Cómo llegar hasta Coban y visitar las ruinas de Tikal


Volvemos a nuestro viaje y parece que, poco a poco, volvemos a ser los mismos. Por mi parte vuelvo a ver la luz y no sólo oscuridad. De pronto todo el viaje se ha abierto ante mi y me siento muy feliz, feliz por vivir la nueva etapa y de poder disfrutar de Pablo ahora tranquilamente, sin prisas, sin reloj, sin fechas… sólo para nosotros dos. Y es que no puedo evitar que, después de 3 meses, me salga la vena ballerina (digo por lo de absorvente).
El viaje continúa y nuestro primer destino fue Cobán. Nos fuimos muy temprano en autobús durante 4 horas y media para llegar a esta ciudad. Cuando por fin llegamos llovía a cántaros. No teníamos ni idea de dónde estaba el hotel y sin más remedio nos pusimos a andar bajo la lluvia buscando llegar pronto a Casa Luna. El problema aquí es que parece que hablas otro idioma, nadie nos entiende es algo increíble. Preguntas a alguien por tal dirección y su respuesta es o “bien”, que tú te preguntas: ¿bien qué? Que se va por la derecha o por la izquierda?, o le preguntas en español y te responden en Inglés.

Y entonces le dices educadamente que eres español y el colega vuelve a responderte en Inglés. Además algo muy típico chapín es no reconocer que no saben así que mejor te mandan en cualquier dirección antes que reconocer que no saben. Y así, siguiendo las medio-indicaciones pasamos una hora dando vueltas por toda la ciudad hasta que por fin encontramos el hotel. Cobán es una ciudad grande pero sin mucho para ver así que buscamos algo para cenar y nos fuimos al hotel a descansar y secarnos. El día siguiente nos cambiamos de hotel al Casa D´acuña (10 € la doble por noche en un hotel precioso con wifi), y lo pasamos “pelucheando”. Quedamos con Verónica, una voluntaria que estaba aquí por unos días y paseamos, comimos, charlamos, leímos en el jardín del hotel… pero nada más, fue un día de relax.
CON VERÓNICA TOMANDO UN CREPE
EL JARDIN DEL HOTEL CASA D´ACUÑA
Ya el lunes teníamos contratada una excursión a los lugares estrella de este área: Semuc Champey y las cuevas de Lanquín. A las 7 nos recogió el minibús para llevarnos al parque de Semuc Champey, a 3 horas por una horrible carretera. Yo me había tomado una pastilla para el mareo porque últimamente siempre acabo a punto de largar hasta la última papilla y me dijeron que esta era la peor carretera de toda Guatemala. Lo bueno es que la pastilla me dejó K.O. y me pasé dos horas durmiendo sin poder remediarlo. Y mira que yo intentaba sostener la cabeza pero se me caía sin que fuera capaz de hacer nada. Lo que sí me tragué fue la última hora que era la peor, un camino de tierra y piedras muy escarpado. Por fin llegamos al parque. Lo bonito de este sitio es que aquí hay un río que forma unas pozas naturales de agua cristalina y turquesa en la que te puedes bañar y es una maravilla. Es como un puente natural porque el río pasa a mucha velocidad por debajo de las pozas y sale luego al exterior. Realmente bonito. La primera parte de la excursión consistía en subir por una montaña completamente vertical hasta un mirador de madera que cuelga en el precipicio para ver desde arriba las pozas. Al entrar en la escalera medio natural y medio de madera que subía completamente empinada ponía: tiempo estimado: 1 h. 15 minutos. Dificultad: muy alta. Os juro que me acordé de la subida al Pacaya y del americano que la palmó y por un momento dudé si podría conseguirlo. Y a medio camino no sólo dudé, sino que estaba convencida de que no podría. Yo sería la primera víctima de Semuc Champey. Como pude, y con la ayuda del guía que amablemente se ofreció para llevar mi pesada mochila, subí los 500 metros verticales al borde de la muerte. Cuando llegamos al mirador realmente pensé que había merecido la pena, la vista era espectacular.
SUBIENDO HACIA EL MIRADOR
LAS VISTAS DESDE ARRIBA
UN ZOOM A LAS POZAS QUE ERAN UN FLIPE
EL descenso fue más fácil aunque las piernas ya me temblaban. Y cuando llegamos a las pozas… uf eso si que es increíble. Allí sacamos nuestro picnic y nos comimos los bocatas debajo de una choza. Y luego: a ponerse los bañadores y al agua. El grupo hizo un tour con el guía que los llevó a nadar a todas las pozas pero nosotros decidimos quedarnos en las 3 primeras que eran fantásticas y teníamos cerca las toallas. Yo tenía la garganta mala y hacía un poco de viento así que no me atrevía a arriesgarme y amanecer enferma a la mañana siguiente. Pero fue una gozada porque estuvimos tan agustito descansando en las pozas, al solito, tan tranquilos, el sonido del agua, fue una pasada.
VISTA DEL RIO QUE PASA POR DEBAJO
UNAS DE LAS CATARATAS
DESCANSANDO EN EL ALMUERZO
FOTOS BAÑÁNDONOS EN LAS POZAS RODEADOS DE EXUBERANTE NATURALEZA
Después de 5 horas en el parque a las 3 de la tarde salimos de vuelta. Paramos en Lanquín, donde hay unas cuevas que todo el mundo visita pero que no se muy bien por qué ya que no le llegan a La Cueva de la Pileta ni a los talones. Pero bueno, hicimos el recorrido viendo formaciones extrañas que habían buscado donde no las había: aquí la cabeza de un mono, aquí la cara de la virgen… y todo el mundo Ohhhhhhh y yo me reía pensando el primero que entró buscando formas parecidas a cosas para darle algún interés a la cosa.
LA CUEVA DE LANQUÍN
Tras dos horas de autobús volvimos al hotel destrozados, sudados y hambrientos. Una cena rápida y a dormir.
El martes a las 9,30 pillamos un minibús a Flores. Flores es la principal ciudad de la Región del Petén. Esta zona linda al Norte con México y al Este con Belice y es pura selva. Tiene carreteras que unen los puntos principales pero en su mayoría permanece vírgen. En el camino el paisaje cambió drásticamente cuando salimos de las montañas y nos adentramos en la selva completamente llana y llena de vegetación tropical. Pasamos pueblos con calles de tierra, casas de madera y techo de paja y niños jugando descalzos con los cerdos, gallinas y pavos entre plataneros y palmeras. Nos cayó una tormenta tropical increíblemente fuerte y el bus tubo que avanzar casi a 20 por hora. A medio camino llegas a un pueblo con un lago y el bus tuvo que esperar una lancha que vino a pasarlo al otro lado para seguir el camino ya que no hay otro lugar para pasar.
EN LA BARCA QUE CRUZÓ A TODOS LOS COCHES AL OTRO LADO
Otra parada obligada en el camino es la del “centro de cuarentena”. En Guatemala está prohibido llevar fruta de una región a otra así que cuando te desplazas debes pasar por un control en el que comprueban que no llevas fruta, si llevas algo debes dejarlo allí o comértelo en el momento que fue lo que hicimos nosotros con dos manzanas. El motivo dicen que es para que no se transmitan las enfermedades que llevan las frutas, la “mosca del mediterráneo” ponía por ejemplo en un cartel.
NO SE YO SI CON PABLO A MI LADO ESTOY LIBRE DE LA PESTE PORCINA… CREO QUE NO
Y tras 5 horas llegamos a Flores. La gente viene al Petén principalmente para ver las ruinas de Tikal. Tikal fue una importantísima ciudad Maya que ha sido excavada hace relativamente poco tiempo porque había permanecido oculta bajo la vegetación de la selva. Pero no es lo único que hay en esta región ya que hay muchos yacimientos perdidos a los que se llega sólo mediante caminatas de varios días a través de la selva, no hay caminos.
Hoy miércoles hemos ido por fin a Tikal, mi más esperada excursión. A las 6 de la mañana nos recogieron en el hotel en una mini van de los años 60 que no exagero si digo que iba a 40 KmH. Los 60 km que separa Flores de Tikal tardamos más de una hora y media en recorrerlos. La primera mitad vas por una carretera normal, pero los últimos 30 km ya vas por dentro del Parque Nacional Tikal y es muy bonito. A los lados la vegetación es muy densa y cada 100 metros hay un cartel para que los conductores tengan precaución y no atropellen a los animales salvajes. Y hay carteles de “cuidado” con serpientes, jaguares, pavos, ciervos y otros animales que no sabíamos lo que eran. Al llegar al centro de visitantes debes bajarte del bus y ahí aún debes andar durante más de un kilómetro hasta llegar a las ruinas a través de caminos robados a la selva. Por cierto que la entrada costaba 15 euros para extranjeros y 2,5 para nacionales y nosotros, que ya somos puros chapines, argumentamos nuestro estado de voluntarios y pasamos por guatemaltecos ¡viva!
