Visitar Salta y Jujuy


Los días 8 y 10 de abril, como todos los años desde que nacimos, celebramos nuestros cumpleaños. En este caso eran 34 primaveras que cumplimos ambos, de casualidad y por suerte, con 1 día de diferencia (yo mayor que Pablo, es por eso que le exijo respeto y obediencia, no es porque yo sea muy mandona). Y como somos de esas personas a las que no les importa cumplir años, al menos de momento, porque pensamos que nos conservamos extremadamente bien y que los estamos aprovechando al máximo, pues lo celebramos lo mejor que pudimos dadas las circunstancias. Y cuales eran las circunstancias? Las siguientes:
Llegamos a Salta desde Posadas por la mañana, de nuevo después de un durísimo viaje de 18 horas en autobús que no era cama y que costó más de 70 €. Nos fuimos hasta la plaza central del pueblo y yo me quedé en la oficina de información turística con las maletas mientras que Pablo se fue a buscar un hostel decente a un precio razonable. El pobre volvió al cabo de una hora, con su resfriado terrible y la nariz roja como Rudolf y desesperado porque no había encontrado nada que, como mínimo, estuviera limpito. Los hostels de la ciudad dejaban mucho que desear y la habitación costaba mínimo 18 €. Lo dejé descansando y me fui yo a buscar esta vez. Me recorrí media ciudad preguntando pero finalmente encontré uno junto a la calle florida, la peatonal del centro, a 18 € la habitación sin baño pero muy limpia y muy bien iluminada y aireada. Así que fui a buscar a Pablito y le dije la ansiada frase: coge las cosas que ya tenemos hotel. Nos fuimos a comer a un sitio muy modesto pero que nos recomendó un policía y que, aunque cutre de aspecto, la comida era rica y abundante, por 9 euros nos comimos un cuarto de pollo asado con puré de patatas cada uno y una cocacola de litro y medio. Madre mía, siguiendo los consejos de Jordi comemos siempre con cocacola, que según él lo mata todo y es el secreto para estar siempre bien del estómago, y el caso es que yo estoy estupendamente, claro que no se si es la cocacola o la felicidad de estar de vacaciones.
Pasamos en Salta sólo un día porque es una ciudad con un centro pequeñito que se pasea cómodamente. Como en casi todas las ciudades tiene una plaza central con la Catedral, el Ayuntamiento, el teatro y algunas cosas más, un convento muy bonito y una iglesia con una fachada barroca impresionante.
LA CATEDRAL CON EL EDIFICIO DEL OBISPADO AL LADO
LA PLAZA CENTRAL
 
