Malabo: Estamos en África!!!!


Estamos en África. No se si decir por fin, o demasiado pronto, o no se, pero estos días han sido algo tan raro como el sentimiento que tenemos ahora. Llegamos a casa con ilusión de una nueva aventura pero nunca pensamos que todo saliera tan rápido. De verdad os digo que ha sido una absoluta locura para dejar mi empresa liquidada, los papeles preparados, los visados, las despedidas... tanto trabajo que no hemos tenido tiempo casi de sentarnos en nuestro sofá, con las ganas que tenía yo de un diíta de relax en mi sofá con la postura que tengo yo ya cogida, que el sofá parece que tiene nuestro hueco hecho. Pero nada, no ha habido tiempo, ni de siestas, ni de paseos por Sevilla, ni de cenar en mi restaurante favorito, no ha dado tiempo de nada.

Después de mucho movernos, los visados estuvieron el miércoles pasado, así que ese mismo día, sobre la marcha, compramos los billetes de ave para el sábado y el avión para el domingo, más al límite imposible. Menos mal que a nosotros nos va ese rollo de coger el avión en el último minuto, pero no por eso hemos estado menos estresados. Que tengo yo la sensación de no haber comido todas las cosas que yo tenía antojaditas de mi madre, y mira que nos ha mimado estos días. Pero se ve que tres semanas no son suficientes cuando se trata de comidita de tu madre, y de tu suegra, que también nos ha preparado algún que otro plato delicioso.

El caso es que después de tanto estrés el sábado a las 9 de la noche cogimos el ave. Y fue desastroso porque como el avión salía a las 6 de la mañana pues nos tocó dormir en el aeropuerto porque no daba tiempo de mucho más. Y allí estábamos los dos, que dábamos una penita, a la 1 de la madrugada tirados en el suelo helado, muertos de sueño, esperando que a las 4 abrieran los mostradores para facturar el equipaje. Porque llevábamos equipaje para llenar dos contenedores. Claro que no es lo mismo andar viajando de un sitio para otro, que con dos pantalones y 4 camisetas te las apañas, a irte para estar permanente en un sitio, no se sabe muy bien si para dos meses o un año, y teniendo que trabajar, con lo que ello conlleva. Así que nos liamos a meter cosas en la maleta que yo ni sabia que tenía tanta ropa. Como 20 kilos de equipaje, que algunas pensarán que no es tanto pero que para mi es una barbaridad absoluta.

El viaje se hace largo, porque aunque de Madrid a Malabo, la capital, no llega a 6 horas en vuelo directo, el vuelo más barato que encontramos (aun así carísimo, casi 1200 euros el mío, que a Pablo se lo han pagado) pasaba por Frankfurt, una escala de 3 horas, y luego 8 horas de vuelo hasta Malabo con parada técnica en Abuja, la capital de Nigeria. Todo un lío para desembarcar a las 7 de la tarde en la capital Guineana.


La llegada fue de lo más caótica, porque una vez pasado el control de pasaportes tienes que pasar las maletas por un scaner y luego abrirlas para que las revisen por dentro. Dos portamaletas se apoderaron de las nuestras y no había opción a quitárselas. Cuando nos toca abrirlas pablito se da cuenta de que todas las cremalleras las cerró con candados antes de salir de casa pero que ha olvidado las llaves de todos, no tiene ni idea de dónde las metió o si se las dejó allí encima de cualquier mueble. Claro, el hombre nos decía que las abriéramos, y nosotros que no, que habíamos olvidado las llaves. Vamos que eso no me lo creía ni yo, porque la verdad es que era bastante sospechoso. Y el portamaletas presionando por detrás: las rompemos? Podemos romper las cremalleras, o rajar la maleta por encima... y yo: pero tu estás loco? Como voy a romper la maleta? Y luego que me llevo las cosas en una bolsa de plástico o que? Y después de un rato de tira y afloja que no se sabía por dónde iba a acabar la cosa, el tipo de la aduana dijo: Anda, marcharos, pero las llaves las tenéis que llevar encima siempre. Y entonces el portamaletas se pone a pedirnos dinero porque gracias a él no nos las han abierto, y nosotros sin dinero de allí. Y el tipo dice: no importa, dame 5 o 10 euros... y yo le grito muy girocha: si claro, o 20 euros, tu te crees que yo soy tonta. Al final Pablo, en plan conciliador porque yo ya estaba histérica, le dio una moneda de 50 céntimos que llevaba en el bolsillo y el chico se fue quejándose de que con eso no tenía ni para una fanta.

En el aeropuerto nos estaba esperando Federico, un negrito de unos 20 años, que FRS había mandando a que nos recogiera y nos llevara a la casa. Con cara de amable y sonriente nos condujo a través de toda la ciudad hasta que llevamos a un portalón. Lo abrió, metió el coche, bajamos el equipaje y nos llevó dentro. Estaba diluviando, totalmente de noche y no había luz. Iluminando con el móvil nos llevó a la segunda planta a un cuarto con una mosquitera y nos dijo: este es vuestro cuarto, y ese es el cuarto de baño que no tiene agua corriente, tenéis que ducharos con ese cubito que hay ahí en el barreño, yo me voy. Pero cómo que te vas? Y estamos solos? No hay nadie en la casa?. Nosotros sin luz, sin dinero, sin nada de nada!!!! Y nos dice que si, que hay una señora y que vendrá en un rato. Apareció la señora, nos dio un quinqué de aceite y una linterna y hasta mañana. Y allí estábamos los dos, cenándonos los dos bocadillitos que nos habían dado en el avión y que, por suerte, habíamos guardado en la maleta. En esa casa sin luz, en ese sitio tan desconocido, duchándonos con ese cacito... Un poco de crisis la verdad, que nos reíamos los dos por no llorar. Así que nos zampamos dos dormidinas y a la cama sin saber muy bien qué pasaría a la mañana siguiente.

Dormimos 12 horas seguidas sin abrir los ojos para nada. Después de la paliza y con la dormidina caímos más muertos que vivos. La señora nos dijo al vernos que ya estaba hasta preocupada. En la cocina había leche en polvo y magdalenas, así que ese fue nuestro desayuno. Preguntamos a qué hora vendría Carmen, la Coordinadora a la que va a sustituir Pablo, que se supondría que vendría para presentarnos a la gente de la ciudad. Y Carmen no llegó hasta la 1, lo que no nos vino del todo mal para descansar como es debido y ubicarnos, que no era fácil.

Carmen nos trajo dinero, porque una peculiaridad de Guinea es que no hay cajeros automáticos. Nosotros traíamos euros, pero sólo los cambian en algunos puntos de la ciudad, no muchos. Así que no sabíamos cómo hacerlo. Ella nos traía, al cambio, 200 € que debíamos darle nosotros luego al contable. Pero algo para empezar. Casi los dos días los hemos pasado en el Ministerio de Salud. FRS tiene un despacho en el Ministerio porque es una Fundación de mucho prestigio en el país y Pablo debía conocer a toda la gente que trabaja aquí, incluido su Excelentísimo señor Ministro. Y para esta labor tuvo que colocarse su traje de chaqueta, camisa y corbata, que a el le cuesta vestirse así hasta para las bodas, así que iba que no se hallaba el pobre. Un poco rollo, presentaciones y más presentaciones, explicaciones de organigramas, de programas de salud... uf que cosa más complicada. La verdad es que es una labor muy compleja la que va a llevar a cabo Pablo.

Os explico un poco por encima a qué se va a dedicar aquí: FRS gestiona casi el 80 % de los centros de salud del País, tanto públicos como privados. La labor que están haciendo ahora es formar gente y contratar sanitarios para ir dotando de autonomía a estos centros y poder ir retirándose ellos poco a poco. Pero esta labor es muyyy lenta: es tarea del ministerio contratar a la gente, hace falta mucha formación porque no hay profesionales sanitarios suficientes, enseñar a gestionar... y esa es la labor de pablo, coordinar toda esa tarea. Así se contratan consultores españoles que vienen a dar cursos en los centros de salud para enseñar a los trabajadores cómo actuar ante determinadas situaciones, se intenta dotar de un sistema de gestión unificado... en fin, que a mi me parece una tarea de titanes. Teóricamente la transferencia se debería haber finalizado al terminar este convenio en diciembre de 2011, pero no se ha conseguido, así que luchan por otro nuevo convenio para poder alcanzar los objetivos. La coordinadora se va el sábado y a partir de entonces, toda la labor recae sobre Pablo. Es una locura pero yo confío en que poco a poco se irá haciendo con todo, sólo que poco a poco, es imposible aprenderlo todo de golpe.

Y esta tarde volamos a Bata, la ciudad en la que vamos a quedarnos. La capital, Malabo, está en una isla, pero Bata es la principal ciudad del continente y donde FRS tiene su sede. Aún no sabemos dónde vamos a vivir ni nada de nada, eso os lo contaremos en el siguiente post, cuando tengamos algo más claro. De momento lo que hemos visto es lo caro que es todo: billete de avión de Malabo a Bata: 75 euros, desayuno para dos esta mañana: 8 euros, almuerzo para dos ayer: 25 euros. Vamos, que este país es una ruina, no me imaginaba que sería tan caro. Pero seguro que nos las apañamos bien.

Ah, y como todo el mundo nos pregunta: que tal por Guinea Bisssau?, o por Guinea, o por Nueva Guinea... vamos que pocos son los que se han enterado que estamos en Guinea Ecuatorial. Así que os vuelvo a poner el mapita, para que sepais dónde estamos: es ese país pequeñito celeste. Besos a todos!
Pablo Troncoso Web Developer

14 comentarios:

  1. Valencia/Barcelona/Tenerife25 de octubre de 2011, 16:59

    Estoy seguro de que os va a continuar la racha de suerte. Y también de que encontraréis la parte encantadora de Guinea Ecuatorial. La lleváis con vosotros. Un saludo ¡y adelante!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo valientes, que en menos de una semana los tenéis comiendo tortilla de patatas.
    La próxima vez que estéis por Barajas Llamadnos sea la hora que sea, mira que dormir en el aeropuerto, ahiiiiiiiiiiiii.
    Un besazo muy gordo de los 4 de Arequipa.
    Paco, Manoli, Álvaro y Rodrigo
    p.d.: Te mando por e-mail el telefono.

