Viviendo con los padres de Nobuki en Kobe, una visita al castillo de Himeji, varios días en Osaka y un día en Nara



Se cumplen 200 días de nuestra salida de España y estamos tan felices como el primer día.
Hemos pasado 4 maravillosos días en casa de los padres de Nobuki, en Kobe. Para llegar a Kobe tuvimos que coger primero un tren de 50 minutos desde casa de Miyoko hasta Tokio, luego 3 horas de tren hasta Osaka y luego una última hora de tren hasta la casa. En total 5 horitas que pasaron volando entre ver el paisaje, charlar, comer y dormir un poco.
PREPARADOS PARA COMER CHACINITA IBERICA EN EL TREN
Nobuki nos había advertido mil veces de que la casa de sus padres era muy antigua, se construyó hace más de 150 años y nunca ha sido restaurada. A pesar de lo mal que nos la había pintado nos pareció genial, una casa realmente auténtica, de las que uno no tiene posibilidad de ver si no va con alguien de aquí. Me recordó a la casa de mi abuela Enriqueta pero a la japonesa, esas casas que huelen a antiguo, que tienen solera. Los padres se llaman Fukiko (ella) y Hiroshi (el) y tienen unos 70 años. Él es muy reservado pero cariñoso y ella es el colmo de la amabilidad y la entrega, no nos ha dejado mover un dedo. No paraba de hablar ni de moverse y era muy graciosa a pesar de no hablar ni una palabra de inglés. Ninguno de los dos habla inglés y nunca habían tratado con una persona de fuera de Japón. Fue muy divertido. Según Miyoko, para ellos era todo un evento que nos quedáramos en su casa, estaban muy felices y lo habían preparado todo.
FUKIKO Y HIROSHI
NOBUKI Y MIYOKO
Ana y Jesús han preferido dormir en un hotel, pero Pablo y yo dormimos en una habitación con suelo de tatami, puertas correderas, un futón en el suelo y ventanas de papel de arroz, de nuevo muy típico.
NUESTRA HABITACIÓN
DABA A UN PATIO MUY BONITO
A TRAVÉS DEL PATIO SE LLEGABA A LA COCINA, EL SALÓN, EL BAÑO Y SUS DORMITORIOS, DONDE NOSOTROS DORMIMOS ERA LA ZONA NOBLE DE LA CASA.
Nada más llegar nos esperaban con una suculenta cena a base de ternera de Kobe. Esta carne es conocida por ser la carne más cara del mundo y en España nos hubiese sido casi imposible probarla. Pues Hiroshi tenía preparados 3 kilos de ternera de Kobe, así que comimos sin consuelo, hasta hartarnos. Los filetes estaban cortados tan finos como el jamón y los hizo en una especie de sartén con azúcar y salsa de soja, los dejaba un tiempo mínimo y a comer se ha dicho. Estaba realmente delicioso, era algo increíblemente tierno y con un sabor muy especial, fuimos muy afortunados. Además había comprado un sake de primera calidad que Jesús y Pablo tuvieron que degustar si o si. De picoteo había soja y pepinos y berenjenas encurtidas. La cena fue fantástica, nos reímos un montón, intercambiamos unos regalitos (Fukiko nos había hecho a mano un montón de bolsitos de distintos tamaños unos dentro de otros con tela de kimono, para usarlos como neceser y nosotros les regalamos unos pendientes de plata mexicana a ella y una botella de tequila a el) y nos pusimos púos de verdad.
EN EL SALÓN DE LA CASA
NOBUKI SACANDO EL SAKE DE LA GARRAFA
HIROSHI A PUNTO DE EMPEZAR A PREPARAR LA CARNE
LA PRUEBA DE QUE ME HARTÉ DE TERNERA DE KOBE
ESTAMOS MUY SONRIENTES ANTE TREMENDO FESTÍN
A la mañana siguiente Fukiko nos despertó con un desayuno preparado especialmente para nosotros: arroz con curry. Que no es que no me guste el curry, que me encanta, pero para desayunar... no se yo, y además se me caían los lagrimones por la cara abajo de lo picante que estaba pero claro, la mujer lo había preparado expresamente para nosotros.
PREPARADOS PARA COMER CURRY PARA DESAYUNAR
Ese día fuimos a visitar el castillo de Himeji. Este estaba nominado a una de las nuevas 7 maravillas del mundo y era precioso. Aunque el interior no tenía nada especial porque está vacío (hay que entrar descalzo y recorrer las 5 plantas sobre suelo de madera) el exterior es impresionante, no sólo por su estilo arquitectónico tan diferente a los castillos que tenemos en Europa, sino por el hecho de ser blanco. Es conocido como “La Garza Blanca”.
EL CASTILLO DE FRENTE
EL CASTILLO DESDE UNO DE LOS LADOS
