Noche Buena en el ashram de Amma y unos días en la playa de Varkala


Estamos a mediados de semana, aunque en estas fechas no importa tanto. La mitad de vosotros estáis de vacaciones y la otra mitad sólo ha trabajado 3 días en una semana más corta de lo normal. A nosotros nos da igual que sea lunes o viernes, es la magia de viajar, que eres libre como el viento y cada día van a pasarte mil cosas. Pero esta semana es mas corta porque se acaba el año, y a los que tenemos la suerte de seguir vivos tenemos la obligación moral de celebrarlo. El 2015 ha sido un año maravilloso para nosotros: cumplimos nuestro objetivo que nos llevó durante 2 años y 8 meses a vivir en Alemania, pudimos pasar un par de meses en casa con la familia y desde abril vivir una nueva aventura. Qué más podemos pedir? Pedir nada, ahora nos toca dar las gracias al universo por portarse tan bien con nosotros y apretar los ojos y los puños para pedir salud y otro año tan cargado de aventuras como este. A todos os deseamos un 2016 cargado de lo mejor.

Vivir una Navidad en India no es algo que pase todos los días y estamos disfrutando como niños. El estado de Kerala fue colonia de varios países europeos, así que hay tradición católica conviviendo con la hindú y la musulmana. Para mi sorpresa, hemos podido ver portales de Belén y árboles de Navidad entre mantras, saris y bikinis. El Ashram de Amma no fue una excepción. En el auditorio, junto al escenario donde Amma abraza, reza y medita, plantaron un portalito y un árbol un poco espeluchao: viva la Navidad!!! pero hemos tenido que aprender a convivir con el árbol y los rezos-cánticos hindúes que permanentemente suenan por los altovoces de todo el ashram casi 24 horas al día. Y la verdad es que suena bonito y exótico, pero cada día rezan los 1000 nombres de la madre, si si 1000, que no es una exageración por mucho que yo sea andaluza, que son mil. Y suena algo así como que el monje dijera: “madre amantisima de todos los seres vivos de la tierra” y todos respondieran “ruega por nosotros”... bueno en realidad no se lo que decían porque lo decían en hindú, pero sonaba exactamente así y lo recitaban desde el 1 al 1000 cada día, diciendo los 1000 nombres de la Madre uno por uno, sin pararse para beber ni un buchito de agua. Pero no os creáis que la cosa acaba ahí, que también era diaria la versión abreviada de los 108 nombres de la madre, los mantras y los versículos cantados del Bhagavad Gita, el texto sagrado del hinduísmo. Vamos que después de tanto rezo taladrándome el cerebro puedo hasta recitar algunos mantras de memoria. De todas formas ha habido celebración navideña. Nosotros comenzamos con un curso de meditación desde el 22 al 24 por la mañana. Era un curso intensivo de varias horas al día para aprender una técnica de meditación creada por Amma. Nos apuntamos nosotros y otras 50 o 60 personas que nos hemos pasado una cantidad considerable de horas subiendo y bajando chakras. Eso si, tantas horas en postura de loto han logrado que deje de sentir todo lo que hay en mi cuerpo de cintura para abajo. Y es que yo no sirvo para esto y tengo que reconocer que me costaba concentrarme: nosotros en postura de loto y la profesora diciendo: concéntrate en el chakra del ombligo e imagina una estrella dorada brillando en él. A mi me cuesta localizar mis chakras, así que imaginarme una estrella dorada brillando en él es tarea bastante complicada. Y luego las preguntas de la gente, que yo a veces he creído estar en una cámara oculta: la estrella tiene que ser dorada o puede ser de otro color?o Cuántas puntas tiene que tener la estrella? En fin, que para ninguno de los dos ha sido muy fructífero, pero es una opinión subjetiva, el curso estaba lleno de gente feliz que seguro que alcanzaran el nirvana siguiendo el método de meditación de Amma el resto de sus vidas.
AL ATARDECER, LA GENTE VA A MEDITAR MIENTRAS OBSERVA LA PUESTA DE SOL EN LA PLAYA DEL ASHRAM
VUELVO A PONER LAS VISTAS DESDE LA AZOTEA DEL EDIFICIO DONDE DORMIAMOS PORQUE ME PARECEN PRECIOSAS
ALGUNOS DÍAS TRAÍAN AL ASHRAM AL ELEFANTE DEL TEMPLO PARA QUE LA GENTE LE DIERA DE COMER. NO ME GUSTABA VERLO ENCADENADO PERO ERA UNA BUENA EXCUSA PARA HACER UNA FOTO DENTRO DEL ASHRAM
AQUI GRUPOS DE PERSONAS CON UN PAPA NOEL QUE BAILA VAN RECORRIENDO LAS TIENDAS Y LAS CASAS CANTANDO VILLANCICOS Y PIDIENDO DINERO

Acabamos con el curso el día de Navidad por la mañana y, tras un rato de conexión a internet para felicitar a la familia nos fuimos a comer con amigos españoles. La tarde estaba llena de eventos: Amma tenía un día lleno de abrazos porque muchísima gente había llegado ese día para recibirlo. Frente al escenario, los distintos países cantaron villancicos en todos los idiomas: portugués, ruso, alemán, francés, inglés, español, italiano... y aunque los españoles cantaron nada más que regular, hay que reconocer que fueron los que más animaron y la gente tocó las palmas y bailó al son de la Marimorena. Nosotros, desde el público, cantamos y aplaudimos a saco, haciendo patria jeje.

