Llegar desde Copacabana a Puno por el Lago Titicaca a los James Bond


Los últimos días han sido toda una odisea. Pasamos un par de días más en Copacabana sin poder salir por dos motivos: uno fue una diarrea a lo bestia que nos dio, a mi incluido con fiebre, que nos retuvo en la cama todo el día. El otro fue que las noticias desde Perú no eran esperanzadoras, la huelga continuaba y la frontera seguía cerrada. El motivo de la huelga es que han abierto una mina en esta zona de Perú que va a contaminarlo todo: los ríos, los campos, el lago... la gente de la región está luchando para que se cierre la mina sin concesiones, sólo admiten un sí por respuesta y sólo así levantarán la huelga argumentando que eso sería el final de la vida de la región que vive de la agricultura, la ganadería, los ríos... y del turismo ya que si el lago y todo está contaminado no irán los turistas.

Qué les dejaremos a nuestros hijos? Repiten... y yo me sorprendo de ver un pueblo tan luchador.
Al tercer día los barcos decidieron organizarse para llevar a través del lago a los turistas hasta tierra peruana, el primer pueblo pasado la frontera, y allí tomar un bus hasta Puno. Aquella mañana fuimos al puerto y salieron 3 barcos llenos de guiris. Nosotros no pudimos montarnos porque como habíamos estado malos no habíamos ido a la frontera para sellar nuestro pasaporte de salida de Bolivia. Los barcos se fueron y ya sin esperanza pensamos ir a sellarlos por si al día siguiente podíamos salir de allí. Así que hicimos la maleta, cogimos un taxi que nos llevó hasta la frontera, nos sellaron el pasaporte de salida sin mirar ni que estaba caducado, con lo preocupados que estábamos nosotros porque la visa llevaba 3 días cumplida, y nos volvimos a Copacabana. Fuimos al puerto por si había alguna oportunidad de salir ese mismo día, preguntamos a un hombre del puerto que nos dice que a las 11 llevara a la gente en su barco hasta Juli en Perú y allí nos esperara un bus que nos lleve hasta Puno, nuestro siguiente destino. Le decimos que si, que nos vamos con el y a las 12 salimos en un barco con 20 pasajeros entre peruanos y bolivianos y solo los dos guiris.
EN EL BARCO MUY FELICES, PREPARANDO NUESTROS BOCATAS DE PATÉ SIN SABER LO QUE NOS ESPERABA...

A medio camino el tío nos dice que no hay autobús a Puno esperándonos en el puerto, que en vez de 12 euros nos cobrara 10 y que con el resto paguemos nosotros el bus a puno desde la estación de autobuses de Juli. Ya nos escamó pero bueno, como nos devolvía el dinero le dijimos que si. Llega el barco de pronto a un pequeñito embarcadero en el lago en un sitio con 4 casas, dicen que hemos llegado y nos bajamos todos. Andamos por un camino de tierra un montón de rato y llega un camión que dice que nos lleva a Juli, y pregunto: esto no es Juli? y me dicen que no que ese es otro pueblo a dos horas de Juli andando, que nos han dejado en el muelle anterior, ya nos han timado!!!! el colega abre la puerta del camión y empieza a montarse la gente detrás metidos en la caja en masa hasta que no cabe un alfiler y el tío no puede ni cerrar la puerta, al final cierra a lo bruto y se va. Pablo y yo que con las maletas no cupimos nos quedamos los dos solos en una carreterita en medio de la nada. Nos sentamos a esperar a que pase algún coche o algo que nos lleve a Juli y una hora después no había pasado ni un solo coche. Y allí estábamos nosotros, de ilegales porque no habíamos podido sellar el pasaporte de entrada en Perú, dejados a nuestra suerte en algún punto perdido de Perú.
RECIÉN BAJADOS DEL BARCO ANDANDO CON TODO EL GRUPO HACIA LA CARRETERA, AUN NO SABÍAMOS QUE ESO NO ERA JULI
UNA VEZ QUE SE FUE TODO EL MUNDO EN EL CAMIÓN NOS QUEDAMOS ASÍ DE TIRADOS ESPERANDO A QUE PASARA ALGUIEN Y NOS PARARA

