Feliz Navidad 2009-2010


Escribimos este post para desearos a todos que paséis una muy Feliz Navidad. Este año ha sido muy especial para nosotros, nos hemos cruzado con mucha gente en nuestro camino, unos que pasaron de forma fugaz y otros que han quedado para siempre en nuestros corazones. Con algunos de ellos tenemos contacto muy a menudo, de otros no hemos vuelto a saber nunca, pero todos ellos han marcado nuestro camino, nuestra aventura. Nos acordamos de todos y cada uno de ellos, y aquí va nuestro pequeño homenaje:
EN LA HABANA CON UNA PAREJA CUBANA Y OTRA DE COSTA RICA, UNA NOCHE POR CASUALIDAD VIENDO JUNTOS EL ATARDECER
Pablo Troncoso Web Developer

Donacion al orfanato de Camboya


Hola a todos! Aquí estamos de nuevo, con información fresquita. Escribimos este post para informaros de que todo el dinero que se donó para el orfanato de Camboya está dando sus frutos y que ya han comenzado la construcción. Han tardado un poco porque han necesitado conseguir permisos para comprar los materiales y para transportarlos por el país hasta Siem Reap, pero ya, por fin, se han puesto en marcha.

Desde la dirección de ACODO, la ONG que gestiona el orfanato, nos han mandado las fotos que dan fe de que el dinero donado se está utilizando para tal fin. Nos hemos puesto muy contentos al recibirlas, sobre todo por los niños que son los primeros beneficiados. Desde este blog queremos daros a todos las gracias por haber colaborado con esta misión.

Desde luego no cayó en saco roto y esos niños tendrán una vida mejor. Un beso a todos

Pablo Troncoso Web Developer

Vuelta a Oceania 2010: Por fin tenemos los billetes!!!!


Pues eso, que por fin tenemos billetes. Después de buscar y rebuscar, comparar precios, rutas y mil cosas más, hemos comprado los billetes para continuar la aventura. Hace dos noches estábamos nerviosos porque aún no teníamos los billetes, y ahora lo estamos porque ya los tenemos, que cuando escucho a Pablo resoplado en la oscuridad de la noche tumbado en la cama le pregunto: que te pasa? No puedes dormir? Y me responde el pobre con voz de lastimita: es que estoy nervioso. Y ya no sabemos ni por qué lo estamos, si porque nos vamos, porque no nos vamos, porque no llega el día... Pero lo cierto es que estamos muy felices.

Y a dónde nos marchamos esta vez? Pues al continente austral, nos vamos a Oceanía para pasar allí cinco meses y medio comiendo canguro en Australia, nadando en las aguas cristalinas de las islas Fidji y disfrutando de los paisajes de ensueño de Nueva Zelanda. En principio esa es nuestra idea, que siempre podrá ser cambiada sobre la marcha si surgen mejores planes o nos toca el gordo de Navidad.
Y ¿cómo vamos a hacerlo para sobrevivir otros tantos meses con el dinero que nos ha sobrado? Pues la estrategia es la siguiente:
En las islas Fidji queremos hacer couchsurfing, eso que ya hicimos en Mexico Df en casa de Ileana y Raúl (un beso chicos) y que nos salió tan bien. Eso significa que buscaremos gente que viva en las islas y a las que le sobre un cuarto en su casa y que quieran amablemente alojarnos y compartir con nosotros unos días (siempre bajo la promesa de cocinarles comida española). Así podremos disfrutar de ese paraíso en el que pienso ponerme muyyyy morena. (para quien le interese www.couchsurfing.org)
En Nueva Zelanda vamos a alquilar una caravana para recorrer durante unos 40 días las dos islas. Los alquileres de estos bichos no son baratos, pero compensaremos el gasto ahorrando por otro lado, como comprar en supermercados y cocinar en la caravana, dormir al aire libre sin pagar camping...
En Australia hemos conseguido intercambiar nuestra casa en España por varias casas en diferentes ciudades del país. Estaremos un mes en cada ciudad en casa de una familia que durante ese tiempo estará a su vez en España, en nuestra casa (parece un trabalenguas). Ya habíamos usado esta forma de viajar en otras ocasiones y es estupenda, realmente es otra forma de conocer la cultura y es muy económico, así que perfecto. (www.intercambiocasas.com)
Y estos son los planes. Salimos de Sevilla el día 28 de enero en un avión que vuela de Madrid a Sidney en 24 horas y media de vuelo con sólo 2 horas y media de escala, no es un horror? Sin duda mi gran amiga “dormidina” será mi compañera durante esas eternas horas.
Y qué vamos a hacer hasta entonces? Pues esperar desesperadamente a que pasen los días, trabajar para ahorrar, intentar disfrutar la Navidad, las comidas familiares, los amigos, despedirme profundamente de mi sofá y de mi cama... en fin lo normal en estos casos cuando una sueña cada minuto con estar pisando tierra en el lado opuesto del mundo.
MIENTRAS TANTO SOLO INTENTAMOS PASARLO BIEN
Pablo Troncoso Web Developer

La depresión de volver en nov 2009 y la ilusión de irse de nuevo en ene de 2010


Hace 10 días que volvimos a casa y aún no hemos conseguido adaptarnos. Y qué nos pasa? Pues pasa que después de 10 meses siendo libres, viviendo aventuras maravillosas, conociendo gente y con cada día diferente del anterior, cuesta bastante volver a la rutina. Cuesta mucho, muchísimo, tanto que nos resistimos a creer que estamos en casa. No vamos a negar que tiene sus cosas buenas: mi casa, mi sofá después de comer, quedar con la familia, charlar con los amigos, comer lo que tu quieras...

