Alemania 2012: Será posible que otra vez nos vayamos?


Nos vamos otra vez. Pero cómo que os vais? Que si, que nos vamos. Que hace dos meses que volvimos y ya tenemos maletas a medio hacer en la habitación. Y cómo es eso? Pues que nos liamos, que nos quema el culo, que nada mas llegar, y aunque estemos muy agustito, ya estamos dándole vueltas al coco sobre cómo seguir moviéndonos por el mundo. Bueno mira, para ser sincera todo empezó un tiempo antes de volver, cuando aún estábamos en Guinea.

Viendo cómo estaba el tema de la cooperación, que nos largaban a todos de allí pronto y que España está hecha una pena, comenzamos a plantearnos el futuro inmediato. A estas alturas no tenemos mucha pasta ahorrada, así que la opción seguía siendo buscar trabajo fuera, pero dónde? A mi lo que más me apetecía era de cooperante. Pero el tema está muyyy chungo. Han recortado un 70% el presupuesto de cooperación, mucha gente está teniendo que volver y los pocos puestos que quedan se los dan a gente con muuuucha experiencia que ahora se ha quedado en el paro. Mi gozo en un pozo. Pablo prefería la opción Europa, más tranquila después de 3 años dando bandazos por el mundo y que nos permite ahorrar más rápido para volver a marcharnos otra larga temporada de viaje. Por una vez dejé que ganara él, que de vez en cuando hay que darle una de arena. Aunque ciertamente en este momento es lo que más nos conviene para hacer pasta.

Con esta idea en la cabeza pensamos en qué opciones teníamos en Europa, o nos apetecían. Y ahí nos encontramos con el límite del idioma. Necesitábamos un país de habla inglesa u otro en el que te pagaran un curso de idiomas antes de empezar a trabajar. Nos apetecía mucho Holanda pero allí piden holandés y no ofrecen un curso de idioma. Así nuestras posibilidades se reducían a Inglaterra, donde ya contábamos con el inglés y sólo había que registrarse en el colegio de médicos y buscar un trabajo, que no es complicado, y los países Nórdicos o Alemania, donde te pagan el curso de idiomas. Buscamos por internet y encontramos agencias de empleo para médicos que se dedican a buscar trabajo para ellos en estos países. En los países nórdicos en ese momento se encontraban reclutando especialistas, nos dijeron que el proceso para médicos de familia se abriría más tarde, pero que no se sabía cuando. En Alemania contactamos con una agencia que en ese momento buscaban médicos de familia para un hospital y les dijimos que estábamos interesados. Después de un tira y afloja con el tío quedamos en que cuando volviéramos a España nos organizaría un viaje al hospital para hacer una entrevista con el director. Sinceramente el intermediario este nos pareció un ruina. No nos daba ninguna buena impresión, todo nos lo pintaba de color de rosa pero no respondía a preguntas directas, nos daba largas cuando le pedíamos una entrevista por skype... en fin que aceptamos viajar a Alemania porque nos lo pagaban todo y no perdíamos nada, así que una semana después de aterrizar volvimos a coger un vuelo rumbo a Dusseldorf.
Allí nos habían reservado un hotel y a la mañana siguiente este tipo nos recogió y nos llevó al hospital para la entrevista. El hospital es privado, gigante y con muyyyy buena pinta, en un pueblo llamado Lüdenscheid, a una hora de Dusseldorf. El director era un antiguo alto cargo militar que hablaba un inglés regulón, pero que entrevistó a Pablo durante un par de horas en presencia de Claus, el intermediario impresentable, la jefa de Recursos Humanos del hospital, y mi propia persona. El hombre era extremadamente serio y profesional, nos dio muy buena impresión, y dejó claros todos los términos del contrato, además de responder a todas nuestra preguntas. La verdad es que se trata de una oportunidad muy buena que os cuento: en principio, durante los 6 primeros meses, viviríamos en un piso cedido por el hospital para nosotros dos solos, nos darían 800 euros para los gastos de comida de ambos y un curso de alemán para los dos de 8 horas diarias. Un proceso bastante duro creo yo, pero una oportunidad de oro para recibir un curso de idiomas y que encima te paguen. Una vez que Pablo haya aprobado el exámen B2 de alemán (tiene un máximo de 6 meses, pero se lo puede sacar antes si es más rápido) comienza a trabajar en el hospital, nos alquilamos ya un piso propio, y tiene 6 meses de contrato de prueba y luego indefinido con un buen sueldo y 6 semanas de vacaciones al año. Esas son las condiciones del hospital.