Ya desesperados llega un señor que nos dice que no va a pasar ni uno porque estamos en el centro de la huelga y están destrozando los coches y nadie se atreve a salir, que no vendrá nadie a por nosotros, y que hacemos? le pregunto. Responde: pues andar 2 horas hasta Juli cuesta arriba, no hay otra. Madre mía. Nos quedamos allí los tres esperando un milagro y llega un matrimonio con un bebe que también tiene que ir a Juli. Los cinco allí desesperados porque en ese minipueblo no había donde dormir ni nada, llegar a Juli era un objetivo fundamental, ya no llegar a Puno, al menos para pasar la noche. Al rato pasa un coche y nos lanzamos a pararlo y a pedirle por favor que nos lleve. En plena negociación con el tipo que no se atrevía a acercarse a Juli porque allí estaban muy fuertes, aparecen dos camionetas con todos los huelguistas y se bajan 20 hombres que empiezan a gritarle que le van a destrozar el coche, el hombre acelera marcha atrás y se va a mil por hora. Los huelguistas se montan y se van con las mismas. Ay, no nos queda otra que andar dos horas cuesta arriba por la carretera, así que los 5 empezamos a andar porque estaba claro que no había otra.
EL GRUPO DE 5: EL MATRIMONIO CON EL BEBE, EL SEÑOR, YO Y PABLO HACIENDO LA FOTO, POR LA CARRETERA HABÍA MUCHA GENTE ANDANDO PORQUE NO HABÍA OTRA FORMA DE MOVERSE

