Shock Cultural: Estamos en Tokio



Dejamos nuestra aventura centroamericana para internarnos en el continente Asiático de lleno. Nos costó llegar, pero al fin lo conseguimos.
Nuestro vuelo salía de México DF el día 7 de julio a las 10 de la mañana con destino a Tokio, 16 horas y media de vuelo con una pequeña escala de una hora en Vancouver. Todo marchaba bien, incluso habíamos conseguido salida de emergencia, con lo cual parecía un triunfo. El avión empezó a andar y se dirigió a la pista de despegue. Cuando le dieron permiso aceleró los motores para despegar pero uno de los motores no se puso en marcha y no aceleró y el otro si por lo que el avión se fue hacia un lado y el piloto lo corrigió con un brusco giro. Dijeron por megafonía que el despegue se había abortado y que debíamos esperar a que los técnicos dijeran cuál era el problema.
Tras más de una hora de espera nos bajan en la terminal, nos hacen recoger las maletas y nos llevan a todos a un hotel y nos citan para el día siguiente a la misma hora, es decir, 24 horas de retraso. Fue un palo bastante grande así que deprimidos nos fuimos para el hotel, que estaba dentro del aeropuerto, a esperar al día siguiente. Y qué pasó al día siguiente? Exactamente lo mismo, el avión intentó despegar y de nuevo se fue hacia un lado, no habían arreglado el problema, de nuevo abortar el despegue, volver a la terminal y un día de interminables colas para buscar a todos los pasajeros rutas alternativas porque ese avión ya no saldría hasta que el problema fuera solucionado. Nos encontraron un vuelo vía Los Ángeles para la mañana siguiente, así que 48 horitas de retraso encerrados en el aeropuerto sin salir. Fue bastante duro, estábamos agotados psicológica y físicamente, del miedo que pasamos, de la ilusión de llegar a Japón, hacer colas y mas colas... desesperante. Y por fin pudimos marcharnos. La recompensa fue viajar en primera clase, 300 euros de indemnización y el pago de las noches de hotel que habíamos perdido. Aun así nada compensó las 48 horas de retraso, la desesperación, la desilusión...
El vuelo era bien largo como ya he dicho, así que cuando nos dijeron que volaríamos en primera clase, pusimos cara de “es lo menos que pueden hacer” y en cuanto nos fuimos de la ventanilla nos pusimos a saltar de alegría. Los asientos eran increíbles, claro que volábamos con la Japan Airlines: asientos individuales como metidos en un huevo todo lleno de botoncitos que yo me puse a tocar incluso antes de despegar: pantalla individual con muchos juegos para jugar, películas, videos musicales... y un mando a distancia para regular el asiento de todas las maneras: las piernas, la espalda, el culo, los riñones, el largo del respaldo, el largo de las piernas, masajitos por la espalda... de verdad era increíble y además se tumbaba completamente, se convertía en cama lo cual era un triunfo. Y nos dieron una almohada y un edredón muy suavito para taparnos. Total, que el vuelo fue una maravilla, se hizo incluso corto y dormimos todo lo que pudimos. Fue divertido porque atravesamos la línea de cambio de fecha así que ya hemos recorrido más de medio hemisferio. Eso sí, perdimos un día completo en el viaje por el cambio de fecha pero bueno, nos hizo mucha ilusión.
VIAJANDO EN PRIMERA, TODO UN LUJO!!
ATRAVESAMOS LA LINEA DE CAMBIO DE FECHA, PERDIMOS UN DIA DE NUESTRA VIDA!!
Y llegamos a Japón...
En Japón nos estaban esperando desde hacía dos días mi hermana y Jesús, que han venido a visitarnos y pasaremos juntos todo el mes. Así que llegamos a nuestro Hostel y allí estaban ellos. Después de mas de 6 meses sin verlos podéis imaginaros nuestra alegría... y aunque estábamos un poco zombies por los 4 días tan perros que llevábamos nos fuimos a cenar con ellos. Nos dieron las cosas que nos traían: un pijama regalo de mi madre, ropa que yo necesitaba y lo mejor de lo mejor... unos pocos de papelones de jamón serrano, caña de lomo, salchichón ibérico... y todo ello de primerísima calidad. Uffff no podíamos ni creerlo. Aún no nos los hemos comido porque esperamos un momento especial para hacerlo, vamos a ponernos las botas.
CON ANA Y JESÚS EN LA PUERTA DE NUESTRO HOSTEL TRAS EL BIEN RECIBIDO MANJAR
Nuestro hotel es un hostel, el más barato de Tokio creo yo y aun así cuesta 50 euros la noche. Está genial, muy bien, aunque las habitaciones son tan pequeñas que prácticamente tienes que saltar a la cama desde la puerta.
LA MINI-HABITACIÓN DE NUESTRO HOSTEL
De Japón nos están sorprendiendo muchas cosas. Lo primero es el metro, en el que todo el mundo va en un absoluto silencio, está prohibido usar el móvil, la gente habla muy flojito y casi no se oye nada.
Cuando salimos del metro a la ciudad por primera vez lo que nos sorprendió fue de nuevo el silencio: salimos a una avenida llena de coches y no había ningún ruido!!! nadie pita, los coches no suenan no se si porque el asfalto es especial o porque son eléctricos, el caso es que en la calle había un silencio increíble. En el sitio al que fuimos a cenar descubrimos otras cosas sorprendentes como que en la entrada de los restaurantes hay una máquina con fotos de todos los platos, tu le das a lo que vas a a comer, te dice el importe, lo pagas, te da el ticket, te sientas, le das el ticket a la camarera y ella ya te trae todo así que genial. Además tienen perfectas representaciones de todos los platos en plástico, así que no resulta difícil comer. Aunque alguna vez nos hemos metido en un restaurante en el que todo está en japonés y nadie habla inglés y hemos tenido que decir que nos traigan lo que sea, a ciegas. Pero eso le da emoción al asunto.
Por cierto que me sorprende que comer en Tokio es bastante barato. Normalmente nos gastamos unos 8 euros por persona comiendo en sitios muy bonitos. Hay tantos que te apetece entrar en mil sitios, todos impecables, con comida deliciosa, es una gozada. El más bonito ha sido uno que estaba en una planta 17, recreaba un jardín precioso todo de bambú y estaba lleno de compartimentos independientes, cada uno con su mesita baja y una cristalera increíble con vistas a la ciudad de noche. Comimos bastante bien y pagamos 12 euros por persona, es perfecto. Pablo y Jesús siempre quieren comer Sushi, no se cansan!!! así que hemos establecido un sistema por el cual cada uno elije una vez el sitio para comer.
Otra de las cosas sorprendentes es el civismo de las personas: nadie tira ni un solo papel al suelo a pesar de que encontrar una papelera en Tokio es misión imposible. Además hacen cola para todo, colas completamente ordenadas, incluso para subir del metro en las escaleras mecánicas hay dos colas, una para pegarse a la derecha de la escalera y otra para subir rápido por la izquierda, pero guardan una cola perfecta!!!! además son muy educados, no se chocan y si se rozan se piden perdón tantas veces que se ve hasta ridículo. Y se ceden todos el asiento en el metro, que entran ganas de empujarlos a todos y decir: a ver, dejarse de tonterías que me voy a sentar yo. Y si les preguntas por alguna dirección, da igual que tengan prisa, que vayan en dirección contraria, que pierdan su tren... de cualquier manera te llevan hasta el sitio, es increíble realmente.
Y vamos con los frikis: japón está lleno de firkis, nunca había visto tantos ejemplares juntos.
(Sigue Pablo, jeje) Pues si, hay tela de frikis por aquí. Para ejemplo un botón, véanse las fotos a continuación del puente de la estación de Harajuku, donde los domingos se reúnen los “cos play”, grupos de chavales que se disfrazan de personajes manga o de lo que sea para llamar la atención y hacerse fotos con todo el que se quiera poner al lado.


LOS FRIKIS DISFRAZADOS EN EL PUENTE DE HARAJUKU
Y como dicen que allá donde fueres, haz lo que vieres, aquí me tenéis en un video protagonizado por mi y una superfrikaza marcándonos un bailecito estilo japones cuya letra y música creo adivinar que es obra de la mismísima interprete... (Ver video)
Siguiendo con las frikadas, nos encontramos una tienda exclusiva de ropa para perros! Si, si, la ultima moda canina, camisetas, baberos, y hasta un disfraz de abeja maya para el perro, flipante!!
LA TIENDA DE LA ULTIMA MODA CANINA
Otras rarezas varias: No se puede hablar por el móvil en el metro porque molestas a los demás pasajeros, tienen representaciones superfieles en plástico de los platos que puedes degustar en los restaurantes y si la carta no está en ingles (cosa muy frecuente), basta con salir al escaparate y señalarle al camarero lo que quieres. Los wateres tienen toda clase de botoncitos y artilugios que, como comprenderéis, con la naturaleza exploradora que Dios me ha dao, no tardé en descubrir para qué eran la mayoría, que más que defecar parecía que estaba pilotando el Halcón Milenario. Otra cosa es que no se puede fumar en la calle mientras vas andando. Una serie de miles de carteles repartidos por la ciudad se encargan de recordartelo en cada esquina, y hay zonas en las calles habilitadas para los fumadores, que se reconocen perfectamente a distancia porque es en el único sitio que en japón se ve humo, jjejee. Aunque sí que se puede fumar en la mayoría de restaurantes, y eso a Elena y a mi nos desespera mucho, porque no estábamos ya acostumbrados a eso, ya que en Centroamérica no se podía fumar en lugares públicos.
PROHIBIDO HABLAR CON EL MOVIL EN EL METRO
PLATOS DE PLÁSTICO EN LOS RESTAURANTES
EL WATER DE NUESTRO HOTEL, EL HALCÓN MILENARIO!!
CARTEL DE PROHIBIDO FUMAR MIENTAR ANDAS POR LA CALLE
Pues si, esta ha sido nuestra toma de contacto con el imperio del sol naciente. Realmente impacta, y más al venir de 6 meses en Centroamérica, es un cambio brutal. Hemos visto muchas cosas, pero eso lo dejamos para el siguiente post. Lo único que quiero decir antes de despedirme es que me estoy acordando muchiiiisimo de mi hermano Juan, que estoy convencido de que lo fliparia por aquí viendo al cos play vestido de Goku y ver que venden calcetines con el logo de tortuga duende, ver que en cada esquina hay tiendas de mangas con miles y miles de revistitas de todo tipo, pasar por delante de tiendas de móviles y ordenadores donde TODO lo puedes toquetear como quieras sin que nadie te agobie ni te diga nada... Juan, me acuerdo mucho de ti, te fliparia esto taco taco!! Muchos besos para Natalia y pa ti. Y para el resto también, venga, que no haya envidias, jejeje. BESOSSSSS!!!!!!
Pablo Troncoso Web Developer

11 comentarios:

  1. Todo lo que contais de los restaurantes y de los Waters,y muchas cosas mas, yo ya lo sabia, y no os habeis fijado que en el metro y el tren , van to los japoneses dormios?, hasta yendo de pie, los he visto yo dormios, que piensas, estos se pasan de su parada, pues no, se despiertan a tiempo.
    Bueno seguid contando cosas. besitos pa los 4

    ResponderEliminar
  2. ¡Que envidia! La ciudad mas rara del mundo y nunca la he visto!

    ResponderEliminar
  3. Hola, chicos! Sólo quería deciros que llevo prácticamente todo el mes fuera, y mañana nos vamos de vacaciones a Suecia y Noruega. Pero que me acuerdo de vosotros aunque no esté mucho es contacto, vale? Pero es que no tengo internet en el piso, estoy totalmente anti-internauta. Qué guay estar en Japón, qué pasada, espero poder ir algún día! Muchos besos y cuidaos, vale? Irene

    ResponderEliminar
  4. Bueeeeno, me tenéis enganchadita a vuestro blog y por supuesto a vuestro viaje, qué flipada Japón, con lo que me gusta el sushi y el arroz, estaría feliz allí, y lo del silencio en el metro me encanta, que en el bus local en el que voy al curro aquí en Granada me ponen Radiolé a todo volumen a las 7:15 de la mañana. En fin, que disfrutéis muchísimo de la experiencia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola, este es el segundo comentario que os escribo en este post. A ver si ahora sale...

    Qué bien que ya estéis en Asia, y por la puerta grande. Japón debe ser apasionante. Os seguimos con interés.

    Besos, Loli y Miguel

    PD: tenemos cambio de planes, ya os contaremos cuando se confirme.

    ResponderEliminar
  6. Hola chicos. Ante todo deciros que no puedo pinchar en el video. Espero que sigáis flipando con Japón, debe ser alucinante. Os envio besos de parte de vuestros sobrinos, y de nosotros también.

    ResponderEliminar
  7. NOTA BENE

    Durante la Edad Media, cuando aparecía el cadáver de una persona y la justicia no podía determinar el causante de aquella muerte, el juez sancionaba al pueblo donde se hubiera encontrado el cuerpo a tener que pagar los gastos ocasionados por el entierro y el funeral a costa de las pobres arcas municipales. Como era de esperar, esta sanción -llamada "homicisium"- avivó el ingenio de la gente de modo que, cuando alguien aparecía muerto dentro del término del municipio, se llevaba el difunto a otro pueblo para librarse de cualquier responsabilidad. Desde entonces, aún decimos que le "cargamos el muerto" a otro.



    Una segunda locución que también procede de tiempos medievales tiene su origen en la camisola de color verde que vestían los miembros de la Santa Hermandad. En tiempos de Isabel la Católica, las Cortes de Madrigal (Ávila) crearon en 1476 este cuerpo de soldados de elite que restableció el orden en toda la Corona gracias a la severidad de sus castigos y a la disciplina de su organización; sin embargo, con el paso de los años, las cuadrillas de soldados fueron perdiendo su antigua eficacia y se dejó que los criminales actuaran con tanta impunidad que los aldeanos sólo podían valerse por sí mismos sin esperar a que apareciesen aquellos soldados que siempre llegaban tarde; es decir, "a buenas horas, mangas verdes".

    Hola, buenos días, os acordais de lo del "chiqui chanca", bueno pues cada vez que veo alguna nota de aclaración, me acuerdo de vosotros. "a que son chulas", lo que hace quedarse en Sevilla en la "Velá del Turruñuelo", un beso Enrique y Espe.

    ResponderEliminar
  8. Hola "guapijimos".
    que...... el video no está!!!, ASI QUE CUANDO PODAIS LO PONEIS EN AMARILLITO, que quiere decir que se puede pinchar y ver LO QUE HAY DENTRO.
    Pero las fotos me han encatao, los frikis son muy autenticos de allí.
    El tamaño del post es pequeño, pero no importa si poneis más veces, uno cortito. asi que espero más.
    muchos más.
    Besos para los cuatro os quiero
    mamá.

    ResponderEliminar
  9. Chicooossss!

    Somos Ramon y Laura, los "enviciaos" al breandy-dog de San Cristobal, os acordais?? Bueno, seguimos vustras historietas desde lejos, muy bueno el post de Japon, ya os estamos imaginando en los bares llenos de gatos... grrrrr!! Un abrazo enoooooooorme y nos seguimos las pistas!
    Ramon y Laura

    ResponderEliminar
  10. Mano, Cuña:
    Lo vuestro es muy fuerte. Si a mi Pampa le pasa lo que a vosotros en el avion, os aseguro que se vuelve en barca de pedales.
    Por lo demas, yo flipo. Me encantan las fotos con los "cos play". A ver si os haceis fotos con algunos personajes conocidos. Por cierto, el video no se puede ver, no si falta el link o que.
    La verdad es que su poquito de envidia si que tengo, yo alucinaria en las tiendas de manga y ordenadores. Seguro que algun dia ire.
    Muchos besos de parte de Natalia y mios, tambien para Ana y Jesus, que seguro os lo pasareis del ca**jo con ellos.

    ResponderEliminar
  11. Me lo voy a pasar bomba leyendo vuestras andanzas por Japón ;)

    Oye, que en los restaurantes suele haber zonas para fumadores y para no fumadores. Cuando lleguéis, decidle al que os suelte lo de "irasshaimase" lo siguiente: "kin en seki, onegai shimas" (asiento de no fumador, por favor).

    Besos.

    ResponderEliminar