Marcharse de Bata: El final de otra etapa y la vuelta a casa



Hola de nuevo!!! Si, ya se que tardamos mucho en escribir pero es que las últimas dos semanas han sido de no parar hasta llegar a donde estamos ahora: en mi sofá de mi casa de Sevilla, España jeje. Los últimos 10 días en Guinea han pasado rápidos y moviditos. En primer lugar porque nos tuvimos que volver a vivir a la sede, donde vivimos la primera semana, os acordáis? Un dormitorio muy grande y lleno de ventanas y de luz pero sin agua corriente. Dejar nuestra casa nos costó pero al final casi que nos alegramos, salvo por tener que ducharnos a cubazos con agua del pozo que traía gusanitos, de esos de larvas de mosquitos que se mueven sin parar.

Que yo para ducharme echaba el agua que iba a necesitar del cubo grande a una cacerola para inspeccionar bien de cerca y sacar los posibles habitantes no deseados. Y tengo que decir que hemos calentado un poquito el agua en el fuego para ducharnos, que los últimos días por la noche ya no hacía tantísimo calor y no apetecía echarse el agua helada por la espalda. Qué le vamos a hacer, nos hemos vuelto delicaditos. Y de curro hemos estado a tope, que la jefa quería que dejáramos terminadas algunas cosas antes de irnos y nos ha esclavizado un poquito. Es lo que hay, que casualidad que justo el día que nos íbamos era la fecha límite para entregar un montón de cosas en la AECID... que casualidad tan grande...
Pero también hemos hecho otras cosas, como una excursión a las islas Elobey. Son dos islas que están justo en el estuario del río que separa Guinea de Gabón. Para ir allí tienes que pedir un permiso de turismo a la policía que tarda 2 semanas y requiere la voluntad del poli de turno, que si le falta voluntad ni vas a Elobey ni nada, te quedas en casita y punto. Una vez conseguido requiere 2 horas y media de coche encajarte en kogo, la última ciudad ya al sur, en la frontera con Gabón, justo en la desembocadura del río. Allí nos estaba esperando un tío con una barca a motor que nos llevó, a los 10que íbamos, hasta las islas en una hora y media, y luego el mismo recorrido de vuelta. Vamos que en las islas al final estuvimos 3 horas pero mereció la pena porque son preciosas, sobre todo muyyy salvajes, pura selva. Sólo en la más grande hay un pequeño poblado, pero pequeño pequeño, algo así como dos casas y una escuelita. Pero el resto es pura selva virgen intransitable, así que te tienes que quedar en la playa. Ohhhhh que mala suerte,tirados en la playa, con nuestros bocatas, bañándonos... que mala vida. Además el grupo que nos juntamos fue divertido: del consulado iban el consul y la consal, el policía y el canciller, del centro cultural la directora, Andrea con su “J” guineano y un consultor español que vino a dar un curso por 3 semanas, y luego Pablo y yo, 10 en total. Así que pasamos un día genial, nos reímos mogollón con Eduardo, el policía, que es gaditano y tiene mas arte que nadie. En fin, de esas cosas que salen sin esperar y luego te alegras de haberte levantado un domingo a las 7,30 de la mañana, aunque cuando sonó el despertador juré que ya no hacía más excursiones los fines de semana. Bueno, os dejo unas fotitos:
EN EL BARCO SALIENDO DE KOGO
LLEGAMOS A LA ISLA GRANDE Y TUVIMOS QUE PRESENTARNOS AL JEFE DEL POBLADO PARA INFORMARLE DE QUE ESTÁBAMOS ALLÍ
CAMINO ADENTRO HACIA EL POBLADO
LA ESCUELITA ES ALUCINANTE, NO OS PARECE?
