Vivir en Bata: Con mas vida social que la Presley



Aquí estamos de vuelta, con el ánimo muy cambiado respecto al último post. Es verdad que la marcha de Mercé nos dejó bastante pochos y que habíamos pasado un par de semanas algo duras, pero lo cierto es que las últimas 3 semanas la cosa se ha animado bastante y que ahora nos volvemos a sentir tranquilos y contentos de estar aquí. Y es que a nosotros la vida social nos encanta, pero claro, la vida social de nuestro rollo. Lo que pasa es que los españoles aquí nos dividimos en dos grupos: los más jóvenes que quieren mucha marcha, salir a bailar y a beber, y los que nos podemos autodenominar puretas, que todos hemos pasado de los 30 y que nos va un plan algo más tranquilo con cenita y charla en alguna terracita al fresquito. Nosotros, claro está, nos encontramos dentro de este segundo grupo, que por desgracia, somos los menos.

La marcha de Mercé mermó el equipo, pero ahora nos hemos encontrado con Andrea, una trabajadora del centro cultural con la que hemos conectado bastante bien por tener las mismas llamémoslas “peculiaridades” que nosotros. Es muy graciosa y nos reímos mucho con ella, que viene siempre con su inseparable “J”, si si, se llama así, como la letra del abecedario, su novio Guineano. 
 
ANDREA Y SU NOVIO “J”

Además han venido por un mes una pareja y un chico sólo, todos del grupo de los puretillas, a dar un curso de audiovisuales en el Centro Cultural. Y con Rosa, una enfermera de otra ONG que llegó a la vez que nosotros, hemos cerrado el círculo puretil. El caso es que hemos conseguido juntarnos suficientes para tener vida social, que en una ciudad en la que no hay absolutamente nada que hacer más que quedar con gente a charlar, es algo que te da la vida. Los días entre semana están salvados, por la mañana curre, almuerzo, siesta, paseo y al Centro Cultural donde siempre hay actividades y te encuentras con alguien con quien tomarte algo y charlar un rato. Es como cuando estabas en el instituto y había un bar, en nuestro caso “el giraldillo”, al que ibas sin avisar a nadie pero donde siempre te encontrabas con gente. El Centro Cultural es algo así en bata, y siempre somos los mismos. Y además nos hemos propuesto hacer excursiones los fines de semana para que al menos no todos los días sean el día de la marmota.
El primer finde nos fuimos con Andrea y J a Mbini, creo que es la tercera ciudad más grande del país o algo así. Pero que no os engañe este dato, sigue siendo como un pueblito pequeño de España, que hay que pensar que este país tiene algo más de medio millón de habitantes y la inmensa mayoría están en Malabo, la capital, y Bata. Así que Mbini es un pequeño pueblo a la orilla del mar. Allí se grabó en los 60s la peli “4 bodas para Marisol”, que con eso de que eran colonia (se independizó en el 68) había que promocionar el país y aprovecharon el tirón de la estrella del momento, de la cual mi padre confiesa que estaba enamoradísimo cuando era un niño pequeño. La playa de Mbini es muy salvaje, bueno como casi todas las playas de aquí. La vegetación llega hasta el mismo agua, y cuando la marea está baja puedes pasear saltando árboles caídos y rocas. Luego dimos un paseito por el pueblo y comimos en un barcito del centro comida típica guineana: pablo comió cebú con salsa de chocolate, bueno, en realidad me lo pedí yo y luego se lo tuve que cambiar porque yo era incapaz de comérmelo. Es que el cebú, como una vaca pero con los cuernos más grandes, es una carne muyyyyyy fuerte y además lo cocinan con todo, así que tiene piel,una gelatina repulsiva... vamos que yo que no soy mucho de carne le di el primer bocado y casi la echo. La salsa estaba buena, no era de chocolate chocolate, sino unas semillas de aquí que no tienen nada que ver, pero que picaba un poco. Pablo se había pedido pollo con una salsa de tomate natural que estaba deliciosa y eso fue lo que me comí yo, que como el es un santo y yo una arpía, pues conseguí que el cebú le pareciera delicioso, aunque picaba mogollón, y acabó el pobre con los labios de Carmen de Mairena.

PASEANDO POR LA PLAYA DE MBINI
COMIENDO CON ANDREA Y J

Otro día nos fuimos a otra playa, Punta Mbonda. Aquí hay como dos playas famosas por ser muy bonitas: Tika y punta Mbonda. Bueno, hay muchas pero estas son las que están más a la mano desde Bata, a una hora en coche, si te quieres salir de las playas batienses donde hay mucha gente y muuuucha mierda. Nos fuimos con unos cuantos amigos a pasar el día en plan domingueros, con bocadillos, neverita y paquetes de patatas. David, un español que trabaja en una empresa privada, trajo todo lo necesario para pesca submarina: traje de neopreno, aletas, máscara, arpones, una escopeta de esas submarinas, bolla... y con esa pinta se fue para dentro del mar con la promesa de traer langostas para todos. Y me río yo de las langostas, que después de tres horas, que ya pensábamos que se había ahogado, salió sin un mísero pescadito que llevarnos a la boca. Así que quedó muy malamente y nosotros nos reímos un poco de él. Pero el día fue muy bueno y el hecho de salir de Bata y respirar aire puro y oír sólo el ruido del mar ya es digno de agradecer. Porque no se si os lo he dicho, pero la casa de enfrente a la nuestra es un bar 24 horas al día, y la música la tienen tan fuerte que no puedes hablar dentro de casa. Y ponen las mismas canciones una y otra vez, que ya me las se de memoria!! pero lo peor es que nos acostamos a las 12 con la música a tope y a las 8 nos levantamos con la música ya encendida. Es una pesadilla y nuestro mejor regalo es irnos a la playa y no oír nada. Por cierto que en los árboles de la orilla vimos un montón de monos que nos estaban observando casi tanto como nosotros a ellos!

LA PLAYA DE PUNTA MBONDA, QUE TIENE UN GRAN FARO AL FONDO Y NO HAY NADA EN KILÓMETROS
LA PLAYA HACIA EL OTRO LADO

El día estrella fue el domingo que nos fuimos a Tika. Os acordáis de Miriam? Es la farmacéutica que está haciendo un libro de plantas medicinales de Guinea. Ya se le ha acabado el contrato con FRS pero sigue aquí de voluntaria y buscando financiación como loca para terminar y publicar el libro. Con ella fui un día al interior y una curandera nos estuvo enseñando plantas en la selva, os acordáis? Miriam es la persona más positiva y feliz que yo haya conocido nunca. Es una de esas hippies que parece que va fumada permanentemente porque lleva los ojitos a mediado y siempre sonríe, es una pasada de chica y tenerla al lado es un chute de positivismo. Pues ella conoció a una Brasileña que lleva 4 meses viviendo en la playa de Tika algo así como una naufraga. Había en la playa una pequeña construcción en malas condiciones, sin luz ni agua, y ella ha estado viviendo allí, la ha convertido en museo y ha estado haciendo investigación sobre las tortugas. Ella es una experta en tortugas que ha trabajado con ellas en varios países del mundo. Y ahora estaba investigando aquí. Ahora tiene que marcharse y le da pena abandonar el museo y el recinto vallado en el que las tortugas han puesto los huevos que tienen que eclosionar en distintas fechas. Anda buscando voluntarios para que se vayan a pasar allí el fin de semana, abra el museo y se lo explique a los visitantes que haya y libere a las tortuguitas cuando nazcan para que lleguen al mar. Así que Miriam propuso que fueramos un domingo y que la chica nos diera una explicación del museo y de las tortugas por si luego queríamos ir allí los fines de semana para abrirlo. Así que nos fuimos con Andrea y J, con la pareja nueva, Miriam y la brasileña Bia a pasar el día a Tika. Y de verdad os digo que aquello es un paraíso. La playa es espectacular, el museo está entero hecho, por dentro y por fuera, con cosas recicladas, la letrina mira directamente a la selva, sin puerta, tiene una hamaca para dormir y una pequeña cocina. No hay luz, ni ruidos, ni agua dulce... ninguna comodidad para vivir pero es un sitio absolutamente paradisíaco. Algunos niños de un pueblito cercano vinieron a visitarnos, y un par de parejas vinieron a ver el museo para mi sorpresa. Así que el día estuvo movidito. Nos bañamos mogollón, charlamos más y comimos bocadillos y guarradas varias que habíamos comprado. Fue un día genial y volvimos a casa reventados. Os pongo las fotos para daros envidia.

