esposa y yo queremos visitar Bolivia, pero Samaipata es el lugar que nos tiene MARAVILLADOS, mi hno menor viajo hace 2 años a Samaipata en la ciudad de Santa Cruz de la sierra y nos mostro videos fotos, de lo que fueron 10 dias ESPECTACULARES, tiene una geografia unica ese pais, altiplano, sierras, selva, y todo es muy economico, y con todo lo que ustedes comentaron, me da mucha mas ancias de viajar.
    Gracias un abrazo desde Miami - Florida.

    ResponderEliminar