ESTA ES LA ISLA CHICA
DIMOS UN PASEO POR LA PLAYA
Y LUEGO NOS PARAMOS PARA COMER Y BAÑARNOS
AL BARCO Y DE VUELTA A KOGO
Y EL COCHE DE VUELTA A BATA
El día fue genial y también que Eduardo, al día siguiente, nos sorprendió con un video que había editado personal para nosotros, con los videos que grabó en la excursión, de despedida. Que se me saltaron las lágrimas y todo!!! y es que el hombre tiene todo el arte. Es algo largo, como 7 minutos, es de esos que sólo ve tu madre (oma, tienes que verlo, no me dejes por embustera) y tu doscientas veces para acordarte de lo bien que te lo pasaste. Gracias Eduardo!!! si lo queréis ver lo tenéis aquí VER VIDEO
De las peores cosas que teníamos que hacer estos días era despedirnos de las monjitas de Ayene. Ahora que estoy en mi casa y mi madre no se preocupa lo puedo contar: no habíamos podido ir a verlas en el último mes porque una noche, la semana siguiente de la última que estuvimos allí, entraron por la noche a robarles 7 hombres armados. Les robaron de todo y ellas pasaron un susto tan horrible que aún les dura y no pueden dormir. El caso es que los tipos preguntaron por nosotros 3, Mercé Pablo y yo. Como habían estado vigilando la casa para ver el movimiento y nosotros 3 habíamos pasado allí un par de semanas, los tipejos preguntaron que dónde estaban las otras 2 monjas (se creían que Mercé y yo éramos monjas) y el blanco extranjero. Desde aquel horrible suceso las monjas no nos dejaron ir más a verlas y dormir allí porque temían que los tipos volvieran y no querían que pasáramos por eso. Tengo que decir que desde la Navidad hasta marzo les han entrado a todas las monjas del país, las de Ayene fueron las últimas a las que les tocó y ellas creen que pueden volver. Las pobres han enrejado toda la casa por fuera y por dentro, pero aún así siguen con el susto en el cuerpo. Bueno, todo esto para contar que no podíamos ir a despedirnos de ellas allí, así que aprovechamos que un fin de semana bajaron a Bata para recibir a Don Bosco. Si, de nuevo Don Bosco en nuestro blog. Definitivamente Don Bosco anda siguiendo a pablo, o será al contrario? Yo creo que no porque el caso es que las reliquias de Don Bosco han salido de Turín, Italia, para recorrer el mundo entero en una gira de 2 años. Es una figura de cera del santo a tamaño natural en cuyo interior se encuentran las reliquias, metida en una urna de cristal. Pues ahora se encuentran recorriendo África y iban a pasar por Bata un par de días. Las monjas nos dijeron que tenían que adornar la iglesia de los salesianos y que necesitaban ayuda de alguien alto para colgar las palmas en las ventanas. Así que les dijimos que si y aprovechamos para pasar un rato con ellas y para comer y merendar juntos. Fue el último día que las vimos, nos despedimos con mucha pena y esperando volver a verlas en algún momento, aunque creo que será bastante complicado. Aquí están las fotos que nos hicimos con ellas:
EN LA PUERTA DE LOS SALESIANOS
DECORANDO LA IGLESIA
Y el último evento especial fue el 8 de marzo, el día de la mujer. Por lo visto allí se celebra a lo grande, las mujeres no van a trabajar, todas se hacen un vestido especial con una tela del día de la mujer y se echan a la calle a bailar y beber. A nuestra oficina vinieron Tina, la administrativa, y Pepita, la limpiadora, con unos vestidos preciosos que no pude resistir la tentación de fotografiar. Pero era increíble porque pasabas por la calle y absolutamente todas las mujeres iban vestidas con esas telas en alguno de los colores de la bandera: rojo, blanco, verde o azul.