Cenamos todos juntos por eso de no sentirnos tan solos esa noche. Eso si, la comida como siempre, en la cantina comida de rancho. Pero felices de estar en un sitio tan especial. Después de la cena, delante del escenario y mientras que Amma seguía dando abrazos, se representó un musical sobre la vida de Jesús. Fue precioso, con música en directo, unos cantantes que cantaron de muerte y una buena interpretación. Acabó muy tarde, como a las 12. Nosotros estábamos muertos de sueño y decidimos irnos a la camita. Pero Amma dio aquella noche el discurso de Navidad, algo así como el Rey en España pero a lo Amma.

CON ALE, CAROL, MELANI Y AYESHA VIENDO LOS VILLANCICOS EN EL ASHRAM

Y el día 26 nos decidimos a abandonar el Ashram. Llegamos para un par de días y finalmente nos quedamos 12. Y tengo que reconocer que, a pesar de ser un sitio bastante raro, yo me he sentido muy feliz allí. Hemos conocido a gente estupenda, hemos vivido una experiencia única y diferente y nos ha servido para descansar: no había que buscar dónde comer o dónde dormir cada día. Así que yo estaba feliz de la vida. Pero claro, reconozco que yo soy carne de secta. Menos mal que tengo a Pablo, mi Yan, que me baja los pies al suelo y sentenció, mas que sugirió, que el día 26 nos marchábamos definitivamente.

Y no hubo muchas despedidas porque algunos españoles nos hemos venido todos a Varkala, donde estamos ahora. Menos nuestros queridos Carolina y Alex, argentina y francés, con los que hemos pasado muy buenos ratos estos días y a los que vamos a echar mucho de menos. Además Carolina nos ha echado paciencia y nos ha dado clases particulares de yoga, así que ya sabemos saludar al sol como Dios manda.

El día 26 cogimos un autobús que nos llevó a la estación y luego un tren que en menos de una hora y por 50 céntimos de euro nos trajo hasta Varkala, nuestro siguiente destino, en el que estamos ahora.

UN AUTOBÚS LOCAL DE LA INDIA
LISTOS PARA SUBIR AL TREN

Varkala es una playa muy turística llena de hoteles, restaurantes y tiendas de souvenirs. Y turistas occidentales, muchísimos turistas. Parece que toda europa se ha venido aquí a pasar el fin de año. Así que está todo lleno, llenísimo, y los precios están por las nubes. Hemos conseguido una “ganga”, entre comillas porque aun así no es barato. Estamos pagando 800 rupias (unos 11 euros) por una habitación bastante cutre, pero considerando que todo estaba lleno, que está muy bien situado y que la mayoría no bajaban de las 1000 rupias creo que el precio está bien para ser Navidad.

EL HOTEL CLIFF MANOR CON NUESTRAS COMPAÑERAS DE VIAJE ESTOS DÍAS: MELANI, RITA Y AYESHA. GENIAL COMPARTIR CON ELLAS PARTE DE LA RUTA

Y aquí hemos pasado 4 días en los que hay poco que contar. Paseos por la playa, grandes comilonas, siestas en bragas bajo el ventilador y ratos de charla. La playa de Varkala es muy bonita porque está bajo un acantilado. Los hoteles están arriba y tienes que bajar unas escaleras para llegar a la playa.





CEREMONIA DEL FUEGO EN UN TEMPLO HINDU DE VARKALA
Además hemos podido conocer a otros viajeros blogeros con los que habíamos tenido contacto por internet: Laura y Mario de “Proyectos en Ruta”, dos gaditanos con los que compartimos una cena. Escuchar hablar andaluz fue un placer, y hablar de proyectos de vida que implican cambios radicales fue estar en nuestra salsa. Ojalá hubiésemos podido compartir con ellos alguna parte del viaje porque creemos que habría sido muy divertido. Suerte chicos, nos vemos en cualquier otra parte!!
CON LAURA Y MARIO, A LA DERECHA, Y PILAR Y ELI, TIA Y SOBRINA QUE SE HAN VENIDO UN PAR DE MESES A RECORRER EL SUR DE LA INDIA

Pasaremos en Varkala la noche de fin de año, con los otros españoles. No creo que podamos tomarnos la uvas a su hora por la diferencia horaria pero las tomaremos igualmente. Y después comenzaremos a movernos de nuevo. Nuestro objetivo es la Fundación Vicente Ferrer. Siempre ha sido mi sueño trabajar con ellos. He mandado mi cv millones de veces pero nunca he sido seleccionada. Hace unos meses escribimos para preguntar si podíamos trabajar con ellos como voluntarios unos meses y nos dijeron que no necesitaban en este momento a nadie con nuestro perfil. Para nosotros fue una gran decepción, pero no dudamos de que algún día lo conseguiremos. Por el momento tendremos que conformarnos con ir a visitarlos los 4 días que te permiten permanecer en el campus. Vamos con las 3 españolas, que como es un trayecto muyyyy largo, será mucho más divertido hacerlo acompañados. Os lo cuento en el siguiente post. Feliz 2016 a todos! Que el nuevo año os traiga montones de viajes.
Elena Toscano Web Developer

1 comentario:

  1. Felia año nuevo, seguir tan maravillosos!!!!!!!!!

    ResponderEliminar