Koh Phangan, Koh Tao o Krabi?


Los últimos 15 días los hemos pasado saltando de playa en playa, de Koh Samui a Koh Phangan, de Phangan a Koh Tao y de Koh Tao a Krabi. Nos hacía ilusión visitarlas todas para poder decir cuál de ellas nos ha gustado más. Pero una vez visitadas comprobamos que decidirse por una de las islas es casi imposible, porque depende de lo que busques te servirá una u otra. Pero empecemos por el principio.

De Koh Samui a Koh Phangan nos fuimos en ferry. Salimos del Big Buda pier y por 5 euros y en 50 minutos nos llevaron a la siguiente isla. El problema es que Phangan tiene dos muelles, y este barco, que era el más lento y más barato, te lleva al muelle del sur. En el sur de la isla hay una playa llamada Haad Rin en la que una vez al mes se lleva a cabo la fiesta de la luna llena más famosa del mundo. Miles y miles de jóvenes llegan de todo el mundo para beber y bailar durante toda la noche. Bueno y lo que surja, porque en Samui hemos visto volver a gente de la fiesta por la mañana hasta arriba de diferentes sustancias. Pero si eres como yo y no te gustan ese tipo de fiestas, en Koh Phangan encontrarás la tranquilidad más absoluta. Quizás demasiada diría yo. A excepción de la playa de la fiesta de la Luna Llena, que está en el sur, el resto de la isla es una pasada. Es una isla muy salvaje, con poca construcción y poca gente y la vegetación invadiéndolo todo. Las playas están construidas, pero no es algo tan extremo como en Samui, puedes ver vegetación por todas partes. Pues huyendo de la playa de la fiesta nos fuimos al lado opuesto de la isla, la playa de Haad Yao. Intentamos hacer autostop pero nos fue imposible, así que acabamos aceptando un taxi que nos cobró 2,5 euros a cada uno por llevarnos a Thongsala, el pueblo que hay en la isla y donde está el principal muelle. Allí alquilamos una moto y con nuestras maletas a la espalda nos fuimos hacia el norte a buscar un hotel. Vimos que en la playa de Haad Yao había uno en la mismísima arena, con piscina y con habitaciones a 14 euros, el Haad Yao Bay Resort, así que allí nos fuimos por eso de que a nosotros nos pirran las piscinas. Y allí nos quedamos las siguientes 4 noches. Y aunque al principio estábamos un poco de bajón por dejar Samui y nuestro maravilloso piso, pronto empezamos a disfrutar de la isla y de la tranquilidad que ofrece: playas casi desiertas, carreteras solitarias, palmeras en la arena y precios mucho más baratos. Porque, sin duda, Koh Phangan es la isla más barata de todas. 

 NUESTRA PLAYITA Y EL HOTEL AL FONDO








HEMOS PASADO HORAS HACIENDO NADA
 LA PISCINA DEL HOTEL JUSTO EN LA ARENA
 COMIENDO JUNTO AL MAR
LAS VISTAS DE HAAD YAO DESDE LA PARTE MÁS ALTA DE NUESTRO HOTEL
YENDO A COMPRAR COMIDA PARA COMERLA TRANQUILAMENTE EN NUESTRA HABITACIÓN
LOS ATARDECERES SON PRECIOSOS EN ESTA PARTE DE LA ISLA

Pero gracias a nuestra motito pudimos visitar otras muchas playas que nos parecieron tranquilas y preciosas, y bajar a cenar a Thongsala donde hay un mercado nocturno donde puedes comer de todo a precios de risa.