Recorrimos el castillo en unas 2 horas y nos fuimos para Osaka. Osaka es famosa por su Okonomiyaki, la especie de tortilla que se prepara en una plancha en la mesa. Pedimos varias, una con verduras, otra con carne y otra con mariscos. Pero todas llevan queso, jengibre, huevo... y es algo realmente delicioso.
COMIENDO OKONOMIYAKI EN OSAKA
La ciudad es muy grande y tiene largas calles peatonales llenas de tiendas y de carteles luminosos.
UNA CALLE DE OSAKA
Ese día había un festival y la orilla del río estaba llena de puestos callejeros en los que resultaba casi imposible adivinar qué vendían. Y las mujeres iban vestidas con el Yukata. Por el río pasaban barcos decorados e iluminados a estilo japonés. En uno de ellos había un espectáculo de una danza típica japonesa con tambores que daba bastante miedo.
EL DEL PELO ROJO BAILABA MUY DESPACIO CON UN ABANICO Y LOS DEMÁS TOCABAN EL TAMBOR. ERA DE LO MAS ABURRIDO, AHORA ENTENDEMOS POR QUÉ AQUI TRIUNFA EL FLAMENCO
A la mañana siguiente esta familia había alquilado un coche de 8 plazas para que fuéramos todos juntos de excursión a Nara. Esta ciudad es otro de los principales atractivos del país ya que está llena de templos Patrimonio de la Humanidad de hace 1500 años y de ciervos tipo bambi a los que puedes acariciar o alimentar por donde quieras.
PABLO DANDO DE COMER A LOS CIERVOS
El primer conjunto de templos era muy antiguo y precioso, todo de madera. Miyoko continuamente me preguntaba por qué hacíamos tantas fotos y por qué nos gustaba tanto si era todo de madera, no tenía nada de oro ni nada. Pero para nosotros resulta de lo más exótico.
LA ENTRADA PRINCIPAL
TODOS DELANTE DE LA PAGODA
PABLO Y YO DELANTE DEL CONJUNTO DE TEMPLOS PRINCIPAL
El segundo conjunto de templos (me resulta imposible repetir los nombres, he desistido de intentar memorizarlos) era aún más impresionante por lo inmenso de sus dimensiones.
LA PUERTA DE ACCESO, NO TIENE NINGUNA PUNTILLA, ESTÁ HECHA ENSAMBLANDO PIEZAS DE MADERA, ES MUY FAMOSA Y MUY MUY BONITA
EL TEMPLO PRINCIPAL
DENTRO DEL TEMPLO HABÍA 3 ESTATUAS DE BUDA GIGANTESCAS
MIYOKO PEGANDO A PABLO EN LA FUENTE DE OTRO TEMPLO
DE NUEVO ESCRIBIMOS EN UNA TABLITA PARA DAR LAS GRACIAS. A LA MAÑANA SIGUIENTE A LAS 10 EL CURA QUEMA TODAS LAS TABLITAS.
Ese día fuimos a almorzar Shabu Shabu. Nos trajeron una bandeja de carne de nuevo cortada tan fina como el jamón, una bandeja llena de verduras y setas y un cacharro con agua hirviendo. Tenías que meter la carne en el agua durante pocos segundos hasta que se ponía blanca, luego meterla en un cuenco con una salsa de cacahuetes y a comer!. Igual con la verdura, estaba exquisito, nos encantó. Y no puedo decir lo que costaba ninguna de estas comidas porque no nos dejaron pagar ni una sola vez, a pesar de que insistimos era imposible, según Miyoko es el carácter Japonés y debemos aceptarlo sin rechistar (Nota del co-autor: De ahí la magnifica canción inventada por Jesús Lacasa con música de la chirigota lo que diga mi mujé, que dice: y yo viasé, y yo viasé... lo que diga er japoné!!).
LA BANDEJA CON LA CARNE Y LA VERDURA
AQUÍ SE VE EL AGUA HIRVIENDO Y A NOSOTROS REMOJANDO LA CARNE EN LA SALSA.
Esa noche rematamos el día en un Karaoke. Aquí los karaokes tienen salas privadas, karaoke box, por lo que es muy divertido. Hay libros con miles de canciones, una tele plana, el equipo de música y grandes altavoces, una mesa y varios sofás. Cantamos de todo, hasta Mazinger Z y Heidi pasando por Shakira y Frank Sinatra. Como estábamos solos pudimos emocionarnos y gritar todo lo que quisimos. Fue muy divertido. Por cierto que se me ha olvidado decir que en Japón están obsesionados con las calorías, cada producto que compras trae las calorías exactas que tiene, absolutamente todo, en la carta de los restaurantes también y en el karaoke, al final de cada canción te ponía el número de calorías que habías perdido cantando, no es increíble?
EN LA ENTRADA DEL KARAOKE
AQUÍ EN EL KARAOKE BOX
MIYOKO Y YO CANTANDO POR MICHAEL JACKSON (HOMENAJE JEJE)