LA IGLESIA DE SAN FRANCISCO, PRECIOSA
EL CONVENTO DE SAN BERNARDO, DE CARMELITAS DESCALZAS DE CLAUSURA
EL AYUNTAMIENTO
COMIENDONOS UN LOMITO GIGANTESCO Y DELICIOSO. LOMITO=BOCATA CON FILETE DE LOMO DE VACA, LECHUGA, TOMATE, HUEVO FRITO, JAMON YORK Y QUESO, MUY SANO VAMOS.
Una vez recorrida la ciudad decidimos seguir en un bus hacia Jujuy. La idea era quedarnos allí otro día pero como Argentina nos está resultando algo cara y ya llevamos casi 3 meses de viaje y tenemos ganas de cambiar de país, decidimos seguir para ver lo más importante de esta provincia. Así que en la misma terminal de buses compramos un billete para Tilcara, un pueblo a una hora y media de Jujuy, por 3 euros cada uno, y nos comimos otro lomito mientras que esperábamos a que llegara el bus.
PEDAZO DE LOMITO EN UN PUESTECITO DE LA TERMINAL DE OMNIBUS COMO DICEN AQUÍ. Y LA COCACOLA QUE NO FALTE JEJE
En Tilcara hemos pasado 3 días. Este pueblecito es muy pequeño, son unas cuantas calles de piedra y tierra, una plaza con su iglesia y su mercadito de artesanía. Por otra parte hay muchos hostels, hoteles y restaurantes. Nos resultó muy curioso que esta zona es muy diferente del resto de Argentina. Está a sólo 2 horas de Bolivia y se nota en todo: en los rasgos de la gente, en su forma de vestir, en la artesanía... y existe un fuerte sentimiento de identidad indígena, ves a gente hablando quechua y pintadas o carteles recordando que la resistencia continúa. Es muy sorprendente ver el contraste con el resto del país.
LA IGLESIA DE TILCARA
UNA CALLE DEL PUEBLO
VISTAS DE TILCARA DESDE LA PARTE MÁS ALTA DEL PUEBLO CON LA QUEBRADA AL FONDO
Por cierto que como es muy turístico nos resultó también caro. La primera noche, y después de mucho buscar, caímos en un hostel terrible, igual que todos los hostels del pueblo, porque los recorrimos casi todos. Costaba 18 € la noche con baño y desayuno pero la habitación era lo peor de lo peor, olía a humedad y no parecía muy limpia. Y para colmo levanto la almohada con dos dedos y me encuentro una araña mediana (iba a decir gigante pero seguro que pablo me tacha de exagerada) y viva al acecho. Madre mía, la noche pintaba muy pero que muy mal. Y además la almohada era de las gordas gordas que te deja el cuello dolorido para tres días, y dura como un cuerno. Si no os creéis que la habitación era satán a las pruebas me remito:
HABITACION DOBLE DEL HOSTEL WAIRA
A mi me dio el agobio de ver esa habitación tan cutre y de pasar mi cumple allí, así que decidí que de regalo de cumpleaños quería pasar las dos siguientes noches en un hotelito más decente. Así que nos fuimos a dar un paseo por la tarde-noche y aprovechamos para ir mirando hotelitos más caros pero muy bonitos. Encontramos uno, Posada la Paceña, con un jardín precioso, pasillos llenos de geranios y muy bien decorado, por 40 € la noche desayuno buffet incluido. Así que decidimos a la mañana siguiente cambiarnos y pasar allí los días 7 y 8 como regalo de cumpleaños. Dimos una vuelta, cenamos una sopa calentita y a dormir, bueno, a mal dormir.
A la mañana siguiente a las 10 ya estábamos en el nuevo hotel soltando las maletas y haciendo nuestra la habitación. Yo estaba muy contenta de poder pasar dos días allí, en ese sitio tannnn agradable. Mirad cómo era:
LA HABITACIÓN
EL JARDIN
EL SALÓN DEL DESAYUNO
En Tilcara lo más típico para hacer es andar hasta la Garganta del Diablo monte arriba admirando la belleza de la Quebrada de Humahuaca. El paisaje por aquí es precioso porque hay formaciones montañosas de miles de tonalidades rojas, rosas, blanquecinas, grises... y hacen un paisaje increíble. Además es una zona muy seca y está llena de cactus gigantescos. Para llegar a la garganta tienes que andar 4 kilómetros para subir de 2500 a 2900 metros de altura por un camino de piedras que se hace un poco duro, con un sol de justicia dándote en la cabeza. Pero el paisaje es tan bonito que vas distraído y haciendo fotos todo el rato.
HAY CARTELES QUE TE VAN INDICANDO EL CAMINO (¿LE DAMOS LA VUELTA PARA QUE TODO EL MUNDO SE CONFUNDA Y VEAMOS LA GARGANTA SOLOS? QUE NOOOO QUE ES BROMA)
POR EL CAMINO SUBIENDO HACIA LA GARGANTA, MIRAD EL PAISAJE, NO ES PRECIOSO? ME ENCANTA
CAMINO ARRIBA, NO SE ME VE BIEN PERO ESTABA MUY CANSADA Y SUDANDO “COMO UN CACHORRO”, COMO DECÍA MI ABUELA
NO SE QUÉ HAGO YO PEGANDOME ESTA PALIZA PARA LLEGAR A LA GARGANTA DEL DIABLO SI YO LA TENGO EN CASA...
Una vez que llegas arriba de la garganta tienes que pagar 50 céntimos por persona en una caseta para bajar al río por un camino muy empinado. Bajamos aunque yo pensaba que no lo podría subir de vuelta, pero claro, ya que estás allí no lo vas a bajar? Quién dijo miedo?
ABAJO DE LA GARGANTA, YA EN EL RÍO
REMONTAMOS EL RÍO UNOS 20 MINUTOS PARA LLEGAR HASTA UNA CASCADA. VAMOS QUE EL RÍO MAS QUE RIO ES “MEAITA”
Y ESTA FUE LA RECOMPENSA
La vuelta no fue tan dura como pensaba y fui capaz de subir, sin mucho esfuerzo, hasta la parte de arriba para volver a bajar hasta el pueblo. En la bajada se nos unió Dario, un hombre de Buenos Aires que viajaba solo y que no se atrevía a bajar por si le daba un calambre en un pie y no pasaba nadie. Así que se vino con nosotros, charlamos y nos hizo algunas fotos:
UN CACTUS GIGANTE
LOS DOS DE NUEVO CON LA QUEBRADA DE HUMAHUACA DE FONDO
De vuelta, muy cansados, nos fuimos a comer a un sitio llamado el Salteño, que nos habían recomendado Bea y Jordi. Comimos un menú con cazuela de cordero, sopa y postre por 3 €, muy barato, claro que la botella de cocacola la cobran a 3 € también, así que no sale tan tan barato.
EN EL SALTEÑO COMIENDO CAZUELA DE CORDERO
Después del almuerzo nos pegamos una siesta en nuestro nuevo hotel de “pijama, padre nuestro y orinal”. Vaya lote de dormir que nos pegamos.
Por la tarde quisimos buscar dónde comprar una tarta de cumpleaños para el día siguiente. Nos dijeron que preguntáramos en la panadería, allí nos dijeron que ellos no hacen tartas, pero que hay una señora en la calle tal que se llama Señora Mendez que hace tartas por encargo. Buscamos en su calle pero no dábamos con la casa y una vecina nos indicó donde vivía pero nos dijo que no estaba ahora, que estaría en su negocio, la blanquita. Allí que nos fuimos y encontramos a la señora que nos dijo que para el día siguiente no podía prepararnos una tarta porque estaría muy ocupada, que preguntáramos en la calle tal en un sitio de repostería que se llamaba “La Champa”. Allá que nos fuimos pero el local estaba cerrado. Así que ahí terminó nuestra búsqueda y nuestras esperanzas de tener una tarta de cumpleaños. Ohhhhhh
Y por la noche paseito y a cenar. Cenamos en un centro cultural que hay en el pueblo montado por dos franceses. Este matrimonio montó, hace 30 años, un centro cultural financiado por un restaurante y una hostería que hay junto a este. En el centro cultural se hacen actividades culturales gratuitas para los niños de la zona, como clases de teatro, de música... es muy interesante. Allí conocimos a dos chicas que trabajaban en el centro, una de Buenos Aires encargada del departamento de comunicaciones, y una holandesa profesora de derechos con especialidad en derechos humanos que estaba en el centro cultural para ver cómo se puede enseñar derechos humanos a través del arte. Y los cuatro charlamos un buen rato después de la cena, fue muy interesante.
El 8 de abril desperté con mi Pablito cantándome el Cumpleaños Feliz. Nos hartamos de comer en el desayuno buffet y nos conectamos para ver los mensajes y llamar a casa para que mis papis me dijeran felicidades de viva voz. Me puse muy contenta porque me habían llegado muchísimos mensajes de felicitación, y eso estando tan lejos se agradece un montón. La pena es que amaneció lloviendo así que pocas opciones teníamos, porque aquí las actividades para hacer son, sobre todo, excursiones. Fuimos a visitar el museo arqueológico pero preguntamos el precio de la entrada y la señora nos respondió literalmente: “cuesta 10 pesos (1,80 €) por persona, si tienen 20 pesos exactos les vendo la entrada, si no, no”. Pablo buscó en su bolsillo pero no tenía 20 pesos justos así que la señora nos despidió con un hasta luego y siguió tan pancha. Tras dar un paseo bajo un chiribiri y un frío tremendo nos metimos a comer en La Peña Carlitos, un sitio muy turístico de comidas regionales, con música en directo por las noches pero con precios muy decentes. Allí decidimos comer algo de la zona, así que nos pedimos un guiso de quinoa y un churrasco de carne de llama con puré de zapallo (calabaza). El guiso de quinoa a mi no me gustó pero a pablo si que le encantó. La carne de llama estaba bien rica, aunque un poco salada, pero esto creo que era porque se le había ido la mano a la cocinera, y no porque la carne sea así. De postre pedimos crepes con dulce de leche deliciosos y calentitos, y la señora nos trajo una vela que apagué pidiendo un deseo después de que Pablo me cantara, por enésima vez, el cumpleaños feliz.
 
CON EL GUISO DE QUINOA Y EL CHURRASCO DE LLAMA
34 AÑITOS FELIZ, A APAGAR LA VELITA Y PEDIR UN DESEO!
Por la tarde estaba lloviendo así que hicimos bien poco, visitamos por fin el museo de arqueología, porque ya habíamos conseguido cambio para pagar el importe exacto, y paseamos otro rato por la ciudad. En la cena, una lasaña de verduras y una calabaza rellena de verduras, volví a apagar una velita. Y ese fue mi día de cumpleaños, muy simple pero muy feliz, que más se puede pedir?
A la mañana siguiente visitamos las ruinas de un antiguo pueblo prehispánico que hay junto al pueblo: Pukara. Tiene zonas muy bien reconstruidas y ofrece unas vistas de la quebrada de nuevo impresionantes.
LAS RUINAS DE PUKARA
VISTA GENÉRICA DE LAS RUINAS CON UN MONUMENTO CONMEMORATIVO A LOS ARQUEÓLOGOS
Y a las 12 de la mañana cogimos un autobús rumbo a Purmamarca. Si Tilcara era un pueblo pequeño Purmamarca es que no aparece ni en mi guía. Y os digo en serio que a pesar de tener sólo 6 cuadras es uno de los pueblos más encantadores que haya visto nunca. Las casitas están pegadas a la falda del “cerro de los 7 colores” que es algo como mágico. Nada más llegar nos encantó, nos dejó con la boca abierta el cerro, las calles de tierra, las casas del mismo color que la montaña porque las hacen con el barro que sacan de allí, puestos de artesanía... pero un sitio precioso de verdad.
UNA CALLE DE PURMAMARCA
OTRA CALLE CON EL CERRO AL FONDO
Buscamos un hotel y nos decidimos por El Viejo Algarrobo, a 30 € la noche y que también estaba bien para celebrar el cumple de Pablo al día siguiente. Y hemos dedicado nuestro tiempo a descansar, hablar con la familia pasear por el pueblo y mirar una y otra vez el cerro desde todos los puntos de vista. Por la mañana temprano, a eso de las 9,30 de la mañana, puedes ir a un mirador para ver todo el pueblo y el cerro con el sol dándole de cara. Aunque nos costó levantarnos poque cada día estamos más perros, sin duda mereció la pena y fue una magnífica celebración de cumpleaños para Pablo. Nos quedamos allí muchísimo rato, los dos solos y con ese silencio, viendo los miles de tonos del cerro iluminados por el sol del amanecer. Fue precioso, os pongo las fotos porque si no, ni os lo imagináis, de tan bonito que es.(ver video)
EL PUEBLO CON EL CERRO JUSTO DETRÁS, DE MUCHOS TONOS ENTRE ROJOS, MORADOS, VERDES, GRISES... Y CONTRASTA CON EL RESTO DE MONTAÑAS DE LA ZONA, QUE TAMBIÉN SON PRECIOSAS
AQUÍ UN POCO MÁS DE CERCA PARA QUE VEAIS UN CERRO A RAYAS!
LOS DOS CON EL PUEBLO DETRÁS, QUE BONITO!!!!!!!
Luego nos fuimos a almorzar y Pablo apagó su correspondiente velita con su correspondiente deseo previamente a deglutir un panqueque de dulce de leche y otro con queso, nueces y dulce cayote.
MIRA QUE CONTENTO, CLARO QUE CON ESO POR DELANTE ES FÁCIL ESTARLO
Por la tarde rodeamos el cerro, que como el sol da por detrás resulta mucho más bonito. Aunque no es tan espectacular como por delante la verdad es que estabamos los dos como locos haciendo fotos en todas las direcciones. Y de todas las posturas, que nos reimos un montón dando saltos y haciendo el tonto solos en medio de la nada. Estas son algunas de las mil fotos que hicimos:



 

Y por la noche otro paseito y a cenar de cumpleaños. Y también cena de despedida, porque mañana por la mañana nos vamos para el norte de Chile y dejamos definitivamente Argentina después de 60 días que hemos pasado en este país. La verdad es que hemos encontrado de todo, sitios preciosos y otros no tanto, comidas deliciosas y otras de mero trámite. Pero lo cierto es que Argentina tiene dos cosas únicas en el mundo que te dejan paralizado y con la boca abierta: El Glaciar Perito Moreno y la Cataratas de Iguazú. Pocos países del mundo pueden presumir de tener al menos una maravilla natural o construida, y Argentina tiene el privilegio de poseer dos. Es motivo más que suficiente para visitarla ¿no crees?
 
EL MOJÓN CÁNDIDO, ESTE LUGAR LO HICIERON EN HONOR DE PABLO, SIN DUDA

Pablo Troncoso Web Developer

7 comentarios:

  1. Muchas felicidades a los dos, aunque sea un poco tarde. Hay que ver que hemos salido bien hechos los del 77, ¿eh?.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades pareja! Corroboro lo dicho por retanfer, gran año el 77 ;)

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito el cerro. Hasta en los lugares mas aridos se pueden ver maravillas en la naturaleza.

    Una pregunta. Yo se que los quebrados son los viejecitos que tienen un huevo hinchado, pero que son las quebradas??

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito el primer pueblo, y las vistas del cerro,tambien.
    Me alegro que hayais celebrado vuestros cumples, con mucho cariño y velita incluida, cosa que yo hace mucho tiempo que no apago ni una, Creo que la ultima vez fue en el 92, en el primer piso de Rota, que me comprasteis una tarta con las 50 velas, te acuerdas Blo?
    No se si sera bueno tanta coca cola.
    Blo te veo muy bien con el pelito largo, sabes que nunca me has gustado tan pelón.
    Besitos, os quiero.

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito el cerro de los siete colores, talmente parece que está a punto de aparecer Sancho Gracia disfrazao de bandolero con el Algarrobo.
    Admiro mucho el que podáis dormir cada noche en una cama diferente, con un tipo de colchón distinto y almohada idem; aunque supongo que a base de probar camas, se duerme en cualquiera y si no, hay dormidina, verdad cuñá?.
    Besos mil a los dos y de nuevo felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Que buenos recuerdos de todo Chile!!! impresionantes las fotos de atacama, valle de la luna, caida del sol...... BUAAAAAAA
    Un abrazo enorme desde Barcelona!

    ResponderEliminar
  7. Hijos de satán!!!!

    Nos alegramos que hayáis cumplido los 34 y sigáis siendo los mismos cracks que siempre habéis sido. Os echamos de menos y siempre os tenemos presentes, pero no creo que vosotros debáis hacer lo mismo con nosotros... Y menos con la teoría de la coca-cola de Jordi...
    Muchos besos desde el lago Titicaca!!
    Bea y Jordi.
    http://www.lavueltaalmundodebeayjordi.com

    ResponderEliminar