Cancelando todo para empezar otra vez de cero


Cancelar, cancelar y cancelar. Cuando decides cambiar absolutamente de vida y empezar otra nueva vida en otra parte del mundo el primer paso es cancelar. Y esto ya huele a final, porque a unos 2,5 meses de marcharnos de Alemania hemos tenido que cancelar muchas cosas. Y es que aquí en Alemania muchas cosas hay que cancelarlas 3 meses antes, así que ha tocado cancelar el contrato de trabajo, el contrato de alquiler del piso, el seguro del coche, y aún nos queda cancelar internet, los móviles, el colegio médico, mi autónomo y mil cosas en las que tenemos que pensar antes de irnos de aquí. Irnos de aquí, nos parece mentira que por fin se acerque el momento. 

Y es que después de haber vivido 3,5 años de aventuras por el mundo vivir en Alemania se nos ha hecho eterno, porque ya sabéis que nos quema el culo. Y a pesar de que estos mas de 2 años y medio hemos viajado bastante, vamos, que podríamos decir que no hemos parado, no es esto lo que queremos para nosotros y necesitamos ya volver a la aventura. Y la verdad es que cuando uno vive en Europa y tiene un buen puesto de trabajo corre el riesgo de alargarlo eternamente. Porque en algunos momentos en los que algún extraño espíritu se ha apoderado de nuestra boca, hemos planteado quedarnos más tiempo para ahorrar más dinero. Porque quitando tanta hipoteca hemos tenido poco tiempo para ahorrar. Pero es una trampa y eso puede convertirse en un círculo del que no puedas salir. Porque siempre puedes ahorrar más, porque siempre te sentirás tentado. Pero tenemos las cosas muy claras y sabemos que no es esto lo que queremos y que como siempre, tenemos que ser fieles a nuestros sueños y seguir a nuestro corazón. Ya llevamos años haciéndolo y hemos tenido la suerte de que siempre nos ha salido bien. Y aunque estar en Alemania ha merecido la pena porque hemos cumplido el objetivo de quitarnos las hipotecas, ya hay que pasar página y empezar una nueva etapa, volver a la aventura tras este parón de monotonía. Y para nosotros es grandioso el momento, ni os lo imagináis. Ambos soñamos cada día con ese momento en el que nos montemos en el coche cargadito hasta las trancas y arranquemos caminito de Sevilla. El día que Pablo fue al departamento de personal para firmar su renuncia salió con una sonrisa de oreja a oreja, con la certeza y las cosquillitas en la barriga de que esto no tiene vuelta atrás, que volvemos a lanzarnos a la aventura como los locos. Nada más salir me mandó una foto con el papel firmado y dábamos botes de alegría. 

 
Qué tenemos pensado para esta nueva etapa? Pues mil cosas y ninguna, y eso es lo que más felices nos hace, aunque muchos no puedan ni creérselo porque eso les suene a inestablidad. Pero no saber dónde vamos a estar la próxima primavera nos produce un sentimiento y un subidón de adrenalina que es nuestro motor. Claro que tenemos pensado algunas cosas, como pasar un mes en Sevilla con la familia, hacer algún voluntariado en alguna ONG y sobre todo, buscar trabajo, en principio en Asia. Porque como ya he dicho no tendremos mucho dinero ahorrado así que esta vez no podremos pasarnos los meses viajando sin parar, esta vez tendremos que ir buscando trabajo para mantenernos. Y trabajar de qué? Pues no lo sabemos, de médico? De profesora de español? De recepcionistas de hotel? De guías turísticos? Uf ni idea, ya veremos, a ver qué sale. Igual no sale y tenemos que volver, pero hay que perseguir los sueños, y el miedo a no conseguirlo no es excusa para no intentarlo. Así que ahí estamos, a perseguir el nuevo sueño de mantenernos por el mundo trabajando de lo que salga. Pero para que este sueño se haga realidad hay que esperar a mediados de febrero. Ay, no se si podré. Me paso el día mirando el calendario. Y eso es lo que no queremos que vuelva a pasarnos, pasar el día mirando el calendario esperando que llegue el fin de semana, el verano o la Navidad. Así que bueno, tenemos por delante un nuevo reto y el tiempo dirá de lo que somos capaces.
También nos ha costado más ahorrar porque somos un desastre y no podemos estar sin viajar. Porque cuando volvemos de uno ya estamos pensando en el siguiente, y en los últimos 4 meses hemos estado en Sevilla, en la Toscana (Italia), en el Mar Rojo (Egipto) y en Riga (Letonia). Que por cierto, qué agustísimo hemos estado en el mar Rojo, con el único objetivo de estar tirados bajo el sol, leer y comer, y que frío hemos pasado en Riga. Pero lo más llamativo es lo complicado que resulta encontrar a alguien cuando estás viajando que te haga una foto en condiciones. De hecho hemos guardado alguna para enseñároslas porque, cuando nos devolvieron la cámara hasta tuvimos que reírnos. Porque la gente piensa que tu único interés es salir tu, y en el centro de la foto, lo que haya detrás no importa ni lo más mínimo. 


PRECIOSO EL PALACIO DE LA SEÑORIA EN FLORENCIA

EN PISA LA SEÑORA PENSÓ QUE CORTAR EL BAPTISTERIO Y NO SACAR LA TORRE DE PISA ERA LA MEJOR OPCIÓN...
 

EL SEÑOR QUE NOS HIZO LA DE LA TORRE DE PISA TAMBIÉN SE LUCIÓ...

 

 
 

EL HOTEL EN EL MAR ROJO ERA UNA PASADA Y EL SNORKELING IMPRESIONANTE. MERECE LA PENA IR SIN DUDA

  
 RIGA ES MUY BONITA, AUNQUE HACÍA UN FRÍO DE MUERTE. TAMBIÉN ALLÍ NOS COSTÓ ENCONTRAR A ALGUIEN QUE NOS HICIERA UNA FOTO DECENTE.

Y un percance que nos ha pasado en estos meses ha sido la pérdida de nuestro coche. Y es que el maldito, sin previo aviso, se paró en medio de la autopista yendo Pablo a trabajar y murió para siempre. Sin solución posible, muerto, caput, finito. Y nos vimos con un disgusto y sin coche para que Pablo fuera a trabajar cada día. Con el tiempo en contra y más lágrimas que la Magdalena, tuvimos que buscar un coche en una semana. Y en alemán, que no os creáis que es fácil. A mi las lágrimas me corrían cara abajo mientras buscaba en internet y en alemán coches de segunda mano. Yo, que ni entiendo de coches ni se alemán. Ademas no queríamos gastar dinero porque el coche tenía que durar 6 meses, hasta que nos vayamos otra vez. Y claro, para 6 meses un coche chico y malo por no mas de 2000 euros. Y eso nos compramos, un mini-coche en el que Pablo da con la cabeza en el techo y ni con el asiento atrás del todo puede poner las piernas derechas. Pero es lo que hay, queríamos gastar lo mínimo y a eso tenemos que adaptarnos, que nuestra prioridad ahora es otra bien distinta. Así que con lo que nos dieron por el antiguo no tuvimos que poner mucho, pero claro, tenemos un mojoncillo de coche que para lo que sirve es perfecto. Veréis lo que tardaremos en llegar a Sevilla en ese coche que no coge más de 100 por hora. Que cuando Pablo se va por la mañana y le digo que no corra nos da hasta la risa.  

Bueno pues os dejo con una foto de mi sobri que ha venido a visitarnos. Desde una Alemania donde ya están puestos los mercadillos de Navidad y el frío ha llegado. Pero me anima pensar que queda poco, muyyyy poco para pasar largas temporadas en chanclas. Feliz mes de diciembre a todos!!!

 MI SOBRI EN EL PARQUE QUE ESTÁ JUNTO A MI CASA

Pablo Troncoso Web Developer

5 comentarios:

  1. Quer sois geniales y que todo lo que emprendáis os saldrá bien. Un beso muy grande de la Peña. La Espe.

    ResponderEliminar
  2. Cuñá, he echado en falta una foto del coche ☺.
    Espero ansioso las nuevas aventuras, vosotros sabéis que yo soy uno de vuestros fieles lectores.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Os deseo todo lo mejor en la siguiente etapa. Fede

    ResponderEliminar