El día siguiente fue muy completo. Seguían teniendo el coche alquilado así que muy temprano nos pusimos en marcha. El primer destino fue una factoría de Sake. Allí nos enseñaron cómo se destila el sake a la manera tradicional, estaban los instrumentos, el edificio original convertido en un museo y un video explicativo. Estuvo bien porque yo no conocía el proceso. Al final pasamos por la tienda en la que se venden todo tipo de productos hechos con sake, hasta cosméticos porque por lo visto es muy bueno para la piel, hasta las famosas se bañan en bañeras llenas de sake. Por cierto que el segundo sake más caro se llama Sake Rocio y vale unos 80 euros la botella de un litro. Allí pudimos probar la granizada de Sake, que por cierto está malísima.
EN LA PUERTA DEL MUSEO
CON NOBUKI EN EL INTERIOR
COMIENDO GRANIZADA DE SAKE
Después de ésto nos llevaron a comer a un restaurante de noodles japoneses (Nota: Se llaman Soba, y yo creo que es por la que le dieron al inventor de este plato, jejeeje). No estaban malos, no, pero era un platón inmenso lleno de noodles sólo hervidos y fríos, había que cogerlos con palillos, que ya es una dificultad añadida, y luego mojarlos en una salsa de soja y comerlos. Aún los recordamos continuamente...
EN EL RESTAURANTE COMIENDO NOODLES JAPONESES
La tarde la dedicamos a ir a un Onsen, que es como un spa a la japonesa con aguas termales y muchas piscinas, jacuzzi, sauna... Es un lugar para relajarse. La entrada es muy barata (los hay preciosos y súuupercarísimos, pero nosotros fuimos a uno normal al que van las japonesas de diario), costaba unos 5 euros por persona. Los hombres y las mujeres están separados en diferentes zonas. Debes entrar completamente desnudo. Dedicamos una hora y media a relajarnos, probarlo todo, nos pusimos una mascarilla limpiadora, peeling de sal... en fin un poquito de culto al cuerpo. Fue una experiencia muy buena que queremos repetir antes de irnos, a pesar de que el agua estaba tan caliente que casi se nos bajaba la tensión.
También visitamos una sala de Pachinko. El pachinko es un juego de maquinitas pero en vez de echar dinero se meten bolas que tu compras anteriormente en una máquina. No nos hemos enterado muy bien en qué consiste, sólo que tienes que ir metiendo las miles de bolas por una ranura hasta que te quedas sin ninguna. Compramos 8 euros de bolas y el juego duró como 15 minutos. Pero Japón está lleno de edificios enteros de máquinas de pachinko. Dentro huele a viejo y a tabaco y el sonido es insoportable, de todas las bolas cayendo, casi ni puedes hablar. Sólo entramos para probarlo pero es un juego un poco tonto y una forma rápida de perder tu dinero.
PABLO COMO UN VICIOSO DEL PACHINKO.
Este día terminó con una maravillosa cena en un restaurante aún más maravilloso que habían reservado para la última noche. Para empezar, el restaurante nos envió a casa un minibus para recogernos a todos, por si el chofer de turno se quiere tomar unas copitas de sake, flipante, no? El edificio se encontraba dentro de un jardín japonés y estaba lleno de compartimentos individuales preciosos. Como en todas partes en Japón, tuvimos que entrar descalzos. El sitio nos sorprendió muchísimo y la comida aún más. Era una comida típica japonesa compuesta por mas de 10 platos que casi ni pudimos terminar. Era tanta comida que resultaba imposible. Pero era un deleite para la vista, el olfato, el gusto y hasta para el oído porque se oía una catarata de agua con una música relajante típica.
LA ENTRADA
EL JARDÍN DEL RESTAURANTE
ASI NOS ENCONTRAMOS LA MESA CUANDO LLEGAMOS
EL PRIMER PLATO: UN SURTIDO DE ENTRANTES A CUAL MAS RARO
GELATINA CON MARISCOS
TOFU
SASHIMI
ESTE PLATO SE LLAMABA: LA VIA LACTEA
SOPA FRÍA DE UNA VERDURA QUE NUNCA HE VISTO CON GAMBAS, VERDURA Y CARNE
ANGUILA CON UNA BOLA DE ALGO PARECIDO AL TOFU SOBRE BASE DE ESPECIE DE GELATINA
SOPA
SUSHI
EL POSTRE: GELATINA CON TROZOS DE NARANJA Y SANDÍA
No os parece increíble que nos hayamos comido todo eso? Yo, desde luego, no lo hubiera conseguido sin la ayuda de Pablo. Pero han sido unos días perfectos gracias a Miyoko, Nobuki, Fukiko y Hiroshi, tenemos que decirles GRACIAS (thank you Miyoko and Family for those wonderful days). Aunque Fukiko no queríamos que le diéramos las gracias por nada y cada vez que lo hacíamos decía que no haciendo esto:
ESTE GESTO ACOMPAÑADO DE UN ROTUNDO “NO” ES LO QUE HACEN LOS JAPONESES
Han sido unos anfitriones geniales y esperamos poder devolvérselo algún día porque vengan a visitarnos a España. Nuestro siguiente destino es Kioto. Hasta la próxima, besos a todos.