SALAD BEACH ES PRECIOSA Y ESTÁ MUY ANIMADA, NOS ENCANTÓ
MAE BEACH ES OTRA PLAYA MUY BONITA, UNIDA POR UNA LENGUA DE ARENA A UNA PEQUEÑA ISLA. TIENE SU ENCANTO AUNQUE LLEGAMOS CASI AL ANOCHECER


CHALOK LAM BEACH ESTÁ JUSTO AL NORTE Y ES MUY LARGA Y PRECIOSA. LLENA DE BARCOS DE PESCADORES Y BUNGALOWS CON MUCHO ENCANTO, MERECE UNA VISITA
PIDIENDO DOS BATIDOS DE FRUTAS EN EL MERCADO NOCTURNO DE THONGSALA

Pasados cuatro días decidimos irnos a Koh Tao, donde esperábamos encontrarnos con Erica y su familia, una seguidora del blog con la que manteníamos una amistad por facebook desde hacía varios años. Nos apetecía mucho coincidir con ellos y cogimos un ferry que en algo menos de dos horas y por 8,75 euros nos dejó en el muelle de Koh Tao. Koh Tao es la isla del buceo con mayúsculas. Si lo que buscas es bucear o hacer snorkeling esta es tu isla. Aquí hay muchas escuelas de buceo en español y se hacen los cursos más baratos de toda Asia. Es un destino adorado por los españoles, hay tantos que a veces puedes estar en una playa donde sólo hay españoles u oyendo español en la cola del súper. Desde que salimos de España no habíamos visto a tantos españoles juntos. Pues allí nos estaba esperando Erica, y anda que no es maravilloso que alguien te espere en un muelle para darte la bienvenida y te explique un poco sobre la isla. La verdad es que Erica es un sol, y en breve descubriríamos que su familia también. Ellos estaban durmiendo porque habían pasado la mañana buceando, así que Erica nos ayudó a alquilar la moto (3,75 euros al día) y trasladarnos con las maletas para buscar un hotel. Acabamos quedándonos en el que estaban ellos, por 10 euros la noche un bungalow muy agradable con baño y wifi, el Happy Bungalows. Cuando se despertaron su marido Adrián y su hija Vicky nos fuimos todos a la playa y allí nos quedamos charlando hasta que se hizo de noche. Un placer charlar con gente que comparte tus inquietudes, tu pasión por viajar y tu deseo de vivir de una forma diferente. Tanto en común y tantas cosas que contarnos que nos faltó tiempo.
AQUI EN LA PLAYITA CON ERICA, ADRIAN Y VICKY

A la mañana siguiente descubrimos en el bungalow pegado al nuestro había una pareja de españoles, Iván y Mónica, que también andan viajando por muchos meses. Conectamos rápidamente y, mientras la familia de Erica dormía tras otro madrugón de buceo, nos fuimos en moto con ellos a una playa en el lado opuesto de la isla: Tanote Bay, una playa pequeñita y muy bonita donde puedes ver muchos peces a cinco metros de la orilla.

EN TANOTE BAY

Pasamos la tarde todos juntos, en la playa de nuevo con la familia de Erica y a las 10 de la noche los acompañamos al barco en el que salían rumbo a Bangkok. Una pena despedirnos, nos habría encantado coincidir más con ellos, pero sabemos que el destino volverá a unirnos en cualquier otro punto del planeta.
Y por la mañana recibimos un email de un amigo diciéndonos que unos amigos suyos viven en Koh Tao y que no dejáramos de ir a conocerlos. Acto seguido nos escribió ella invitándonos a comer a su casa. Y resulta que eran los dueños de un restaurante de Sevilla muy visitado por mi familia. Madre mía el mundo es un pañuelo!! así que almorzamos en casa de David y Ángela, dos tíos encantadores que nos invitaron a un arroz con chipirones que nos supo a gloria bendita. David es ahora el Chef de un restaurante a la orilla de la playa donde, además de comida Thai, te puedes comer una paella, una tortilla de patatas o un salmorejo que quitan el sentío. Y Ángela es profesora de Yoga. Puedes ver lo que hace en su pagina de Facebook Yogakohtao Caminandos.
COMIENDO EN CASA DE DAVID Y ANGELA CON OTRO SEVILLANO Y UN CHICO DE BARCELONA

Tras toda la tarde de charlita nos fuimos quedando para la barbacoa que harían al día siguiente para celebrar el cumpleaños de David. Y nos marchamos a acompañar a Ivan y Mónica al barco nocturno en el que se marchaban de la isla. Otra despedida, es la ley del viajero. Aunque a ellos esperamos verlos de nuevo en Filipinas en unos meses.
DESPIDIENDO A IVAN Y MÓNICA FRENTE AL BARCO

La mañana siguiente quisimos aprovechar para volver a hacer snorkel, así que nos fuimos con la moto a Ao Leuk beach. Y allí hicimos un snorkel espectacular. Los corales son una pasada y además hay peces de todos los tamaños y colores. Los puedes ver nada más en la orilla y puedes nadar a su lado mucho rato sin que se alejen rápidamente. Fue precioso y lo disfrutamos como niños. Tras todo el día de playa nos fuimos a la barbacoa del cumple de David. Madre mia! Había al menos 30 españoles, una pasada. Se ve que se lo pasan bien viviendo en la isla, les va de miedo y nos rellenaron de costillitas y ensalada birmana. Muchas gracias por todo chicos, os habéis portado súper bien con nosotros, nos vemos en Colombia!
COMPRANDO BOCATAS A 1,25 EUROS PARA EL VIAJE DEL DÍA SIGUIENTE

Y tras 4 días de intensa vida social dejamos la isla. Después de haber recorrido las tres islas principales del este de Tailandia, Koh Samui, Koh Phangan y Koh Tao, creo que cada una ofrece algo diferente. Koh Tao si quieres bucear, no hay dudas. Si quieres tranquilidad y playas salvajes lo tuyo es Koh Phangan. Y para pasar una larga temporada con todas las comodidades lo mejor es Koh Samui. Nosotros nos quedamos con esta última porque es en la que vivimos una experiencia muy especial, no quiere decir que sea la mejor. Ofrece todo lo que nosotros buscamos y tiene playas preciosas. Pero en cada una de ellas puedes encontrar algo diferente.
Nuestro siguiente destino era Krabi, una playa en tierra firme pero en la costa oeste. No vinimos la otra vez que estuvimos en Tailandia hace 8 años y se nos antojó venir a verla. Nos costó 20 euros, 6 horas de barco con un temporal infernal y 4 de autobuses llegar a este lado. Resultó un día con fuerte marejada, el barco subía y bajaba como una montaña rusa, tanto que a la hora de embarcar los guiris la pasarela cedió, y con la siguiente ola acabó aplastada contra el muelle y doblada como una alcayata. Puedes ver el video aquí.
Una paliza de viaje que terminó durmiendo 10 horas seguidas en nuestro hotel J Mansion de la playa de Ao Nang, a 7,5 euros la noche. Vinimos a pesar de saber que la segunda quincena de septiembre es la que más llueve de todo el año. Vaya tino que tenemos, ni queriendo lo hubiéramos hecho mejor. Y tal y como marcaban las expectativas, nos ha llovido 3 de los 4 días que hemos pasado aquí. Afortunadamente, al final pudimos disfrutar de sus playas un día de sol y una neblina superextraña que nunca terminó de irse. Ao Nang es una calle llena de restaurantes, tiendas, agencias de viaje y hoteles que termina en una playa que no es nada del otro mundo. Sin embargo a 5 minutos en barca y por 2,5€ por persona estás en las playas de Tonsai, Railey o Phra Nang, tres autenticos paraísos. Nosotros contratamos una barquita que nos dejó en la primera, una playa no muy larga pero con unas formaciones rocosas kársticas a la que escaladores de todo el mundo vienen para escalar estas paredes verticales que nacen del agua misma.
DE CAMINO EN LA BARCA HACIA TONSAI
LA PLAYA DE TONSAI, LA PARED DEL FONDO ES DONDE ESCALAN
PABLO AYUDANDO A SACAR UNA BARCA ENCALLADA EN LA ARENA
UN ESCALADOR EN PLENA FAENA

De ahí pasamos caminando por un senderito hasta Railey east. Ésta estaba algo más llena, pero sigue siendo espectacular, con sus palmeras hasta la orilla, sus rocas inmensas a ambos lados y su mar verdoso. Aquí hay una guiricalle en la que te clavan literalmente por tomarte unos pad thai, así que probamos suerte llendonos a Railey west... y la playa? Donde está? No se si es porque la marea estaba alta, pero allí lo que había era un manglar hasta la orilla justo y un minipaseo de cemento a todo lo largo. Allí duramos el tiempo de recorrer el paseo hasta la otra punta por donde se accede a Phra Nang beach. Vas caminando por debajo mismo de las rocas, viendo estalactitas y estalagmitas por todos lados, y tienes que ir esquivando a los monos traicioneros que a la mínima te quitan la comida o lo que lleves en las manos, que asco! Cuando llegamos a Phra Nang sí que flipamos... Primero porque estaba llenísima! Al ser sábado, listos de nosotros, estaba llena de locales que habían ido a ver el templo de la princesa, un extraño templo con mogollón de falos de madera por todos lados, sí, sí, habéis leído bien, falos. Se ve que la Diosa Nang era una princesa que se enamoró de un pescador, el cual un día se fue de pesca y nunca regresó, así que Nang se quedó en esa cueva esperando su regreso, y al ver que no volvía, se arrojó al mar desde un acantilado, y desde entonces vive en esa cueva. Las señoras le trae falos para que haga que sus maridos pescadores regresen a tierra, se ve que con ganas de faena, jeje. El caso es que la playa es preciosa, justo al lado de la roca y enfrente tienes varios islotes saliendo del mar como en la bahía de Halong. Allí nos bañamos durante un buen rato, viendo personajes con bañadores casi sacados de mortadelo y filemón y flipando con que los guiris cogieran los penes de madera para ponerselos allí y hacerse la fotito graciosa.
LLEGANDO A RAILEY POR LA MONTAÑA. LA MAREA ESTABA ALTA Y TOCABA METERSE EN EL AGUA PARA LLEGAR
EL CAMINO PARA LLEGAR A PHRA NANG
LA PLAYA DE PHRA NANG
ESTABA LLENA DE GUIRIS INLCUSO SIENDO TEMPORADA BAJA
COMPRARSE ESTE BAÑADOR Y PONÉRSELO MERECE UN APLAUSO
PABLO REZÁNDOLE AL QUE A PARTIR DE AHORA SERÁ SU NUEVO DIOS

Y así nos despedimos de las playas de Tailandia después de tantos días. Ahora toco un poco de movimiento y de selva, paisajes y templos. Nos vamos hacia el norte, concretamente a Chiang Mai, pero eso ya os lo contaremos en el próximo post. Un saludo!!


Pablo Troncoso Web Developer

2 comentarios:

  1. Hola chicos!
    Viajamos a Tailandia en enero, pero vamos para muy poquitos dias , 10, queremos dedicar 3 dias a las playas.. no se muy bien que hacer...tras leer esto estoy pensando en fijar el campamento en Krabi o Khon Thao y desde allí hacer excursiones... que nos recomendais?
    A diferencia de otros destinos, con Tailandia hay un exceso de información..pero esta claro que no nos podíamos ir sin pisar las playas aunque sean 3 días sólo y que Puket no nos termina de llamar
    Gracias por todo lo que estais publicando, nos es de mucha ayuda para los preparativos
    Os invito a pasaros por mi Blog, muy reciente y amateur , pero me hace mucha ilusión empezar a detallar mis viajes y que puedan servir para otros como a mi me han servido los Blogs todos estos años
    SAludos
    Pilar from nomecabeenlamaleta.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar!
      Gracias por seguirnos! Sinceramente creemos que desde Krabi puedes hacer mejores excursiones para hacer snorkeling o ver las Phi Phi islands o la Hong island. Si fuerais a Koh Tao 3 dias sólo podríais estar en Koh Tao, que también tiene buen snorkeling, pero creemos que para 3 días Krabi (quedandoos en Ao Nang) da para mucho más. Esperamos que os sea útil la info que ponemos, lo hacemos con todo el cariño. Un saludo y estaremos pendientes de vuestro viaje. Suerte!! 😊

      Eliminar