Pero cuál es la peguita? Pues que le pagan una pasta a cambio de ser el “marronero” del hospital. Allí estará en un departamento dedicado exclusivamente a cubrir todas las bajas del hospital y las urgencias. Eso quiere decir que no tendrá un horario fijo, sino que un mes puede sustituir a un cardiólogo y tendrá su horario, y otro mes debe hacer urgencias. Claro que no puede ejercer de cardiólogo porque no lo es, pero puede hacer las funciones básicas de cada especialidad, así que como rotará por todo el hospital va a aprender muchísimo. A nosotros nos extrañó porque claro, aquí los médicos que no tienen plaza fija hacen eso, sustituir a unos y a otros con horarios flexibles. Pero dedujimos que los alemanes son muy cuadriculados y que claro, esa flexibilidad que tanto le piden a Pablo ellos consideran que hay que pagarla muy bien, aunque en España sea el pan nuestro de cada día.

Volvimos a España con la intención de esperar que se abriera el plazo de los países Nórdicos para comprar las ofertas. Pero a día de hoy aún no la han abierto, así que después de mirar pros y contras decidimos firmemente aceptar la opción de Alemania por varios motivos: por el sueldo, por la experiencia para Pablo en ese puesto concreto, por la suerte de tener un curso gratuito de un idioma, y por estar situado el hospital en el centro de Europa. Allí estaremos a 3 horas de Amsterdan, 3 de Bruselas, 5 de París, 4 de Nuremberg, 5 de Berlin... y con Frankfurt a menos de 2 horas con vuelos tirados de precio a cualquier parte del mundo. En fin, que realmente todo son ventajas en esta oportunidad.

Así que bueno, ahí está nuestro siguiente proyecto. Yo no se cuánto vamos a durar allí. A mi el frío se me da muy mal, no soy persona cuando hace frío fuera y no me puedo mover de la camilla, por eso no se cómo lo voy a llevar. Además yo prefiero ciudades grandes, y aunque Ludenscheid tiene 80,000 habitantes yo prefiero las grandes ciudades. El objetivo será aprender alemán y ahorrar a saco para volver a viajar durante un tiempo largo. Pero, sorprendentemente, a mi esta nueva aventura me da más miedo que las anteriores. Porque antes lo que hacíamos era viajar, los dos 24 horas juntitos, de vacaciones, paseando por un sitio y por otro. Pero ahora es volverse emigrante, trabajar fuera, establecerse en otro lugar, aunque no sea de forma definitiva. Espero que todo salga bien.

De momento el curso empieza el dos de julio. Nos queremos ir en coche, así que saldremos de aquí sobre el 17 de junio, para ir despacito visitando a todos los amigos que tenemos por el camino. Se supone que hay más médicos que empiezan a la vez el curso de alemán, algunos españoles pero otros de otras partes de Europa. Y que viviremos todos en el edificio de pisos del hospital. Así creo yo que será más leve, aunque 8 horas de alemán diarias es para salir llorando, no creéis? Ay madre mía, espero que todo nos vaya bien! De cualquier forma os iremos informando continuamente sobre nuestro proceso de adaptación y aprendizaje en esta aventura diferente que se nos pone por delante.
Y bueno, estos dos meses hemos estado tranquilitos. Durante un mes y medio sin hacer nada más que poner en orden nuestra casa y nuestras vidas, ver a la familia, pasear, cumplir 35 añitos... Ahora, el mes de mayo, Pablo está trabajando para el Servicio Andaluz de Salud, que con la excusa de la crisis ha contratado a todos los médicos por un mes y al 70% de la jornada laboral. Eso es lo que hay en España. Y eso Pablo, que todavía tiene la opción de encontrar un trabajo aunque sea con esas condiciones. Pero España es un país sin oportunidades para nadie. Vamos que a una historiadora ahora mismo se la comen las moscas. Así que es el momento de emigrar, ahora nos toca a nosotros ser los emigrantes. Y con calor, con muuuuuucho calor. Porque en Sevilla los termómetros siempre acaban marcando los 40 grados y es asfixiante. Así que yo ya he quitado toda la ropa de invierno del armario, que me daba calor mirar los chalecos de cuello vuelto en el cajón. Y he pensado que para qué voy a subirlo todo al altillo, que mejor lo meto todo en maletas para llevármelo todo directamente a Alemania. E ilusa de mi cogí la maleta más grande dispuesta a llenarla con toda la ropa de invierno de Pablo y mía. Pero oh sopresa!!! sólo han cabido como 5 chalecos míos (es decir, todos) y 3 de Pablo. Es que con lo grande que es Pablo imaginaos lo que ocupa un chaleco suyo de lana gorda. Y espérate a que empecemos a coger abrigos, botas... yo creo que vamos a ir en el coche hasta con la vaca puesta arriba, que vamos a tener que poner a los chunguitos a tope y sacar el codito por la ventanilla para hacer juego. Porque claro, yo la olla no la dejo aquí ni muerta, que yo en invierno no vivo sin pucheros y cremas de verduras. Vamos que al final entraremos Pablo y yo con calzador en el coche. Intentaremos aparcar el coche en la parte de atrás para que los alemanes no nos vean llegar con semejante chiringuito.

