El privilegio de vivir en la isla de Koh Samui


En mi vida he pasado un vuelo tan malo como el de China a Bangkok. Había tantas turbulencias y el vuelo se movía tantísimo que la gente empezó a vomitar en las bolsitas dispuestas en el bolsillo del asiento delantero para este fin. Yo cerraba los ojos y pensaba en que quizás fuera mi último día de vida, en serio os digo que lo pensé, y veía a Pablito con sus ojos cerrados y las manos sudándole agarradas a las mías. Lo cómico de la situación es que la gente pulsaba el botón de llamada a la tripulación. Y el azafato acudía diligente a recoger las bolsitas llenas de pota y les daba a los afectados una nueva vacía. Y ver a ese hombre dando traspiés por el pasillo con las manos cargadas de bolsitas de pota era surrealista. Yo tenía ubicada la mía, porque conociéndome como me conozco sabía que la llenaba pero hasta los topes. Pero mira que parece que el Naga Pelangui hizo mella en mí, porque os juro que desde que me bajé del barco no he vuelto a marearme nunca más, y eso que fueron sólo 24 horas! Pero os digo de verdad que me cambió la vida. Pues volvamos a la situación, el avión moviéndose a lo bestia, haciendo caídas libre de varios segundos, la gente vomitando y el azafato dando paseítos con las bolsitas de pota. Os juro que por mi cabeza pasó de todo, incluído acordarme de la razón que tiene mi cuñada con su pánico a volar, pero lo primero fue pensar que si salía viva de allí no volvía a montarme más en un avión en mi vida. Vamos que os digo que me vuelvo en el transiberiano, Pekín-Moscú en tren y ya haré autoestop hasta mi casa, pero yo no cojo más un avión ni soñando. Que miedo tan grande pasamos. Pero dos horas y media después aterrizamos en Bangkok, que yo casi que beso el suelo en plan Papa, que alegría más grande de tierra firme. Que no quiero aire ni agua!!!, que nada más que quiero tierra, que yo pueda salir corriendo en un momento dado. Ay por dios, que ratito más malo.
Por suerte mereció la pena, volar claro, no el disgusto. Pero es que llegar a Tailandia siempre es felicidad, que se te dibuje una sonrisa en la cara y no se te quite hasta que te vayas. Adoro Tailandia, me encanta. Para mi, la mejor relación calidad-precio del mundo y la gente más amable. Y aunque nuestras maletas no llegaron con nosotros porque se habían quedado perdidas en nuestra escala en China, y caía el diluvio universal, a mi me entró un subidón de esos que de nuevo parece que me he tomado unos pocos de tripis, dando saltitos y grititos como si una adolescente ante Justin Bieber se hubiera apoderado de mi cuerpo.
Nos habíamos buscado en Bangkok un hotel con piscina para dos noches. La doble en el hotel Retroasis cuesta 30 euros, una pasada para nosotros, pero no celebramos nuestro aniversario y ese fue nuestro regalo. Está en un sitio fantástico, la piscina es una gozada, es nuevo y modernísimo y el desayuno es genial. Vamos que cuando vimos esas tostadas con mantequilla, tortillas, fruta, cafelitos y demás nos volvimos locos. Tan locos que comimos hasta reventar todos los días y no pudimos almorzar hasta las 6 de la tarde. Tardaron 24 horas en traernos las maletas, trágico total porque no teníamos nada para cambiarnos, ni para dormir ni para bañarnos en la piscina: trágico!!!!! pero estando en Tailandia, cualquier contratiempo pierde importancia. Al final nos quedamos un día más para recuperar el día perdido sin ropa, ohhhhhh que pena...


Comprar el billete de tren para venir a Koh Samui no fue fácil. No había sitios libres para los siguientes 3 días y sólo nos dieron la opción de ir un día a las 12 de la mañana por si alguien había cancelado para el tren de la tarde de ese mismo día. Y así lo hicimos, había sitio sólo en segunda clase con aire acondicionado (yo prefería sin aire que no me gustan y me congelo) pero ante la idea de seguir esperando eternamente decidimos comprarlo (17,5 euros por persona). Que es agosto y en Tailandia hay más turistas que nacionales. Y es que andas por Bangkok y casi escuchas más español que tailandés.

Llegar a Koh Samui desde Bangkok, si no quieres gastarte un pastón en el avión, lleva su tiempo. El tren nocturno dura 12 horas pero tengo que deciros que es genial. Sale a las 7,30 y pasan vendiendo de todo para que cenes. Nosotros llevábamos nuestra cena comprada del súper, pero lo que ofrecían no tenía mala pinta. A las 8,30 pasa un señor convirtiendo los asientos en camas, y te pone tu sábana, mantita y almohada que trae impecablemente limpias en bolsas selladas de la lavandería. Yo me planté mis tapones y entre el meneito del tren y la dormidina que me pimplé dormí como una bendita. Cuando llegas a la estación de trenes de Surat Thani hay autobuses esperando para llevarte al puerto. Por 7€ (280 B) compras el billete del autobús, que dura una hora y media, y el ferry lento hasta Koh Samui, que tarda 2 horas. Hay que decir que el ferry lento cuesta 3€ (120 B) si lo compras directamente en el muelle, pero no sabemos si es fácil llegar hasta allí desde la estación de trenes por tu cuenta. Una vez en el puerto de Koh Samui tienes que coger una furgoneta compartida para ir hasta tu hotel, por 2,5€ (100B) por persona te llevan hasta la puerta del hotel en el que tengas reserva.

 El tren antes de ser convertido en cama
 EL TREN YA HECHO CAMA
EL FERRY QUE NOS LLEVÓ A KOH SAMUI

Nosotros habíamos reservado una noche en lo más barato que encontramos, a 17 euros la noche en pleno centro de la playa de Chaweng, el Orchid Residence. Era puro trámite, porque nos alquilamos una moto, que al día cuestan 5 euros, y nos fuimos a dar vueltas para buscar un apartamento para todo el mes. No os podéis ni imaginar la cantidad de oferta de apartamentos que hay para alquilar por meses. Si no quieres tener una cocina hay cosas baratísimas y bastante buenas. Pero para nosotros la cocina era imprescindible, el requisito más importante, una cocina bien equipada. Por eso nos decidimos por el Chaweng Lakeview Condotel. Es como un hotel, con su recepción, su piscina, su gimnasio, pero se puede alquilar por meses, los apartamentos son preciosos y la cocina está bastante bien con horno y microondas. Nos ha salido por 400 euros todo el mes de agosto, que es uno de los meses más caros del año. Era caro, pero pensamos que merecería la pena estar todo el mes en un sitio precioso y cómodo. Eso no incluye la luz ni el agua, que se pagan al final pero que no son muy caras, sobre todo si no tienes que encender el aire acondicionado porque el piso es muy fresquito. Como no está en primera línea de playa (ahí sólo hay grandes hoteles y restaurantes), hemos alquilado también una moto para movernos por la isla. Por 75 euros tienes una moto para todo el mes y eres libre como un pájaro para ir a donde quieras. Al final, entre piso, moto y luz suponemos que serán unos 500 euros, nos quedan otros 500 para vivir que no está nada mal, porque nos hemos propuesto no pasarnos de 1000€ este mes. De momento hemos alquilado por un mes, y ya veremos si ampliamos a dos.
Pero estamos en el paraíso. Sobre todo porque estamos descansando más que en toda nuestra vida, vamos que no hacemos nada de nada. Nos levantamos y bajamos a nadar a la piscina para empezar el día con movimiento. Desayunamos como campeones, con su tostaita y su aceite de oliva. Madre mía cómo me sienta a mi el desayuno. Luego hacemos nuestros ejercicios de francés, que ya os dije que en este viaje nos hemos propuesto empezar a estudiar este idioma para seguir abriendo puertas. Pablo además va haciendo cursos online de medicina para seguir actualizándose. Luego vamos al mercado para comprar lo que hayamos decidido cocinar para el almuerzo. Aquí puedes encontrar prácticamente de todo, y todo tiene muy buena pinta. Así que nos cocinamos nuestro almuerzo, nos ponemos hasta arriba y nos dormimos un siestón. Por la tarde a la playa, a pasear o a bañarnos. La cenita la hacemos en la calle, paseito y a la cama. Que vida más dura, eh? Pues ahí también hay que meter que hay que hacer otras cosas como la colada, que hacemos en las lavadoras de monedas que hay por todas las calles, en cualquier parte, amarradas a cualquier farola. Otra es rellenar las botellas de agua en máquinas de agua potable, darnos masajes... cosas de esta vida tan dura. Madre mía que suerte tenemos! Desde que nos instalamos nos recordamos continuamente la suerte que tenemos y queremos que los días pasen muyyy despacito.




 NUESTRO CASITA EN KOH SAMUI

 ELENA DISFRUTANDO DE LA PISCINA


 EN EL MERCADO QUE ESTÁ A 3 MINUTOS DE CASA HACEMOS LA COMPRA

 UNAS GAMBITAS AL AJILLO PARA ACORDARNOS DE LA TIERRA!!

 PRIMER FOOT-MASSAGE DE LA TEMPORADA, JEJE

 ESTE ES EL LAGO DE CHAWENG, JUSTO EN FRENTE DE NUESTRO HOTEL


 PASEITOS DIARIOS POR LA PLAYA, IGUALITO QUE ANDAR POR HAGEN...

A CENAR!!!

Estos días hemos quedado con Berta, una chica que seguía nuestro blog desde el principio y con la que habíamos tenido contacto por mail. Casualmente ha venido de vacaciones a Tailandia y nos escribió para que quedáramos. Genial! Con lo que nos gusta conocer gente! Y más aún gente que comparte nuestra pasión por los viajes. Con ella y con Isa, una chica de Lepe que también andaba de vacaciones por aquí, hemos quedado los dos últimos días. Si alguien más pasa por aquí que nos avise! Que siempre es un placer.

 ESTA ES BERTA CON LA QUE COMPARTIMOS UN PAR DE DIAS

 POSTRE TÍPICO TAILANDÉS A BASE DE MASA TIPO CHURROS CON LECHE CONDENSADA, ALMENDRAS Y HUEVO HILADO, DELICIOSO!!!
ISA CUMPLÍA AÑOS Y LE TRAJIMOS UNA MINI TARTA PARA QUE SOPLARA LA VELA, JEJE. 

Y os dejamos para seguir disfrutando de nuestro paraíso. Aunque en agosto siempre nos llegan desde España las fotos de nuestros familiares en la playa o de viaje, y nos da morriña no estar allí con ellos. Pero Tailandia nos necesita ahora y no vamos a dejarla plantada. Besos a todos.





Pablo Troncoso Web Developer

7 comentarios:

  1. siempre es tan lindo verlos disfrutar... un beso enorme desde argentina max y cintia

    ResponderEliminar
  2. Qué guay, cuñá, me encantaría ir a Tailandia.

    Que disfrutéis.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta muuuucho!!
    Que suerte estar ahi, quien sabe, igual algun dia vuelvo
    besos gordos. Os quiero!!

    ResponderEliminar
  4. Hola desde Sevilla. Vamos en Julio a Koh Samui 3 días.Estamos mirando bungalows así baratos por la isla. Solo tenemos una duda: la zona. Vamos a alquilar una mota para recorrerla por lo tanto que haya tal playa etc nos da igual porque nos moveremos . La pregunta es para la tarde-noche,nos gustaría una zona para ir a cenar, con mercado para pasear,tomar algo,etc. Cuál sería esa zona? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Pues las zonas que te recomendaría serían la de Chaweng y la del fisherman's village en Boputh,para pasear, comer en los mercados, tomar algo, etc. Pasadlo bien!!

      Eliminar
  5. Muchas gracias por tu respuestas.Supongo que no debe haber muchos problemas llegando alli y buscar algo en el mismo dñia,no? Nos recomiendas que hacer en esos tres días algo? Q ver? donde podemos cenar o tomar algo? aLGUN SITIO BARATO PARA DORMIR? gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allí hay mil sitios para dormir y comer barato. Prueba en la zona entre el walking street y el hotel Chaweng cove, por ahí hay muchos. Para comer la walking street está genial, pero hay mil sitios. Para ver puedes ir con la moto a ver el Big buddah, el fisherman's village, la playa de secret beach, etc. Pasadlo bien!!

      Eliminar