Pablo Troncoso Web Developer

11 comentarios:

  1. Hola a todos los que estan por ahi,se los ve muy bien,que lindos estan.Como pasa el tiempo ya van 200 dias y se perdieron la Argentina espero sigan bien y disfruen mucho
    Los quiero
    Marcelo

    ResponderEliminar
  2. Chicos eso es una pasada, yo me quiero ir pá yá.

    Besitos Loli y Miguel

    ResponderEliminar
  3. Jesus, hijo, en la foto comiendo OCONOMIYAKI se vé lo que cada uno dá de sí. No crean ustedes que es por el Oconomiyaki, No, Jesus es así. Realmente la que trabaja es ella.
    Otra cosa ¿Nobuki estaba robando el sake?
    Otra, en el comedor hay mueble bar y un taquillón, como en cualquier casa de vecino.
    Segun las fotos, el 44% de vustra actividad es comiendo. ¿Que van a pensar los japoneses de nosotros?.
    Portaos bien.
    Papá Toscano.

    ResponderEliminar
  4. hola sopla esos platos no se si estarian buenos pero tienen muy buena pinta besos no saque la plaza el sopla

    ResponderEliminar
  5. Que pasada la casa de los padres de Nobuki, si no es asi, como ibais a vivir en una casa como esa, teneis mucha suerte.
    La comida.... "muy bonita" espero que no solo fuera bonita jeje.
    Me ha gustado mucho este post, pero la verdad es que siempre me gustan.
    Un geso grandisimo. os quiero

    ResponderEliminar
  6. chicos que envidia me dais, muy bonitas las fotos y se ve que lo pasais muy bien, seguid asi!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hola titos! Vaya pasada de post jaja. Lo he flipado con los platos esos del restaurante, el que mas me ha impresionado a sido la gelatina de marisco esa..Puaajj! estaba buena?? Jaja Bueno espera que os lo paseis muy bien en Kioto.. Se os echa de menoos!! (= Un beso muy grande para los 2 os quiero!!

    ResponderEliminar
  8. No me puedo creer que os hayais comido to esas cosas que contais, puajj. Yo fui a cenar a un restaurante de tofu y por poco hecho la pota, estaba todo malisimo, ustedes sois valientes y capaces de probar de to, yo en cambio soy mu delica y no soy capaz de comer na extraño.
    Pero que suerte teneis con dar con tan buena gente, es que vosotros sois especiales y les caeis bien a tol mundo, me alegro que lo paseis tan bien, desde luego aprovechais el dia a tope.
    Que pena que yo en mi juventud no pdiera ir de viaje, porque ahora ya no es lo mismo, no se tiene cuerpo pa esta tol dia parriba y pabajo.
    Que digo yo que duele to de esta sentao en el suelo tanto tiempo no?.
    Bueno que no me enrollo mas que MUCHOS BESITOS.

    ResponderEliminar
  9. Por fin me he puesto al día con vuestro blog, que con las vacaciones estaba atrasado. Ahora sois vosotros los que estáis atrasados, así que os toca a vosotros poneros al día :P

    ¿No os gustó el soba? Pues a mí me encanta, frío, caliente o de cualquier forma.

    Está bien que hayáis hecho el homestay, porque es una de las mejores experiencias que se pueden tener en Japón, que son los mejores anfitriones del mundo.

    A ver si ponéis pronto las fotos de Kyoto y Kanazawa, que las echo mucho de menos y tengo ganas de recordar los viejos tiempos ;)

    Veo que ya habéis aprendido a decir que no en japonés, jejeje :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Elena, se me olvidó preguntarte, ¿Fukiko tenía agujeros en las orejas para los pendientes que le regalásteis? Porque en Japón hay muchísimas mujeres que no tienen...

    ResponderEliminar
  11. Hola chicos, ya estoy de vuelta. Me sorprende gratamente la amabilidad, la cortesia y la hospitalidad de los japoneses. Se que lo habéis disfrutado mucho, aunque no todo lo que os hayan puesto de comer sea de vuestro gusto XP. Besos.

    ResponderEliminar