Vivir en Bata: El secreto del Chino Matamucho



Ya estamos aquí otra vez, con otra Navidad a nuestras espaldas y todo un año nuevo por delante. 2012... se hace raro escribirlo, verdad? Al final las fiestas han estado mejor de lo que esperábamos, sobre todo porque nos hemos reído mucho, muchísimo. Todo empezó bien porque sobre el día 20 se fueron todos, pero absolutamente todos: los que iban a pasar la Navidad a sus casas y vuelven ahora, y los que terminaban su contrato y se iban para siempre. Esos eran los mejores, porque eran los que vivían con nosotros en la casa y que no hacían ni las ganas de comer, así que nos hemos quedado como perro que le quitan pulgas cuando se han ido, y nos hemos quedado Mercé, Pablo y yo en la casa de consultores, perfecto!!
 
FIESTA DE DESPEDIDA DE LOS QUE SE IBAN PARA NO VOLVER, EN LA SEDE


Para celebrarlo nos fuimos los tres a pasar el día a Tica, una playa al norte de Bata (como a una hora y poco), muy cerquita de la frontera con Camerún, donde hay una playa virgen kilométrica, con selva hasta la arena y que no te encuentras ni un alma en todo el día. Una gozada de verdad, fue maravilloso para desconectar del tráfico y el ruido de Bata. Unos bocatas de salami, unos zumitos de mango y a la playa en plan domingueros.
PABLO ABRIÓ UN COCO Y PROBÓ EL AGUA, PERO EL AGUA ESTABA AMARGA, BUENO ESO DICE EL, QUE ES MUY DELICADITO PARA TODO LO QUE SEA VEGETAL, PORQUE LAS CARNES SE LAS COME DE DOS EN DOS AUNQUE SEA DE LA QUE SE HACE BOLA...
LOS TRES HACIENDO EL TONTO
MIRAD HACIA DENTRO, PURA SELVA, PURA VEGETACIÓN, ERA UN SITIO MARAVILLOSO DE VERDAD
Y ANTES DE IRNOS DIMOS UN GRAN PASEO POR LA PLAYA
Y llegó el día 24. Amanecimos Mercé y yo un poquito de bajón por eso de estar lejos, pero Pablo nos subió el ánimo enseguida recordándonos todos los contras de la Navidad en España, los pros de estar aquí, y animándonos con un baile que nos puso las pilas para todo el día (ver video). Ya con las pilas recargadas nos fuimos al súper a comprar las cosas para la cena. Craso error. Enorme error. Parece que no he aprendido nada de la vida en estos 34 años. Las compras de Navidad hay que hacerlas una semana antes... incluso en África. Os parece mentira? A mi también, así se me quedó la cara cuando entramos en el Supermercado Martínez y nos encontramos con más gente que en el Corte Inglés, las colas de las cajas le daban la vuelta al súper, no te podías acercar a las estanterías a coger nada y ni podíamos llevar carro porque era imposible moverse incluso andando. Ni que decir tiene que la gente que allí estaba representa un porcentaje ínfimo de la población guineana que se alimenta básicamente a base de arroz porque no puede permitirse otra cosa. Pero en todas partes hay ricos y estos, estaban todos allí comprando patas de cordero y bebidas al por mayor. Juro que esto no me pasa nunca más en mi vida, juro ir una semana antes, como mínimo, a comprar los ingredientes de la cena me encuentre en el lugar del mundo que me encuentre, y juro no olvidar este juramento jamás.
PABLITO INMORTALIZÓ LA PESADILLA, AQUÍO TENÉIS EL MARTINEZ EN TODO SU EXPLENDOR
Y qué compramos? Pues un paquete de gambas congeladas a 10 euros, 100 gramos de salmón ahumado a 5 euros, paté bastardo porque no hay otro, queso de untar, anchoas y espárragos. Y nos hicimos un cóctel de gambas, aguacate y piña que estaba delicioso. Invitamos a cenar a Antonio, un Italiano que lleva aquí 7 años, está casado con una guineana y es más guineano que ella. Es el contable de FRS. Su mujer se había ido al pueblo a pasar las fiestas y el se había quedado aquí solo, así que le dijimos que se uniera a nosotros en la cena y así, al menos, seríamos 4. Así que cenamos los cuatro juntos, compramos copas de plástico y lambrusco y brindamos por un montón de cosas.
JUSTO ANTES DE EMPEZAR A CENAR CON MERCÉ Y ANTONIO
LA MESA, NO ESTA TAN MAL NO?
Y LOS POSTRES QUE NO PODÍAN FALTAR... LOS HABÍA TRAÍDO MERCÉ DE ESPAÑA EN PREVISIÓN, NOS PUSIMOS PÚOS
Pero Antonio se fue temprano porque la prohibición de conducir empezaba el 24 a las 10 de la noche y a las 10,30 se fue corriendo y nos quedamos los 3 solos. Es que aquí la gente se emborracha tantísimo que prohíben conducir esas 24 horas para que no se produzcan accidentes. Una vez que nos quedamos los tres Pablo nos dio 2 sorpresas: la primera era que no nos perderíamos el discurso del rey este año, y con el ordenador y el proyector nos proyectó en la pared un discurso del Rey muyyyy personal con el que nos partíamos Mercé y yo de la risa. Quieres ver el discurso? Pues PINCHA AQUI.
MERCÉ Y YO VIENDO EL DISCURSO DEL REY
La otra era una poesía genial, para mearse de risa, que compuso el. Pero esta no la pongo porque como es de cosas nuestras que nos han pasado en Guinea pues no la vais a entender de todas formas.
Luego proyectamos muchos videos musicales, pero de los antiguos, del tipo Don Diablo de Miguel Bosé, Que dolor de Rafaella Carrá, Te estoy amando locamente de las Grecas... nos reímos y bailamos un montón. Y a las 12,30, tras sudar como pollos, nos fuimos a la camita rellenitos y felices.

Tengo que decir que el día 25 de diciembre, y siguiendo la tradición catalana que Mercé nos ha enseñado, hicimos el caga tió, una tradición de un tronco que caga regalos, no me digais que no es la caña. Mercé lo hace cada año con su familia así que este no podía ser menos y decidimos hacerlo en honor a su familia para que se sintiera como en casa. Os pongo un video para que lo veais, porque eso hay que vivirlo. Padres de mercé: va por vosotros, aquí podeis ver el video que corrobora que el “caga tió” fue llevado a cabo en Guinea Ecuatorial. VER VIDEO

El día 26, como no se trabajaba, nos fuimos en coche a Ayene, una pequeñita ciudad donde viven en una casa preciosa en medio de la nada 6 monjitas jóvenes, y de lo más alegres, mexicanas. Su comida es famosa y nos habían invitado a los tres a pasar allí el día. Así que tras más de 2 horas de camino, en realidad es una y media pero nos perdimos, llegamos a su casa. No tenemos fotos de aquel día porque se nos olvidó la cámara, pero fue maravilloso, comimos comida mexicana, un bizcocho delicioso y jugamos a la lotería mexicana. Este día pasará a la posteridad por la caña que me dan Mercé y Pablo porque jugando a la lotería, que es el bingo pero en vez de con bolas con cartas, pedí que me dejaran a mi una vez leer las cartas y dije literalmente a las monjas: “se vais a cagar hermanas de lo rápido que las voy a leer”. Pablo y Mercé se rieron por lo bajini un buen rato pero es que desde aquel día estoy estigmatizada, cada día me recuerdan que le largué a las monjas lo de “se vais a cagar”, primero por lo de “se vais”, y segundo porque lo de decirle a las monjas que se van a cagar suena algo irreverente, pero yo me sentí como en casa y soy así de natural, que le voy a hacer. Seguro que Dios sabrá perdonarme, lo digo por eso de que estábamos en su casa...
Y un evento importante ha sido descubrir al Chino Matamucho, según algunos, el secreto mejor guardado de Bata. El chino tiene un barco muy grande y sale a pescar cada ciertos días. Cuando sale, avisa a varios españoles que van siempre a comprarle lo que pesca: un granadino que tiene un restaurante, el poli del consulado de España... Pero el chino no paga impuestos de nada, ni está dispuesto a sobornar a nadie. Así que tras una temporada grande sin llamar le preguntaron: oye, que pasa que no estas saliendo a pescar? A lo que respondió: policía quita licencia porque chino mata mucho. Es que el chino habla fatal. Y claro, pesca mucho pero no paga nada, así que continuamente le quitan la licencia los policías y hasta que se la devuelven no puede salir de nuevo. Y así se le quedó lo de el Chino Matamucho. El día 29 nos llamó Eduardo, el poli, que le habíamos dicho que nos avisara cuando fuera para ir a comprar pescado fresco. Bueno, le dijimos que nos explicara dónde era pero no quiso, dijo que ese era uno de los secretos mejor guardados porque si la gente le empieza a conocer se acaba el chollo, así que prefirió llevarnos el. Y menos mal, porque nos fuimos por una carretera hasta el fin del mundo, nos metimos por campo, por arena... hasta que llegamos a una casa en la orilla de la playa. Y allí estaba el chino matamucho, que yo me lo imaginaba mucho más cutre y el chino se está montando en el dólar, porque la casa era de material, que normalmente son de madera, y tenía hasta un peso digital y una súper nevera para meter el pescado. Como fuimos por la tarde, porque por la mañana ninguno podíamos, el chino ya había vendido todas las langostas y las mantas, que era lo que queríamos para celebrar el fin de año. Pero tenía unos langostinos tamaño familiar que quitaban el sentío (12 € el kilo) y un pez parecido al lenguado (5 € el kilo) que nos compramos 6 para hacerlos a la plancha. El granadino del bar se llevó todo lo que tenía el chino, lo dejó sin existencias. La verdad es que el chino me resultó muy amable y sonriente, os lo pongo aquí en una foto para que le veáis la carita:
EL CHINO MATAMUCHO, EDUARDO EL POLI Y PABLO
EL MOMENTO DE LA COMPRA, EL CHINO ESTÁ MU PREPARAO
Cuando salimos íbamos andando por la arena en busca del coche y vimos llegar un barco cargado de pescado. Lo descargaron en un momento y aprovechamos para comprar algo más, un kilo de gambitas pequeñitas pero muyyy sabrosas a 4,5 € el kilo.
ANDANDO POR LA PLAYA A LA SALIDA
COMPRANDO PESCADO EN EL OTRO SITIO, MÁS RÚSTICO PERO TAMBIÉN ERA UN CHINO EL QUE VENDÍA Y LOS LOCALES LE COMPRABAN A EL, ALGO INCOMPRENSIBLE PARA MI, LOS LOCALES NO SALEN A PESCAR, NI CULTIVAN NADA, TODO SE IMPORTA O LO HACEN OTROS...
Y así acabó la historia del chino matamucho, que se comprometió a tenernos “antenas, antenas, muchas antenas” decía, y se refería a que tendría langostas para antes de fin de año.


El fin de año lo hemos celebrado bastante bien para estar en este país. Por la mañana nos fuimos a la playa y nos la pasamos sumergidos en el agua al solito, de lo más agusto. Para la cena nos preparamos unas gambitas hervidas, langostinos gigantes a la plancha, un sushi que le salió a Pablo de miedo y vieriras rellenas. En el último momento se nos unió la jefa y trajo ensaladilla y costillitas con salsa barbacoa. El caso es que la cena estuvo bastante bien, yo hasta me mareé con el lambrusquito. Pero el verdadero triunfo fueron las uvas. Aquí no hay internet ni tele así que nuestra única solución fue bajarnos unas campanadas de otro año del youtube y ponerlas a las 12 para tomarnos las uvas. Y eso hicimos. Así que con toda la historia de las uvas para elegir con quién nos las tomábamos, decidimos hacerlo con Martes y Trece en el año 1991, el año de “A por uvas”. Así que a las 11:55 con 55 segundos le dimos al play para que a las 12 en punto sonara la primera campanada. Y así lo hicimos y salió clavado, nos tomamos las uvas a las 12 según el reloj de Pablo, que no se si serían las 12 del reloj de la puerta del sol, pero segundo arriba segundo abajo nos tomamos las uvas, pedimos nuestros deseos y toda la parafernalia del fin de año. Y después de bailar con unos videos musicales del ordenador nos fuimos a dormir a las 2 de la madrugada. No está mal para los pocos recursos que teníamos. Ver video de antes de las 12 uvas. Ver video de después de las 12 uvas.
PABLO LIANDO SUSHI
EL RESULTADO
LA MESA CON LA CENA
LISTOS PARA ATACAR
LOS LANGOSTINOS-PLANCHA ESTABAN PARA MORIRSE
Y mañana nos vamos con las monjas a hacer pastelitos, que ilusión! Vamos a pasar allí dos días con ellas, pero eso ya os lo cuento en el próximo post, que estoy cansada del madrugón y en breve estoy tirada en la camita jejeje. Feliz 2012 a todos, os deseamos simplemente lo mejor.
Pablo Troncoso Web Developer

5 comentarios:

  1. Jajaja, me parto con vosotros que bien os lo montais, os lo pasais bien donde quiera que esteis.
    A nosotros se nos olvidaron las velas.
    Lo del chino ha sido una ganga.
    La playa con la selva al fondo, es una pasada.
    Feliz año nuevo, y que sigais siendo felices.
    Besitos, os quiero.

    ResponderEliminar
  2. Lo de Martes y 13... Sin palabras. Una vez más, nos quitamos el sombrero ante vosotros... MAESTROS!!!!

    Ah!! Y lo del "caga tió" también genial... Homenaje a Catalunya... Gracias.

    Besos chicos. Os queremos.

    Bea y Jordi.
    http://www.lavueltaalmundodebeayjordi.com

    ResponderEliminar
  3. JAJAJA BUENISIMO EL POST. DE CORAZON FELIZ 2012

    ResponderEliminar
  4. Hola titos, soy Javier. Me ha gustado mucho lo del Chino Matamucho y lo del caga tió, pero, ¿por qué las campanadas de 1991 y no otras? Adios titos, tengo muchas ganas de veros.
    Hola titos, soy Fernando. Me ha gustado mucho el caga tió, el villancico y el del Rey. Adios titos que paseis unas felices fiestas.
    Hola cuñaos, soy Armando. Me he reido mucho viéndoos, sois auténticas máquinas de crear felicidad y alegría en los demás.Por favor no cambiéis de actitud nunca y espero no tardando mucho, poder daros dos besazos "tipo asturiano" y que pronto también nos sigáis ilusionando a todos con un nuevo proyecto de aventura por el mundo. Os quiero mucho. Feliz año 1991.
    Por fin me toca. Hola soy Sonia. Decidle al rey de mi parte, que está mu guapo con la raya al lao. La verdad es que habéis tenido todo el arte, y en eso consiste, en pasarlo bien. Feliz año nuevo. Os queremos mucho.

    ResponderEliminar
  5. Qué bien os lo habéis montao (mejor que el chino Matamucho), con el rey dedicando el discurso a Guinea Ecuatorial y todo :)

    Que tengáis un feliz año vosotros también y que lo sigáis pasando así de bien.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar