Qué ver y hacer en Nueva York, 3



Madre mía, que de tiempo sin escribir! Pero es que esta ciudad da para tanto, para tantísimo, que no tenemos tiempo para escribir. Pero aquí estamos finalmente, esta vez un post conducido y dirigido por el macho de la familia, jejeje.
Estos días se nos han pasado volando, buena señal si piensas que el tiempo se pasa muy rápido cuando te lo estas pasando bien. Pero es que estamos tan a gusto aquí que no nos queremos ir! Estamos planteándonos seriamente cambiar la cerradura y quedarnos aquí para siempre, jeje.
Entre otras cosas, en estos días hemos acabado las clases de inglés. Para ello hemos tenido que hacer un proyecto de clase y una presentación final de un tema a elegir por cada uno. El proyecto de clase era crear un juego como el bingo pero con palabras, juego que ha sido bautizado a petición popular como “vocabingo”, y que al final, aunque estaba terminado, no ha sido estrenado, pero ha quedado allí para las generaciones venideras. Igual algún día alguno de ustedes viene a la Columbia a estudiar inglés y se encuentra con el Vocabingo con nuestros nombres en él, jejeje, sería fantástico.
La presentación final era de un tema a elegir de la cultura de los EEUU. Elena eligió hablar del origen del 4 de Julio y yo lo hice de la obesidad y la comida basura. Eran presentaciones de 5 minutos en power point, y hubo temas tan variados como “el racismo en las películas de Disney”. Que digo yo que qué rebuscao hay que ser para sacarle punta hasta a eso, no? No se puede uno limitar a ver Aladdin sin tener que pensar que el guionista es un fascista de cojones? Pues a mi me jodieron el día, ea! Pero bueno, hemos hecho muy buenas migas con la gente de la clase, y muchas veces quedamos con ell@s para tomar café o para ir a algún espectáculo, como el que vimos hace unos días, en el que varios grupos de los musicales de Broadway representaban varias canciones, como los de Mary Poppins, Mamma Mia o Priscila reina del desierto. No iban con los vestidos del musical, pero bailaron y cantaron con todos los actores y actrices encima de un escenario en pleno corazón de Manhattan. Lo flipamos allí la verdad, y eso que ya habíamos visto varios de esos musicales, pero es que no lo podemos evitar, cuando la música suena se nos van los pies y nos volvemos loquitos dando saltos, jejeje.
CON LA GENTE DE LA CLASE JUGANDO AL BINGO UN DIA EN EL QUE LA PROFE NO TENIA MUCHAS GANAS DE CURRAR
Pablo Troncoso Web Developer