Así que cambio de vida, y cambio de look, que yo he empezado por cortarme el pelo a lo radical, que ya estaba harta de melenón pantojero. Os dejo una foto para que os riáis un rato. Os tendremos al tanto de la evolución de dos emigrantes que no saben decir ni Hola en alemán. Adiós!!!!!!!!
Pablo Troncoso Web Developer

15 comentarios:

  1. Mucha suerte chicos, os deseo mucha suerte en esta nueva etapa, yo tengo un amigo que vive en Schneverdingen,más al norte y a unas tres horas de ahí. Así que igual un día de estos nos vemos por Alemania (porque en Alcalá va a ser que no, jaja).

    ResponderEliminar
  2. Qué envidía ( de la buena ) :) Mucha suerte en todo, y ánimos, que aprender un idioma siempre es muy bonito.
    Por si no os acordáis, soy la chica que os preguntó sobre Ecuador hace unos 2 años y que fue para allá de voluntaria 7 meses :) Pues en septiembre me voy a Kenya 3 semanas de voluntaria también :)

    Saludoooos !

    Berta Esteve

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Que casualidad leyendo esto y me encuentro con Kenia! :) Yo queria ir pero este año no va a poder ser, de todos modos podrias decirme con quien vas y que tal a la vuelta, si te acuerdas, claro, pq hasta entonces...

      Saludos!
      Elisa Sapia

      Eliminar
  3. Muy buena suerte en la nueva aventura, os irá bien, como todo lo demás. Me encanta vuestro blog, fue todo un descubrimiento, y en cuanto Google Reader me avisa de que habéis escrito algo nuevo, ahí que voy a leerlo. ya que yo de momento no puedo viajar, me apunto a vuestras aventuras.

    Suerte!

    ResponderEliminar
  4. Mucha suerte chicos. Ya os estaba echando de menos y preguntándome ¿qué será de Pablo y Elena, que hace ya tiempo que no escriben? me imaginaba que no ibais a tardar mucho en volver a coger las maletas. Hasta la proxima y os deseo lo mejor

    un saludo

    cande

    ResponderEliminar
  5. Qué alegría!!! Más aventuras de Pablo y Elena jejeje. Seguro que os irá bien. Mucha suerte chicos!

    ResponderEliminar
  6. Como siempre les digo que tengan mucha suerte
    Los quiero mucho
    Desde Argentina
    Marcelo
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hermanitos Sei!! otra vez?? jeje... les irá genial!!! Les mando un beso gigante y un abrazo más grande aún, siempre los sigo y los tengo presente en mi corazón! un besote de su hermanita pequeña sei (síii, este año he decidido bautizarme como la más pequeña yujuuu)... Los quiero!

    ResponderEliminar
  8. Maletas maletas maletas
    Hay gente que tiene ese problema, no puede deshacerla sin pensar cuándo la hará otra vez.
    ¡Qué buen vicio!
    Lo pienso y me entran hormiguitas en el estómago ¿será ansiedad, envidia, felicidad teletransportada? Yo creo que os quiero mucho y me entran las ganas incontrolables de daros un abrazo fuerte.
    Aran.

    ResponderEliminar
  9. Os deseo lo mejor. Seguro que en el curso de alemán hacéis muchos amigos y lo pasáis bomba. Además, si vais a vivir todos en el mismo bloque, seguro que organizaréis fiestorras y mucho cachondeo :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Toros mayores habéis lidiado. Alemán, psssé, qué es eso para vosotros?, pan comido.
    Animo y adelante, lo pasaréis bien y nos veremos allí seguro. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Vicente VLC-BCN-TFE.15 de mayo de 2012, 22:53

    Las mismas caras, las mismas calles, las mismas montañas: puaggg. A vuestra manera, transformáis el mundo. Disfrutad del planeta Tierra, y del turno de Alemania. Hay ropa especial para el frío, así que nos os preocupéis. Lo único que podría preocuparos es que Pablo se aficione a la cerveza, y le salga una barriga cervecera de esas de señor con bigotes retorcidos y nariz colorada, pero seguro que a ti, Elena, se te ocurre algo para evitarlo. Sed felices. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Pablo y Elena, mucha suerte en vuestra nueva aventura.
    Yo me estoy planteando irme a Alemania en unos dos años, cuando termine mi segunda especialidad. Quería pediros un favor, que es si me podéis facilitar las páginas web donde habéis buscando ofertas de trabajo en Alemania. Yo ya se alemán, nivel B2, así que en ese sentido no tendría mucho problema. Te dejo mi correo electrónico: schlappen00@hotmail.com
    Viel Glück!
    María

    ResponderEliminar
  13. ooooh! que bien entiendo vuestras sensaciones, nosotros (12 años viviendo juntos) nos decidimos a viajar 1 año por sud y centro américa. Hemos vuelto hace unos meses y ya estamos pensando en ...una vuelta al mundo sin fecha de retorno, siguiendo nuestro ritmo vital, conocer tanta gente, maneras de vivir y sobrevivir, maneras de pensar, levantarte y hacer tantas cosas nuevas en un solo dia....y tantas pequeñas cosas. Suerte! tal vez nos encontremos por el mundo dentro de un tiempo!

    ResponderEliminar