PEPITA Y TINA VESTIDAS EN EL DÍA DE LA MUJER
Y llegó el día de las despedidas, que como siempre, son tristes. En la oficina, el último día de trabajo, nos despidieron con un almuerzo sorpresa, una carpeta con fotos y dedicatorias de todos los trabajadores, y un regalito para nosotros que les habían hecho llegar las hermanas de Ayene: dos telas africanas pintadas a mano. Por su parte Miriam, la farmacéutica, con la que convivimos en la sede los últimos días y con la que hicimos muy buenas migas, me hizo un collar de semillas a mi y un pescadito de tela relleno de algodón para Pablo. Así que muchas emociones. Luego por la noche quedamos para cenar en el centro Francés y nos fuimos juntado gente hasta llegar a 18 personas!!! cenamos todos juntos y también despedidas, más despedidas. Al día siguiente nos íbamos por la mañana para Malabo y Andrea, Miriam, Rosa y David nos llevaron al aeropuerto y almorzaron allí con nosotros mientras esperábamos que saliera nuestro vuelo. Y sin más nos montamos en un avión que en media hora nos sacó de Bata y nos dejó en Malabo. Muchas veces habíamos pensado que el día que cogiéramos ese avión estaríamos felices de dejar una ciudad tan horrible detrás. Pero cuando llega el momento tienes la pena de que, además de dejar atrás la ciudad, dejas atrás mucha gente con la que has compartido momentos muy buenos. Así que es un momento agridulce, a mi las despedidas nunca se me dieron bien.
EN LA SEDE ANTES DE ALMORZAR EL ULTIMO DÍA
TODOS COMIENDO
AQUI CON MIRIAM Y ALICIA
CON NUESTROS REGALOS, SÚPER CONTENTOS!
El último día lo pasamos en Malabo, con la esperanza de que fuera una ciudad más bonita que Bata. Pero todo lo que hay para ver en la capital puedo resumirlo en tres fotos:
LA CATEDRAL
EL UNICO EDIFICIO COLONIAL QUE QUEDA EN PIE EN TODA LA CIUDAD
LA PLAZA DE DELANTE DE LA CATEDRAL CON EL HOTEL SOFITEL DETRÁS (EN EL QUE NOS CLAVARON 4,5 EUROS POR UNA BOTELLA PEQUEÑA DE AGUA, TOMA YA!)
Así que puedo decir que Malabo se puede visitar algo así como en media hora, el resto del día te sobra. Si es que me reafirmo en que Guinea es un país precioso que merece la pena visitar. Por la noche cogimos un vuelo eterno para llegar a casa. Un Malabo-Madrid directo se hace en 6 horas, pero nosotros volamos a Nigeria, luego Alemania y luego Madrid, para terminar con 2,5 horas de AVE. En total 24 horas de viaje matador que salvamos gracias a nuestra mejor compañera de viajes: la dormidina. Y llegamos a Sevilla por sorpresa, porque a todos les dijimos que llegábamos el viernes cuando el realidad era el lunes. Y a media hora de llegar llamé a mi padre para preguntarle si quería almorzar con nosotros. Se sorprendió muchísimo claro está, pero nos recogió y nos llevó a casa. Y luego llegaron las visitas: a mi madre, la madre de Pablo y su padre, a todos por sorpresa: Din Don!!!! quien es? SORPRESA!!!! y claro, todos se quedaron con la boca abierta.
Lo mejor de todo: nuestra casa!!! es tan bonita, tan luminosa, tan limpia, tan cómoda.... no tengo palabras para describirla!! he dormido como una bendita, he visto la tele en mi sofá con la estufa y ya me he cocinado un pucherito delicioso. Vamos, que no nos ha costado mucho integrarnos de nuevo. Y la verdad que tenemos ganas de disfrutar de nuestra casa, porque la última vez pasamos 3 semanas por aquí que fueron de locura, en las que no tuvimos tiempo ni de sentarnos en el sofá. Pero ahora afrontamos otra tarea difícil: buscar trabajo!!! tal y como está la cosa es toda una hazaña. Pero claro, nosotros, culos de mal asiento, no queremos quedarnos en España, así que empezamos ya a buscar trabajo fuera, en algún otro sitio. Pero no os preocupéis, os haremos partícipes de la búsqueda y os contaremos dónde acabamos.
Os dejo con una foto del cielo de Bata cada atardecer: todos los puntos negros no son manchas, son murciélagos gigantes!!! un beso a todos y gracias por acompañarnos en nuestra aventura guineana.

PD: Por cierto, que siempre leemos los comentarios que nos dejáis y nos encantan. Incluso voy a leerme un libro que nos recomendó un lector, Vicente: el sueño de África, que me han hablado muy bien de ese libro en alguna otra ocasión. Besos!!!
Pablo Troncoso Web Developer