Al rato pasa una moto y para, decide que se lleva solo a uno, tras hablarlo decidimos que se va el señor que va solo, y seguimos los 4 cuesta arriba. Y a media cuesta vuelve la furgoneta con los huelguistas y dice que pueden llevar a dos, decimos que el matrimonio porque llevan a un bebe pero dicen que no, que a nosotros o a nadie, nos huele a chamusquina pero no hay otra, nos montamos y nos llevan con ellos. Por el camino nos hablan de la huelga y nos preguntan sobre España. Nos dicen que nos dejaran en Juli pero que no podremos salir de allí hasta que acabe la huelga porque no dejarán que ningún transporte se mueva por la región. Cuando ya el pueblo se veía a lo lejos, para el camión, se bajan todos y nos dicen que nosotros dos nos quedemos dentro, y sigue adelante el conductor con nosotros. Yo pensé: ya está, ahora es cuando nos dan el palo y nos lo quitan todo o nos secuestran y nos usan como moneda de cambio en las negociaciones, que no he visto yo películas ni programas del digital de “yo sobreviví a un infierno”. Yo ya estaba atacada de los nervios, cientos de huelguistas andando hacia el pueblo y coches con las ruedas pinchadas, con los cristales rotos. Finalmente el hombre amablemente nos deja en la plaza del pueblo y no nos cobra nada, al final era buena persona y nosotros desconfiando... allí nos confirman que es imposible salir a ningún lado, que tenemos que quedarnos, así que buscamos un hotel, 6 euros y muy bueno, y salimos a la calle a enterarnos de mas cosas.
De pronto vemos aparecer decenas de guiris andando todos en fila, "aleluya", no somos los únicos guiris!! pero van todos en fila muy derechos cuesta abajo. Le preguntamos a uno que a donde iban todos en esa dirección y nos dicen que hacia el final del pueblo que igual allí encuentran como salir. Venían de Copacabana que habían fletado otro barco para guiris y ese si que les había traído a Juli. Subimos al hotel a coger el forro porque hacia frío y bajamos para buscar a los guiris a ver que pasa, vamos por la calle que se han ido, buscamos por todas partes y no están. Dudando de si habría sido una ilusión óptica por las ganas que teníamos de encontrar a un guiri, preguntamos a un policía si el había visto pasar una fila de guiris, nos dice que si, que iban andando y que se han ido todos andando hasta el siguiente pueblo a ver si desde allí pueden conseguir un transporte. Mierda! se han ido todos y volvemos a ser los únicos guiris de Juli. Damos un paseo por el pueblo, nos conectamos en un ciber, cenamos en una pollería un pollo asado y nos vamos a dormir pensando en levantarnos temprano para ver qué podemos hacer.
Esta mañana, a las 6 de la mañana, nos despertaron los gritos de los huelguistas en la plaza gritando: “el pueblo unido jamás será vencido”. Bajamos a preguntar qué ha pasado y nos dicen que a las 9 de la mañana comienza una reunión en Puno entre el gobierno, la empresa explotadora de la mina y los representantes del pueblo en huelga. Pero que de momento todo sigue igual y no hay forma de moverse por la región. No podíamos pensar en quedarnos otro día en Juli así que a las 6 de la mañana, con todos los huelguistas gritando en la plaza cogimos las maletas y nos fuimos en dirección a la carretera que lleva hasta Puno. No había ni un solo coche en movimiento, sólo gente andando de un sitio para otro. De pronto aparece un coche de la nada y nos pregunta hacia dónde vamos. Le decimos que hacia Puno, nos dice que va hacia Ilave que está a medio camino y que nos lleva por 1,25 € cada uno. Le dijimos que no podría pasar, que había muchos piquetes en la carretera y que sería imposible. En ese momento aparecen dos hombres y dos mujeres peruanos que también van hacia Puno y empiezan a rogarle que les lleve a ellos también. El hombre accede a intentar llevarnos a todos. Nosotros no hemos oído hablar nunca de Ilave ni sabemos dónde está pero no nos queda otra que decirle que si. Así que las 5 personas se montan en el coche y yo junto con un señor y las dos maletas de Pablo y mía nos metimos en el maletero. Estábamos todos muy nerviosos porque no sabíamos si podríamos pasar ni lo que pasaría si nos encontraramos un grupo de piquetes. El hombre salió muy rápido y de pronto nos acercamos a un grupo súper numeroso de piquetes en medio de la carretera con piedras y de todo por el suelo. Cuando nos ven salen todos a correr hacia nosotros gritando y el señor del coche gira completamente en redondo y se mete por un camino de tierra en el campo. Los huelguistas dejaron de seguirnos