Último post desde Alemania


Último post desde Alemania... ufff he tenido que leerlo tres veces para creérmelo os lo juro. Que mañana sábado cogemos nuestro coche y ponemos rumbo a Sevilla yo aún no me lo creo. No me lo creo de verdad!!! Madre mía!! que si, que hoy es nuestro último día en Alemania!!! Estamos de subidón total. Los dos estamos felices, con una sonrisita permanente en la cara. Pero como yo soy más de extremos, ya me conocéis a mi y a mi montaña rusa de sentimientos, pues estoy que parece que me he tomado cuatro tripis y tengo que gastar la energía como sea. Que sólo quiero gritar, cantar y dar botes. Gritar a los 4 vientos que estoy super feliz, que mañana comenzamos una nueva vida en la que somos libres de decidir lo que queremos hacer cada día. Y con la cabeza echando humo estamos. Porque no paramos de pensar en las cosas que queremos hacer por el mundo y se nos ocurren miles!!! formas de mantenernos sin gastar dinero, de vivir experiencias nuevas... y cada día tenemos una idea nueva que nos hace la ilusión más plena. Pero al día siguiente esa se nos olvida y nos surge otra. Una locura vamos, la magia de la libertad.  
Escribiendo esto sale el sol. Quizás para intentar que me de, al menos, un poquito de pena irme de Hagen. Pues no lo conseguirá, que para eso me he tomado 4 tripis y estoy de subidón total porque nos vamos. Y no me ha importado ni el curro de los últimos días. Ha habido que vaciar el piso y empaquetarlo todo en cajas. Menos mal que los muebles los vendimos a los próximos inquilinos y se quedan aquí. Pero en casi 3 años uno acumula mucho más de lo que puede imaginar. Y aunque hemos dado miles de viajes al punto limpio, han salido más cajas de las que esperábamos. Y después de recoger, a pintarlo todo, porque teníamos tantas cosas en las paredes que al quitarlas se ha quedado el piso como un queso gruyere. Así que a tapar agujeros y pintar las paredes. Ayer vino el transportista, que cuando vio las 5 cajas tamaño familiar de 30 kilos cada una se lió a resoplar. Claro que vivimos en un 3º sin ascensor. Y Pablito con lumbago que le dio el día anterior preparando las cajas, vamos que no estaba para ayudar mucho tirado en la cama. Así que la de los tripis fue la que ayudó al transportista a bajar las cajas y subirlas al camión. Si al final soy yo la que saca a esta familia adelante....
Pablo Troncoso Web Developer