Pero al volver te das cuenta de que todo sigue igual: tu sofá sigue hundido por la misma parte, el despertador suena a la misma hora, la casa coge polvo a los 2 días de haberla limpiado, comes siempre lo mismo porque no te apetece innovar en la cocina de diario, tienes que bajar la basura y te encuentras al mismo vecino en el ascensor por las mañanas. Es como si yo hubiera cambiado pero todo lo demás estuviera igual. Hasta la crisis está igual, no se ha recuperado ni un poquito y sigue siendo tema de conversación.
El primer choque con el que te encuentras al volver es tu casa. Que yo pensaba que por eso de haber estado cerrada durante 10 meses no estaría muy sucia. La sorpresa llega cuando abres las persianas y descubres que todo tiene algo así como 3 dedos de polvo y no os exagero, que ahí está Pablo para corroborar lo que estoy diciendo. Que digo yo que si las pelusas son en su mayoría pieles muertas y lana de los chalecos y esas cosas, en mi casa está claro que ha estado viviendo alguien en esos diez meses, y además alguien con muchas pieles muertas porque si no no es normal tanto polvo. Hemos tenido que limpiar todo: sabanas, colchas, ropa de camilla, cortinas, sofá, aspirar los libros... absolutamente todo. Por no hablar de la cocina. Que mira que intenté tirarlo todo antes de marcharme, pero me olvidé del colacao. Y vaya si gusta el colacao, los coquitos han crecido hasta límites insospechados, y hay tantos que ya inundan los muebles y ha habido que sacarlos por la fuerza. Eso implica un limpiado de cocina de los que sólo se hacen una vez al año. Y todo eso en tres días porque claro, allí había que meterse a vivir. Menos mal que mi madre me había llenado la nevera de víveres y el congelador de fiambreras con garbanzos. Esa ha sido nuestra salvación.
Otro punto fuerte es el trabajo, y más que el trabajo, el hecho de haber tenido que empezar a trabajar a los dos días de llegar. He debido estar muyyyy relajada porque se me había olvidado todo y me ha costado ponerme al día, bueno me ha costado y me está costando, porque aún no me encuentro yo al 100% adaptada. Pablo es otra cosa, Pablo aún no ha empezado a trabajar de médico, si que trabaja, pero en la oficina conmigo que se viene todos los días y entre los dos nos ponemos al día. Y hacemos otras cosas porque claro, había que dar de alta los coches, contratar de nuevo los seguros, el teléfono e internet, ir a hacernos análisis de colesterol... en fin, que poco a poco las cosas se van poniendo en su sitio, pero cuesta bastante, de verdad, cuesta mucho más de lo que habíamos previsto y por eso nos encontramos desorientados, desubicados y agotados.
Nos sentimos algo deprimidos, nos da pereza hasta elegir la ropa para vestirnos, después de 10 meses con la única opción de 4 camisetas, ver todo el armario por delante es un horror, de verdad, todo se hace un mundo.
EN NUESTRO SOFÁ, TODO VUELVE A LA NORMALIDAD...
Pablo Troncoso Web Developer

Curso de cocina en Hoi An y paseo en barca por el Mekong



Hemos pasado unos días geniales en Hoi An. Es una ciudad preciosa, con mucho encanto y llena de casas coloniales. El centro está cerrado al tráfico por lo que resulta muy tranquila. El primer día lo pasamos casi entero buscando hotel, porque resulta que a Sonsoles y a mi se nos había antojado quedarnos en un hotel bonito, así que hubo que buscar hasta que nuestras expectativas se vieron colmadas. El Hotel Vinh Hung Resort es genial, muy bonito, limpio, con dos piscinas, un desayuno de escándalo y a 5 minutos andando del centro. Todo por 45€ la noche, algo caro pero genial para descansar unos días y despedirnos del viaje.

LA HABITACION DEL HOTEL Y LOS DOS JEQUES ÁRABES QUE VENÍAN INCLUIDOS
Pablo Troncoso Web Developer

En bus de Halong a Ninh Binh y tren nocturno a Hué, una ciudad maravillosa


Dejamos la Bahía de Halong rumbo a la ciudad de Ninh Binh en un trayecto de 6 horas entre autobuses y barcos. El último y más largo autobús estaba tan terriblemente guarro que nos costó un rato acostumbrarnos, como cuando entras en un lugar muy oscuro. Llegar a la ciudad fue completamente descorazonador porque es realmente horrible, no sólo no tiene ningún interés sino que es fea, ruidosa, sucia... Y a imagen y semejanza de la ciudad eran sus hoteles, todos de un cutre absoluto y como había pocos, los precios estaban por las nubes (Aquí por las nubes son 20 $). Tras un momento de desesperación encontramos un hotel medio decente, Hotel Than Binh, por 14$ la noche con el desayuno incluido. Nada de lujos pero impecablemente limpio, internet wifi y con aire acondicionado.
Como ya a esa hora salir a dar un paseo por la ciudad era de lo menos apetecible nos quedamos conectados a internet esperando a que llegaran Sonsoles y Javi que se habían quedado en Halong para dar una vuelta por la isla y bajaron en el siguiente autobús. Habíamos quedado que los recogeríamos en la estación ya con un hotel buscado, pero resulta que la estación de trenes estaba cerrada así que les mandamos un mensaje al movil con el nombre del hotel y llegaron sanos y salvo, no sin algún incidente en un autobús cama asqueroso que los dejó a las afueras de la ciudad. Por fin todos juntos cenamos tranquilamente y a la cama.
EN EL BUS CAMINO DE NINH BINH
Pablo Troncoso Web Developer

Visitar Hanoi, Sapa y la Bahía de Halong


Hola a todos! Aquí esta er tío otra vez, que me ha tocao por sorteo escribir este post (por sorteo y porque Elena está dándose un masaje de pies que no veas, jeje).
BIENVENIDOS A VIETNAM
Pablo Troncoso Web Developer

Phnon Penh y las playas de Camboya: Sihanoukville


Publicamos este post cuando se cumplen 9 meses desde que salimos de casa. 
El bus desde Siem Reap a Phnon Penh tardó 6 horas y costó 5$, el bus pasable pero durante 6 horas tuvimos que escuchar a máximo volumen dos películas de Kárate y luego una pareja tipo pimpinela contando chistes y cantando canciones. Para nosotros no era para nada gracioso, porque ya nos dolía hasta la cabeza, pero todos los camboyanos del autobús iban muertos de risa. 
Para hablar de Phnon Penh, y de Camboya en general, hay que echar la vista atrás y recordar uno de los episodios más oscuros de la historia de la humanidad. Entre los años 1975 y 1979, durante 3 años, 8 meses y 20 días, los Jemeres Rojos instauraron, bajo el mando de Pol Pot, un régimen comunista sanguinario que acabó con la vida de más de 2 millones de personas en los campos de la muerte, una cuarta parte de la población total del país. Durante éste periodo se obligó a toda la población a abandonar las ciudades y emigrar al campo para trabajar en tierras comunales, se cerraron las escuelas y los hospitales (de los que echaron hasta a los enfermos), se quitó de la circulación todo el dinero, se prohibió cualquier signo de cultura y de religión, se prohibió usar el coche, y se asesinó a todos los intelectuales, artistas, sospechosos de tener estudios, los que hablaban otros idiomas, población civil inocente, mujeres, niños, ancianos... hasta a aquellos que llevaban gafas. Fueron terriblemente torturados y asesinados. De ésto hace 30 años, toda la población mayor de ésta edad vivió aquella tragedia en primera persona, se dice que todo el mundo en Camboya tiene algún familiar que fue asesinado, violado o torturado durante esta época. Es una historia terrible y demasiado reciente. Pol Pot murió en 1998 sin haber pagado por sus crímenes y hoy en día algunos líderes se mantienen en prisión esperando ser juzgados.
Eso, junto con los largos conflictos armados con los países vecinos, ha dejado un país sembrado de minas antipersonas y miles de mutilados. Lo más impresionante de Camboya es que es un país muy pobre y donde por las calles los mutilados se pasean por cientos pidiendo limosna o vendiendo cualquier cosa. Ni en la India vi tantos mutilados, es trágico y terrible. Pero a pesar de todo eso, los camboyanos son gente amable y alegre. Siempre sonríen, te tratan con educación. Parece imposible que después de lo que han vivido se comporten de esa forma. Es un pueblo que intenta salir adelante olvidando su pasado, más dedicado a sobrevivir que a mirar hacia atrás.
Phnon Penh es una ciudad sin mucho interés. En ella se encuentra el Palacio Real que, aunque no se puede comparar al Palacio Real de Bangkok que es una maravilla, es del mismo estilo, muy parecido, y resulta precioso en medio de una ciudad tan sucia y ruidosa.

Pablo Troncoso Web Developer

Visitar los templos de Angkor y Siem Reap



El día 21 de Septiembre dejamos Indonesia rumbo a Camboya. Volamos con escala en Kuala Lumpur, la capital de Malasia. Pero lo malo es que el vuelo llegaba a la escala a las 12 de la noche y el siguiente, de Kuala Lumpur a Siem Reap, en Camboya, salía a las 7 de la mañana, así que nos tocó sin más remedio dormir en el aeropuerto. Menos mal que pudimos agenciarnos unos cartoncitos para evitar el frío del suelo porque si no.... es que todos los bancos del aeropuerto eran con brazos de forma que es imposible tumbarte, así que el suelo fue nuestra única elección.
Pablo Troncoso Web Developer

Entrega del dinero recaudado para el orfanato en Camboya


Hola a todos de nuevo. Ante todo tenemos que dar las gracias a todos los que habéis ayudado, a los que lo habéis hecho con alguna aportación y a aquellos que lo habéis hecho difundiendo nuestro mensaje o simplemente dando ánimos. La cantidad recaudada ha superado con creces nuestras expectativas y, a pesar de que no llega a cubrir la totalidad del importe de la casa, si que es un buen achuchón. La cantidad final ha sido de:
2139,32 €
Nunca hubiéramos imaginado reunir tanto dinero. Cuando fuimos a decirles lo que habían aportado entre familiares y amigos ellos ni se lo podían creer. Nos dijeron que era mucho dinero para llevarlo en efectivo a aquél lugar y que lo mejor es que hiciéramos una transferencia a la cuenta del orfanato.
Nosotros también lo vimos mejor porque primero, es complicado sacar ese importe de un cajero, y segundo, no queríamos movernos por aquí con una suma de dinero que aquí equivale a las ganancias de un trabajador de un año.
Fuimos una noche a informarles de la cantidad total y a hacer unas fotos a los niños. Les informamos sólo de 1950€ que era la cantidad recaudada hasta ese momento. Pero nuestra sorpresa fue que al día siguiente, cuando fuimos a transferir el dinero, había nuevos ingresos, y así decidimos esperar un par de días para asegurarnos de que ya no llegara más y hacer la transferencia del importe total. Ese es el motivo por el cual los últimos que lo ingresaron no aparecen en los agradecimientos de los niños, porque llegaron más tarde y no nos avisaron, por lo que no sabíamos que habían hecho o iban a hacer un ingreso. Las cuentas finales son las siguientes:
Espe y Enrique.......................50 €
Tita Joaqui...........................100 €
Virgi y Carmelo......................60 €
Mamen..................................50 €
Ma Jose López........................50€
Paco T..................................300 €
Mónica y Pablo...................200 €
Paloma.....................................4€
Tito Tato................................30 €
Ricardo Ribalda.....................30€
Juanjo y Alicia..... ................200€
Joserra....................................20€
Carmeli.................................100€
Pablo y Elena.......................256€
Laura y Juan.........................30 €
Vicky......................................50€
Daniel L. Rodriguez...............10€
Cristina y Marc...................100 €
Son y Javi..............................50€
David Perez...........................40€
Raquel P................................10€
Ignacio, Cris y Luca.............100€
Tito Carlos y familia...........100€
Guardiana.............................10€
TOTAL.................................1950€
Éste es el importe que le dijimos a los niños y por eso es el que aparece en el video y esas son las personas a las que aparecen los agradecimientos directamente. Pero hubo otras personas cuyo ingreso llegó más tarde y que se han incluido a la hora de hacer la transferencia. Igualmente, los niños se lo agradecen en el alma.
Anónimo..............................100€
Tito Javi y tita Loli.................30€
Vanesa Garcia.......................30€
Alejandro Sanchez................10€
Rafael Fernández..............19,32€ (El director de Banesto a título personal se hace cargo de la comisión de la transferencia)
TOTAL.............. 2139,32€
Pablo Troncoso Web Developer

