Vivir en Bata: El elefante blanco



Lo mejor de estos días ha sido, sin duda, pasar un par de días en Ayene con las hermanas mexicanas. Ya os contamos que fuimos a pasar un día con ellas en Noche Buena y que nos invitaron a volver y ayudarlas a preparar pastelitos. Y así lo hicimos, Pablo se pidió un día de vacaciones y el 2 y el 3 los pasamos allí con ellas. Y fue lo mejor de la Navidad. Son tan alegres, nos han mimado tantos y hemos comido tan bien... que hemos estado a puntito de quedarnos allí con ellas a vivir para siempre.
EN LA MESA TRAS EL ALMUERZO, AL QUE SE UNIÓ EL PARROCO DE AYENE

En estos días hemos hecho pocas cosas más que comer, cantar, comer, hacer pasteles, comer, y ver Gente en TV1 internacional. Porque ellas tienen tele y cogen la primera cadena y nosotros nos volvimos locos y nos pasamos 3 horas pegados a la pantalla viendo todos los cotilleos primero y el telediario después. Nos moríamos de la risa comentándolo todo con ellas. Porque además están enamoradas todas de alguien: la mayoría de Águila Roja, que tienen todos los capítulos en el ordenador y a veces se acuestan a las 5 de la mañana viendo un capítulo detrás de otro, otras de Ricky Martin, de Superman el de Smallville... que se llevaron un disgusto viendo que Ricky se casa...
DESAYUNANDO POR LA MAÑANA RECIÉN LEVANTADAS
Pablo Troncoso Web Developer