Feliz Navidad 2009-2010


Escribimos este post para desearos a todos que paséis una muy Feliz Navidad. Este año ha sido muy especial para nosotros, nos hemos cruzado con mucha gente en nuestro camino, unos que pasaron de forma fugaz y otros que han quedado para siempre en nuestros corazones. Con algunos de ellos tenemos contacto muy a menudo, de otros no hemos vuelto a saber nunca, pero todos ellos han marcado nuestro camino, nuestra aventura. Nos acordamos de todos y cada uno de ellos, y aquí va nuestro pequeño homenaje:
EN LA HABANA CON UNA PAREJA CUBANA Y OTRA DE COSTA RICA, UNA NOCHE POR CASUALIDAD VIENDO JUNTOS EL ATARDECER
Pablo Troncoso Web Developer

Donacion al orfanato de Camboya


Hola a todos! Aquí estamos de nuevo, con información fresquita. Escribimos este post para informaros de que todo el dinero que se donó para el orfanato de Camboya está dando sus frutos y que ya han comenzado la construcción. Han tardado un poco porque han necesitado conseguir permisos para comprar los materiales y para transportarlos por el país hasta Siem Reap, pero ya, por fin, se han puesto en marcha.

Desde la dirección de ACODO, la ONG que gestiona el orfanato, nos han mandado las fotos que dan fe de que el dinero donado se está utilizando para tal fin. Nos hemos puesto muy contentos al recibirlas, sobre todo por los niños que son los primeros beneficiados. Desde este blog queremos daros a todos las gracias por haber colaborado con esta misión.

Desde luego no cayó en saco roto y esos niños tendrán una vida mejor. Un beso a todos

Pablo Troncoso Web Developer

Vuelta a Oceania 2010: Por fin tenemos los billetes!!!!


Pues eso, que por fin tenemos billetes. Después de buscar y rebuscar, comparar precios, rutas y mil cosas más, hemos comprado los billetes para continuar la aventura. Hace dos noches estábamos nerviosos porque aún no teníamos los billetes, y ahora lo estamos porque ya los tenemos, que cuando escucho a Pablo resoplado en la oscuridad de la noche tumbado en la cama le pregunto: que te pasa? No puedes dormir? Y me responde el pobre con voz de lastimita: es que estoy nervioso. Y ya no sabemos ni por qué lo estamos, si porque nos vamos, porque no nos vamos, porque no llega el día... Pero lo cierto es que estamos muy felices.

Y a dónde nos marchamos esta vez? Pues al continente austral, nos vamos a Oceanía para pasar allí cinco meses y medio comiendo canguro en Australia, nadando en las aguas cristalinas de las islas Fidji y disfrutando de los paisajes de ensueño de Nueva Zelanda. En principio esa es nuestra idea, que siempre podrá ser cambiada sobre la marcha si surgen mejores planes o nos toca el gordo de Navidad.
Y ¿cómo vamos a hacerlo para sobrevivir otros tantos meses con el dinero que nos ha sobrado? Pues la estrategia es la siguiente:
En las islas Fidji queremos hacer couchsurfing, eso que ya hicimos en Mexico Df en casa de Ileana y Raúl (un beso chicos) y que nos salió tan bien. Eso significa que buscaremos gente que viva en las islas y a las que le sobre un cuarto en su casa y que quieran amablemente alojarnos y compartir con nosotros unos días (siempre bajo la promesa de cocinarles comida española). Así podremos disfrutar de ese paraíso en el que pienso ponerme muyyyy morena. (para quien le interese www.couchsurfing.org)
En Nueva Zelanda vamos a alquilar una caravana para recorrer durante unos 40 días las dos islas. Los alquileres de estos bichos no son baratos, pero compensaremos el gasto ahorrando por otro lado, como comprar en supermercados y cocinar en la caravana, dormir al aire libre sin pagar camping...
En Australia hemos conseguido intercambiar nuestra casa en España por varias casas en diferentes ciudades del país. Estaremos un mes en cada ciudad en casa de una familia que durante ese tiempo estará a su vez en España, en nuestra casa (parece un trabalenguas). Ya habíamos usado esta forma de viajar en otras ocasiones y es estupenda, realmente es otra forma de conocer la cultura y es muy económico, así que perfecto. (www.intercambiocasas.com)
Y estos son los planes. Salimos de Sevilla el día 28 de enero en un avión que vuela de Madrid a Sidney en 24 horas y media de vuelo con sólo 2 horas y media de escala, no es un horror? Sin duda mi gran amiga “dormidina” será mi compañera durante esas eternas horas.
Y qué vamos a hacer hasta entonces? Pues esperar desesperadamente a que pasen los días, trabajar para ahorrar, intentar disfrutar la Navidad, las comidas familiares, los amigos, despedirme profundamente de mi sofá y de mi cama... en fin lo normal en estos casos cuando una sueña cada minuto con estar pisando tierra en el lado opuesto del mundo.
MIENTRAS TANTO SOLO INTENTAMOS PASARLO BIEN
Pablo Troncoso Web Developer