SOS Necesitan vuestra ayuda en Camboya


Hola a todos. Os escribimos desde Camboya. Pero este post no es para contaros nada, es simplemente para solicitar vuestra ayuda. Nos encontramos en un país marcado por la pobreza y por una historia terrible demasiado reciente. Ya hablaremos de eso en el siguiente post. Éste es sólo para contaros que hemos conocido un orfanato que se encuentra a las afueras de Siem Reap. Este orfanato tiene acogidos a 47 niños de entre 6 y 18 años, y esta tarde hemos estado allí con ellos. Lo que hemos visto nos ha impresionado bastante, tanto que no podemos quedarnos sin hacer nada, no podemos menos que echarles una mano.
Y éste es nuestro medio, nuestro recurso, y a través de él acudimos a todos vosotros.
Estos niños son huérfanos o provienen de familias numerosas y tan pobres que sus padres no pueden mantenerlos. Algunos de ellos son discapacitados, como So Vy, cuyo cuerpo se encuentra completamente achicharrado por un accidente de tráfico en el que se quemó por completo. Todos estos niños y sus cuidadores viven en un solar de unos 500 metros cuadrados. Allí, gracias a donaciones de personas que han visitado Siem Reap y han querido ayudarles, han construido dos chozas que sirven de escuela y un techo con un escenario para que hagan representaciones de danzas típicas. Los niños representan éstas danzas todos los días a las 6,30 de la tarde. La entrada es gratuita y sólo se pide una donación. No reciben ayudas del gobierno, sólo las donaciones de las personas que deciden echarles una mano. De vez en cuando tienen voluntarios pero son turistas que llegan a Siem Reap, les conocen y deciden trabajar allí durante una o dos semanas. Los voluntariados largos son más escasos. Los niños duermen en el suelo, sobre las tablas del escenario. Unos voluntarios han construido un baño con una ducha. Tienen fotos de las personas que han donado cada cosa: en la escuela una foto con el nombre y el país de la persona que lo donó, igual con los baños, con el escenario, con las bicicletas... Para conseguir la comida salen a los campos, van por los pueblos y hacen su representación a cambio de donaciones de comida, de sacos de arroz y productos básicos para la alimentación. Hoy, cuando hemos ido, sólo había 17 niños, los demás estaban actuando por los campos para conseguir comida.
La labor que están haciendo allí con esos niños nos ha puesto los pelos de punta, no tienen ningún recurso! Es increíble!
Llegamos allí a las 6 para ver el espectáculo. Nos recibieron en la puerta y con mucho cariño nos enseñaros las escasas instalaciones y nos presentaron a todos los niños. Eramos los únicos turistas, no había ninguna otra persona de fuera del horfanato. Los niños estaban vestidos, esperando a que llegara alguien. Nos sentaron en sillas de plástico y comenzó la función. Estaba muy bien preparada, con un vestuario muy bonito y tan bien ensayado que no perdían el compás. Cuando terminaron nos pusimos a jugar con ellos, a cantar canciones, a bailar, a jugar!! y no sabéis lo que se rieron, no paraban de reírse, de hacer el tonto, nos cantaron canciones y nosotros a ellos, nos hicimos fotos, pasamos un rato inolvidable. Pero lo más inolvidable es que no podíamos irnos de allí, era increíble verlos, agarrados a nuestras piernas, pidiéndonos un beso, diciéndonos “por favor, volved mañana” y “I love you” con abrazos y besos que venían por todas partes. Era imposible irse, no paraban de darnos besos y abrazos, pero todos, era algo tan estremecedor que cuando nos marchamos nos quedamos en silencio, intentando asimilar lo que acabábamos de vivir. Ha sido un momento muy emotivo, todos los niños tan sonrientes, mirándote a los ojos y pidiéndote que te quedes. Y verlos allí, sin nada, durmiendo en el suelo sobre el escenario y viviendo sobre la tierra. No tengo palabras, de verdad que lo que hemos visto hoy hay que verlo con tus propios ojos.
Y por qué acudimos a vosotros? Porque quizás podamos hacer algo. Están intentado reunir dinero para construir una casa donde los niños puedan vivir y dormir. Necesitan 6000 euros más o menos. Sabemos que no podemos conseguir tanto dinero pero quizás podamos ayudar con algo. Y hemos pensado que quizás alguno de vosotros quiera colaborar con estos niños que no tienen nada. El método será el siguiente: vamos a poner nuestro número de cuenta. Quien quiera y pueda puede ingresar una cantidad, da igual que sean 5 euros. Luego puede escribir una entrada en este post en el que ponga: mi nombre es tal y he ingresado tanto dinero en la cuenta. Al final sumaremos todo lo que se haya ingresado y les haremos entrega a ellos. Haremos una foto del momento de la entrega de la cantidad sumada, podemos escanear el justificante de la entrega, para que os quede constancia a todos de que realmente el dinero les ha llegado. Y como todos podréis ver quién ha ingresado dinero pues no habrá nada oculto en las cuentas, todo absolutamente se entregará a los niños. Quien quiera puede poner su dirección y podemos mandarle por correo un papel de la organización justificando que se ha entregado la cantidad que haya donado. Quién no quiera que se sepa su nombre puede poner solo sus iniciales o “anónimo” con la cantidad que haya ingresado.
Sólo tenemos 3 días para hacer ésto porque, en principio, el domingo nos marcharemos de aquí y queremos dejar el dinero entregado en mano para que no haya intermediarios. El sábado por la noche será el último momento para hacer el ingreso porque el domingo con el importe total que haya lo sacamos del cajero y se lo llevamos.
Se que resulta extraño que aparezca aquí pidiendo ayuda, pero tendríais que haber visto los ojitos de los niños de verdad, a mi me ha dejado impresionada. Parece mentira que esto pueda existir en el mundo, es tan tan injusto. Bueno, os doy las gracias a todos y si al final no podemos recopilar ningún dinero pues no pasa nada, pero al menos lo hemos intentado. Os mandamos un beso a todos.
NUESTRO NUMERO DE CUENTA ES: 0030 4369 11 0000032271 BANESTO
PD Pondremos más fotos del lugar pero más adelante porque hoy era de noche y no había luz, cuando volvamos haremos fotos de todo para que lo veáis. MUCHAS GRACIAS A TODOS!!!!

Pablo Troncoso Web Developer

Isla de Sulawesi, llegar hasta el área Tana Toraja y asistir a sus extraños funerales


Estamos en la zona Tana Toraja. Cómo hemos llegado hasta aquí es toda una odisea porque esta zona está muy alejada, no es muy turística y tiene malas conexiones.
Tana Toraja está en la Isla de Sulawesi, casi en el centro. Para llegar allí primero tienes que volar hasta Makassar, la ciudad más grande de la Isla y que está justo en el extremo sur de la misma. Volamos desde Denpasar, en Bali, y llegamos a las 9,30 de la noche. Nos habíamos reservado un hotel por internet llamado Makassar Golden que costaba 30 euros, porque al llegar tan tarde es complicado ponerse a buscar en una ciudad que no conoces.
Cuando llegamos al aeropuerto y antes de marcharnos de él, preguntamos si había algún vuelo que nos acercara a la zona de Tana Toraja. Nos dijeron que si, que había dos vuelos semanales y que uno de ellos salía a la mañana siguiente a las 9 pero claro, la ventanilla ya estaba cerrada y no podíamos comprar el billete. Las alternativas eran 9 horas de autobús o ese vuelo, había que cogerlo como fuera. Decidimos llamar por la mañana temprano a las 7 al aeropuerto para preguntar si había sitios disponibles y si nos decían que sí, salir corriendo para allá. Cogimos un taxi rumbo al hotel y el taxista nos dice “ummm hotel Golden, good hotel good hotel”. Y cuando llegamos, efectivamente, era un hotel fantástico, con todo el personal uniformado en la recepción y sus grandes espejos. Por 30 euros, con desayuno y justo en el centro de la ciudad, genial. Cuando llegamos a la habitación era muy bonita, pero nada más abrir la puerta nos asaltaron dos lagartijas que andaban a sus panchas por el suelo. Yo, que odio todo tipo de bichos, me puse a gritarle como una loca al botones que tenía que cazar a las dos lagartijas y allí ves al pobre hombre, totalmente uniformado con su chaqueta blanca de cuello mao, su falda y su turbante revolcado por el suelo cazando lagartijas a las 12 de la noche. Sólo consiguió atrapar una, la otra, para mi desgracia, durmió con nosotros toda la noche.
A las 7 de la mañana llamamos al aeropuerto. La persona que nos atendió no hablaba muy bien inglés y no estábamos muy seguros de que nos hubiera entendido, sólo sabía decir que era un avión muy bueno de origen español (vaya garantía). Sin tenerlas todas con nosotros nos levantamos corriendo, cogemos un taxi y nos plantamos en el aeropuerto. En la ventanilla nos dicen que si, que hay asientos, que sólo hay un pasajero más así que somos 3. El vuelo dura 45 minutos y cuesta 14 euros. Lo compramos, el hombre nos pregunta nuestros nombres, los escribe en un papelito y nos dice que vayamos a embarcar el equipaje.
Era todo un poco sospechoso pero no había otra, teníamos que coger el vuelo. La chica de la ventanilla de facturación tenía una perla de cada color en cada diente, algo muy bonito y estético, y además de hacernos pagar 2 euros por el sobrepeso de equipaje (sólo se permitían 10 kilos) nos preguntó de todo sobre nuestras vidas, si estábamos casados, si teníamos hijos, se ve que le picó la curiosidad. Nos dice que no nos asignará asiento porque podemos elegir dónde sentarnos, total, sólo éramos 3 personas en el vuelo.
Ante la duda de si al final volaríamos o no, nos dirigimos a la puerta de embarque a esperar. A la hora indicada se dirigió a nosotros un chico que muy solemnemente nos dijo: por favor, embarquen por la puerta 5. Que no se para qué tanta solemnidad si sólo estábamos los dos. Pues solemnemente nos bajaron por una escalerita hasta la pista y nos dicen que tenemos que ir en un autobús hasta otro aeropuerto. En el autobús ibamos nosotros dos, el tercer pasajero (en breve se convertirá en protagonista de la historia jeje), el piloto, el copiloto y la chica con los dientes de perlas de colores, que fue todo el camino señalándonos y supongo que contándole al piloto toda la información que nos había sacado antes. Para nuestra sorpresa el piloto llevaba una bolsa con 6 paquetitos,esperábamos que nuestras sospechas no se confirmaran. Salimos del aeropuerto por un camino por el campo hasta llegar a nuestro nuevo aeropuerto: literalmente un hangar en el que había 4 aviones de hélice súper pequeños, de los cuales 3 estaban medianamente nuevos y uno terriblemente viejo. Y cual era nuestro avión? Bingo! por 14 euros qué mas podíamos pedir?. Nada más llegar nuestras sospechas se confirmaron: los paquetitos que llevaba el conductor en una bolsita de una panadería eran nuestro desayuno: un bollito, una barrita de chocolate y un vasito de agua para cada uno. El avión sólo contaba con 20 asientos. Nos dieron unos cascos inmensos para evitar el sonido por el camino. Tras unos minutos de preparación el avión empezó a correr por la pista y echó a volar. La experiencia fue muy bonita y una descarga de adrenalina.
ESTE ERA NUESTRO AVION, PURA IMPORTACION ESPAÑOLA
Pablo Troncoso Web Developer

Ferry a Lombok, barco a Gili Trawangan y vuelta a Ubud


Hoy se cumplen 8 meses desde que salimos de España.
Nos fuimos de Bali en un barco hacia Lombok, otra de las 13000 islas de indonesia. Esta es mucho más desconocida que Bali, Java o Sumatra. Contratamos todo el transporte por 9 euros: nos recogieron en el hotel, una hora y media de minibús hasta el puerto, luego 5 horas en el ferry y luego otra hora en minibús hasta Senggigi, el pueblo al que nos dirigíamos. Hay una lancha rápida para turistas que tarda como 2 horas pero cuesta 35 euros y la verdad, al final nos resultó bonito y nada pesado viajar en el ferry para los locales.

EN EL FERRY CAMINO DE LOMBOK
Pablo Troncoso Web Developer

En Yogjakarta visitamos Borobudur y Prambanam. En Bali hay más que Ubud y Kuta


Salimos de Hong Kong en un vuelo de 5 horas hasta Jakarta, la capital de Indonesia. Es la magia de este viaje, si no nos gusta un sitio pues nos vamos, y a otra cosa mariposa. Llegamos a las 11 de la noche, así que habíamos buscado por internet un hotel cerca del aeropuerto que nos vino a esperar con cartelito con nuestro nombre incluido, que gozada!!!! como que me sentí yo importante y todo jeje. El hotel costaba 40 euros, algo que se pasa bastante de nuestro presupuesto pero las circunstancias no nos dieron otra opción. Pero era fantástico, muy moderno, nuevo, con una recepción preciosa, dos piscinas, sauna... en fin que muchas cosas para nada porque a la mañana siguiente salía nuestro vuelo para Yogjakarta. Nos habían dicho que la capital no merecía mucho la pena así que preferimos irnos directamente hacia nuestro primer destino en el país.
El vuelo nos costó 18 euros con una compañía local que no habíamos oído en nuestra vida, pero funcionó bastante bien y en una hora estábamos en Yogjakarta.
Nuestra primera impresión del país fue maravillosa. Indonesia es un país musulmán e hindú y se compone de 13000 islas. Hay muchas cosas para hacer aquí y la gente es extremadamente amable. Todo el mundo te ayuda sin pedir nada a cambio, te sonríen, es increíble. No tienes más remedio que sentirte muy bien. En el aeropuerto cogimos un autobús que por 20 céntimos nos llevó hasta la zona con más vida de la ciudad. Allí me senté yo en un banquito con las maletas mientras que pablo se fue a buscar hotel. Volvió animado, con un hotel muy bonito, nuevo, con habitaciones modernas, desayuno incluido y wifi en la habitación por 20 euros la noche. Y en plena calle peatonal en una de las zonas con mas ambientito. Genial!!!! dejamos las maletas y nos fuimos a cenar. Nos metimos en un local agradable y la cena costó menos de 3 euros, con zumos naturales y postre incluido, increíble. Como habíamos visto un mosquito en la habitación y pablo es el histérico de los mosquitos, nos compramos en un supermercado un fogoelectric con sus 21 pastillas y todo, por la friolera cantidad de 60 céntimos. Ya estamos derrochando demasiado.
Esta ciudad no tiene mucho que ver. El principal atractivo son dos maravillosos templos que están a las afueras, pero dentro están el palacio del Sultán, el palacio de Agua y el mercado de los pájaros. La verdad es que el estilo de las casas y los templos de aquí es muy diferente de todo lo que habíamos visto hasta ahora, hasta de Tailandia que pensamos que sería más parecido. Nos gustó mucho el palacio porque era entero al aire libre, todas las habitaciones eran cuanto vigas y un techo, muy bonito eso si, muy decorado, muy de sultán, pero baratito y rápido de construir porque sin paredes... pero nos gustó mucho.
LA PUERTA DE ENTRADA AL PALACIO
Pablo Troncoso Web Developer

Visitar Pingyao, Xian, Macao y Hong Kong


Hola a todos. Aquí está er tío otra vez. Ya Elena en el anterior post dijo lo que pensaba de los chinos, jejeje... Pues ahora me toca a mi!
Lo digo a boca llena y sin tapujos: Los chinos son todos unos hijos de puta, así, con todas sus letras. Los que me conocéis sabéis que soy una persona pacifica y con mucha paciencia... hasta que me tocan lo que viene siendo lo que cubre el escroto, y estos mamones no me los han tocado, no, me los están manoseando y refregando todos los días!!


Pablo Troncoso Web Developer

Qué visitar en Pekín




El día 5 de agosto volamos a Pekín desde Tokio. Como viene siendo normal en nuestros vuelos, volvimos a tener un viaje movidito. Tras cuatro horas de vuelo llegamos a Pekín, pero nos encontramos con que el aeropuerto había sido cerrado por la lluvia y el avión empezó a dar vueltas en el aire. Dijeron que no tenían combustible suficiente para mantenerse en el aire esperando a que abrieran el aeropuerto, así que nos llevaron al aeropuerto de Seúl, en Corea del Norte, a una hora y media de Pekín. En Corea nos dejaron dentro del avión como dos horas y cuando recibieron la noticia de que el aeropuerto de Pekín se había abierto de nuevo, volvimos a volar una hora y media para llegar a nuestro destino. Lo que en principio tendrían que haber sido 4 horas de vuelo se convirtieron en mas de 8 dentro de un avión.
Pablo Troncoso Web Developer

Visitar Kyoto, Hiroshima, Mijayima, Kanazawa y Takayama


Hola a todos. Estamos ya en China desde hace 4 días. Pensábamos colgar el post de Japón nada más llegar pero nos hemos encontrado con un gran gran problema. En este país internet está censurado y resulta completamente imposible conectarse a bloger ni a facebok desde aquí (y mira que pablo ha intentado burlar la censura de todas las formas habidas y por haber). Aunque resulte increíble es así, de modo que mientras que estemos en China no podemos escribir en nuestro blog. Hemos encontrado una solución intermedia que es enviar el texto del blog a un familiar para que lo suba y colgar las fotos en picassa (que también está censurado, y solo puedo subir fotos, pero no verlas) para que las podáis ver, de esta forma, mientras que estemos en China podréis leer todo el texto de un tirón y al final pinchar en el link para ver las fotos que corresponden a ese post todas seguidas.