EL MUSEO Y LA BLIBLIOTECA A PURO PIE DE PLAYA
UF NO ME CANSABA DE HACER FOTOS
Y ES QUE LA PLAYA ES SALVAJE TOTAL
COMIENDO EN LA TERRAZA DEL MUSEO
JUGANDO CON LOS NIÑOS QUE VINIERON A VERNOS DESDE EL POBLADO QUE ESTÁ ALLÍ CERCA

Y el resto de días los hemos pasado tranquilos, sin grandes actividades.
Respecto al diario decir que el no tener recursos agudiza el ingenio. Recuerdo que no hace mucho le dije a Pablo: oye me gustaría que viviéramos un tiempo sin televisión, que la quitáramos de casa, porque si la tienes la enciendes cada noche y no me gusta. Porque cuando estamos viajando algunas veces hay tele en la habitación y puedes ver alguna cosa de vez en cuando. Pero esta desconexión tan total es la más larga que hemos tenido nunca. No tenemos en casa ni opción de verla en otro sitio más que de lejos en algún bar. Y como tampoco solemos tener conexión a internet más que algunos ratitos, pues no os imagináis la desconexión tan total que tenemos de mente, no sabemos qué pasa en el resto del mundo. Así que después de cenar jugamos a las cartas, que nos hemos enviciado con el Continental y jugamos los dos solos como dos viciosillos. También jugamos al baggamon, si, ese juego de triangulitos negros y rojos al que nadie sabe jugar pero que nosotros hemos terminado aprendiendo. Y luego vemos alguna peli o un capítulo de la serie “cómo conocí a vuestra madre” y a la cama. El caso es que ya he saciado mi necesidad de no tener tele durante una temporada y ahora quiero una, que cuando llegue a mi casa me voy a apalancar en mi sofá y me voy a tragar hasta el GENTE.
Y luego está el tema de los animalitos. En la sede tenemos un par de ratoncitos, que los tíos se han hecho hasta una puerta por debajo de la puerta para entrar en el cuarto de Miriam, que vive aquí y tiene comida en el cuarto. Han roído la puerta para poder entrar por debajo cuando esté cerrada, es que es flipante!!! y en casa lo que tenemos son cucarachas, pero cucarachas del tamaño de la cabeza de sinchan!!! algunas aparecen volando de pronto y te dan un susto de muerte. Y otras amanecen muertas bocarriba en cualquier habitación de la casa. Que siempre me pregunto cómo llegan allí, se dan la vuelta y se echan a morir... para mi es un misterio. Pero lo peor es la cocina, que la tenemos llenita de cucarachas. Ahora debe haber nacido una camada nueva porque aparecen cucarachitas minúsculas por todas partes. Pero se ponen grandes, muyyyy grandes, que el otro día fue a coger el bote del aceite y casi me muero del susto de una que salió corriendo por la encimera. Menos mal que a Pablo y a mi no nos dan mucho asco las cucarachas. Yo si las veo las dejo que se vayan y punto, que normalmente corren para esconderse. Pero tenemos que tener muuucho cuidado con la comida. Todo lo abierto está dentro de la nevera siempre, todo tapado... hay que tomar precauciones si no quieres compartir alimento con un regimiento de cucarachas. Yo prefiero las cucarachas a las lagartijas. Lagartos hay muchos y no dan asco siempre que no se me acerquen. Lagartijas no hay tantas pero hay algunas, y el otro día descubrimos una detrás de los botes de especias, que con eso si que casi me da algo del susto, aunque Pablo mantiene que era muy pequeñita y yo la vi del tamaño de un dinosaurio.
Y una última curiosidad. El día de la mujer, en la misa que se ofició en la Catedral de Bata se entregaron panfletos a todas las mujeres con el siguiente mensaje:

LOS 10 MANDAMIENTOS DE LA MUJER
  1. Evita cuidadosamente la infidelidad
  2. No olvides que te casaste con un hombre, tiene imperfecciones
  3. No pidas continuamente dinero, adminístralo bien
  4. Trata de hacerte querer cocinando platos suculentos para tu marido
  5. A veces, deja que tenga razón, le causa placer y no te cuesta nada.
  6. Lee los informes de nacimientos, casamientos, defunciones y ponte al corriente de lo que pasa en el extranjero; le será agradable el poder hablar contigo de diferentes temas
  7. Se siempre correcta con tu esposo en la discusión. Acuérdate de cómo lo tratabas cuando era tu novio.
  8. Déjalo, a veces, ser más instruido que tu, se sentirá mas digno
  9. Respeta a la familia de tu marido y, sobre todo, honra a su madre
  10. No te presentes desaliñada ante tu esposo.

No os parece muy fuerte? Vamos yo es que he flipado con esto. Y además me recuerda esas enseñanzas de la época de Franco, cuando te recomendaba que fueras buena esposa y le recibieras con la comida en la mesa y los niños duchaditos.

Bueno, eso es todo por ahora, seguimos con la lucha diaria jejeje. Muchos besos y ánimo a todos, que como está España habrá que necesitarlo!
Pablo Troncoso Web Developer

4 comentarios:

  1. Querrás decir la Preisler?

    Me encantan los diez mandamientos. Me voy allí a vivir en cuanto tenga la oportunidad.

    Besos desde Vigo!!

    ResponderEliminar
  2. Cuñá, yo no cumplo ni uno de los 10 mandamientos descritos, ¿seré mala?, ja,ja,ja...
    Por cierto, ese asquito que a ti te dan las lagartijas, es el mismo que tengo yo con las cucarachas, casi vomito al terminar de leer, puajjjj!!!.
    Me alegra saber que lo estáis pasando bien, aprovechad que os queda poco, yuhuuuuuuu!!!. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Coincido con mi hermana, las cucas me repugnan y lo pasamos fatal en Kyoto cuando tuvimos que convivir con ellas.

    Por cierto Blo, que me he acordado de la lagartija que me miraba en el salón de casa con los ojos rojos, ¿te acuerdas? :D

    Lo de los 10 mandamientos de la mujer no tiene precio, pero se le puede dar la vuelta a la tortilla y pensar en que en realidad se están metiendo con los hombres, por ejemplo:

    1. Evita la infidelidad (de tu marido).
    2. Te casaste con alguien imperfecto, no con una de las tuyas.
    5. Dale la razón aunque no tenga ni idea de lo que está hablando.
    6. No le hables de cosas complicadas no vaya a ser que no te entienda.
    8. Aunque sea menos inteligente que tú, de vez en cuando haz como si no fuera así.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pués fíjate que si lees bien esos mandamientos se les puede buscar un doble sentido y no ser tan malos como parecen a primera vista.

    2.No olvides que te casaste con un hombre, tiene imperfecciones (obvio)
    3.No pidas continuamente dinero, adminístralo bien(y sisa todo lo que puedas, pero que no te pillen)
    5.A veces, deja que tenga razón, le causa placer y no te cuesta nada.(está claro que nosotras siempre la tenemos, por eso se mosquean)
    6.Lee los informes de nacimientos, casamientos, defunciones y ponte al corriente de lo que pasa en el extranjero; le será agradable el poder hablar contigo de diferentes temas (sí, porque hablar de temas más complicados les cuesta)
    8.Déjalo, a veces, ser más instruido que tu, se sentirá mas digno (les dejamos creer que nos más listos, pero sabemos la verdad)
    10.No te presentes desaliñada ante tu esposo.(ni ante el profesor de gimnasio de tus hijos, ni ante el bombón que te vende el pan, ni ante....)

    Ahora en serio. Espero que nadie se ofenda, era sólo una broma.

    Rebeca.

    ResponderEliminar