    ResponderEliminar
  3. Hay que ver que huevos tenéis... en el mejor sentido de la palabra. Mucha suerte y si sale mal o no os gusta siempre tendréis más de una casa a la que volver.

    Mucho ánimo, que los principios siempre son raros.

    Rebeca

    ResponderEliminar
  4. Ánimo, corazón! seguro que la flor que tenéis en el culo tiene efecto inmediato en los próximos días. Y dile a Pablo que los ppcios siempre son raros y mareantes, pero él tiene narices pa eso y pa más. Besos, Vicky.

    ResponderEliminar
  5. Elena no has puesto ni una fotito.
    Pobrecito mi niño en que lio se va a meter, espero que sepa desembolberse bien en este nuevo trabajo.
    Os deseo que os vaya muy bien, y requetebien.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Helen, se ta pasao hacerle una foto de traje esa si hubiese estado bien enmarcá en la salita.
    Cuidaos mucho que donde vais poneis la alegría y el trabajo, así que no os puede salir mal. y ya sabes "síiiilbanos" y allí estaremos. Espe y Enri.

    ResponderEliminar
  7. Suerte en esta nueva aventura, las cosas suceden por algo, asi que no hay que dudar, sois valientes de tirar para adelante!
    Quiza algun dia nos veamos por esos mundos
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Blo, a Elena ya le he dado ánimos por el FB, ahora te toca a ti: ánimo, que ya verás como en nada de tiempo el trabajo está chupao para ti, es cuestión de acostumbrarte. Tú piensa que todos los demás son unos babuchas (por algo están en Bata :) y que tú eres un crack, ya verás como te crece la confianza ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Helen mucho ánimo a los dos, confio en vosotros se que Pablo lo hará estupendamente,muchos besitos mañana si me da tiempo te escribo a tu dirección de correo.
    Pili.

    ResponderEliminar
  10. Ánimo chicos, lo desconocido asusta un poco, pero en breve lo llevaréis todo para adelante con la punta del dedo... el dedo que sea. Os quiero, besos.

    ResponderEliminar
  11. Chikillaaaa,pero si es una aventura alucinante!!!!,parece de peliiii,
    ulision,viaje,destino nuevo y nueva vida
    con sus primeras complicaciones pero eso no es naaaaaa, ahora vendrá la satisfacion de hacer algo bueno,seguro ke Pablico se encarga de eso en su nuevo currele,y con el buen humor ke teneis madreeee miiiaaaaa!!!!estoy segurisima ke sacareis todo lo bueno de esta aventura,
    me apunto a toda la buena onda ke os manda vuestros amigos y desde Chile os mandamos muchos muchos muchos animos y abrazos y besoteeeeeeees
    Dani y Manoli

    ResponderEliminar
  12. Ohhhhhh, pensaba que habria fotos en este pòst, bueno espero que pronto pongais alguna, que ese sitio merece la pena verlo, esa casa con la pared de chapa? quiero verla ya por Dios!!. la verdad es que a valientes no hay quien os supere. pero a cambio os ganais una vida intensa, y lo mejor de todo, los post para recordarla al detalle, que tantas cosas en la mente es dificil.
    os quiero mucho, y espero poder preparar prontito algo rico para comer, jeje no me lo creo ni yo. os echo de menos. muac

    ResponderEliminar
  13. Hola. Solo os escribía para felicitaros por el blog, me ha parecido extremadamente interesante. He llegado aquí por casualidad buscando información sobre la posibilidad de hacer un voluntariado en Guinea Ecuatorial, ya que estuve varios meses trabajando allí el año pasado y tengo muchas ganas de volver.

    Me he leído todas las entradas de vuestra estancia en Guinea y me he sentido muy identificado con todo. Siempre me ha parecido curioso el tema de los precios, ya que es un país muy caro teniendo en cuenta los sueldos de la población local. Es verdad que yendo a restaurantes africanos (sobre todo senegaleses) puedes llegar a encontrar platos cuyo precio está entre los 1000 y 2000 francos (1,5-3 euros), pero los restaurantes de comida occidental son enormemente caros.

    Y nada, solo deciros que me ha encantado leeros. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rober! Muchas gracias por tu comentario, nos hace ilusion saber que la gente nos lee y que esto pueda servir de ayuda a gente como tu. Guinea es un pais precioso, desgraciadamente en manos corruptas. No se como de facil o dificil sera para ti el tema de voluntariado, si eres sanitario lo tendras mas facil. Mucha suerte y muchas gracias otra vez!

      Eliminar