LA ENTRADA A TIKAL
Me ha impresionado bastante porque me lo imaginé más preparado, más turístico. Pero casi no había turistas y han conseguido una simbiosis entre la naturaleza y las ruinas perfecta. El parque es inmenso, tiene kilómetros cuadrados y las ruinas están repartidas por todas partes, muchas de ellas aún sin excavar debajo de la vegetación. Aquí los primeros asentamientos datan del 700 a.C. pero su auge fue desde el 500 al 900 d C mas o menos en que la civilización Maya decayó en esta zona.
EL CAMINO A TRAVÉS DE LA SELVA
El templo principal es el Gran Jaguar. Este templo es casi el símbolo nacional, lo que sale en todas las postales. Lo construyó el Rey de la Luna Doble Peine y su tumba está debajo de la pirámide. Aunque en las fotos es difícil apreciarlo tiene más de 44 metros de alto y uno parece muy pequeñito cuando se pone debajo.(ver video)
EL FAMOSO GRAN JAGUAR
OTRA VEZ…
SUBIENDO AL TEMPLO GEMELO QUE HAY ENFRENTE
EL GRAN JAGUAR VISTO DESDE EL TEMPLO DE ENFRENTE
PARA QUE SE VEA LO GRANDE QUE ES… YO ESTOY EN EL SEGUNDO ESCALÓN POR DEBAJO, SI MIRAIS BIEN ME VEIS
Ese templo está en la Gran Plaza (me he sentido cerquita de Sevilla) en la que están dos templos gemelos que se miran (el Gran Jaguar y otro enfrente) y una acrópolis en cada uno de los otros dos lados de la plaza.
PEPSI, LA PAUSA QUE REFRESCA
Luego hay muchos templos repartidos por el área. El más alto es el templo número 4 desde el que se ven los templos gemelos y una vista maravillosa de todo el petén, de toda la selva.
TODA LA SELVA DESDE EL TEMPLO IV
LLEGANDO A OTRO TEMPLO
Subimos al templo número V también que es muy alto y da una panorámica de perfil de la gran plaza y el Gran Jaguar.
LLEGANDO AL TEMPLO V
SUBIENDO AL TEMPLO V
LA VISTA DESDE ARRIBA
Lo más bonito de este lugar es que te envuelve la naturaleza, como huele a hierba y tierra, se oyen muchos animales… Hemos visto monos, muchas especies de aves tropicales de muchos colores como los tucanes, unas ratas del tamaño de un perro que no sabemos qué son, lagartos muy grandes (mi abuela diría como el tamaño de una pijota y pondría el dedo índice estirado mientras con la otra mano se señala el codo, los que la conocéis sabéis como es).
UN MONO EN EL PARQUE
ALMORZAMOS EN LA GRAN PLAZA
Por cierto, una indicación para mi amiga Irene, hemos encontrado en Tikal a una americana más divina que tú, porque andaba por las ruinas con un bolso de Luis Vuiton con argollas doradas colgado del codo, las gafas de sol que llevaría la Beckham y zapatillas de deporte con calzonas tipo “corro la maratón de NY”, toma ya estilo!
Hemos pasado en el parque más tiempo del que pensábamos. Íbamos muy tranquilos, sin prisas, sentándonos en cada sombra a mirar las ruinas o la vegetación, descansando sobre las pirámides para ver el maravilloso paisaje… en fin que entramos a las 8 y salimos a las 3 y casi que nos ha sabido a poco. Pero subir a las pirámides cuesta y ya estábamos cansados. Así que vuelta a la mini van, otra hora y media de camino y para el Hotel Doña Goya II. Este hotel nos cuesta 14 € la noche, es modesto pero tenemos baño privado, vistas al lago y está bastante limpio. Porque no he dicho que Flores se encuentra sobre una isla en el centro de un inmenso lago por lo que las vistas son preciosas.
EN LA ORILLA DEL LAGO
Tengo que decir que Tikal me ha encantado a pesar de que mis expectativas eran bastante altas.
Bueno, nuestro tiempo en Guatemala se agota y aún estamos decidiendo destino. Lo que sé es que si al final vamos para México vamos a estar solos en la Rivera Maya ¡siiii! Besos a todos.
PD para la family: no os preocupéis que Pablo está más informado que el ministro de sanidad y en este asunto mucho amarillismo veo yo. Seremos prudentes.
Pablo Troncoso Web Developer

10 comentarios:

  1. Ea hoy soy yo el primero, que bien. Muy bonito todo. Tu estas guapisima en el anuncio de Pepsi.
    Me molesta mucho como vas viendo el mundo por delante mia.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. me ha encantado el parque natural y ya veo que no tendreis problemas con las enfermedades esas raras de mexico. ¡que bueno es llevar a un medico que sebe lo que se hace¡ a seguir disfrutando que sepais que tenemos una envidia sana besos del sopla y su familia

    ResponderEliminar
  3. Ea, vuelta a ponernos los dientes largos a todos, que ya se echaba en falta ;). Que flipe todas las maravillas que habéis visto, de verdad. Esas ratas que habéis visto, ¿no serán los Roedores de Aspecto Gigantesco de la Princesa Prometida? :P

    Pensaos bien lo de la peste guarra, pero fijo que váis a estar solitos como vayáis al final a México, ¡qué flipe! :D

    ResponderEliminar
  4. Hola chicos, soy Paula de Argentina.
    Vayan tranquilos a Mexico, aca nos tienen podridos con la fiebre porcina. Dias atras teniamos una epidemia nacional de dengue, y chau de un dia para el otro por la aparicion de esta gripe se olvidaron. Lo mismo sucedio con la fiebre amarilla en la zona del noroeste de nuestro pais, y las costas de Brasil, ni bien termino la temporada veraniega, chau adios fiebre amarilla.
    Nosotros partimos mañana hacia Cuba.
    Hay que disfrutar, la vida es una sola y lo que tenga que pasar te pasara aca o en cualquier parte del mundo, de que sirve quedarse encerrado por el miedo??
    Saludos y buen viaje.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que ya lo esteis pasando bien, y viendo cosas tan bonitas, las escaleras son altisimas que horror, no me extraña que acabeis cansados.
    Las fotos son preciosas y las pozas deben ser maravillosas, creo que es la primera selva que veis no?, mu guay.
    A seguir disfrutando muchos besitos.

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos!! Gracias por los comentarios y los animos. Suegro, lo siento pero te estoy ganando, asi que tu sigue dandole al saxo que es en lo unico que me vas a aventajar, jejeje.
    Oma, la primera vez que vimos la selva fue en Ecuador, la amazonia ecuatoriana, y la verdad que era mas alucinante que esta, eso si fue vivir en pura selva amazonica.
    Los. lo de los R.A.G. (roedores de aspecto gigantesco) se lo dije yo a Elena en cuanto los vi, jajajaajaj.
    Y a Paula y Abel, gracias por los animos, teneis razon, los medios de comunicacion siempre lo exageran todo muchisimo, y no se consigue nada quedandose en casa, asi que a VIAJAR!!!!
    Para mi hermanito el Sopla y la famili, nos encanta saber de ustedes y que nos escribais comentarios. Muchos besos pa los sobris y para tu mujer y para ti tambien, no te me pongas celoso, jeje.
    BESOS!!!!

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por el viaje.
    Tremendas fotos y paisajes.
    A mi me gusta más Indonesia.
    Salud y suerte.

    ResponderEliminar
  8. Llevo todo el día encerrada en casa leyendo vuestro blog y estoy alucinada.

    Habeis conseguido transmitir que sois buena gente y eso es complicado de esta manera.

    Sólo puedo decir que ánimo a los dos y que espero con ansia vuestro próximo post.

    ResponderEliminar
  9. Guaaaau!!, ahora si que vais a disfrutar de muchas más cosas,seguid avanzando, pero no os perdais como él en la selva,(chiste)...
    Hermano en la foto de la poza que se te ve la cabeza nadando, talmente parece que van a aparecer los cocodrilos de la pelicula de tarzán. Increible, besitos.

    ResponderEliminar
  10. hola pareja!!!q wayyyy!!!!imagino q teneis a to la peña con los dientes largos, al menos a la menda,cerraba los ojos y me tiraba paya con ustedes, aunque vamooooos que yo he estao to er puente en Villamanriqueeee...y na mejo que conectarse y encontraros y deci...total que mas da en villamanrique que en el TIKAL ese o la Gran Plaza... vamo hombre...
    un besazo de una que os quiere un monton,la Raquelona

    ResponderEliminar