Qué ver en Kuala Lumpur


Acabo de caer en que nunca os he puesto una foto de un baño de Malasia. Y es que en todos los hoteles, desde que llegamos, hemos encontrado el mismo tipo de baño: un metro cuadrado con un váter, un lavabo que desagua directamente en el suelo por un tubo y una ducha sobre ambas cosas. Así que mientras te lavas las manos, te estás mojando los pies, y mientras te duchas mojas el espejo, el váter y el lavabo. Y pobre de ti si has olvidado sacar antes el papel higiénico, porque primero se escuchan un par de maldiciones en el baño y luego te toca bajar a la recepción a pedir uno nuevo. Esto no quiere decir que los grandes hoteles no tengan baños mejores que los que uno pueda soñar.

Pero si tu presupuesto es de 17 € máximo para dormir y tienes la suerte de encontrar la habitación con el baño dentro, será esto lo que disfrutarás:



Otro detalle que me ha llamado la atención es respecto a descalzarse en los sitios. Normalmente en Asia tienes que quitarte los zapatos para entrar en los templos. Es algo normal y no nos resulta raro. Pero aquí en Malasia se lleva al extremo, es el país donde más veces tendrás que quitarte los zapatos. Hay que descalzarse para entrar en los templos, muchos museos, la información turística y en muchos hoteles. Directamente tendrás que dejar los zapatos en la puerta si quieres pasar al interior. Así que más te vale ir en chanclas o con calzado de fácil quita-pon.


Aquí en Kuala Lumpur, por suerte, no hemos encontrado muchos sitios de esos. Y digo por suerte porque con el frío que hace en todas partes voy casi siempre con los zapatos cerrados, que son más difíciles de quitar a pesar de que yo me he hecho un invento para poderlos abrochar rápidamente. Pero en el metro, los restaurantes, el autobús, los centros comerciales... siempre temperatura de Frozen, que voy a convertirme en muñeco de nieve os lo juro. Con tanto calor húmedo fuera y tanto frío en los interiores ando con un resfriado y un dolor de garganta de los buenos. Que a veces me sorprendo con una voz de tío que me sale y me asusto hasta yo.

Hemos estado 8 días en la capital. Sinceramente pienso que 8 días son muchos para Kuala Lumpur. Pero gracias a eso nos hemos podido dar el lujo de levantarnos muy tarde e incluso dormir siesta. Y es que aquí me estoy levantando mas tarde que en toda mi vida. Como será la cosa que un día cuando bajamos por la mañana para irnos y dije en la recepción “good moorning”, la tipa me respondió: “good moorning no, que ya son más de las 12, good afternoon!!!” y yo creo que hasta lo dijo con un poco de retintín. Pero para mi es una gozada, yo, que hasta los domingos siempre me he despertado antes de las 8. Cuando abro un ojo, miro el reloj y son las 10 no quepo en mí de la felicidad. Pero ya os digo que la zona visitable de KL no es tan grande. Desde las torres Petronas hasta el barrio Chino, que es donde nos alojamos, puede haber una hora caminando y atraviesas casi todos los puntos de interés. Claro que todo depende de tu interés, imagino que si quieres visitar cada templo y cada museo puedes pasar aquí meses.

La verdad es que la ciudad tiene cosas muy interesantes. A parte de las torres Petronas (por cierto que yo no lo sabía pero PETRONAS es una compañía petrolera que tiene Malasia llena de gasolineras, como la shell en Brunei), el icono de la ciudad por excelencia, me gusta ver esa mezcla de arquitectura más colonial o mezquitas antiquísimas con edificios mega modernos. Grandes centros comerciales con las tiendas más caras del mundo con calles abigarradas de tenderetes vendiendo todo tipo de falsificaciones a precio de ganga.


EN LA PLAZA DE LA INDEPENDENCIA EN EL FESTIVAL DE COMIDA
  



LAS PETRONAS



 
 
VARIOS EDIFICIOS Y MEZQUITAS PRECIOSOS


EL JARDÍN BOTÁNICO ES MUY BONITO Y ESTÁ MUY CUIDADO AUNQUE NO HAN PUESTO MUY FÁCIL LA ENTRADA, NOS COSTÓ BASTANTE ENCONTRARLA
 
La mezcla es interesante, y más aún cuando observas a la gente, desde preciosos y coloridos saris a negros burkas, simples velos o divinas vestidas de marca. Y a mi esas mezclas me gustan. Sin contar con que el hecho de estar en la capital te permite participar en todo tipo de eventos. Al estar aquí hemos coincidido con la feria gastronómica, feria de artesanía de la india, conciertos callejeros para recoger dinero para Nepal y la entrega de los Oscars de Bollywood que se celebra en Kuala Lumpur. Un día pasamos por un hotel de mega lujo y en la puerta había una fila de coches de lujo que se perdía calle arriba, miles de fans gritando, guardaespaldas y televisiones. Preguntamos qué pasaba y nos contaron que esa noche era la entrega de premios y que todas las estrellas de Bollywood estaban alojadas en ese hotel. Como quedaba poco para la ceremonia los coches estaban esperando para trasladarlos al lugar y los fans esperaban para verlos salir vestidos con sus super trajes. Y allí que nos quedamos para ver a unos actores a los que jamás hemos visto. Pero era divertido verlas a ellas, muchas con saris, y a ellos, lanzando besos y haciéndose fotos con las fans. Un rato divertido que acabó porque Pablo estaba harto y decidió sacarme de allí y llevarme a un centro comercial todo de tecnología. Vaya cambio no? Yo me hubiera pasado allí toda la tarde cotilleando jeje.


UN TAL SONU, ACTOR CACHAS GUAPERAS DE BOLLYWOOD

Os he dicho que nuestro hotel está en China Town. El barrio chino es un horror, lleno de hostels de lo más cutre y de tiendas de souvenirs una detrás de otra. Pero claro, aquí estamos todos los guiris, pegaditos unos a otros. Cuando llegamos nos vinimos para acá para buscar hotel. La calle principal estaba llena de hoteles y de hostels pero, como siempre, los precios son mucho más caros y la calidad es penosa. Así que decidimos irnos a la calle de detrás, que ya no es tan pesadilla aunque está pegada a la calle peatonal, y encontramos un hotel normalito, limpio y tranquilo, habitación con baño, aire acondicionado, wifi y una gran ventana por 16 euros. El Petaling Hotel, en la calle Petaling. Regentado por unos chinos que a pesar de ser los únicos europeos alojados aquí nos preguntan cada vez que entramos el número de habitación. Como si fuera muy difícil acordarse de mi cara de patata o del metro 90 de Pablo.


JALAN PETALÍNG LA CALLE CENTRAL DE CHINA TOWN

NO SE POR QUÉ PERO EN CHINA TOWN HAY MUCHAS TIENDAS DE PÁJAROS

Y CÓMO NO HA TOCADO VOLVER A HACER LA COLADA

Otra ventaja de haber estado aquí tantos días es que hemos podido ir a una piscina pública a bañarnos, ir al cine a ver una americanada y comer comida de todas las nacionalidades. Os acordáis de que os dije que estaba harta de arroz? Pues aquí he comido pasta, sushi, hindú y hasta un día pizza. Ha sido el paraíso. Eso si, ha habido que buscar mucho y comer en sitios cutres pero que ponían este tipo de comida. El sushi lo compramos en el súper, que cuando están a punto de cerrar sacan las bandejas de sushi a mitad de precio. Y ahí estábamos nosotros al acecho!!!

MUERO SÓLO DE OLER EL QUESO FUNDIDO...

DE NUEVO HINDÚ, NOS ENCANTA LA COMIDA HINDÚ... CUANDO NO PICA

Varios de estos días los hemos compartido con una pareja de Canadá que conocimos el primer día. También andan viajado por largo tiempo y rápidamente encajamos muy bien. Así que decidimos hacer algunas excursiones juntos, como a las Batu Caves. Las Batu Caves son unas cuevas que hay a las afueras de la ciudad. Puedes llegar fácilmente en metro, que funciona muy bien por cierto, y cuesta sólo 50 céntimos. Las cuevas son como un templo Hindú gigante y tanto fuera como dentro encuentras templetes y dioses hindúes. Y monos, muuuuchos monos, que a mi me dan un miedo tremendo porque a la que te descuidas te tiran de la falda o te quitan lo que lleves en las manos. Yo siempre pienso que se van a lanzar a por mis gafas...






LAS CUEVAS DE BATU, CON ESTATUAS HINDÚES ENORMES

BUENA VISTA QUE TIENE ESTE MONO DE LAS PETRONAS

LOS MONOS ESTÁN POR TODOS LADOS, ESTOS PEQUEÑITOS ESTABAN MAMANDO DE SUS MADRES

Como ya he dicho, el metro de Kuala Lumpur funciona bastante bien. Pero también hay 4 líneas de autobuses que recorren todo el centro de forma gratuita. Son muy frecuentes y son fáciles de encontrar, porque en los mapas de la ciudad aparece un mapa del metro y otro de los free buses. Por cierto que en el metro hay vagones específicos para mujeres en los que no pueden montarse los hombres. Lo siento chicos pero os quedáis fuera. Que digo yo que no sería más fácil poder ir todos en el mismo vagón y respetarnos unos a otros? Aunque también está prohibido comer chicle, besarse y los comportamientos indecentes. Será por prohibir?

VAGÓN SÓLO PARA MUJERES

EL GOKL, LINEAS DE BUS GRATUITAS

PROHIBIDO TODO EN EL METRO...

Otra curiosidad son las bodas. Cuando pensamos en una boda lo primero que se nos viene a la cabeza es la novia, con su vestido blanco inmaculado y sus uñas a la francesa verdad? Pues no en todo el mundo es igual, y aquí, en Malasia, lo que se llevan son los colores, las manos teñidas con henna y los caballeros con su cuchillo al cinto. Y aquí os dejo dos fotos de un domingo cualquiera en los que encontramos a montones de parejas de novios haciéndose el reportaje de boda a la orilla del río. A mi me tenían con la boca abierta, que os parece?



Por cierto, que no puedo dejar atrás una de las tiendas más alucinantes que he visto en mi vida. No tengo que explicar nada, sólo mirad la foto y lo entenderéis.


MADRE MÍA, BOBY Y MARADONA!?!? DA UNA CONFIANZA TOTAL. CARIÑO, LA SORTIJA DE DIAMANTES ES DE DIOR? NO, AMOR, ES DE BOBY Y MARADONA! 

Y hoy nos marchamos, en unas horas cogemos un vuelo rumbo a las Perhentians, las islas estrella de Malasia, las que todo el mundo dice que son un auténtico paraíso. La verdad es que después de haber visto tantas playas en tantos sitios somos un poco exigentes. Pero ya os contaré qué nos parecen en el siguiente post. Feliz semana!


Pablo Troncoso Web Developer

No hay comentarios:

Publicar un comentario