Phnon Penh y las playas de Camboya: Sihanoukville


Publicamos este post cuando se cumplen 9 meses desde que salimos de casa. 
El bus desde Siem Reap a Phnon Penh tardó 6 horas y costó 5$, el bus pasable pero durante 6 horas tuvimos que escuchar a máximo volumen dos películas de Kárate y luego una pareja tipo pimpinela contando chistes y cantando canciones. Para nosotros no era para nada gracioso, porque ya nos dolía hasta la cabeza, pero todos los camboyanos del autobús iban muertos de risa. 
Para hablar de Phnon Penh, y de Camboya en general, hay que echar la vista atrás y recordar uno de los episodios más oscuros de la historia de la humanidad. Entre los años 1975 y 1979, durante 3 años, 8 meses y 20 días, los Jemeres Rojos instauraron, bajo el mando de Pol Pot, un régimen comunista sanguinario que acabó con la vida de más de 2 millones de personas en los campos de la muerte, una cuarta parte de la población total del país. Durante éste periodo se obligó a toda la población a abandonar las ciudades y emigrar al campo para trabajar en tierras comunales, se cerraron las escuelas y los hospitales (de los que echaron hasta a los enfermos), se quitó de la circulación todo el dinero, se prohibió cualquier signo de cultura y de religión, se prohibió usar el coche, y se asesinó a todos los intelectuales, artistas, sospechosos de tener estudios, los que hablaban otros idiomas, población civil inocente, mujeres, niños, ancianos... hasta a aquellos que llevaban gafas. Fueron terriblemente torturados y asesinados. De ésto hace 30 años, toda la población mayor de ésta edad vivió aquella tragedia en primera persona, se dice que todo el mundo en Camboya tiene algún familiar que fue asesinado, violado o torturado durante esta época. Es una historia terrible y demasiado reciente. Pol Pot murió en 1998 sin haber pagado por sus crímenes y hoy en día algunos líderes se mantienen en prisión esperando ser juzgados.
Eso, junto con los largos conflictos armados con los países vecinos, ha dejado un país sembrado de minas antipersonas y miles de mutilados. Lo más impresionante de Camboya es que es un país muy pobre y donde por las calles los mutilados se pasean por cientos pidiendo limosna o vendiendo cualquier cosa. Ni en la India vi tantos mutilados, es trágico y terrible. Pero a pesar de todo eso, los camboyanos son gente amable y alegre. Siempre sonríen, te tratan con educación. Parece imposible que después de lo que han vivido se comporten de esa forma. Es un pueblo que intenta salir adelante olvidando su pasado, más dedicado a sobrevivir que a mirar hacia atrás.
Phnon Penh es una ciudad sin mucho interés. En ella se encuentra el Palacio Real que, aunque no se puede comparar al Palacio Real de Bangkok que es una maravilla, es del mismo estilo, muy parecido, y resulta precioso en medio de una ciudad tan sucia y ruidosa.

EN EL PALACIO REAL
HABÍA UN GRUPO TOCANDO MUSICA TRADICIONAL, ME ENSEÑARON ALGUNAS NOTAS Y PUDE TOCAR UN RATO CON ELLOS, NO ES POR NADA PERO SONABA MUY BIEN JEJE
Otro atractivo turístico es el río Mekong, que atraviesa la ciudad. Es el 8o río más grande del mundo, nace en China, en la meseta tibetana y muere en Vietnam pasando por Mianmar, Tailandia, Laos y Camboya. Dar un paseito en barco por el río y contemplar la ciudad al atardecer es toda una gozada. Hay distintos tipos de barcos, pero puedes alquilar uno para ti solo durante 1 hora por 8$. El paseo es muy agradable, puedes ir viendo la ciudad y ver el Palacio Real desde el agua.
EN LA PLANTA DE ARRIBA DEL BARQUITO
Y por último el principal y más tétrico atractivo turístico de la ciudad: los campos de la muerte y la cárcel S-21. Una vez que los Jemeres Rojos vaciaron las ciudades, tomaron una escuela de la capital como cárcel y lugar de tortura para sacar información. La escuela se conserva tal cual la encontraron los vietnamitas cuando tomaron la ciudad en 1979, y verla es tan escalofriante que sientes que no puede ser verdad estar viendo aquello. Un edificio de aulas lo dejaron intacto, en cada aula metieron una única cama con grilletes en la que se ataba y torturaba a los prisioneros hasta la muerte. Otro edificio lo llenaron de pequeñitas celdas de ladrillos levantadas como con prisas. En otro hay celdas de madera, en otro habitaciones comunes donde apilaban a los prisioneros. Cada zona tenía su función. Sólo 7 personas que entraron en esa prisión salieron con vida. Miles y miles salieron para ser llevados a los campos de la muerte donde eran brutalmente asesinados y tirados a fosas comunes. Las fotos de miles de víctimas adornan las paredes del hoy Museo de la Tortura. Aún pueden verse los instrumentos usados para torturar: ahogados, golpeados, descoyuntados, les sacaban las uñas... las cosas más horribles que un ser humano pueda soportar. Y todo se ve, se vive, se huele en el museo. Quizás es demasiado reciente. Hay carteles en todo el museo en el que se pide que las personas no se rían en ese lugar, debes mantener una actitud de respecto ante las víctimas. Y otro cartel expone las reglas de la cárcel que debían seguir todos los prisioneros entre las que se encuentran: prohibido llorar mientras te aplican descargas eléctricas.
LA CARCEL S-21
EL CARTEL DE PROHIBIDO REIR
UNA DE LAS AULAS CONVERTIDA EN CELDA DE TORTURAS
EL CARTEL CON LAS NORMAS DE LA CARCEL, PARA LOS QUE SABEN INGLÉS
FOTOS DE LOS NIÑOS QUE MURIERON ALLÍ
AULAS CONVERTIDAS EN CIENTOS DE PEQUEÑAS CELDAS DE LADRILLO
AQUÍ LAS CELDAS DE MADERA
Los prisioneros que no morían directamente en la cárcel por las torturas, el hambre o la enfermedad, eran llevados en camiones hasta los campos de la muerte. Aquí se encontraron grandes fosas comunes con miles de cuerpos, algunas de mujeres con bebés, otras de hombres, de niños... Había personas encargadas de dibujar las torturas a las que sometían a los prisioneros. Los mataban a base de porrazos con varas de bambú, armas blancas, a los bebés los tiraban hacia el cielo y disparaban o los chocaban contra los árboles. Se dice que lo más terrible de toda esa locura fueron los sistemas de matar tan horribles que empleaban, eran realmente maquiavélicos. En la puerta de entrada al campo han levantado una estupa y dentro han puesto cientos de los cráneos encontrados en las fosas, en algunos de los cuales pueden verse signos de violencia como agujeros de bala o cortes en el hueso de haber clavado un machete. También hay un pequeño museo con una película y algunas fotos sobre el periodo de los Jemeres Rojos. Pero lo peor es pasear por el campo en el que se encuentran las fosas. Es tan reciente y está tan mal excavado todo (sólo hay excavadas algunas fosas, pero representan una mínima parte) que vas andando por el campo y vas encontrando y pisando dientes humanos, huesos, hasta ropa de las personas a las que desnudaban antes de tirar a la fosa. Vas pisando la ropa y los huesos! Podéis creerlo? Casi parece irreal estar allí, de nuevo se siente que es demasiado reciente.
LA ESTUPA CONMEMORATIVA CON LOS CRÁNEOS DENTRO
UN ÁRBOL CONTRA EL QUE CHOCABAN A LOS BEBÉS PARA MATARLOS
MIGUEL Y YO CON UNO DE LOS DIENTES QUE ENCONTRAMOS EN EL CAMINO Y QUE MIGUEL TUVO EL VALOR DE COGER
Sin palabras para todo este genocidio brutal, ojalá que los responsables paguen sea donde sea.
Tras haber conocido de primera mano toda esta locura, dejamos Phnon Pehn para dirigirnos a la playa. Miguel y María siguieron su camino hacia China en su viaje de 2 meses y medio (claro que les hemos advertido de los chinos, cómo no!). Nosotros en un autobús de 5 horas y 5$ hacia Sihanoukville, una ciudad costera donde encontramos una zona de playa llena de restaurantes, hoteles y guiris (esos pocos que no se limitan a Siem Reap y que se aventuran a explorar el país).
-->
La playa más turística de esta ciudad es Serendipity Beach. Aquí se concentran la mayoría de los hoteles, que no son muchos, y de restaurantes. Nuestra sorpresa fue comprobar que no había playa, las lluvias se la han llevado y no queda absolutamente nada, las olas pegan directamente contra los chiringuitos de primera línea que han tenido que poner sacos de arena para evitar que el mar se lo lleve todo. Es increíble. Y es que aquí llueve de verdad, llueve a cántaros, llueve tanto que casi no puedes ver a un metro de distancia. Cada día diluvia durante un rato dos o tres veces, así que resulta difícil planear nada. Sale el sol y se te antoja nadar en el mar o en la piscina, pero al rato está negro y comienza la tormenta. Sólo un día de los 8 que hemos pasado aquí hemos podido alquilar una moto y marcharnos a buscar playas cercanas. Hacia el sur encontramos playas casi vacías de turistas, con algunos locales y mujeres vendiendo cangrejos y gambones a la plancha que llevan en grandes platos sobre la cabeza. Pero el resto de los días no nos hemos movido de aquí, de la piscina del hotel, de nuestro restaurante favorito, de los mismos sitios. Hemos estado en el Reef Resort, por unos 18 euros al día con un gran desayuno, wifi en la habitación y piscina, todo un lujo de hotel, fantástico y en el mejor sitio. En resumen, hemos descansado hasta aburrirnos, ha sido toda una gozada.
LA HABITACION DEL HOTEL REEF RESORT
EN LA PISCINA, SI OS FIJAIS PABLO VA VOLANDO COMO SUPERMAN
EN LA PLAYA TOMANDO EL SOLITO
ESTA ES OTRES BEACH, UNA PLAYA CASI DESIERTA Y MUY BONITADE NUEVO EL DESAYUNO DE LOS CAMPEONES, SI ES QUE NO PUEDE SER, COMO VOY A ADELGAZAR CON ESTO POR DELANTE!
Antes de acabar este post me gustaría comentar algunas cosas curiosas que hemos visto aquí. En primer lugar tengo que repetir que es un país extremadamente pobre, se ve pobreza por todas partes, todo es pobre y sucio, sobre todo si te alejas de los lugares turísticos. Cuando pasas por los mercados de barrio andas sobre la basura y se te quitan las ganas de comer cualquier cosa de las que venden allí. Algo que me llama la atención es la cantidad de gente que se pasea por la calle en pijama, pero que no son uno ni dos, que son muchísimos, con su pijamita con el pantalón a juego, de esos que tienen una tirilla blanca al final de las liguillas de los puños y los pies, auténtico pijama de toda la vida que todos tenemos en el cajón. Pues si, con eso se pasean por la calle como si nada.

Otra cosa para hacer un estudio en profundidad son los charcos. Pero todo tipo de charcos, los pequeños de ciudad y los mas grandecitos de campo. Aquí la gente no tiene en general agua corriente, así que tiene que recurrir a los charcos para todo. Así, en cualquier charco por pequeño que sea puedes ver a un niño nadando en pelotas, a una mari lavando la ropa, a otra lavandose el cuerpo completamente vestida, a uno que lava su moto y a alguien pescando. Si, si, pescando, y no solo con una cañita sino que tiran las redes al charco!!! absolutamente cierto! no se qué pescarán, imagino que ranas que las sirven en todos los puestos y restaurantes, pero con la mierda que tienen los charcos imagino que las ranas serán como mínimo radiactivas, que digo yo que si te las comes igual hasta te vuelves fluorescente! Ahora ya si que no las pruebo ni muerta. La verdad es que lo de los charcos me ha impresionado, y repito que todas estas actividades las he visto tanto en grandes charcos en el campo como en pequeños y putridos charcos en el centro de la ciudad, alucinante.
Otra cosa increible es la cantidad de gente que pueden llegar a meter en un carro. Si en una moto se pasean tranquilamente 4 personas, en los carros de madera tirados por una moto puedes llegar a ver mas de 50, que no se ni como pueden respirar. Es increible ver como llegan y se van esos carros de las puertas de las fábricas. A la salida de la capital hay muchas fábricas inmensas de marcas multinacionales que contratan a miles de personas. En las puertas de estas fábricas se concentran grandes cantidades de vendedores de todo tipo. Y si tienes la suerte de coincidir allí en un cambio de turno ves salir a cientos de personas con el uniforme puesto y a otros cientos que entran, se juntan allí miles de personas entre los cientos de puestecillos, todo en la entrada de la fábrica, es increíble.
Y bueno esas son las cosas curiosas que me han llamado la atención, pero sobre todo me voy con la impresión de dejar atrás a un país muy pobre que intenta salir adelante.
Pero ha llegado la hora de marcharnos de Camboya tras 17 días en éste país, un nuevo destino nos espera. Besos a todos.

Pablo Troncoso Web Developer

5 comentarios:

  1. Es increible y terrorifico todo lo que cuentas Elena, parece mentira que puedan existir esas cosas tan horribles y tan recientes, y no se como te documentas tan bien, eres una gran reportera.
    Veo que gracias a la lluvia, habeis descansado, me alegro.
    Pobre gente, que tengan que vivir de esa manera tan misera, de verdad que no sabemos apreciar lo que tenemos aqui, somos unos privilegiados.
    A ver si en Vietnam cambia la cosa, y nos contais cosas mas agradables, aunque alli tambien tubieron una gran guerra.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  2. Todo esto no se nos debe olvidar y debemos conocer, pero por favor escoger un destino un poco más alegre...

    Como siempre muchas gracias por compartir vuestro viaje con todos nosotros, "los sedentarios".

    ResponderEliminar
  3. Creo que ya va siendo hora de que cambiéis de aires que os va a dar un ataque de ansiedad. Parece mentira que siga habiendo paises donde la miseria y la guerra estan a la orden del día, que horror!!
    Os mando muchos besos y espero que el próximo destino sea mejor. Adeu

    ResponderEliminar
  4. Blo, ¿en el río Mekong os encontrasteis al Mekong de Mikandú?

    Muy triste y muy fuerte lo de los campos de la muerte. A mí que se me cayeron los palos del sombrajo cuando visité el museo de la bomba de Hiroshima, ahí me habría sentido peor aún.

    En fin, yo también espero que vayáis a un destino más alegre esta vez.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola hijos recuerdo bastante sobre lo que nos habeis contado.Contado por Ti Elna,es aun mas impresionante.Ya os han pedido que disfruteis de sitios mas atractivos,yo creo que el viaje tambien necesitaba un poco de despierta conciencias(quizas nos hacia falta)Sois valientes y capaces de afrontar cosas tan duras.Lo habeis pasado mal, o muy mal ante tanta barbaridad..Pero los que os seguimos lo hemos leido,valorado y(yo particularmente)entiendo vuestro mensaje..Empezasteis ayudando a personas necesitadas y nos informais ahora casi al final de que aun siguen muchos necesitando de nosotros.Que Dios os bendiga un YOU CAN DO IT

    ResponderEliminar