Merecidas vacaciones en Tailandia


Holaaaaaaa!! Dado que mi señora está de vacaciones hasta para escribir un post me ha tocado a mi relataros de primera mano nuestras andanzas (para aquel que no lo sepa aún, soy Pablo, ese que sale en alguna que otra foto al lado de Elena). 

En los ultimos días en India han pasado muchas y pocas cosas a la vez, pocas porque nos estamos haciendo al día a día laboral y ya sabéis que el termino "rutina" hace tiempo que desapareció de nuestro diccionario personal, y muchas porque tenemos la sensación de que el tiempo pasa volando y se nos van los voluntarios uno detrás de otro. Y es que esta vida que llevamos está llena de despedidas, pero hay algunas que cuestan más que otras. Pero no soltemos aún esa lagrimilla que asoma por el ojo, porque no vengo a hablaros de penas, sino de alegrías (os debo un post de penas y penurias, pero lo dejaré pa más adelante, que acabais de volver de vacaciones y bastante tenéis con la depre postvacacional). Hoy toca deciros que ahora somos nosotros los que ESTAMOS DE VACACIONES! Si amigos, después de no parar de ver fotos de vuestros pies con un maravilloso mar de fondo y primer plano desenfocado de cerveza fresquita durante todo el mes de Agosto y buena parte de Julio también, ahora es nuestro turno, mmmuuuaaajajaaaaa (risa malevola). Y es que nunca unas vacaciones nos han sido tan necesarias como estas, porque trabajar en la Fundación Vicente Ferrer en India es muuuyyyyy duro, bonito? mucho, gratificante? más, pero que agota? Pues oye, también, y es que uno no se da cuenta de lo que es vivir duchandose a cubazos everyday y comiendo comida hindú tres veces al día hasta que no sale de allí. Y que nadie me malinterprete, eh?, que estamos felices como perdices y encantados de currar allí, pero que bien sientan unos diitas de playa, carajo! 


Y a dónde nos hemos ido esta vez? Pues teniendo en cuenta que nuestro objetivo era descansar y no hacer turismo y visitar sitios desconocidos para nosotros (que ser un guiri en Agosto cansa muchísimo) pues nos hemos decidido por un sitio que conocemos bastante bien y que sabíamos que colmaría todas nuestras exigencias: Koh Samui!! Si señores, después de pegarnos 5 semanas el año pasado aquí sabíamos que era el sitio que teníamos más cerca para desconectar de todo, tanto que hasta hemos venido con hotel reservado, OMG!!! Pues si, después de casi 24 horas de desplazamiento desde Anantapur hasta aquí, y tras una siesta que le quitó el record guinnes a Falete tras comerse un potaje de garbanzos en Sevilla en Agosto, por fin aterrizamos en el Seascape Beach Resort, un hotelito a pie de playa con su piscina y sus hamacas que está genial. Y diréis, y que coño hace este tio escribiendo en vez de estar chapoteando cual sirena en el agua? Pues que estoy aprovechando el sueño acumulado de mi señora para escribir estas lineas, jeje. Que no sé que le han dado pero parece una marmota en plena hibernación, se ve que tenía grandes horas de sueño esperando ser dejadas en libertad.


De Koh Samui poco más os podemos contar que no hayamos escrito ya (os remitimos a que leais los post anteriores), lo flipante es ver como cambian estos sitios de un año para otro, nuevos hoteles donde había otros, nuevos negocios, nuevos restaurantes... y muuuuuuchos chinos, madre mia! Parece que estuviesen regalando billetes de avión a Tailandia, te lo juro. Y te los ves a ella con un traje de gasa y tules y una pamela maravillosa y a él con las bermudas hawaianas de flores del Decathlon haciendose fotos en las poses más ridículas, es que nos hartamos de reir viéndolos. De todas formas no hay mucha gente, se ve que hemos llegado a finales de Agosto y todo el mundo se está llendo de vuelta a sus hogares. Imagino que los de Septiembre están por llegar, pero mientras tanto aprovechamos de la tranquilidad que nos brinda esta playita.


Y poco más, ya nos hemos despedido de la última de nuestras "hijitas" y nos da mucha pena que nos dejen solos, pero la pequeña y más loca de las tres se ha tatuado lo mismo que nosotros pero con nuestras iniciales! Jejejeje, las vamos a echar mucho de menos en India, pero la quedada del reencuentro en España va a ser legendaria! Os queremos hijas, nos vemos pronto!



Elena Toscano Web Developer

Demasiada vida social en la Fundación Vicente Ferrer?



Que a la Fundación se viene a trabajar ya lo sabemos. Y se trabaja, os aseguro que se trabaja bastante. De hecho se trabaja de lunes a sábado mañana y tarde, cosa a la que no estamos acostumbrados y de la que nos quejamos sin consuelo los españoles. Pero qué es la vida sin el ocio, sin los amigos, sin las charlitas y las risas? Y más aún tratándose de españoles, que ya sabemos todos lo que nos gusta una juerga. Y es que cuando estás lejos de casa te unes más a quien tienes al lado. Y vivir en la Fundación es como estar en un campamento de verano de esos a los que te mandaban tus padres y volvías con una súper mejor amiga, a la que querías súper mogollón, casi hermana de sangre, de la que no ibas a separarte nunca jamás.
Pablo Troncoso Web Developer