Mendoza, la región de los Vinos, y Córdoba, ciudad universitaria


Hola de nuevo!
Nos habíamos quedado en Valparaiso en Chile, desde donde tomamos un bus con el que atravesamos la cordillera andina para llegar hasta Mendoza, ciudad famosa por sus viñedos y sus excelentes vinos. Una vez más, tuvimos que cruzar la frontera de Chile a Argentina, con su correspondiente retraso que eso conlleva. Eso, sumado a la carreterita llenisima de curvas que hay que atravesar para llegar al otro lado de la cordillera, hizo que el viaje se demorara unas 9 horas (nos salió por 22€ cada uno).
LAS COLAS QUE SE FORMABAN PARA LLEGAR A LA FRONTERA CON ARGENTINA EN SEMEJANTE CARRETERITA.
Sabíamos de antemano que en Mendoza era el Festival de la Vendimia, una fiesta muy famosa en toda la región y parte del extranjero (lease, Chile), pero nosotros, que somos mu guays y hemos viajado un taco decidimos no reservar hotel porque “seguro que encontramos algo, no te preocupes”... Malas puñalá me den!! Cuando llegamos a Mendoza nos fuimos directamente para la oficina de información turística para que nos dieran el planito de rigor y nos orientaran sobre alojamiento cerca del centro. La chica que nos atendió tampoco puso mucho empeño, llamó a 3 ó 4 hostels y solo nos encontró sitio en uno que estaba cerca del aeropuerto. Y nada, que nosotros igual de guays, “no, no, Elena, yo me voy a buscar por aquí que algo encontraré”. Y con el diluvio universal que estaba cayendo en aquel momento me fuí (yo, Pablo, claro) a buscar donde hospedarnos. Comenzé a caminar planito en mano, pero sin mucha idea de donde leshe podía haber por alli alojamiento, así que me encomendé a todos los santos del cielo para que me ayudaran en mi busqueda. Y quien me ayudó? Pues quien iba a ser, DON BOSCO!! Allí, en su calle, encontré el alojamiento perfecto, un Bed and Breakfast por 29€ con desayuno incluido y supercéntrico. Me fui corriendo a buscar a Elena y nos fuimos para el hotel, pero al llegar, oh sorpresa! El chico nos dice que como yo no le había asegurado nada, que le acababa de dar la habitación a otra pareja. No se como pasó porque yo le dije claro que volvía con mi mujer, pero el caso es que allí estábamos, bajo la lluvia, con cara de tontos y sin sitio donde meternos. El chico muy amablemente y con cara de agobio por habernos hecho semejante jugarreta nos ofreció pasar y usar su teléfono e internet para buscar alojamiento. No exagero si os digo que llamamos a más de 50 hospedajes, y TODOS estaban a full. Al final tuvimos que tirar de couchsurfing, no nos quedaba otra, y nos alojaron en un piso compartido por dos argentinos muy amables y simpáticos y por ahí salvamos el culo esa noche, menos mal!! Al día siguiente, que ya previamente habíamos reservado, nos fuimos, esta vez sí, para el B&B “Alojarse Mendoza”, en la calle Don Bosco, un B&B en una casa antigua reformada, cuyo dueño era la amabilidad hecha persona y en donde estuvimos como reyes (como dije antes, 29€ con desayuno y baño compartido).
LA HABITACIÓN EN EL ByB
LA CALLE DON BOSCO, ¿¿COMO PODÍA SER DE OTRA MANERA??
Mendoza es una ciudad muy agradable para pasear, tiene varias plazas muy bonitas y una calle peatonal en el centro, y algunos edificios muy bonitos, pero en un día lo has visto todo. El festival de la vendimia comenzaba el día que llegamos con la elección de la reina de la Vendimia, que antaño se premiaba a la señora que mejor vendimiaba y hoy en día es un concurso de belleza. Era impresionante ver todos los escaparates de la ciudad llenos de fotos de las candidatas en plan miss España y era muy gracioso ver a la gente parada en los escaparates diciendo cual era su favorita. Aparte de la elección, había espectáculos en un teatro al aire libre en un parque enorme, al que se iba previa compra de tu correspondiente entrada. Pero la gente que no tenía entrada, ni corta ni perezosa, se iban a la loma de una colina desde la que se ve el escenario y allí se iban con sus bocatas y sus bebidas a ver el espectáculo “by the face”. Nosotros quisimos ir, pero estábamos literalmente reventados entre el viaje de bus y la búsqueda de hotel (para que os hagáis una idea, llegamos a Mendoza a las 4 de la tarde y nos metimos en casa de los couchsurfers a las 10:30 de la noche!!). Tanta gente es la que va a Mendoza estos días que hacen 2 repeticiones en sucesivos días de la fiesta, que yo decía: “Y qué harán? Decirle a las chavalas que se hagan las longuis los 3 días para decir otra vez, “la ganadora es....”.
UNA DE LAS PLAZAS DE MENDOZA
EL EDIFICIO DEL BANCO HIPOTECARIO, CLARO! PA NO TENER UN BUEN EDIFICIO...
LA CATEDRAL DE MENDOZA, DE UN ESTILO UN POCO RARO.
En fin, que allí nuevamente nos encontramos con Bea y Jordi. Habíamos quedado con ellos para comer en un “tenedor libre”, osease, un buffet libre pero con carnaca por todos lados (Por si a alguien le interesa, se llama “las tinajas”, y pagamos unos 11€ por persona, y salimos de allí rodando).
A PUNTITO DE EMPEZAR EL FESTÍN
LA PLAZA SAN MARTÍN EN MENDOZA, LA MÁS GRANDE DE TODAS
Y ESTA ES LA PLAZA DE ESPAÑA
