Cómo perder el tiempo en Bangkok


Pues ya estamos en Bagkok, Tailandia. Madre mía, para nosotros Tailandia es el paraíso, así que así estamos, felices, como flotando en una nube. Pero llegar hasta aquí ha tenido su curre, no os creáis que no. Como ya os dije, primero fuimos a Amsterdam a pasar tres días a casa de Peter. Como en Amsterdam los hoteles son prohibitivos siempre vamos a casa de gente que alquila habitaciones, es mucho más barato y más interesante porque conoces gente local que puede contarte cosas y dispones de cocina. Cada vez que hemos ido a Amsterdam nos hemos alojado en una casa diferente y esta vez le tocaba el turno a Peter, un ecologista vegetariano crudívoro que nos cebó a muesli para desayunar, lo que nos tuvo todo el día buscando baños por la ciudad. Yo no tenía ni idea de que el muesli fuera tan efectivo, menudo triunfo. En su casa todo es biológico, ecológico y todos los lógicos que se os ocurra. Tanto que hasta tiene un reloj de arena en la ducha para controlar el tiempo. Y...¿que pasa si te pasas? pues no lo comprobé pero igual el tío te desconecta el termo o vete tu a saber. 
PABLO Y EL DESAYUNO ORGÁNICO-VEGETARIANO-ECOLÓGICO-BIOLÓGICO... 
El viernes fue un día de puritito estrés. Y por qué? pues porque a escasas horas de coger el avión Javi y Sonsoles no tenían aún los visados. La embajada de Myanmar está en Berlín, no hay en España, así que tienes que mandar por correo certificado los pasaportes y 50 euracos para que te los devuelvan posteriormente con tu visa en regla. A nosotros nos tardó literalmente cinco días, pero ellos no tuvieron tanta suerte. El viernes aún no los habían recibido de vuelta así que los nervios estaban a flor de piel. Que opciones había? pues rezar unos pocos de rosarios para que justo el cartero lo repartiera ese día, o pedir cita en la policía para que, en caso de que no aparecieran, sacar pasaportes nuevos y viajar sin visado. Lo malo de esta opción es que tendrían que quedarse tres días en bangkok para sacarse el visado allí, en la embajada. Pero con los billetes a myanmar comprados sería demasiada pérdida de dinero y de tiempo, así que había que conseguir los pasaportes como fuera. Esa mañana del viernes los pasaportes aparecían en la web de seguimiento como en reparto. Milagro milagroso!!!. Pero cuando Sonsoles llamó para asegurarse le dijeron que iban certificados y que si no había nadie en casa los llevarían de vuelta, y como el sábado era 12 y festivo, ya no los podría recoger hasta el lunes. Maldición maldita!!! y ellos dos cada uno en su trabajo! no había opción, se los llevarían de vuelta. Cuál no sería el estado y la carita de Sonsoles, que estaba a punto del infartito porque ella para esas cosas es como yo, exagerada y dramática, que le dijeron como a las 12,30 que podía marcharse a intentar solucionarlo. Y que hizo? pues irse a dar vueltas como una loquita y preguntarle a cada cartero que se encontraba si él repartía en su calle. No hubo suerte, así que se fue a la oficina de su distrito y le dijo a la mujer que de allí no se iba hasta que no apareciera el cartero con su carta de vuelta. Y así lo hizo. Y cuando apareció la cartera dice que cogió la carta como a un hijo y que casi ni pudo darle las gracias a la señora. Conociéndola puedo imaginar ese momento, legendario total. En ese momento nos puso un wasap a los tres y dimos saltos de alegría, por fin estaba todo en orden y el viaje podía comenzar con tranquilidad.
SONSOLES Y JAVI CON LOS PASAPORTES, AL FIN! 
El sábado lo dedicamos a preparar la maleta y salir pitando.

 
DE ESTA GUISA SALIMOS DE CASA, CONTENTOS DE LA VIDA
Llevamos dos maletas gigantes medio vacías, pero es que aquí tampoco tenemos muchos recursos y tampoco queríamos comprar maletas nuevas, así que a adaptarse a lo que hay, así es más fácil encontrarlo todo. El vuelo ha sido largo, muyyy largo, pero nada que una buena dormidina no pueda solucionar. Y es que a mi me encantan los vuelos, sean largos o cortos. Siempre son señal de viaje y me gusta hasta la comida, vamos hasta el zumo de naranja que tan mala fama tiene, a mi me gusta todo de viajar, hasta lo malo. 
 
PRIMERO EN EL TREN LUEGO EN EL AVION, QUE VAMOS PALLÁAAA, MUERTOS DE LA MUERTE YA  
Y así llegamos al aeropuerto de Bangkok. Para esta primera noche teníamos un hotel reservado, porque necesitábamos un sitio en el que encontrarnos los cuatro, ya que llegábamos a horas diferentes. Nosotros llegábamos antes, así que nos instalamos en el hotel J Two S Hotel, que está bastante bien por cierto (limpio, con baño privado, desayuno buffet y WIFI incluidos por 22€), y nos fuimos a dar un paseo por la ciudad.
 
PABLO CAYO MUERTO EN LA CAMA, BUENO YO TAMBIEN, Y NO NOS RESISTIMOS A DORMIR MEDIA HORITA 
Ir a dar un paseo ha sido de lo mejor que hemos podido hacer para espabilarnos, porque aquí nada más salir a la calle se te estimulan todos los sentidos. Lo primero fue buscar dónde comer. Encontramos un sitio dónde podías comer “cocina internacional”, claro que aquí eso supone comida de la India, de Pakistán, de Arabia... nada más lejos de la comida europea. Pero la comida estaba deliciosa y hemos comido los dos por 4 euros.  
 
ESTOS SON LOS BILLETES TAILANDESES, EN LOS QUE APARECE EL REY, NO ME DIGAIS QUE NO SE PARECE A POVEDILLA, EL DE LOS HOMBRES DE PACO... 
 
LOS CAMBIAS POR TICKETS Y PUEDES PEDIR EN CUALQUIERA DE LOS PUESTOS DE COMIDA  
 
NO ESTUVO MAL NUESTRO ALMUERZO NO? Y SÓLO POR 4 EUROS!
  Después de comer, y como no podía ser de otro modo, hemos ido a darnos el esperado Thai-massage. Os juro que llevo un año soñando con este momento, lo he deseado dormida y despierta, así que me senté en el sillón con todos los pelos de punta, dispuesta a dejarme sobar en toda regla. Y por 3 euros la hora me han sobado piernas, brazos y cabeza hasta dejarme muerta. Os juro que me he levantado nueva, pero nueva de verdad, me reitero mil veces en que esto es definitivamente el paraíso.
 
PREPARADOS PARA RECIBIR 
Y cuando hemos salido ya se había hecho de noche y la calle se pone, si cabe, más interesante. Porque todo se llena de puestos de comida, bueno algunos son casi restaurantes porque ponen varias mesas con sillas y ponen su carne, su pescado, mariscos o arroz que da gusto. Algunas cosas no sabes ni lo que son, y otras lo sabes pero es mejor no saberlo. Además nos hemos encontrado con que se celebraba hoy una festividad China y en un templo había una fiesta con actuaciones típicas con su dragón con fuego incluido y música en directo. Lo que yo diga, Bangkok es toda una inspiración.  
 
FIESTA CHINA CON EL DRAGON Y EL TEMPLO AL FONDO 
 
 
  
 
ALGUNOS PUESTOS CALLEJEROS, SI LO AMPLIAIS PODRÉIS VER LAS COSAS QUE VENDEN POR LA CALLE  
 
ESTO ES LO MAGICO DE BANGKOK, QUE UNE LAS TRADICIONES MÁS ANCESTRALES CON LOS CINES PROYECTANDO LO ÚLTIMO. NO SE SABE SI LE ESTAN REZANDO A BUDA O A “MACHETE”  
Y como Javi y Sonsoles llegarían sobre las 9 de la noche al hotel muertos de hambre, decidimos comprar la cena para esperarlos y gastarles una broma. Así que nos paramos en un puesto de insectos y compramos una bolsita de grillos, saltamontes, ranas, larvas, cucarachas... y nos fuimos de vuelta para el hotel.  
 
COMPRANDO LA DELICIOSA CENA  
Reencontrarnos en el hotel con estos dos ha sido una alegría. Estábamos deseando verlos y con lo que ha costado, que ya nos veíamos separados por un visado, la alegría era aún mayor. Han llegado muertos, tras una escala de 10 horas en Qatar, y tal y como preveíamos, muertos de hambre. No os preocupéis!!! si os hemos comprado la cena para que no os molestéis en salir!!! y les hemos dado la bolsa de bichejos. El caso es que con la broma hemos empezado a probar unos y otros y como que estaban buenos y todo!!! sabían a chicharrones! Sonsoles y yo nos hemos comido el primero dando grititos, como resistiéndonos, pero cuando finalmente nos hemos metido el primero en la boca nos hemos mirado como asintiendo, como diciendo bueno, pues no están tan mal, están buenos. Al final nos hemos animado, de verdad, y nos lo hemos comido casi todo. Pero eso era sólo el aperitivo así que hemos salido a cenar y en un puesto callejero nos hemos comido unos Pad Thai, comida típica de aquí, por un euro el plato, y una bandejita de sandía. Delicioso todo.  
 
REENCUENTRO CON SONSOLES  
 
 
JAVI Y PABLO PROBANDO EL APERITIVO  
 
CENANDO EN LA CALLE  
Y después de todo esto y de este día tannn larguisimo, nos vamos a la cama, que aquí ya son casi las doce de la noche y mañana hay que levantarse temprano para coger el vuelo camino de Mandalay, en Myanmar. Seguiremos informando, besos!!!! 
Pablo Troncoso Web Developer

9 comentarios:

  1. Buenas noches, me alegro de que vuestros amigos hayan resuelto su problema y llegado a tiempo. Seguid pasándolo bien y disfrutad, y también, si os da tiempo contádnoslo en el blog, que es un placer leeros. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola chicos. Muy buena entrada, ha sido ameno leerla y sobre lo de comer bichos, me ha venido a la mente cuando los probé en China. Un saludo y os invito a pasar por nuestro blog: http://infravg.blogspot.com.es/. Pura vida

    ResponderEliminar
  3. Si jajaja, probad toda clase de bichos, que "con la que está cayendo", ponemos un criadero.
    Campeones, tendréis un viaje genial, puritita adrenalina.

    Os queremos. "Peña guilli Fox"

    ResponderEliminar
  4. Qué asquito, yo dudo que fuera capaz de probar las cucas. Pero la comida tailandesa me encanta.

    Pasadlo bien y cuidadito!

    ResponderEliminar
  5. Bueno pues de nuevo tenemos viaje a la vista.
    Ojalá tengais internet y podais contarlo todo que me encanta!!.
    Se que vais a disfrutar mucho juntos.

    Besitos para los cuatro!!
    Yoly

    ResponderEliminar
  6. Me alegro muchisimo que volváis a las andadas y que estéis tan bien acompañados. Muchos besos a los cuatro

    ResponderEliminar
  7. Hola!! tu site está muy bueno, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de turismo, por mi parte te pediría un enlace hacia mi web de paquetes turisticos y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    Exitos con tu sitio web.
    karivelezs@gmail.com

    ResponderEliminar