porque vieron que era imposible. Durante un buen rato seguimos por el campo, bajándonos a veces para pasar por sitios de barro que eran complicados. Una vez adelantamos a los piquetes volvimos a salir a la carretera pero muy cerca de ellos y yo estaba muy nerviosa porque pensé que igual si nos veían cogían las camionetas y se venían detrás nuestra como el día anterior con el coche que quiso cogernos. De verdad que aquél momento lo pasamos muyyyy mal, yo estaba súper nerviosa pero ya no podíamos hacer nada más que seguir e intentar alejarnos. El hombre siguió con el coche muy rápido por la carretera sorteando grandes piedras, montones de arena y de todo. De pronto para en el arcén, se baja y nos pide a todos que le paguemos porque no sabe si podrá llegar al destino y si tiene que bajarnos a todos rápido o vienen los piquetes quiere asegurarse haber cobrado todo el dinero. Los 6 le pagamos y seguimos el camino. Efectivamente 5 minutos más tarde volvemos a encontrar piquetes, coches con los cristales rotos, piedras... el hombre para, nos dice que nos bajemos rápido, da la vuelta al coche y se pira por donde ha venido. Pablo y yo estábamos ya desesperados sin saber si podríamos llegar, con las maletas, sin conocer aquello... preguntamos qué podíamos hacer y nos dijeron que faltaban unos 2 km para el siguiente pueblo, que teníamos que andar y allí quizás ya pudiéramos coger algún transporte que nos llevara a Puno. Así que no había otra, empezamos a andar por la carretera, con un montón de gente y piedras por el suelo.
ANDANDO POR LA CARRETERA, HABÍA MUCHA GENTE Y PIEDRAS POR TODAS PARTES
Al rato pasa una furgoneta. La paramos y le rogamos que nos lleve hasta el siguiente pueblo, nos dice que nos montemos pero a los 100 metros le gritan por la ventana que “están pasando lista”, nos dice que nos bajemos rápido no sabemos muy bien por qué y se va también. Parece que no queda duda, no hay otra que llegar andando al siguiente pueblo. El siguiente pueblo era Ilave. Fuimos hasta la estación de autobuses a preguntar si salían furgonetas para Puno y nos dicen que sí. Así que nos montamos en una rezando porque pudiéramos llegar por fin. El camino duró casi una hora y aunque no volvimos a encontrar piquetes íbamos muy nerviosos y sin tenerlas todas con nosotros. Pero llegamos a la estación de buses de Puno y os aseguro que no sabíamos si llorar o besar el suelo. Esta es la cara de felicidad que se me puso cuando cogimos una bici-taxi para que nos llevara a la Plaza central de Puno
EN LA BICI-TAXI
Aquí en Puno hemos buscado un hotel a media cuadra de la plaza. Y lo primero que hicimos fue ir a la oficina de inmigración a que nos sellaran el pasaporte de entrada. Menos mal, ya somos legales en Perú, jeje Pero nos hemos encontrado con otra sorpresa, la famosa reunión está siendo en la plaza del pueblo. Y la están retransmitiendo en directo con unos grandes altavoces por lo que la plaza está llenita de gente que aplaude cuando hablan los que están a su favor y gritan cuando hablan los de las minas o el gobierno. Todo está lleno de policía armada hasta los dientes y con los escudos preparados por si la multitud se levanta o por la repercusión de las decisiones que se tomen en la reunión.
LA GENTE EN LA PLAZA ESCUCHANDO EN DIRECTO LA REUNIÓN
Nosotros estábamos muertos y sólo eran las 9 de la mañana pero decidimos echarnos a la calle porque irnos a dormir sería lo peor. Así que decidimos darnos un regalo por lo mal que lo habíamos pasado en los dos últimos días y nos fuimos a visitar el principal atractivo turístico de esta ciudad que está a orillas del lago Titicaca: los uros. Son unas islas flotantes que hay en el lago construidas íntegramente de totora, una planta que crece dentro del lago. Las islas, sus casas, sus barcos, absolutamente todo está hecho de totora. Nos fuimos al puerto y allí compramos un pasaje para un barco que te lleva hasta los Uros, te espera allí y te trae de vuelta 3 horas después por 2,5 €. El camino fue muy bonito porque vas viendo el lago y todas las plantas de totora por el lago que hacen que se vea verde, como un prado. Pero llegar a los Uros fue impresionante, realmente bonito. Aunque dicen que hoy es algo muy turístico no deja de ser algo único en el mundo que merece la pena ver. Llegamos hasta la primera isla que íbamos a visitar y allí nos bajamos las 10 personas que íbamos en la barca. Nos explicaron cómo construyen las islas, que es un sistema muy complejo y curioso, e intentaron vendernos artesanía por todos los medios.

EJEMPLOS DE DOS DE LAS ISLAS CONSTRUIDAS CON TOTORA
DOS CHOLITAS EN UN BARQUITO DE TOTORA RUMBO A SU ISLA
Y el origen de éstas: durante la conquista por los españoles, algunos incas queriendo huir de ellos y de la esclavitud a la que los sometían, se metieron en el lago con sus barquitos de totora y allí vivían para que nadie los encontrara. Eso fue derivando hasta estas islas en las que se quedaron a vivir para siempre. Hoy en día hay más de 60 de esas islas y en cada una de ellas hay unas 5 familias viviendo. Hoy viven del turismo, cada día los turistas que llegan, casi todos nacionales por lo que pudimos ver, van a visitar dos de las islas, y van rotando. Hay que pagar 1,25 € para entrar a los Uros así que con ese dinero se van financiando. Mucha gente dice que no va porque es sólo turístico y que en verdad no viven en las islas, sólo están para el turismo pero no es así. Pasamos por delante de las islas que hoy no se visitaban y las mujeres estaban sentadas en el suelo tejiendo artesanía para vender o cocinando. En la isla a la que fuimos pudimos ver los dormitorios, la cocina, y doy fe de que estaban habitados. Y la prueba más clara: en una de las islas han construido una escuela. Coincidimos con la hora de salida de los niños y fue alucinante porque salieron todos los niños vestidos con sus ropas típicas todos en sus barquitas de remo de vuelta a sus casas en las islas, así que realmente viven allí todo el año e incluso van a la escuela allí.
LOS NIÑOS VOLVIENDO DE LA ESCUELA EN SUS BARQUITAS
En la isla nos dejaron entrar a ver sus casas y nos contaron que cada 15 días hay que llenar todo el suelo de nuevas plantas y mover de sitio las casas, que son móviles, para que no cojan humedad. Tienen luz gracias a pequeños paneles solares y allí tenían hasta equipo de música.
LLEGANDO A LA ISLA
ESTE ES EL BARCO QUE NOS LLEVÓ HASTA LOS UROS, DE NUEVO DON BOSCO PERSIGUE A PABLO, A MI ME ESTÁ EMPEZANDO A DAR COMO YUYU.
NOS HICIMOS UNA FOTO FRENTE A LAS CASAS DONDE DUERMEN Y COCINAN
EL DORMITORIO, VEIS TODAS LAS FALDAS DE LA CHOLITA COLGADAS EN LA PARED? LA VERDAD ES QUE TIENE UN BUEN REPERTORIO ESA SEÑORA.
Luego nos llevaron, en un barquito de totora, hasta otra isla en la que tienen un restaurante y dos casitas para huéspedes por si alguien quiere dormir allí. Algunos del grupo comieron allí y luego de vuelta a Puno. La verdad es que nos ha encantado la visita, poder ver algo tan extraño y tan bonito ha sido todo un privilegio.
A la vuelta, en el puerto, nos metimos a comer en un puestecillo de comida. Y vaya cómo nos hemos puesto por 6 euros:
PABLO TIENE DELANTE UNA TRUCHA CON QUESO Y YO UN PLATO COMBINADO AL QUE NO ME HE PODIDO RESISTIR CON HUEVOS, ARROZ, PLATANO FRITO, PATATAS Y SALCHICHAS, SIIIIIII
Y la tarde la hemos pasado viendo el centro de la ciudad. La verdad es que nos habían dicho que era muy fea pero no coincidimos. No es que sea una ciudad especialmente bonita pero el centro tiene una plaza muy agradable con una catedral barroca mestiza de las más bonitas que hemos visto hasta ahora por aquí, una casa del corregidor que nos ha dejado con la boca abierta perfectamente conservada por dentro y por fuera, algunas casas coloniales, una calle peatonal y dos grandes mercados.
LA FACHADA PRINCIPAL DE LA CATEDRAL
LA CASA DEL CORREGIDOR
Cuando se ha hecho de noche la reunión continuaba en el ayuntamiento y todo el mundo en la plaza, así que nos hemos ido para allá porque queríamos estar presentes cuando terminara la reunión y ver qué pasaba. Hemos estado allí largo rato escuchando lo que decían y viendo las reacciones de la gente. Pero hace aquí un frío de la muerte y al cabo de casi una hora hemos sucumbido al frío y al sueño y nos hemos venido a la habitación. Aún la reunión no ha terminado porque escuchamos a todo el mundo en la plaza gritando y si miro por la ventana puedo verlos ahí. Mañana nos enteraremos de qué ha pasado finalmente pero tenía pinta de que no se iba a tomar ninguna decisión inmediata y que pospondrían la reunión para mañana u otro día. Pero la verdad es que no podemos más con nuestros cuerpos. Ha sido un día muy intenso desde las 6 de la mañana que empezó todo. Y me parece que hace días que estábamos en Juli! No puedo ni creer que fuera hoy mismo. Y con tantos nervios que pasamos estamos tan cansados que no podemos más, así que dejamos a la gente en la plaza con su lucha y ya estamos en la camita los dos dispuestos a dormir. Nos habría gustado quedarnos en Puno un día más por lo agradable que es, pero ya hemos perdido mucho tiempo los últimos días y hemos decidido seguir nuestro camino. Mañana mismo cogemos un autobús hasta Cuzco que es nuestro siguiente destino. Y como a todo el mundo le gusta tanto Cuzco la verdad es que promete. De momento nos vamos a dormir, que creo que nos lo merecemos. Besos!!
PD: hemos llegado a los 100 post, gracias por seguirnos!
Pablo Troncoso Web Developer

8 comentarios:

  1. Un relato trepidante, Menuda odisea ! Disfrutad de Perú os lo habeis ganado

    Águeda y Noel / www.samsara.com.es

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena!!!! Cuzco es mágico, ya vereis, os encantará!!!!! que buen relato! gracias!

    Saludos desde las canarias

    Ester :)

    ResponderEliminar
  3. Vaya tela la aventura!!, despues de vivido... muy bien, más cosas para contar a los nietos, que en vuestro caso, creo que será mejor que se lo deis para que lo lean, jeje
    Pero creo que tiene que haber sido muy duro mientras lo viviais.
    Las islas esas muy raras y diferente a todo, un lujo poeder estás allí. cuidaros mucho

    ResponderEliminar
  4. VICENTE (Ahora en Tenerife)18 de mayo de 2011, 13:34

    Nada, nada, esas cosas son la "sal" de los viajes. Tened cuidado, de todos modos, que hay mucho desaprensivo suelto. Y divertiros...

    ResponderEliminar
  5. Hola Elena... No sé si te acordarás de mí, soy Reyes de Animación Sociocultural. En Enero mi marido y yo estamos marchamos un mes y algo a Argentina y empezarekos a movernos a otros, qué nos recomendáis?? Cómo os movéis?? Se puede alquilar coche o cómo?? Mi mail es gafma_rgc@hotmail.com No sé cuando volvéis, pero si lo hacéis antes de Enero, y tienes un rato, te agradecería que nos echaras una manita.

    Muchas gracias. No sabéis la envidia que nos dais...

    ResponderEliminar
  6. Esta si que es una aventura con riesgo, sin saber lo que os iba a pasar, no me extraña que estuvieras nerviosa.
    Las islas son de lo mas estraño,no me lo esplico, y a la vez curioso.
    Esta visto que por ahi es mas popular D. Bosco, que aqui en España.
    Que sigais pasandolo bien, pero cuidadin.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Menuda aventura tenebrosa, menos mal que con final feliz, si es que cuando se nace con estrella...
    Molan las casas sobre el lago, pena de reuma por la humedad, quien lo padezca... Besos mil

    ResponderEliminar
  8. Aquí está vuestro fiel comentarista número tres :P

    Lo que contáis de la persecución es de película, desde luego. Tengo que decir que me ha tenido en vilo hasta el desenlace. Me alegro de que al final todo haya salido bien.

    Una pasada lo de las islas de mi vecina Totora :P

    Me habéis dejado con las ganas de conocer Cuzco, así que aquí estaré para leeros como siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar