Qué ver en Singapur


Tumbada en mi cama el otro día pensaba en el milagro de viajar, en cómo en un momento estás aquí y de pronto estás en el otro lado del mundo. Luego, al chuparme las 25 horas entre vuelos y escalas descubrí que no era tan milagro, y que pagar 280 euros por un vuelo a Singapur tiene un sobrecoste en escalas y mal cuerpo. Que por mucha dormidina que me tomé os aseguro que ni el gurú del yoga más experto del mundo sería capaz de coger una postura cómoda en el minúsculo asiento de Jet Airlines. Pero lo conseguimos, desembarcamos en Singapur con unas maletas con más peso del que teníamos previsto y una mezcla de sentimientos que no puedo describir. Porque para empezar otra aventura como esta hay que tener una ilusión y vocación viajera más fuerte que todo lo que hayas sentido jamás. Pero confieso que también se siente miedo, muuucho miedo. Y no es miedo a lo desconocido, a no saber dónde vas a encontrarte, si los planes saldrán bien o no. Es miedo a todo lo que dejas atrás, tu familia, tu casa, tu ciudad, un buen trabajo. Y ante la eterna pregunta de si merecerá la pena alejarte de todo, aunque sabes que la respuesta siempre es un SI rotundo, hay un momento de pánico en los últimos días antes de marcharte. Y aunque hace ya casi 6 años y medio que nos fuimos de Sevilla, cada vez que damos un giro de 180º volvemos a pasar por el momento pánico.


Quizás es porque siempre aprovechamos para pasar un tiempo con la familia, que en este caso han sido dos meses, y entonces vuelves a darte cuenta de lo lejos que estás de ellos y vuelven los miedos. Pero he leído una frase que me ha dado mucha fuerza, que dice que el valiente no es el que no siente miedo, sino el que a pesar de sentirlo sigue hacia delante. Y en eso yo si que soy luchadora y cabezota. Así que con valentía miramos hacia delante y pensamos que vamos a por todas, y es que siempre pensamos que juntos podremos con todo.

Así que a pesar de todos los miedos hemos decidido empezar otra nueva aventura, romper con todo lo que teníamos en Alemania y volver a estar en ruta. En estos dos meses en Sevilla nos han preguntado mil veces por nuestros planes, qué tenemos en mente, si vamos a buscar trabajo o no, cuándo pensamos volver o qué haremos después de esta nueva etapa. Y siempre respondemos que no sabemos, y aunque suene bastante impreciso y loco os aseguro que es verdad. Sólo tenemos un billete de ida, mil ideas en la cabeza y cero planes. En este caso Pablito, que venía súper quemado de Alemania y de una vida de rutina y cabezas cuadradas no quería tener ningún plan a priori. Sólo le apetece improvisar, ir haciendo lo que vaya surgiendo o apeteciendo. Si no nos apetece trabajar nos gastamos el dinero ahorrado y nos volvemos, si encontramos una opción para trabajar en algo que nos guste pues perfecto. Dejar que el camino nos sorprenda. Y yo que en eso soy más alemana que latina no paro de pensar cosas, idear opciones, buscar oportunidades en internet. Pero no llegan a buen puerto, pablito me tiene vetada. Así que en esas andamos, empezando un camino que no sabemos a dónde nos lleva pero en el que tenemos puestas todas nuestras ilusiones. Cumplir un nuevo sueño, como otros muchos tantos que ya hemos cumplido. Porque mira que tenemos suerte, una suerte infinita de haber cumplido un montón de sueños.

Hemos pasado estos primeros 4 días en Singapur, una ciudad muy moderna, carísima y con una mezcla de culturas de lo más interesante. En un mismo barrio puedes visitar un templo budista, uno hindú o una mezquita, y de la misma forma ves mujeres por la calle con sus preciosos saris, tapadas con velo o en minifalda y monjes budistas, no es maravilloso? A simple vista parece que la mezcla funciona, aunque no se puede juzgar una ciudad en 4 días y puede que la convivencia no sea tan pacífica, pero esa es la impresión que nos ha dado. Lo peor es que es una ciudad cara, muyyyy cara. Lo más barato que hemos encontrado para dormir es una habitación doble en un hostel en el barrio Indio, The Mitraa, sin ventana ni baño, lo más cutre del mundo por 50 euros la noche, una verdadera pasada contando con que nuestro presupuesto para este viaje es de 30 euros al día para los dos contando absolutamente todos los gastos. Singapur será la excepción porque no había otra forma de hacerlo.
LA HABITACIÓN DEL MITRAA HOSTEL

También comer es caro. Por supuesto que todo está lleno de restaurantes carísimos, pero es que incluso los puestos de la calle donde ves comer a locales no resultan demasiado baratos. 