Es la única opción que nos dejan los chinos. De momento colgamos sólo lo que nos faltaba de Japón y en unos días comenzaremos a escribir lo de China que tiene para largo porque, de momento, todo nos sorprende, para bien y para mal. Besos para todos y gracias a mi cuñado Juan por colgarnos el post.

Ole, yasta er tío en Kyoto! Nos fuimos de casa de los padres de Nobuki tras una despedida un poco extraña, porque aquí los japoneses no se dan besos ni abrazos, solo se saludan con un apretón de manos o con unas cuantas de reverencias. Elena le dio un pedazo de abrazo andaluz a cada uno y un par de besos bien daos, y no veáis la carita que se les puso a ellos de “¿que coño es esto?”, con su correspondiente empujoncito para que se quitara ya de encima, yo me meaba de la risa. Yo viendo el percal le di un apretoncito de manos a cada uno eso si, con muchos “arigatos gozaimas” y muchas reverencias, que aquí en japón acaba uno con las “verticales” dislocás.


Cuando nos despedimos de Nobuki y Miyoko, que nos llevaron hasta la estación de tren, Miyoko se puso a llorar como una niña chica porque no quería que nos fuéramos, decía que habían sido sus mejores vacaciones y le daba mucha pena que se acabaran (Aquí los japoneses tienen una única semana de vacaciones al año!!). A nosotros nos dio muchísima pena despedirnos de ellos también, porque se han portado con nosotros como auténticos “padres”, no nos ha faltao un perejil. Esto es para Miyoko y Nobuki: Thanks guys for everything, you are really the best. We will be waiting for you in Sevilla!


Pues eso, cogimos el tren que nos llevaba a Kyoto y llegamos al hostel (K´s House, 6200Y habitación doble, unos 47€). Estaba mejor que el de Tokyo, la habitación más grande y mas nuevo y las zonas comunes mejores. Y comenzamos nuestra visita a la ciudad. Hemos estado 4 días y nos ha gustado mucho, porque tiene muchos templos muy bonitos y unas calles antiguas muy chulas.


Uno de los templos era el de Fushimi Inari, un templo que esta en las afueras de Kyoto y que es famoso por su camino de 4 km por las montañas llenas de Toris rojas. Nos encantó ese templo porque aparte de las toris, los edificios todos pintados de naranja son muy bonitos. Es un templo dedicado a los dioses del arroz y del sake y está lleno de estatuas de zorros que son los mensajeros de esos dioses.





Otro de los templos de obligada visita es el Ginkaku-Ji, el templo plateado. Realmente el templo no es nada fuera de lo común, pero tiene unos jardines muy bonitos por donde podías subir a una colina para admirar las vistas del templo y de la ciudad.




Y claro está, habiendo un templo plateado, como no va a haber un templo dorado, el Kinkaku-ji, ole esos japoneses poniendo nombres originales. La verdad es que este si nos impresionó más, porque es dorado realmente, no como el plateado que solo de plateao tenia el nombre. Además también tenia un jardín muy bonito, y descubrimos por qué pudieron poner el templo dorado, y es que los monjes de este templo son los más espabilaos de Japón, porque en el caminito del jardín había dos o tres sitios con un cuenquito con 4 ó 5 monedas y unas pocas alrededor del cuenco por fuera, y claro, todo el que pasaba por allí tiraba una o dos moneditas para ver si acertaba dentro del cuenco, en plan atracción de feria. Así cualquiera dora un templo, no te digo!! La pasta que tienen que coger los notas al final del día, en fin...




Al lado del templo dorado estaba otro templo muy bonito, en Kitano Tenmangu, un templo con varios edificios y algunas toris desperdigadas por ahí Los templos aquí tienen unos cencerros o cascabeles gigantes amarrados a unas supermaromas que no hay quien pueda tirar de ellas. Este templo no se muy bien a que estaba dedicado pero había muchas estatuas de vacas o bisontes, no se, así que supusimos (o más bien quisimos creer) que era el templo de las terneras de Kobe, y que si echabas un par de moneditas volverías a comer carne de buey de Kobe alguna vez, si!!!



Además, aquí en todos los templos te intentan sacar dinero con algo, por ejemplo con unas maquinitas que te sacan tu futuro por un par de cientos de yenes. Vimos una muy curiosa en la que había un robot vestido de monje budista que hacia un par de reverencias y cogía el papelito con la boca y lo echaba por una ranurita, en plan maquinita de salón recreativo. Una virgueria, jeje.
Ahora, pa variá de los templos, os cuento que fuimos al castillo de Kyoto y al palacio imperial. El castillo se podía visitar por dentro, pero no se podían hacer fotos. En el palacio solo se visitaban los edificios por fuera.
Del castillo nos gustaron mucho las salas decoradas con frescos en las paredes y nos llamó mucho la atención el suelo de “ruiseñor” que tiene todo el complejo, que es un suelo diseñado para que nadie pueda entrar sin ser oído, aunque camines despacio el suelo suena como el canto de un ruiseñor, bueno, más bien de un pájaro cualquiera, tampoco nos vamos a poner ahora tontos con si era un abejaruco, un ruiseñor... En fin, que ese detalle nos gustó.
El palacio se visitaba en una visita guiada por una guía japonesa que hablaba un poquito de inglés. Y digo un poquito porque realmente era un poquito, lo suficiente para hacerse entender y punto. Si le preguntabas algo se ponía nerviosa y no sabia que decirte. Realmente los palacios de Japón no tienen nada que ver con los europeos, son mucho más sobrios, todos de madera sin un doraito ni un ná, jeje.


Siguiente templo de la lista, el Kiyomizu Dera, un templo muy bonito que está en la falda de una montaña y que tiene unas vistas muy bonitas de la ciudad de Kyoto. En este templo había varias cosas para hacer. Una de ellas era bajar al “sótano” de uno de los templos a hacer un camino de meditación en el final del cual te esperaba una piedra redonda a la que había que darle un par de vueltas. No desvelo la sorpresa de lo que te espera abajo para los que vayan a ir, jejeje. Otra de las cosas que había que hacer era andar entre dos piedras que están una frente a la otra con los ojos cerrados, y si llegas a la otra piedra tendrás amor eterno. Nosotros lo hicimos y lo conseguimos!! Otra cosa era beber de una fuente de agua curativa en la que había que hacer una cola igual que las de Disney, jejeje. Cogías tu palito con el jarrillo de lata en la punta (eso si, previa desinfección en un sistema de purificación ultravioleta) y lo ponías bajo el chorro de agua y a beber. Teníamos tanto calor que nos pimplamos dos vasos cada uno, jejeje. Otra cosa que hicimos, porque nos lo explicaron un grupito de amigas japonesas, fue escribir en un papel con forma de persona un deseo y meterlo en un barreñito con agua, aunque no nos enteramos muy bien de para que era, pero lo hicimos, eso si.





Tras ver este templo dimos un paseito que recomendaba nuestra guía que te llevaba por callecitas con casas antiguas que nos gustó mucho. Este paseito desembocaba en un parque al lado de otro templo que no me acuerdo como se llama (si me acordara de todos los nombres de los templos seria guía turístico, jejeje).


Por cierto, que en este templo vimos una noche una especie de procesión en la que hombres vestidos todos de blanco iban con una especie de puro gigante echando humo y cargando un altarcito dorado en plan Maria Auxiliadora y el Lopito en Alcalá.
Pero no todo en Kyoto eran templos, aunque lo pueda parecer. También dimos paseitos muy agradables por calles comerciales, por el mercado de comida y por el río, que tenia en sus orillas terracitas donde la gente iba a cenar o a tomarse una cervecita o un té, que es más de aquí. También paseamos por Gion, el barrio de las Geishas, que tiene unas callecitas preciosas y muchos salones de té. Desgraciadamente no vimos ninguna geisha, no se si es que estaban en huelga o es que no era la hora del té cuando pasamos por allí.


Y ya habiendo visto Kyoto, nos fuimos en una excursión de un día a Hiroshima y Mijayima, dos sitios de obligada visita turística. En Hiroshima fuimos, obviamente, a ver la “zona cero” donde cayó la bomba y al museo conmemorativo. La verdad es que nos impresionó muchisimo, ya que ves como quedó el edificio que aun hoy está en pié, y en el museo ves imágenes y te explican como quedó la ciudad y por qué los EEUU decidieron tirar allí la bomba. Por cierto, ¿sabéis que la bomba explotó a 600 metros de altura? Por eso no hay un cráter enorme. Mató a todo ser vivo a 2 km a la redonda, y los mató el calor más que otra cosa, ya que al primer segundo tras la explosión se alcanzaba una temperatura en la superficie de 5000 grados centígrados, casi casi como en Sevilla en Julio.

Tras ver Hiroshima, y con el cuerpo algo cortado, nos fuimos en tren para Mijayima, una isla en tiempos sagrada a la que solo podían acceder los monjes que vivían en el templo que fuimos a visitar. El plato fuerte de este templo es que la Tori de entrada está en el mar, y por allí pasaban los barquitos que iban a la isla antes de llegar al templo. La verdad es que nos encantó, aunque la marea no estaba completamente alta. Tuvimos una suerte tremenda al llegar allí, porque había una boda! Nos quedamos por lo menos media hora viendo como transcurría la ceremonia con el Monje haciendo sus rituales y la novia vestida con su Kimono toda de blanco, la verdad que muy diferente a como son allí las bodas. Lo único que coincidía eran dos cosas: El intercambio de anillos, que era igual, con sus aplausos y todo, y el típico amigo borracho dando por culo, jejejej.



La siguiente ciudad que visitamos fue Kanazawa, donde mi hermano Carlos y mi cuñá Reme vivieron durante creo que 3 años (más o menos), y que nos recomendaron visitar. Una de las atracciones turísticas principales de Kanazawa es el parque Kenroku-en, que es un parque estilo Edo cuidado al detalle y que realmente nos encantó. Lástima que nos lloviera durante su visita, porque no lo pudimos disfrutar igual. Lo que sí nos disfrutamos con lluvia y todo fue el Okonomiyaki que nos comimos tras ver el parque.


Otra de las cosas que visitamos fue el barrio de las Geishas, que tiene un par de calles maravillosas, y en el que pudimos visitar una antigua casa de Geishas, que nos encantó.



Visitamos también el barrio de los samurais, lleno de casas con las paredes de adobe auténtico, y lo más increíble es que aguanta la lluvia. Eran un par de callecitas, pero muy muy bonitas y muy tranquilas, con un arroyo que discurría por ellas, nos encantó.


Al día siguiente, otro tren rumbo a la ciudad de Takayama, famosa por sus callejuelas estrechas de casas antiguas y por sus onsen (baños termales) en la montaña. Sólo estuvimos allí un día, así que lo de los onsen lo tuvimos que dejar para la próxima visita a Japón. Takayama es muy turística, estaba llena de guiris que se quieren alojar en un típico Ryokan (casa tradicional japonesa), con sus habitaciones de tatami y su baño de agua hirviente. Nos dimos un paseito por las calles de casas típicas que nos encantó, y nos comimos unos pastelitos que eran una especie de masa de gofre rellena de chocolate, ummmmm, nos supieron a poco!!

Y tras la visita a Takayama, de vuelta para Tokyo para pasar los últimos día y medio de relax en el Hilton de al lado del aeropuerto, jeje. Allí junto con Ana y Jesús nos relajamos yendo a un centro comercial a ver tiendas y jugando al Brandi Dog.


Llegado este punto donde se acaba nuestra aventura en Japón quiero decir un par de cosas antes de que siga Elena con su conclusión del país. Una es, de nuevo, para Miyoko y su familia. Miyoko, this is for you, Nobuki and his family: Again, THANK YOU very much, we will miss you every minute of our travel. We hope to see you FOUR in Seville really soon. Kisses a lot, we love you guys!!
La otra cosa que quiero decir es para mi cuñá Ana y mi cuñao Jesús: Muchas gracias por haber compartido vuestras vacaciones con nosotros, aunque a veces se haya parecido más a Austwitz que a unas vacaciones, jejeje. Teníamos “mono” de familia y vosotros habéis preferido veniros a Japón, que mira que está lejos, antes que iros a otro lado por estar con nosotros. Os lo agradezco en el alma. Lo he pasado muy muy bien, me he reído un montón y espero que cuando leáis esto estéis ya descansando de la pesadilla de vuelo de vuelta que os habeis pegado. Miles de besos, os queremos mucho a los dos.

Elena:

Quisiera hacer una breve reflexión sobre cosas que me han llamado la atención del país. La impresión que te llevas de cualquier lugar depende siempre de la idea previa o las expectativas que tuvieras sobre éste, y no tanto del sitio en sí mismo.
Por mi parte, mis expectativas sobre Japón eran bastante altas. Siempre había imaginado Japón como el país perfecto, no se por qué, quizás por lo que había leído y visto en la tele pero me lo imaginaba como perfecto en todo: en higiene, educación de la gente, tecnologías... Y no ha sido eso lo que he encontrado allí. He descubierto que es un país con sus virtudes pero también con sus defectos. La gente, por lo general, es bastante educada y amable. Se saludan tanto, se dan tanto las gracias y se hacen tantas reverencias que a veces resulta incluso ridículo. Pero si le preguntas a un japonés por una dirección te acompañará hasta el lugar aunque vaya en el sentido contrario. Y si no sabe pues duda, pregunta, pero en todo momento intenta ayudarte. Pero también hay gente de la que te pone una mala cara al atenderte en una ventanilla, te mete un empujón para entrar en un metro o se te cuela en una cola. Y eso me ha sorprendido muchísimo. Como también me ha sorprendido entrar en baños públicos muy sucios y con un olor insoportable o ver alguna cocina de un restaurante con una higiene más que dudosa. Evidentemente todo esto es absolutamente normal, lo que no eran normales eran mis expectativas.
También me sorprende el que prácticamente nadie hable inglés. Esto no debería ser un problema descomunal porque en otros países en los que la gente no hablaba inglés como la india, siempre hemos conseguido hacernos entender por señas. Pero en este país resulta imposible entenderse incluso por señas, es algo desesperante. Vale que no hables inglés, pero si te señalo una botellita de agua, froto mis dedos pulgar y corazón y pongo carita de incógnita se da por hecho que te estoy preguntando el precio. Pero cuando intentas explicarles por señas se ponen a decir que no como loquitos y yo creo que ni te escuchan, ni te intentan entender, se ríen, se tapan la boca y dicen insistentemente que no. Y aunque se lo expliques de diezmil formas diferentes te seguirán diciendo que no. Terminas por querer darte un chocazo con el mostrador de verdad. Lo que si hay que decir que son tan amables que siempre te dicen que no con una sonrisa.
Además me parece una gente muy poco resolutiva, son lentos y algo torpes lo cual me sorprende mucho si pienso que es un país a la cabeza mundial. Detrás de un mostrador puede haber diez personas, o detrás de la barra de un bar, y aún así se hacen un lío, un camarero de estos en Sevilla muere de un infarto. En puestos de lo más tonto hay más de una persona trabajando, para dar paso a las personas porque hay un trocito de acera levantado hay dos personas haciendo muchos aspavientos, para indicar la salida de un parking hay uno a cada lado de la calle... mucha gente en puestos de trabajos que allí sería impensable.
Seguramente todo esto que digo tendrá su explicación, pero como en este país todo está en japonés y absolutamente nada en inglés pues no te enteras de la mitad. Imagino que alguien que venga al país y sepa japonés le sacará mucho más jugo pero es complicado conocerlo en profundidad si no lo hablas.
Muy llamativo me ha resultado el ver a un porcentaje altísimo de mujeres con los pies zambos, andando de una manera rara o con las piernas ladeadas. Buscándole una explicación pensamos que quizás fuera de tanto sentarte en el suelo sobre las piernas, aunque en ese caso los hombres deberían tener el mismo problema. Sea por el motivo que sea la mayoría de las mujeres tienen defectos en las piernas.
También es alucinante para mi lo de la puntualidad, es algo que no he visto jamás en ningún otro país del mundo, se mide al minuto absolutamente todo. Los trenes, metros y autobuses salen en el minuto exacto del horario y van parando en cada parada a su hora exacta, da igual que haya un tráfico tremendo y haya estado parado en un atasco, jamás se retrasan ni un sólo minuto. Pero no sólo es así con los transportes, sino que la gente también tiene ésta mentalidad. Por ejemplo, la gente queda a las 8,42 minutos y es a esa hora y no a otra. Según ellos un minuto en japón es muy importante. Anda que igual que en España que contamos de cuarto en cuarto de hora je, un japonés de éstos lo llevas allí y lo dejas sólo y se nos muere de un infartito en un día.
Además son ordenados hasta límites insospechados, hasta que te da coraje ya. Si estás en una fila, viene el “ordenador de filas” (otro de esos puestos impensables en España) y te mueve dos centímetros a la derecha hasta que tus pies se alinean perfectamente con el de delante y entonces te sonríe amablemente como diciendo: así, ahí tienes que estar y no un centímetro a la derecha o a la izquierda. Que te quedas tu ya cagadito sin querer mover los pies no vaya a ser que vuelva el “ordenador de filas”.
La comida en general me ha gustado bastante, bueno, como todo, hay cosas que si y otras que no, porque yo lo de los espaguetis fríos es como el fideo que te encuentras en el mantel, me resulta imposible comérmelo. Pero otras cosas son deliciosas a pesar de ser una comida tan diferente a las que solemos conocer. Mi preferida es el Okonomiyaki (esa especie de tortilla que te preparan en una plancha en la mesa y que está que te mueres). Aunque al final hemos terminado con mas salsa en el cuerpo que Celia Cruz (como diría mi cuñao Jesús), porque aquí todo se come con salsa, con mucha, muchísima salsa.
Y por último me han sorprendido las japonesas, es algo increíble, alucinante, jamás había visto una población tan variopinta y estrambótica. Miles de japonesas van como la Barbie, extensiones de pelo por la cintura, ojos con pestañas postizas y super maquilladas, minifaldas con ligueros, medias por las rodillas, tacones de aguja, gafas gigantes, son muñequitas de verdad, pero algo que te tienes que quedar con la boca abierta cuando pasan por tu lado. Y son muchísimas las que van así, es algo normal. También las hay siniestras a todos los niveles y las hay de las que van vestidas de muñeca antigua pero estilo porno, otras van como payasitos con pantalón peto de cuadrados de colores, una moña fluorescente en el pelo, una pierna del pantalón subida y otra abajo... y toda esta gente no es que vaya así a una fiesta sino que van así de diario, a sus trabajos, de compras... y luego me sorprende la cantidad de gente que va con el yukata. Pero mucha muchísima. En Sevilla sólo llevamos el traje de flamenca cuando es fiesta pero aquí lo llevan por moda, así que muchas trabajan con él puesto y otras quedan para tomar café o ir de compras y van todas las amigas con el yukata, o la parejita que sale a pasear y se ponen los dos el yukata, así que siempre hay muchísima gente por la calle así vestida, es algo normal.
También tengo que decir que las ciudades japonesas, o al menos las que hemos visitados, son en general ciudades modernas en las que lo que hay que visitar son los templos o las calles que conservan las antiguas casas de madera, pero fuera de eso son grandes edificios modernos sin mucho interés o millones de tiendas. De esta forma lo que más me ha sorprendido de éste país es la gente y los templos, que son preciosos.
Por último decir que no me ha resultado tan caro como lo que esperaba. Es un tópico lo de que en japón te cuesta todo 10 veces más que en España. Hay cosas que si lo son, como la fruta que al ser importada resulta algo cara (un euro un melocotón). Los hoteles también, porque un hostel barato casi no baja de 50 euros. Pero comer en la calle resulta más barato que en España y la entrada a los monumentos suele costar entre 2 o 3 euros. Los transportes eso sí, algo caros, porque un billete simple de metro cuesta casi 2 euros, bueno depende del destino, pero si estás todo el día en el metro al final te has gastado una pasta.
Y esas son mis reflexiones finales sobre Japón, me ha desilusionado en algunas cosas y me ha sorprendido en otras. En China mis expectativas no son tan altas así que creo que esa es buena señal. Besitos a todos.
Pablo Troncoso Web Developer