Visitar la Fundacion Vicente Ferrer



Hace muchos años que conocemos la Fundación Vicente Ferrer y 7 que tenemos una niña apadrinada con ellos. Desde siempre admiré la labor que desarrollaban en India y siempre soñé con ir algún día a hacer un voluntariado. Varias veces mandé mi currículum a ofertas de empleo en las que nunca fui seleccionada. En septiembre del año pasado escribimos un email ofreciéndonos a hacer un voluntariado con ellos durante este año pero nos dijeron que en este momento no necesitaban a nadie de nuestro perfil. Nos desilusionamos mucho, porque pensábamos que había llegado el momento, pero también estábamos seguros de que algún día lo conseguiríamos. Pero no nos imaginábamos que durante este viaje iba a surgir una oportunidad que cambiaría el rumbo de nuestro camino completamente. Pero eso os lo cuento más tarde. Ahora voy a contaros nuestra visita a la Fundación en Anantapur, India.

Cualquier persona puede visitar la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur, India. Puedes llegar hasta allí por tu cuenta, o en uno de sus viajes organizados que puedes encontrar en su web http://www.fundacionvicenteferrer.org/es/. Nosotros habíamos pasado un fin de año maravilloso en Varkala, Kerala, despidiendo el último sol del año metidos en el agua con amigos y tomando las uvas con las campanadas de 1996.

EN LA PLAYA DE VARKALA CON LA ÚLTIMA PUESTA DE SOL DE 2015
CENA DE FIN DE AÑO CON AMIGOS

Tocaba seguir el camino y teníamos claro que nuestra próxima parada sería Anantapur. Por ser Navidad resultaba imposible conseguir camas en los trenes y pasábamos de hacer mil horas de tren sentados. Íbamos 4, nosotros dos y Ayesha y Rita, de las que no nos hemos separado desde el 24 de diciembre. Decidimos que haríamos el viaje en 4 partes, 4 tramos de entre 5 y 7 horas cada uno parando a dormir en sitios infernales en pueblo en medio de la nada. Y llevábamos a Rita malita, con un resfriado de muerte y un poco de fiebre. Suerte que al ir los 4 nos reímos bastante de todo, de nuestra suerte cuando conseguíamos que alguien nos prestara una cama por un rato y de nuestra mala suerte cuando teníamos que hacer un tramo en el vagón general, donde cientos de personas se concentran apiñados en los bancos.





Una vez que llegas a Anantapur tienes que coger un tuktuk que te lleve hasta la fundación en unos 15 minutos. 

UNA CALLE DE ANANTAPUR

Llegamos sobre las 4 de la tarde y el guarda nos estaba esperando. Antes de ir tienes que escribirles y rellenar una solicitud con tus datos y el día de llegada, así que en la oficina de entrada te entregan las llaves de tu cuarto. En la Fundación puedes estar 4 días y 3 noches y no tienes que pagar nada, duermes y comes allí y durante dos días te llevan a visitar los proyectos. Nos asignaron una cabaña impecablemente limpia, una habitación doble con baño en la que no faltaba ni un detalle. Tras un mes en la india el campus nos resultó maravilloso, un sitio tranquilo en el que no se oye nada, lleno de arbolitos y con una cantina en la que 3 veces al día ponen una comida española deliciosa.

LAS CASAS DE LOS VISITANTES

EL DORMITORIO

EL COMEDOR
En el campus vive mucha gente, trabajadores indios y españoles, voluntarios españoles y los visitantes. Hay muchos edificios de oficinas, tienda de comercio justo, biblioteca... es como una burbuja dentro de la india. 
 
La primera tarde la dedicamos a descansar, pasear, comer y conocer a otros visitantes españoles que habían llegado el día antes, y nos citaron a la mañana siguiente a las 9,30 para empezar a ver proyectos.

La Fundación trabaja con la gente más pobre de la India en la región de Anantapur. Su labor beneficia a 2,600,000 personas a través de hospitales, centros de salud, escuelas, casas, proyectos de ecología, talleres... y apoya especialmente a las mujeres y a los niños. Cuando llegas te das cuenta de que la Fundación no es una simple ONG, sino que es algo de una magnitud que nunca antes habíamos visto. De camino al campus ves una estatua de Vicente Ferrer en la ciudad y su foto está por todas partes. Incluso hay templos en los que está su foto. La gente le considera un Dios, que llegó a Anantapur hace 40 años para ayudar a las castas más bajas, que no tenían nada y a las que nadie se acercaba. Si queréis conocer la historia de Vicente Ferrer y su mujer Anna Ferrer, podéis ver la película de TVE1 sobre su vida. Es preciosa, yo he llorado las dos veces que la he visto y ayuda a comprender mejor la fundación. Si quieres ver la peli pincha AQUI

El primer día nos dejaron descansar para que Rita se recuperara del resfriado y el viaje. Pero el segundo ya nos llevaron a visitar los proyectos de un pueblo que hay muy cerquita llamado Batalapali. Allí está el hospital más grande de la fundación con varias especialidades y un área para enfermos de VIH y Tuberculosis. Nos hicieron una visita para verlo todo. Es un hospital abierto, lleno de patios donde esperan las familias y todo lo agradable que puede ser un hospital En el mismo recinto inmenso se encuentra la escuela de enfermería y residencia para las estudiantes, casas para los trabajadores y un centro para discapacitados psíquicos. Visitamos este centro y vimos un lugar limpio y cuidado donde niños que no pueden ser atendidos correctamente por sus familias viven con cuidadores profesionales que les dan todo lo que necesitan. Fue muy emocionante verlos y hablar con la directora.


Después nos llevaron a visitar el memorial de Vicente Ferrer, en un parque precioso, limpio y muy cuidado.


Tras almorzar en la cantina de la fundación nos llevaron a visitar los talleres en los que las mujeres producen productos de comercio justo que luego se venderán a través de su web y en las tiendas que tiene la fundación. Verlos nos gustó mucho. Muchas de estas mujeres son discapacitadas que antes no tenían ningún futuro. Ahora tienen un trabajo digno con unas condiciones excelentes que las convierten en autosuficientes e incluso hace que sean tomadas en consideración para contraer matrimonio. Eso, en una sociedad en la que los padres eligen con quién se casarán sus hijos, y en la que las niñas siguiente teniendo que pagar una gran dote a la familia del novio, es un paso muy importante para ellas. Hay talleres de estampación de telas, de bisutería, de costura, de papel maché, de encuadernación, de cestería...


EL TALLER DE ESTAMPACION

EL DE PAPEL MACHE

COSIENDO PEQUEÑAS DECORACIONES

TALLER DE COSTURA

El segundo día de visitas fuimos a ver a nuestra niña apadrinada. Por sólo 18 euros al mes puedes apadrinar un niño de la fundación, y os aseguro que con ese dinero la vida de las familias y de las comunidades mejora considerablemente. El niño recibe sanidad gratuita y su familia sólo tendrá que pagar el 40% del tratamiento. Además los libros de la escuela son gratis y se financiará su educación si decide estudiar más allá de la enseñanza básica. Por otra parte, al niño se le abre una cartilla en la que se va guardando un dinero para su futuro.
Nosotros apadrinamos a Manjula con 8 años y ahora tiene 15. Salimos tempranito con el coche de la fundación. Rita se quedó porque aún no se sentía bien del todo, así que fuimos los 3, Ayesha, Pablo y yo, con un traductor y el chófer. Habíamos comprado dos pulseras de regalo para Manjula y su hermana, pero por el camino pedimos que nos pararan para comprar caramelos para los niños del pueblo y comida para los padres. El traductor nos aconsejó comprar lo más consumido por ellos: arroz, lentejas, harina, aceite, coco y ajos. Así que con todos nuestros regalitos nos fuimos en busca de Manjula. 

COMPRANDO LA COMIDA JUNTO CON EL TRADUCTOR

El pueblo era muy pequeñito y supimos que ni Manjula ni su hermana habían ido a la escuela ese día para recibirnos. Cuando llegamos nos sorprendió ver un arco con hojas de palma y debajo a la familia de Manjula esperando con collares de flores. Manjula nos colocó los collares, nos puso un punto rojo en la frente, dos puntos amarillos en ambos cachetes y nos dio un besito. Todo el pueblo salió para vernos y saludarnos y todos juntos nos fuimos hacia la casa de Manjula. 


La casa era de las construidas por la fundación (cada año construyen varias casas en cada poblado y se van asignando a las familias por orden de necesidad. Las casas se ponen siempre a nombre de la mujer) y era muy bonita, limpia y pequeñita. Las casas aquí tienes un porche, una habitación principal y otra posterior en la que cocinan. Duermen todos en la habitación delantera, en la que nos sentaron a Majula, el traductor y nosotros dos. Los padres se quedaron de pie junto al sofa y todo el pueblo se agrupó enfrente nuestra. Os aseguro que en una habitación de unos 12 m2 había 50 personas! Fue muy divertido.


Allí empezamos a hablar: le dijimos que siempre leemos las cartas que nos manda, le preguntamos cómo iba en la escuela, nos contó que quiere ser maestra, los padres nos dijeron que trabajan como jornaleros en el campo por 1,5 euros al día y repartieron galletas y bebidas. Nosotros les dimos los regalos y repartimos los caramelos porque la casa se llenó de niños cuando terminó la escuela. Unos niños habían preparado una canción con un baile y quitaron la mesita frente al sofá para que lo bailaran frente a nosotros. Aplaudimos un montón y entonces se me ocurrió corresponderles con una poesía que me se desde pequeña. Claro que con lo teatrera que soy sobreactué bastante y se rieron un montón. Entonces empezamos a gritar “manjula, manjula...” para que hiciera algo y la pobre muerta de vergüenza salió a bailar una danza tradicional india. Luego gritamos el nombre de Pablo y cuando se puso de pie casi da con la cabeza en el ventilador!! el hizo como si le cortara la cabeza y nos reímos un montón. Bailó algo a lo que él llamó “flamenco” pero que parecía más el baile de un pato mareado, pero sirvió para que nos riéramos un montón. Llamamos a la hermana que junto con una amiga nos hizo un baile de Bollywood, luego una señora que cantaba, una niña... y así pasamos una hora que se fue volando. AQUI puedes ver un video de lo que pasó.

Entonces las mujeres aparecieron con un sari en la mano diciendo que querían vestirme, yujuuuuu yo que siempre había querido vestirme con un sari!! triunfo total!!! me llevaron a la cocina y entre 30 mujeres a la vez me lo colocaron todo: la camisa, la tela, las pulseras, el punto en la frente, las horquillas... entonces les dije que ellas tenían un pelo precioso, negro y brillante, largo y precioso, y que yo con ese pelo rizado, rubio y corto ni parecía India ni nada. Entonces una fue a buscar una trenza larguísima de pelo natural y me la unieron al mío con una cola. Lista!!! ya si que podía decir que era toda una India!!! no sabéis cuanto nos reímos en aquella cocina!! fue genial. Me dijeron que saliera para que me viera Pablo y salí como haciendo un pase de modelo. Pablo se puso muy exagerado a decir que era una princesa, que dónde estaba su mujer, y se puso de rodillas para pedirme matrimonio. De verdad que fue muy divertido, lo pasamos muy bien.

PEINANDOME YA VESTIDA




Nos fuimos para afuera para hacernos fotos a la luz del día y no os imagináis, todas querían que nos hiciéramos fotos! Con ellas o con sus hijos, en grupo, en solitario!!! Ayesha y yo parecíamos dos famosas jeje. 

EN ORDEN EL PADRE DE MANJULA, NOSOTROS, SU HERMANA, ELLA DE AZUL, LA MADRE Y LA ABUELA






Y mientras Pablo? Pues como había dicho que era médico se formó una cola delante suya de gente para que lo viera. Pobre mío! Sin nada más que sus ojos y sus manos poco podía hacer por aquella gente!! de cualquier forma no están mal atendidos, porque todo el mundo que está bajo el área de influencia de la fundación está atendido en temas de salud.

PABLO MIRANDO PACIENTES

BAJO LA ATENTA MIRADA DE MEDIO PUEBLO

Luego nos llevaron a visitar la escuela y tocó despedirse. Nos dio mucha pena!! había sido una visita muy divertida e inolvidable para los 3. Nos montamos en el coche y nos perdimos diciendo adiós desde el coche.


Así pasó nuestro segundo día de visitas. Aún nos quedaba el tercero, el día de visitar el proyecto “de mujer a mujer”. Con este proyecto puedes apadrinar a una mujer de Anantapur. Das un dinero mensual que se guarda en una cartilla a nombre de la mujer durante 7 años. Tras ese periodo puede retirar el importe total junto con los intereses que ha generado. Pero el dinero no se le da en efectivo, sino que la Fundación compra lo que necesite para montar un negocio: desde una búfala para vender la leche, a tejidos para coser para la calle o un puesto ambulante para vender fruta. Lo que ella quiera, el negocio que le guste. Nos esperaban en un pequeño poblado, todas las mujeres sentadas en la casa comunal construida por la fundación. Nos recibieron con una rosa, un punto en la frente y una pulsera hecha con hilo teñido con azafrán y una hoja de betel de bienvenida. Cuando entramos en la casa las mujeres estaban cantando canciones y fue muy bonito, todas con sus saris de colores. En ese pueblo aún no ha empezado el proyecto, ahora van a iniciarlo y desean con todas sus fuerzas encontrar padrinos que las ayuden. Nos contaron que su situación es dura, que cada día trabajan muchas horas en el campo por 1,5 euros, y que luego cuando llegan a sus casas tienen que limpiar y cocinar para sus familias. En la mayoría de los casos comen primero los suegros, luego los maridos, los niños y por último ellas si sobra algo. Si no sobra se quedan sin comer, así que mascan hojas de betel para quitarse el hambre. Solo imaginar la vida tan dura de estas mujeres en la India se te ponen los pelos de punta. Al principio los maridos no las dejaban reunirse con la Fundación. Les pegaban incluso. Pero con mucho esfuerzo se ha conseguido que puedan reunirse y organizarse. Ahora los maridos lo permiten e incluso las animan a ir. Poco a poco están cambiando las cosas pero la Fundación tiene una labor de titanes.







ASI SON LAS CASAS DE LA FUNDACION

EL INTERIOR DE UNA DE LAS CASAS, ESA ES LA COCINA

Y ESTA ES LA SALA PRINCIPAL

Estos fueron los 3 días de visita a los proyectos. Pero nos quedamos más días allí. Recordáis que os dije que la visita a la Fundación había cambiado el rumbo de nuestro viaje? Pues como este post me ha quedado muy largo os lo cuento mañana en otro post. Aún no podemos creernos el giro que han dado todos nuestros planes en cuestión de día. Hasta mañana!
Elena Toscano Web Developer

No hay comentarios:

Publicar un comentario