HAY MUCHOS CENTROS DE COMIDA ASIÁTICA DONDE PUEDES COMPRAR EN DISTINTOS PUESTOS Y COMERLO EN LAS MESAS DEL CENTRO. EN ESOS PUEDES COMER POR 10-12 EUROS DOS PERSONAS
NOSOTROS NOS PEDIMOS UNOS PAD THAI QUE PICABAN PARA MORIRSE Y UN ZUMO NATURAL DE PIÑA-MANZANA POR 10 €
JUNTO A LA BAHÍA HAY UN MERCADO NOCTURNO PARA COMER AUNQUE ES MÁS TURÍSTICO Y MUCHO MÁS CARO, PERO TIENE BUENA PINTA
Salvo el barrio chino y el barrio Indio, el resto es un centro comercial tras otro y edificios gigantescos de arquitectura súper moderna. A nosotros los centros comerciales no nos gustan demasiado, además deciden congelarle el cerebro a los clientes para que compren más y ponen el aire acondicionado a 5 grados cuando fuera hace 33. Así que entrar en los centros comerciales descartado. El barrio chino es un puesto de souvenir tras otro, un horror si no fuera porque los edificios en los que están situados son edificios coloniales preciosos que permiten hacerte una idea de cómo era la ciudad en la época de la colonia. Si te alejas un poco de las calles más guiris puedes encontrar algunas calles más auténticas y un mercado local en el que comer a mucho mejor precio. 
LAS CALLES DEL BARRIO CHINO, CON LAS CASAS COLONIALES Y LAS TIENDAS DE SOUVENIRS
EN EL MERCADO LOCAL VENDEN TODO TIPO DE BICHOS VIVITOS Y COLEANDO
Little India nos ha gustado más, con sus templos, sus colores y olores tan estimulantes y los indios tan sonrientes.
 
EL EXTERIOR Y EL INTERIOR DEL TEMPLO HINDU JUNTO A NUESTRO HOTEL
EL CONTRASTE DEL TEMPLO HINDU CON LOS RASCACIELOS DETRÁS. MIRAD DE CERCA LOS DIOSES PORQUE SON FLIPANTES
La zona de la bahía hay que reconocer que es preciosa, llena de edificios flipantes y de puentes peatonales. Ahí se concentra mucha gente por la noche, tiene un paseo precioso y está lleno de bares y restaurantes. 


 EL EDIFICIO MAS FAMOSO DE SINGAPUR, EL MARINA BAY SANDS, QUE TIENE ARRIBA UN MIRADOR QUE COGE LOS TRES EDIFICIOS EN FORMA DE BARCO. LO DE LA IZQUIERDA CON FORMA DE FLOR ES EL MUSEO DE CIENCIAS

ESTE ES EL MERLION, MEZCLA DE LEON Y DE SIRENA, EL SIMBOLO DE LA CIUDAD
LA BAHÍA POR LA NOCHE, PRECIOSA ILUMINADA, MUY AMBIENTADA Y PERFECTA PARA PASEAR
ESTE RINCÓN DE LA CIUDAD ES UNA FLIPADA, VAYA EDIFICIO MAS ALUCINANTE, ME ACORDÉ DE MIS AMIGOS MIGUEL Y LOURDES, ARQUITECTOS QUE HABRÍAN FLIPADO VIÉNDOLO
Pero en general nos ha parecido que es una ciudad-país rica, con un nivel de vida alto, con gente muy educada y amable y todo muy limpio y ordenado. Para mi gusto, Singapur merece la pena para un par de días de escala, no para venir expresamente. Pero claro, repito que a mi no me gustan los centros comerciales, estoy segura de que más de una que yo conozco fliparía aquí y se podría pasar los días de tienda en tienda, así que no es más que mi opinión personal. Pero nos vamos de aquí echando millas, que esto come presupuesto que es un gusto. Así que mañana volamos para Borneo, una isla que nos hacía mucha ilusión visitar, otro sueño que vamos a cumplir. Os seguiremos contando desde allí! Besos a todos y gracias por seguir ahí detrás.
QUIÉN DIJO QUE NOS IBAMOS A PERDER LA FERIA DE ABRIL? ESPECTÁCULO FLAMENCO EN PLENO CENTRO DE SINGAPUR!!!
POR CIERTO, MIRAD LA PINTA DEL BAILADOR TORERO, PURO GLAMOUR, DESPRENDÍA ARTE POR LOS CUATRO COSTAOS

 
Pablo Troncoso Web Developer

5 comentarios:

  1. Mucha suerte en este nueva etapa, estoy seguro de que os va a ir muy bien. Desde aquí disfrutaremos leyéndoos!

    ResponderEliminar
  2. Escribíd a menudo por favor!!! Mucha suerte!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué ganas de leer vuestras aventuras de nuevo! A ver si esta vez nos inspiráis definitivamente…
    ¡Besos y suerte!

    Vanesa

    ResponderEliminar
  4. Ya empezó, BIENNNNN. Mucha suerte, estaré atento a vuestros movimientos. Singapur era un poco rollo, mucho centro comercial. Aunque recuerdo que comimos por 1 € en puestos callejeros, ya veo que ha subido todo. Escapar rápido.
    ¿Vais al Borneo Malayo? Ya me enteraré.
    No tenemos destino para noviembre aun, si por esas fechas estáis por algún destino de nuestra lista os hacemos una visita.
    Bon Voyage.

    ResponderEliminar
  5. Si estais por Kutching buscar un restaurante llamado BlaBlaBla. Impresionante.

    ResponderEliminar