Bea y Jordi se quedaban con un amigo de Jordi que vivía en San Martín, a unos 40 kms de Mendoza. Su amigo Mauri, que es un tipo encantador, nos invitó a enseñarnos las ruta de los vinos en su coche, un Chevrolet muy antiguo pero muy chulo. Nos fuimos para San Martín en bus y allí nos estaban esperando los 3 para darnos una vueltecita, que acabó siendo un trayecto de casi 3 horas en el que no paramos de ver viñedos y paisaje muy árido, que por lo visto es el que le viene bien a la vid. Al final llegamos a un restaurante que le habían recomendado a Mauri en el que nuevamente comimos asado en un lugar en el que además, podías comer toda la ensalada que quisieras, jejejeje. Y yo por fin pude compartir una botellita de un vino Malbec (que es la uva típica de aquí) con Mauri, ya que ni Elena, ni Bea ni Jordi beben alcohol... Menudos compis de viaje!!! En el restaurante lo pasamos muy bien, porque había música en directo de un dúo de guitarras que tocaban canciones típicas que la gente se sabía y cantaban al unísono, además era el día de la mujer y una señora con mucho arte salió para decir un monólogo sobre la menopausia con el que nos hartamos de reír.
AQUÍ PREPARANDOSE LA CARNE QUE NOS ÍBAMOS A COMER
ELENA FRENTE A LAS ENSALADAS
BRINDANDO POR NUESTRO FESTÍN
EL “CHEVI” DE MAURI
DENTRO DEL COCHE
EL PAISAJE DE VIÑEDOS
Y ya os dejo que Elena os cuente la parte de Córdoba que dice que le gustó tanto que lo quiere contar ella.
En Mendoza cogimos el autobús de las 22.30 para ir hacia Córdoba en un recorrido de 10 horas. Aquí hay buses semi-cama, cama, y ejecutivo. Pues nos compramos el bus ejecutivo, que nos costó la friolera de 51 euro por persona!!! pero es que no quedaba otro con eso de que se acababa el puente y las fiestas. Pero madre mía, que me aspen si yo alguna vez he visto cosa semejante... el bus iba recubierto de madera por dentro, los sillones eran de cuero y se tumbaban completamente convirtiéndose en cama, pantallas planas para las películas, wifi para ir todo el camino conectado... Y un azafato. Nada más salir el azafato nos puso por delante una mesa a cada uno y nos sirvió una cena que más quisiera yo haberme comido cualquier día de estos: una bandeja con quiche de espinacas, sandwich de jamón y queso, pan... y otra bandeja con puré de patatas y milanesa. Y nosotros que, sin saberlo, nos habíamos ido cenados... le dijimos al tipo: no, es que lo vamos a guardar para luego... y lo metimos en la mochila pensando que nos salvaría el culo al día siguiente. Luego pasó con una bandeja con bebidas: cocacola, agua, vino... de todo, incluso una copa de champagne para después de la cena!!! El baño estaba mejor que el de muchos hostels!!! y tumbados, tapados con nuestra manta y con almohada pasamos la noche durmiendo como benditos, y sin dormidina!!! A la mañana siguiente pasaron con el desayuno a las 7 y, como seguíamos sin hambre, nos lo metimos también en la mochila.
Llegamos a Córdoba a las 8 de la mañana, nos fuimos andando para la plaza central y yo me quedé con las mochilas mientras que Pablo se iba a buscar hotel. No sabemos por qué, pero la cosa estaba complicada así que tuvimos que dormir dos noche en el Aldea Hostel y otras dos en el Babilonia, en ambos la habitación doble sin baño y con desayuno a 22 €. Para mi el Aldea estaba mejor, pero ambos estaban bien. Llegamos al hostel, nos zampamos el desayuno que nos habían dado en el autobús y nos acostamos directamente, sin pasar por la casilla de salida. A las 2 nos despertamos, nos zampamos la cena de la noche anterior del bus, y nos volvimos a acostar hasta más de las 5 de la tarde, un día muy bien aprovechado, para nuestros cuerpos serranos.
El resto de los días los hemos pasado visitando Córdoba, que para los dos es la ciudad más bonita de todas las que hemos visto hasta ahora desde que comenzamos en Ushuaia. Tiene un ambiente alucinante porque está llena de universidades públicas y privadas, de colegios, y se respira la historia por todas partes, la de la colonia y la más actual. El centro se articula en torno a la plaza con la Catedral y la Manzana Jesuítica, una manzana en la que los jesuitas construyeron en el siglo XVII una iglesia, un colegio, una universidad, una residencia para ellos y una capilla privada. Esto hizo que la ciudad pasara de una ciudad de agricultores a ciudad universitaria con todo lo que eso conllevaba. Hicimos una visita guiada que nos encantó, la chica nos explicó muchas cosas y comprendimos mejor la historia de la ciudad (2 € por persona la visita).
LA CATEDRAL DE DÍA
LA CATEDRAL DE NOCHE, MUY BIEN ILUMINADA
LA IGLESIA JESUITA
EL COLEGIO JESUITA
Para mantener la universidad los jesuitas construyeron, por los alrededores de la ciudad, grandes estancias en las que se cultivaba de todo, se criaba ganado y se sacaba lo suficiente para autoabastecerse y financiar los gastos que generaba la escuela. Hoy en día se pueden visitar estas estancias, que actualmente pertenecen al Gobierno, y se mantienen en muy buenas condiciones. Así que uno de los días decidimos visitar una de ellas, la de Alta Gracia. Cogimos un bus y en 50 minutos y por 1,80 € nos encajamos allí. En Alta Gracia hay varias cosas para visitar, como la casa donde se crió el Che, a la que llegó con 4 años buscando un lugar óptimo para su asma, y donde vivió toda su niñez. La casa se conserva muy bien y tiene muchas fotos de Ernestito con su familia, referencias a sus viajes por Sudamérica (de donde sale la peli “Diarios de Motocicleta”) y de su época de guerrillero en Cuba. Lo único malo es que Pablo salió de la casa diciendo que se había vuelto rebelde y que se iba a rebelar, menos mal que con un “yo te voy a dar un cosqui y se te van a quitar todas las ganas de rebelarte” se le acabaron las tonterías. (Nota del aludido: Realmente lo que me dijo fue: “Ni rebelá ni rebeló!”, que es más andalú, jejejeje).
EN EL EXTERIOR DE LA CASA DE ERNESTITO, CHE PARA LOS AMIGOS.
Luego comimos en el pueblo un sandwich de pollo delicioso por 6 € cada uno, y nos fuimos a ver la estancia, que nos gustó mucho porque está muy bien conservada.
EL EXTERIOR DE LA ESTANCIA, CON LA IGLESIA A LA IZQUIERDA Y LA ENTRADA AL PATIO EN EL CENTRO.
Pero Córdoba da para mucho más. La tita Mercedes nos escribió un mail para preguntarnos si en Viña del Mar no habíamos visto nada referente a uno de los principales centro de detención y tortura de la época de Pinochet. Pero no vimos nada referente a esto, no digo que no lo hubiera, que no lo sabemos, sino que nosotros no lo vimos. Sin embargo en Argentina es diferente. En Bariloche, en el suelo de la plaza central, había dibujados pañuelos blancos con nombres y fechas de los desaparecidos durante la dictadura militar que aterrorizó al país entre 1976 y 1983. En Córdoba se encuentra el Museo de la Memoria, situado donde se encontró el D2, uno de los centros en los que torturaron y asesinaron a muchos de los miles de desaparecidos en este periodo (fijaros que hace menos de 30 años!!). En la puerta del Museo, colgando de un extremo a otro de la calle, cuelgan banderolas con las fotos y fechas de muchos de los desaparecidos. Es absolutamente conmovedor. Por mala suerte no pudimos visitar el interior del museo que cierra los fines de semana, pero me hubiera gustado mucho. El recuerdo de la tragedia está ahí, para que no se olvide y no vuelva a repetirse. Hay que recordar que muchas de las madres de los desaparecidos siguen vivas, y ya nos buscan a sus hijos, ahora buscan a sus nietos, los que robaron y dieron en adopción sin ningún tipo de remordimiento. Ahí siguen en su lucha.
EL EXTERIOR DEL MUSEO DE LA MEMORIA, D2
LAS BANDEROLAS QUE PONEN LOS PELOS DE PUNTA
De todo esto y mucho más estuvimos hablando con Alicia y su familia. Para los que siguen nuestro blog desde el principio, Alicia y Mª Eugenia son dos amigas que conocimos en Cuba, cuando comenzamos nuestra aventura en enero del 2009, y con las que compartimos varios días en Trinidad. Ellas son Argentinas de Córdoba y quedamos en que cuando visitáramos este país les haríamos una visita. En principio íbamos a quedarnos a dormir con Eugenia, pero un problema familiar complicó las cosas y preferimos quedarnos en un Hostel. Pero uno de los días nos invitó Alicia a cenar a su casa. Nos esperó con la mesa llena de empanadas y toda su familia: dos de sus 3 hijos, su yerno y el sobrino que vive con ella. Pasamos un rato bastante bueno, nos dio mucha alegría verla y nos contaron muchas cosas de este país, fue una de esas veladas entrañables en las que se aprende mucho. Y tan bien fue la cosa que nos invitaron un par de días después a comer asado. Y allá que nos fuimos. Esta vez estaba también su otra hija, así que éramos 8 personas comiendo chorizos argentinos, tira de asado de vaca y verduras que había preparado el yerno, que cocina como los ángeles. De nuevo lo pasamos muy bien y conocimos a su hija Mercedes, que trabaja con comunidades campesinas en un proyecto admirable que nos dejó con la boca abierta. Luego se nos unió Mª Eugenia y los incansables Bea y Jordi a los que una vez más reencontramos, y nos fuimos a tomar un cafelito todos juntos. Tenemos que dar las gracias a la familia de Alicia que nos han tratado muy bien, de verdad chicos, os mandamos mil millones de besos a todos!! suerte con vuestros proyectos!. Y por supuesto mandarle todo nuestro ánimo a Mª Eugenia y a su papá, que según nos contó ella, es un enamorado de Sevilla, donde vivió varios años. Los esperamos por allí cuando quieran!
PREPARANDO EL ASADO
AQUÍ TODOS COMIENDO, NADIE HABLA
CON ALICIA Y EUGENIA
Y bueno, al final nos hemos quedado 5 días en Córdoba, que nos han sabido a poco. Tiene otras muchas cosas maravillosas, como una iglesia construida en el siglo XX de estilo gótico que te deja con la boca abierta, el edificio más estrecho del mundo con 3,7 metros de fondo al que llaman “la Yilé”, por recordar una hoja de afeitar, teatros, bares con mucho encanto y música en directo, mercados...
LA IGLESIA NEOGÓTICA
EL EDIFICIO MAS ESTRECHO POR DELANTE...
Y POR DETRÁS
UN CARTEL MUY ORIGINAL DE “SI BEBES NO CONDUZCAS”
COMIENDO EN UN SITIO DE COMIDA VEGETARIANA, SEGÚN PABLO: NUNCA PENSÉ QUE LLEGARÍA A DECIR ESTO: NECESITO PESCADO Y VERDURA!!!
Pero muy a nuestro pesar tuvimos que decir adiós a la ciudad y nos volvimos a meter, de noche, en un autobús para llegar hasta Buenos Aires, a donde hemos llegado hoy. A ver cómo nos va en la capital. De momento, tiene buena pinta. Besos a todos!
Pablo Troncoso Web Developer

5 comentarios:

  1. ¡Qué barbaridad, cómo lo estáis pasando!
    Graciosísimo el post, me encantó la "nota del aludido"
    Un abrazo.
    La Vuelta al Mundo de Asun y Ricardo

    ResponderEliminar
  2. No me puedo imaginar oiros decir ¡Que lindo! con ese acentazo andaluz. Que gracioso. Pablo, no te preocupes por el cosqui. A mí mi gorda me dice ¡como te de una "manovuelta" se te va a ir la tontería, niño!. Esto va con el oficio.
    Saludos,
    joserra

    ResponderEliminar
  3. Moooooola Argentina. Chicos qué completos los post, en una ocasión nos dais naturaleza a tope y en el siguiente cultura, es lo más. Cuñá como se nota que eres de letras. Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Los incansables Bea y Jordi... Estos Sevillanos, ¡qué graciosos! je,je.

    http://www.lavueltaalmundodebeayjordi.com

    Los incansables

    ResponderEliminar
  5. Curioso todo lo que cuentas Elena, y muy bonitas las fotos de Mendoza y Cordoba. La catedral iluminada es una pasada.
    Blo y tu de nuevo te encontraste con D. Bosco.
    Parece que te he visto la cara mas gordita, no se si es que tenias la boca llena, por fin pudiste brindar con vino, viste como no hay que desesperar boludo?
    Que suerte que tengais tantos contactos y amistades,por tos lados, me alegro un monton.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar